Podcasts de historia

27/7/18 No es un país normal - Historia

27/7/18 No es un país normal - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Alcanzar la normalidad ha sido un sueño del sionismo, desde los primeros tiempos. El sueño de Theodore Herzl de crear un Estado judío significaba convertir a los judíos en un pueblo normal, como todos los demás, con un estado propio. Hoy, casi 130 años después de que Herzl convocara el primer Congreso Sionista, su visión de un estado judío ha triunfado más allá de sus sueños más locos y ha fracasado estrepitosamente. La capital financiera y cultural de Israel, Tel Aviv, es una metrópolis moderna del siglo XXI, que se compara favorablemente con cualquier ciudad importante del mundo.

Israel está bien económicamente. En una generación, Israel pasó con éxito de ser un país del tercer mundo a un país del primer mundo, cuyo ingreso per cápita residente es equivalente al de muchos países de Europa occidental. La ciencia y la creatividad florecen en lo que se conoce como la "nación de las empresas emergentes". Sin embargo, ¿normal? ¿En qué país normal tienes misiles disparados a dos fronteras diferentes, por tres grupos diferentes de enemigos? ¿En qué país normal una coalición aprueba dos leyes controvertidas y en cuestión de días, los ministros clave que apoyaron esos proyectos de ley afirman repentinamente que fueron "aprobados demasiado rápido, sin la reflexión adecuada"?

Durante los últimos 10 días: un avión no tripulado sirio fue interceptado por un misil Patriot y un avión sirio fue derribado por un misil similar, ambos ingresaron al espacio aéreo israelí. Israel y Hamas participaron en un día de intensas salvas, incluidos cohetes disparados contra Israel (una escalada que comenzó cuando un francotirador de Hamas mató a un soldado israelí). Las dos partes llegaron a un acuerdo de alto el fuego dentro de las 24 horas y luego, una vez más, seis días después, se involucraron en otro intercambio, luego de que Hamas disparara contra otro soldado israelí, pero esta vez no de manera fatal. Israel disparó sus misiles interceptores de mediano alcance por primera vez en combate, pero los misiles entrantes aterrizaron en Siria antes de que pudiera llegar a Israel. Luego, para colmo, ISIS disparó dos misiles a las profundidades de Israel desde el sur de Siria que no fueron detectados hasta que fue demasiado tarde para interceptarlos, y que cayeron inofensivamente en el Mar de Galilea. Además, el jueves por la noche, un terrorista entró en un asentamiento judío en Cisjordania, apuñaló a tres personas y mató a una de ellas.

Israel está actualmente comprometido en dos frentes, como dijo esta mañana Amos Yadlin, el exjefe de Inteligencia Militar israelí, uno urgente (Hamas en el sur) y otro peligroso (Siria e Irán en el norte).

A pesar de toda esta confusión, en el resto de Israel ha sido en gran medida "como de costumbre", p. Ej. La empresa israelí Dataroma se vendió a Salesforce por $ 850 millones la semana pasada, mientras que PayU compró Zooz por $ 80 millones. Mientras tanto, las empresas de riesgo invirtieron un récord de $ 3.2 mil millones en nuevas empresas israelíes durante la primera mitad de 2018.

En medio de todas estas tensiones en competencia, el parlamento israelí aprobó dos proyectos de ley extremadamente controvertidos, ya que cerró su sesión de verano a fines de la semana pasada. El primero, el Proyecto de Ley de Estado-Nación (que la derecha ha estado impulsando durante muchos años) reafirma el hecho de que Israel es "la patria del pueblo judío" y establece la creación de asentamientos judíos como una prioridad nacional. El segundo proyecto de ley autoriza al gobierno a pagar la subrogación. Sin embargo, una enmienda que habría extendido esos derechos a los hombres homosexuales fue derrotada por la coalición, bajo la presión de los ultrareligiosos, a pesar de que el primer ministro Benjamin Netanyahu había publicado un video en apoyo de la enmienda, solo tres días antes. Esa derrota resultó en una huelga nacional de partidarios de los derechos LGBTQ, junto con un mitin en el centro de Tel Aviv al que asistieron más de 100,000 personas (es decir, equivalente a 4 millones que asistieron a un mitin en los EE. UU.). Los ministros del Likud prometieron solucionar el problema durante la próxima sesión de la Knesset, sin explicar cómo iban a superar las objeciones de los ultraortodoxos.

En cuanto al Proyecto de Ley de Estado-Nación, el gobierno y sus partidarios ignoraron las críticas de los partidos de la oposición, los judíos estadounidenses y otros gobiernos, hasta que los representantes de los drusos (una minoría religiosa de habla árabe) que luchan en las FDI y están involucrados en La política israelí dominante (un druso actualmente se desempeña como ministro de Comunicaciones) se quejó de que la ley los discriminaba y los había dejado sintiéndose como ciudadanos de segunda clase. Los oficiales del ejército druso han amenazado con dejar de cumplir sus deberes de reserva. De repente, Naftali Bennett, ministro de Educación y líder del partido Bayit Hayehudi, que presionó para que se aprobara el proyecto de ley, declaró que cometimos un error al aprobar el proyecto de ley en su forma actual y que tenemos que arreglarlo. Moshe Kahlon, ministro de Finanzas y jefe del partido Kulanu, declaró que el proyecto de ley, que se había debatido durante siete años, se había aprobado apresuradamente y necesitaba ser arreglado.

Entonces, ¿es Israel un país "normal"? Si Herzl pudiera ver la realización del sueño que inspiró, seguramente se sorprendería de lo que se ha convertido este país moderno del siglo XXI. Sin embargo, también estaría profundamente entristecido por lo poco "normal" que sigue siendo el país. Aunque, al final, la normalidad puede estar sobrevalorada.


No hay nada nuevo acerca de la & # 39nueva normalidad & # 39. Aquí & # 39s por qué

El lenguaje de una 'nueva normalidad' se está implementando casi como una forma de sofocar cualquier incertidumbre provocada por el coronavirus. Sin una cura a la vista, todos, desde los políticos y los medios de comunicación hasta los amigos y la familia, han perpetuado esta retórica mientras imaginan asentarse en la vida bajo esta "nueva normalidad".

Este encuadre es atractivo: sostiene que las cosas nunca volverán a ser como antes, así que bienvenidos a un nuevo orden mundial. Al usar este lenguaje, reimaginamos dónde estábamos antes en relación con el lugar en el que nos encontramos ahora, apropiándonos de nuestro presente como estándar.

Mientras sopesamos nuestras respuestas personales y políticas a esta pandemia, el lenguaje que empleamos importa. Ayuda a moldear y reforzar nuestra comprensión del mundo y las formas en que elegimos abordarlo. El marco analítico encarnado por la discusión persistente sobre la 'nueva normalidad' ayuda a poner orden en nuestra turbulencia actual, pero no debería ser la lente a través de la cual examinamos la crisis actual. Lejos de describir el status quo, evocar la "nueva normalidad" no nos permite tratar con la totalidad de nuestra realidad presente. Primero impide el bienestar psicológico personal, luego ignora el hecho de que "normal" no funciona para la mayoría de la sociedad.

¿Has leído?

El discurso de la 'nueva normalidad' sanea la idea de que nuestro presente está bien porque lo normal es regular. Sí, puede haber problemas de salud pública, pero estos son problemas que pueden manejarse. Aceptamos la vida bajo la omnipresente amenaza de la enfermedad como algo normal. Pero, ¿qué es exactamente normal en esta pandemia? No es normal que la sociedad en masa esté aislada, pero si esto es normal, se supone que tenemos el control de la situación. Incluso si sentimos pérdida o desesperación, se espera que nos acostumbre, aceptando que esta realidad mórbida es ahora estándar.

Permitirnos hacer frente significa no normalizar nuestra situación y avanzar rápidamente, sino darnos el tiempo para procesarla verdaderamente. Los psicólogos aconsejan que es importante identificar las pérdidas que estamos sintiendo y honrar el dolor que nos rodea a través de métodos como la meditación, la comunicación de nuestra lucha y la expresión a través del arte o al llevar un diario. En tiempos de incertidumbre, el marco de la "nueva normalidad" refuerza la comprensión de que el mundo y nuestras emociones ya deberían haberse asentado. Rodeado de incertidumbre, está bien admitir que las cosas no son normales. Está bien permitirnos llorar o tener miedo. Está bien no sentirse cómodo con lo que está sucediendo. De hecho, todos deberíamos sentirnos incómodos con nuestra condición actual porque la 'nueva normalidad' describe una realidad a la que muchos no tienen acceso.

El marco de la 'nueva normalidad' no solo inhibe nuestra capacidad de curarnos a nosotros mismos, sino que limita nuestra capacidad de pensar de manera expansiva sobre la transformación fundamental de la sociedad porque imagina un mundo que solo funciona para la élite. Las estrategias populares centradas en el distanciamiento social y los equipos de protección personal siguen siendo competencia de quienes tienen los medios para fortalecerse y aislarse. Los pedidos para quedarse en casa no pueden ser atendidos por más de 100 millones de personas sin hogar en todo el mundo.

Si su existencia se basa en un ingreso diario, no puede darse el lujo de 'quedarse en casa y estar a salvo'. En Nigeria, mi país de residencia, donde ha habido un bloqueo por mandato federal desde el 30 de marzo, los ciudadanos han salido a las calles para protestar porque el 'virus del hambre' los matará más rápido que el coronavirus. Con su énfasis en las herramientas en línea para facilitar la conexión y escapar del confinamiento, la 'nueva normalidad' valoriza la promesa del compromiso virtual, ignorando que casi la mitad del mundo permanece fuera de línea. El mundo desarrollado representa el 87% de las personas que utilizan Internet frente al 19% en los países menos desarrollados.

En los Estados Unidos, vemos muertes desproporcionadas por COVID-19 entre las comunidades negras y latinas, un hecho que expone las disparidades de salud sistémicas. En Chicago, mi ciudad de nacimiento, aproximadamente el 70% de las muertes por coronavirus son afroamericanos, aunque solo representamos el 30% de la población. A medida que mueren las personas de color, algunos datos demográficos ni siquiera están en el libro mayor. Los nativos americanos, por ejemplo, se han quedado fuera de los datos sobre el impacto de COVID-19. También vemos luchas de género, a medida que aumentan los incidentes de violencia doméstica, matrimonio infantil, mutilación genital y embarazos no deseados. En India, el cierre dejó a millones de personas varadas, sin hogar y hambrientas, ya que perdieron sus medios de vida en diferentes partes del país y se vieron obligados a emprender largos viajes a casa.

La 'nueva normalidad' ignora estas experiencias vividas de desplazamiento de migrantes y desigualdades estructurales exacerbadas, fomentando estrategias de talla única basadas en el privilegio. La formulación de políticas inclusivas reconocería que no existe lo 'normal' y trataría de comprender las realidades únicas de las diversas partes interesadas mediante la recopilación de datos desglosados ​​por género, raza, discapacidad y otros datos demográficos para conocer los impactos diferenciales de la pandemia. . Las decisiones clave, como imponer bloqueos o restringir los servicios, se tomarían solo después de encuestas rápidas y llamadas aleatorias para comprender sus consecuencias socioeconómicas. Se brindaría apoyo a organizaciones que puedan incorporar una lente interseccional, por ejemplo, instituciones financieras que atienden a mujeres prestatarias, ya que pueden tener más dificultades para obtener ingresos después del coronavirus, como fue el caso del ébola en África occidental. Y colaborarían con los líderes locales en el diseño de soluciones.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para gestionar los riesgos emergentes de COVID-19?

La primera pandemia mundial en más de 100 años, COVID-19 se ha extendido por todo el mundo a una velocidad sin precedentes. En el momento de redactar este informe, se han confirmado 4,5 millones de casos y más de 300.000 personas han muerto a causa del virus.

A medida que los países buscan recuperarse, algunos de los desafíos y oportunidades económicos, comerciales, ambientales, sociales y tecnológicos a más largo plazo apenas comienzan a hacerse visibles.

Para ayudar a todas las partes interesadas: comunidades, gobiernos, empresas e individuos a comprender los riesgos emergentes y los efectos de seguimiento generados por el impacto de la pandemia de coronavirus, el Foro Económico Mundial, en colaboración con Marsh y McLennan y Zurich Insurance Group, ha lanzado su COVID. -19 Perspectiva de riesgos: un mapeo preliminar y sus implicaciones: un complemento para los tomadores de decisiones, basado en el Informe anual de riesgos globales del Foro.

Se invita a las empresas a unirse al trabajo del Foro para ayudar a gestionar los riesgos emergentes identificados de COVID-19 en todas las industrias para dar forma a un futuro mejor. Lea aquí el informe completo Perspectiva de riesgos de COVID-19: un mapeo preliminar y sus implicaciones, y nuestra historia de impacto con más información.

Además, abordaría la pobreza multidimensional proporcionando, entre otras cosas, vivienda adecuada y acceso al agua. Por ejemplo, Colombia está utilizando datos censales, encuestas económicas y sociales y registros administrativos para orientar un 'ingreso solidario' a las familias que sufren que aún no son beneficiarias de las bases de datos oficiales de transferencias monetarias condicionadas, para establecer programas de mitigación hiperlocalizados e identificar pre -factores existentes de hogares vulnerables como el hacinamiento o la prevalencia de familias intergeneracionales. Estas estrategias pueden ser parte de una metodología de 'aprendizaje activo' que no presupone lo que es 'normal', sino que genera conocimientos que responden a los datos y son geográficamente específicos.

A medida que la pandemia avanza, nos da la oportunidad de reimaginar el mundo rastreando la historia, sin olvidarla.

Deberíamos deleitarnos con la incomodidad del momento actual para generar un 'nuevo paradigma', no una 'nueva normalidad'. Sentirse inestable, desestabilizado y solo puede ayudarnos a sentir empatía por las personas que se han enfrentado a exclusiones sistemáticas ignoradas durante mucho tiempo por la sociedad incluso antes del surgimiento de COVID-19, lo que estimula acciones urgentes para mejorar su condición. Para estas comunidades, las cosas nunca han sido "normales".


Sufragio de hombría blanca

A lo largo de la primera mitad del siglo XIX, el “sufragio libre” fue el objetivo de los hombres que creían que no necesitaban poseer propiedades para tener un interés en la fortuna de su país o para ejercer un buen juicio en su nombre. Agitaron para cambiar las constituciones estatales y abolir los requisitos de propiedad para votar. Este bastón con su lema probablemente fue llevado en desfiles. Algunos hombres en el poder compartieron su filosofía. Otros encontraron que el creciente poder del “hombre común”, la cambiante economía estadounidense y la necesidad de nuevos votantes para apoyar a sus propios partidos políticos nuevos eran razones de peso para apoyar el sufragio libre.

Concesión de tierras a Nicholas Hilton

Poseer una propiedad de cierto tamaño o valor fue la calificación más temprana para los votantes en los nuevos Estados Unidos. En algunos estados, las mujeres y los afroamericanos libres se encontraban entre esos votantes.

Casi todos los hombres blancos pudieron votar por presidente en las elecciones de 1856. Los hombres afroamericanos libres solo podían votar en seis estados del norte y las mujeres no podían votar en absoluto.


Obtenga ayuda inmediata

Si está pensando en hacerse daño, dígaselo a alguien que pueda ayudarlo de inmediato.

  • No te aísles.
  • Llame a su médico.
  • Llame al 911 o vaya a la sala de emergencias de un hospital para obtener ayuda inmediata, o pídale a un amigo o familiar que lo ayude.

Llame al número gratuito de National Suicide Prevention Lifeline disponible las 24 horas: 1-800-273-TALK (1-800-273-8255) o 1-800-799-4TTY (1-800-799-4889).


Las marchas del KKK eran normales

Los orígenes de Estados Unidos estuvieron manchados por el racismo, pero libramos una guerra para acabar con eso. Sin embargo, Jim Crow se volvió más poderoso, una animadora racista se convirtió en presidente y, para 1920, Estados Unidos era terriblemente racista. ¡Pero fue ideal para familias!

El Ku Klux Klan había sido expulsado de la ciudad en un ferrocarril como los terroristas que eran en la década de 1870 por el presidente Grant, pero cuando Woodrow Wilson asumió el cargo, las filas del KKK se habían hinchado. Wilson aparentemente hizo todo lo posible para impulsar su reclutamiento y sus objetivos también, desde volver a segregar al gobierno federal hasta organizar una visualización privada de El nacimiento de una nación en la Casa Blanca, y durante las primeras décadas del siglo XX, el KKK fue una presencia visible en muchos lugares del país.

El KKK era una parte tan abierta y aceptada de la sociedad estadounidense que patrocinaba públicamente festivales, reuniones familiares y hermosos concursos de bebés. El Klan acogería y oficiaría bodas y bautizos. Tenían autos inscritos en carreras y equipos de béisbol. "En algunos lugares estudié en Indiana", dijo la profesora de sociología Kathleen M. Blee a NPR, "el KKK local figuraba en el directorio de la ciudad, junto con los clubes de costura y las sociedades agrícolas". También presentaron candidatos para cargos públicos: los lazos políticos eran tan profundos que a la Convención Nacional Demócrata de 1924 a menudo se la llama "Klanbake".


Los 10 mejores momentos sin sujetador de la historia

El director de diseño Joachim Kornbek Engell-Hansen explica cómo su empresa danesa de muebles, fundada por su familia, Menu, todavía está reconsiderando los muebles 50 años después de su creación.

Moda

Brandon Blackwood sobre el activismo, los accesorios y la creación de una marca de propiedad negra

El diseñador con sede en Brooklyn Brandon Blackwood habla con L & # x27OFFICIEL sobre el éxito de la bolsa viral End Systemic Racism y la creación de una comunidad a través de la moda.

Viajes y vida en amplificador

Kartell es transparente sobre la sostenibilidad

La casa de muebles italiana ha reinventado su icónico material de policarbonato transparente para ser más moderno que nunca.

Viajes y vida en amplificador

Este es el secreto detrás del renacimiento moderno de Mario Bellini & # x27s Camaleonda Sofa

L & # x27OFFICIEL habla con los creadores de Eternity Modern, los nuevos reproductores del icónico sofá Camaleonda del diseñador Mario Bellini & # x27s, que recientemente encontró una segunda vida de viralidad en Instagram.

Cine y TV amp

Andra Day lució más de $ 2 millones en diamantes de Tiffany and Co. para los Oscar

Estados Unidos contra Billie Holiday La estrella Andra Day eligió diamantes de Tiffany and Co. para su aparición en los Premios de la Academia.

Cine y TV amp

Chloé Zhou no es & # x27t la única mujer que hace historia en los Oscar 2021

Este año & # x27s Academy Awards rompe los techos de cristal y destaca la diversidad, y lo que es más importante, la inclusión, en Hollywood con una serie de novedades.

Cine y TV amp

Kristen Dunst & # x27s Mejores películas

En esta icónica actriz estadounidense & # x27 cumpleaños, L & # x27OFFICIEL celebra sus papeles más notables.

Moda

15 hechos sobre Halston

El diseñador estadounidense Halston, conocido por glamorizar la moda de la era disco, es el tema de un próximo drama de Netflix.


La cantidad de viviendas disponibles ha disminuido drásticamente en las áreas metropolitanas de todo el país.

Atlanta

Austin

Chicago

Nueva York

Washington

Cleveland

Nota: Incluye condominios, townhouses y viviendas unifamiliares. Fuente: Altos Research

Esta imagen es producto de la pandemia, pero también de los años previos a ella. Y si la mitad de lo que está sucediendo en el mercado de venta ahora parece sencillo (tasas de interés históricamente bajas y un deseo pandémico de más espacio están impulsando la demanda), la otra mitad es más complicada.

"El lado de la oferta es realmente complicado", dijo Benjamin Keys, economista de Wharton Business School en la Universidad de Pensilvania. “¿Quién quiere vender una casa en medio de una pandemia? A eso es a lo que sigo volviendo. ¿Es este un momento en el que desea abrir su casa a las personas que la atraviesan? No claro que no."

La mayoría de los propietarios de viviendas en Estados Unidos son baby boomers o mayores, un grupo en mayor riesgo por el coronavirus. Si muchos de ellos se han mostrado reacios a mudarse y reducir su tamaño durante el año pasado, eso dificulta que otras familias detrás de ellos se muden y mejoren.

Hay muchos pasos a lo largo de la "escalera de la propiedad", como lo expresó el profesor Keys, que son difíciles de imaginar que las personas tomen la mitad de una pandemia: ¿Quién se mudaría a un centro de vida asistida o asilo de ancianos en este momento (liberando un hogar familiar desde hace mucho tiempo) ? ¿Quién se comprometería con un "hogar para siempre" (liberar su casa de inicio) cuando no está claro cómo será el trabajo remoto en seis meses?

Esta renuencia puede cobrar vida propia en un mercado ajustado, dijo Ralph McLaughlin, economista jefe de Haus, una empresa emergente de financiamiento de viviendas. Cuando no hay muchas opciones para comprar, los posibles vendedores se ponen nerviosos a la hora de encontrar su próxima casa y salir del mercado ellos mismos.

“Cada vivienda adicional que se retira del mercado incentiva a otra persona a no vender su casa”, dijo McLaughlin. "Ese es un ciclo que se refuerza a sí mismo".

Hay otro factor particular de la pandemia: en el pico, más de cuatro millones de propietarios con préstamos respaldados por el gobierno estaban en suspensión de pagos hipotecarios durante la pandemia (alrededor de 2,6 millones todavía lo están). Si bien esa política del gobierno, que se extendió recientemente hasta junio, ha sido un salvavidas para muchas familias que han perdido ingresos, también ha significado que algunas casas que probablemente habrían salido al mercado durante el año pasado, ya sea a través de una ejecución hipotecaria o una venta, no lo hizo.

Sume todo esto, y por cada historia de alguien que se escapó y compró en los suburbios o pagó todo en efectivo sin ser visto en alguna ciudad lejana, la historia más grande de la pandemia es la siguiente: los estadounidenses se han quedado quietos.

Esa realidad ha chocado con otras fuerzas que se han ido acumulando desde el colapso de la vivienda. Incluso antes de la pandemia, los agentes inmobiliarios y los economistas estaban preocupados por la escasez de inventario, que había tenido una tendencia a la baja desde el colapso de la vivienda.

Durante más de una década, se han construido menos viviendas en relación con los promedios históricos. El colapso de la vivienda diezmó la industria de la construcción de viviendas y empujó a muchos trabajadores de la construcción a otros trabajos. Las restricciones de construcción locales y las objeciones de los vecinos han retrasado la construcción de nuevas. Las estrictas políticas de inmigración del expresidente Donald J. Trump restringieron aún más la oferta laboral en la industria y sus aranceles elevaron el precio de los materiales de construcción.

Pero las casas de nueva construcción son justo lo que necesita un mercado inmobiliario ajustado.

"Esta es la razón por la que la construcción de viviendas es tan importante", dijo Lawrence Yun, economista jefe de la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios. Cuando una casa nueva sale al mercado, nadie tiene que mudarse (ni a ningún otro lugar) para liberarla. “La construcción de viviendas es una casa vacía. Solo están trayendo casas vacías al mercado ".

La última década también ha sido un período de tipos de interés relativamente bajos. Eso incentivó a muchos propietarios a permanecer en sus hogares más tiempo del que lo habrían hecho en el pasado, aferrándose a hipotecas baratas. Las bajas tasas también alentaron a muchos propietarios que compraron una nueva casa a no vender la anterior, sino a tratarla como una propiedad de inversión.

"En este momento es un gran negocio tener dos propiedades: cuando la tasa de mi hipoteca es del 2,7 por ciento, ¿por qué no tener dos de ellas?" dijo Michael Simonsen, C.E.O. de Altos Research. "Me tomó mucho tiempo, creo, darme cuenta de que eso era lo que estaba pasando".

Durante la última década, señala, el número de viviendas unifamiliares en el mercado de alquiler creció en más de siete millones. Y la gran mayoría de los alquileres unifamiliares pertenecen a particulares, no a grandes inversores institucionales. Otras oportunidades para obtener ingresos de las propiedades de inversión también se han disparado con el auge de empresas como Airbnb.

"Todos buscamos una teoría de campo unificada para lo que está sucediendo", dijo Mark Zandi, economista jefe de Moody's Analytics. “Tenemos toda esta información dispar. Todos tienen su propio telescopio mirando hacia el cielo, midiendo diferentes cosas. Es difícil juntarlo todo ".

Pero el efecto general es claro: es como si el mercado estuviera lleno de arena y barro, dijo Zandi. Y eso produce todo tipo de comportamientos y patrones extraños. El número de personas que compran casas sin ser vistas se ha disparado. Los precios medios de venta en algunas áreas metropolitanas aumentaron un 15 por ciento o más en un solo año. En otros lugares, la trayectoria del mercado de venta se ha desvinculado por completo de lo que está sucediendo en el mercado de alquiler.


& # 8220Piedra angular & # 8221 Discurso

Después de décadas de conflicto seccional centrado en la cuestión de la esclavitud, la elección presidencial de 1860 pareció a muchos estadounidenses en ambos lados de la línea Mason Dixon representar un punto sin retorno en el debate nacional en curso sobre cuestiones críticas que van desde los primeros principios hasta la territorialidad. gobernancia. Algunos sureños vieron la victoria electoral de Abraham Lincoln en la boleta republicana como el comienzo del fin de su capacidad para determinar el curso de la política nacional, y los gobiernos de Carolina del Sur, Mississippi, Florida, Alabama, Georgia, Louisiana y Texas respondieron al declarar su intención de separarse de la Unión durante el invierno de 1860-1861. Cada uno de estos estados aprobó una resolución que describe las justificaciones de su acción, como en el caso de Mississippi, estas tendían a enfatizar la centralidad de la esclavitud como una institución para el estilo de vida del Sur y a pintar las políticas del Norte no solo como una política sino como una existencial. amenaza.

Cuando Lincoln pronunció su primer discurso inaugural el 4 de marzo de 1861, trató de aliviar tales temores prometiendo a los sureños que sus prácticas regionales y estatales serían tan seguras bajo su administración como siempre. Sin embargo, también habló conmovedoramente del carácter permanente de la Unión y prometió defenderla contra todos y cada uno de los esfuerzos por desmantelarla. Aunque el discurso concluyó con una invocación a la amistad política, los líderes del Sur, como el vicepresidente de los Estados Confederados de América (CSA) Alexander Stephens, rechazaron las propuestas de Lincoln con el argumento de que la Unión tal como había existido nunca podría reanudarse. Ese gobierno había sido fundamentalmente defectuoso, argumentó Stephens, porque se basó en el principio de igualdad humana. La paz, si se lograra, insistió, sólo podría llegar a expensas de la Unión y de los principios de la Declaración de Independencia.

Los principios en competencia del Norte y el Sur no eran solo dominio exclusivo de los líderes políticos, sino que estaban profundamente arraigados en la cultura de ambas áreas, como se ve en la letra de los dos "himnos no oficiales" de la guerra: La Bandera Azul de Bonnie (CSA) y la Grito de batalla de la libertad (EE. UU.) (Documento E). Aquí, como en los textos políticos, las concepciones opuestas de la libertad y los derechos emergen como justificaciones para la guerra.

Henry Cleveland, Alexander H. Stephens, en público y en privado: con cartas y discursos, antes, durante y desde la guerra (Filadelfia, 1886), págs. 717-729.

. . . Comentaba que estamos atravesando una de las mayores revoluciones de los anales del mundo. En los últimos tres meses, siete estados han destituido a un antiguo gobierno y formado uno nuevo. Esta revolución ha estado marcada de manera significativa, hasta este momento, por el hecho de haberse realizado sin pérdida de una sola gota de sangre.

Esta nueva constitución o forma de gobierno, constituye el tema al que se invitará en parte su atención. En referencia a él, hago esta primera observación general: asegura ampliamente todos nuestros antiguos derechos, franquicias y libertades. En él se conservan todos los grandes principios de Magna Charta. Ningún ciudadano está privado de la vida, la libertad o la propiedad, sino por el juicio de sus pares según las leyes del país. . . . Se han conservado y perpetuado todos los elementos esenciales de la antigua constitución, que la han hecho querer en los corazones del pueblo estadounidense. Se han realizado algunos cambios. Hubiera preferido no ver algunos de estos cambios, pero otros cambios importantes cuentan con mi cordial aprobación. Forman grandes mejoras sobre la antigua constitución. Así que, tomando toda la nueva constitución, no dudo en darla como mi opinión de que es decididamente mejor que la antigua.

Permítanme aludir brevemente a algunas de estas mejoras. La cuestión de la construcción de intereses de clase, o de fomentar una rama de la industria en perjuicio de otra bajo el ejercicio del poder de los ingresos, que nos causó tantos problemas bajo la antigua constitución, queda para siempre en reposo bajo la nueva. No permitimos la imposición de ningún impuesto con el fin de dar ventaja a una clase de personas, en cualquier oficio o negocio, sobre las de otra. Todos, bajo nuestro sistema, se basan en los mismos principios generales de perfecta igualdad. El trabajo y la empresa honestos quedan libres y sin restricciones en cualquier actividad que se dediquen. Esta vieja espina del arancel, que fue la causa de tanta irritación en el viejo cuerpo político, se quita para siempre del nuevo.

Nuevamente, el tema de las mejoras internas, bajo la potestad del Congreso de regular el comercio, queda en reposo bajo nuestro sistema. El poder, reclamado por la construcción bajo la antigua constitución, era al menos dudoso que se basaba únicamente en la construcción. Nosotros, los del Sur, por lo general aparte de consideraciones de principios constitucionales, nos opusimos a su ejercicio sobre la base de su ineptitud e injusticia. A pesar de esta oposición, se habían extraído millones de dinero del tesoro común para tales fines. Nuestra oposición no surgió de ninguna hostilidad al comercio, ni a todas las ayudas necesarias para facilitarlo. Para nosotros era simplemente una cuestión sobre quién debía recaer la carga. En Georgia, por ejemplo, hemos hecho tanto por la causa de las mejoras internas como cualquier otra parte del país, según la población y los medios. Hemos extendido líneas de ferrocarriles desde la costa hasta las montañas excavadas en las colinas y hemos llenado los valles a un costo de no menos de $ 25,000,000. Todo esto se hizo para abrir una salida para nuestros productos del interior, y los de nuestro oeste, para llegar a los mercados del mundo. Ningún Estado necesitaba más de tales instalaciones que Georgia, pero no pedimos que estas obras se hicieran con asignaciones del tesoro común. El costo de la nivelación, la superestructura y el equipamiento de nuestras carreteras corrió a cargo de quienes habían entrado en la empresa. . . . El verdadero principio es someter el comercio de cada localidad, a las cargas que sean necesarias para facilitarlo. . . . Este es nuevamente el principio amplio de perfecta igualdad y justicia, y está especialmente establecido y establecido en nuestra nueva constitución. . . .

Pero para no ser tedioso al enumerar los numerosos cambios para mejorar, permítanme aludir unos a otros, aunque al final, no menos importante. La nueva constitución ha dejado en reposo, para siempre, todas las inquietantes cuestiones relacionadas con nuestra peculiar institución, la esclavitud africana tal como existe entre nosotros: el estatus apropiado del negro en nuestra forma de civilización. Ésta fue la causa inmediata de la ruptura tardía y la revolución actual. Jefferson, en su pronóstico, había anticipado esto, como la "roca sobre la que se dividiría la vieja Unión". Él estaba en lo correcto. Lo que para él era una conjetura, ahora es un hecho realizado. Pero se puede dudar de si comprendió plenamente la gran verdad sobre la que se apoyaba y se asienta esa roca. Las ideas predominantes que abrigaban él y la mayoría de los principales estadistas en el momento de la formación de la antigua constitución eran que la esclavitud de los africanos violaba las leyes de la naturaleza y que estaba mal en principio, social, moral y políticamente. Era un mal que no sabían muy bien cómo lidiar, pero la opinión generalizada de los hombres de ese día era que, de una forma u otra en el orden de la Providencia, la institución sería evanescente y desaparecería. Esta idea, aunque no incorporada en la constitución, era la idea predominante en ese momento. La constitución, es cierto, aseguró todas las garantías esenciales para la institución mientras durara, y por lo tanto, no se puede argumentar con justicia contra las garantías constitucionales así aseguradas, debido al sentimiento común de la época. Sin embargo, esas ideas eran fundamentalmente erróneas. Se basaban en el supuesto de la igualdad de razas. This was an error. It was a sandy foundation, and the government built upon it fell when the “storm came and the wind blew.” 1

Our new government is founded upon exactly the opposite idea its foundations are laid, its corner-stone rests, upon the great truth that the negro is not equal to the white man that slavery subordination to the superior race is his natural and normal condition. This, our new government, is the first, in the history of the world, based upon this great physical, philosophical, and moral truth. This truth has been slow in the process of its development, like all other truths in the various departments of science. It has been so even amongst us. Many who hear me, perhaps, can recollect well, that this truth was not generally admitted, even within their day. The errors of the past generation still clung to many as late as twenty years ago. Those at the North, who still cling to these errors, with a zeal above knowledge, we justly denominate fanatics. All fanaticism springs from an aberration of the mind from a defect in reasoning. It is a species of insanity. One of the most striking characteristics of insanity, in many instances, is forming correct conclusions from fancied or erroneous premises so with the anti-slavery fanatics. Their conclusions are right if their premises were. They assume that the negro is equal, and hence conclude that he is entitled to equal privileges and rights with the white man. If their premises were correct, their conclusions would be logical and just but their premise being wrong, their whole argument fails. . . .

As I have stated, the truth of this principle may be slow in development, as all truths are and ever have been, in the various branches of science. . . . May we not, therefore, look with confidence to the ultimate universal acknowledgment of the truths upon which our system rests? It is the first government ever instituted upon the principles in strict conformity to nature, and the ordination of Providence, in furnishing the materials of human society. Many governments have been founded upon the principle of the subordination and serfdom of certain classes of the same race such were and are in violation of the laws of nature. Our system commits no such violation of nature’s laws. With us, all of the white race, however high or low, rich or poor, are equal in the eye of the law. Not so with the negro. Subordination is his place. He, by nature, or by the curse against Canaan, 2 is fitted for that condition which he occupies in our system. The architect, in the construction of buildings, lays the foundation with the proper material – the granite then comes the brick or the marble. The substratum of our society is made of the material fitted by nature for it, and by experience we know that it is best, not only for the superior, but for the inferior race, that it should be so. It is, indeed, in conformity with the ordinance of the Creator. It is not for us to inquire into the wisdom of His ordinances, or to question them. For His own purposes, He has made one race to differ from another, as He has made “one star to differ from another star in glory.” 3 The great objects of humanity are best attained when there is conformity to His laws and decrees, in the formation of governments as well as in all things else. Our confederacy is founded upon principles in strict conformity with these laws. This stone which was rejected by the first builders “is become the chief of the corner” 4 – the real “corner-stone” in our new edifice. I have been asked, what of the future? It has been apprehended by some that we would have arrayed against us the civilized world. I care not who or how many they may be against us, when we stand upon the eternal principles of truth, if we are true to ourselves and the principles for which we contend, we are obliged to, and must triumph. . . .

But to return to the question of the future. What is to be the result of this revolution? . . .

The process of disintegration in the old Union may be expected to go on with almost absolute certainty if we pursue the right course. We are now the nucleus of a growing power which, if we are true to ourselves, our destiny, and high mission, will become the controlling power on this continent. To what extent accessions will go on in the process of time, or where it will end, the future will determine. So far as it concerns States of the old Union, this process will be upon no such principles of reconstruction as now spoken of, but upon reorganization and new assimilation. Such are some of the glimpses of the future as I catch them. . . .

As to whether we shall have war with our late confederates, or whether all matters of differences between us shall be amicably settled, I can only say that the prospect for a peaceful adjustment is better, so far as I am informed, than it has been. The prospect of war is, at least, not so threatening as it has been. The idea of coercion, shadowed forth in President Lincoln’s inaugural, seems not to be followed up thus far so vigorously as was expected. Fort Sumter, it is believed, will soon be evacuated. What course will be pursued toward Fort Pickens, and the other forts on the gulf, is not so well understood. It is to be greatly desired that all of them should be surrendered. Our object is peace, not only with the North, but with the world. All matters relating to the public property, public liabilities of the Union when we were members of it, we are ready and willing to adjust and settle upon the principles of right, equity, and good faith. War can be of no more benefit to the North than to us. . . .

The surest way to secure peace, is to show your ability to maintain your rights. The principles and position of the present administration of the United States – the republican party – present some puzzling questions. While it is a fixed principle with them never to allow the increase of a foot of slave territory, they seem to be equally determined not to part with an inch “of the accursed soil.” Notwithstanding their clamor against the institution, they seemed to be equally opposed to getting more, or letting go what they have got. They were ready to fight on the accession of Texas, and are equally ready to fight now on her secession. ¿Por qué es esto? How can this strange paradox be accounted for? There seems to be but one rational solution and that is, notwithstanding their professions of humanity, they are disinclined to give up the benefits they derive from slave labor. Their philanthropy yields to their interest. The idea of enforcing the laws, has but one object, and that is a collection of the taxes, raised by slave labor to swell the fund necessary to meet their heavy appropriations.
. . .

Preguntas de estudio

A. Was the Civil War a conflict over the nature of the Union, or a conflict over the future expansion and legitimacy of slavery as an institution within the Union? Are there other causes raised in the documents that seem equally (or perhaps even more) significant than either of these? How would you explain the Southern understanding of the Union and slavery? How would you explain the Northern understanding of the Union and slavery? Which issue seems more significant to which section? How would you assess the causes of the war on the balance do they appear to be more about pragmatic policy considerations or philosophical conflicts?

B. How do the documents in the previous chapters hint at the developing issues that would lead to the Civil War? How is what the Southerners proposed in seceding different from what had been threatened in earlier conflicts between the states and the federal government?

C. How are the themes of this chapter rearticulated in later discussions of race and union in American history?


Why it might take 7 years for us to return to normal

A pharmacist prepares a Pfizer-BioNTech COVID-19 vaccine at Summit Senior Living in Kearns on Thursday, Jan. 14, 2021. A new calculator from Bloomberg says normal won’t return until 2028. Kristin Murphy, Deseret News

The new COVID-19 vaccine calculator from Bloomberg has a stark finding — life may not return to normal across the world until 2028.

¿Qué sucedió?

Bloomberg has created a new database for COVID-19 vaccine distribution. So far, it has shown that there have been more than 119 million doses administered across the world.

  • Based on the current distribution, the United States will likely return to normal around the 2022 New Year, according to Bloomberg. That’s when the country will have 70% to 85% immunity from the COVID-19 vaccine, which is needed for normality to return, experts have said.
  • Israel, meanwhile, will likely reach the “herd immunity” number in the next two months, per Bloomberg.

We’re still far away from returning to normal

The world might need longer, though. “With vaccinations happening more rapidly in richer Western countries than the rest of the globe, it will take the world as a whole seven years at the current pace,” according to Bloomberg.

However, Bloomberg admits these numbers can change since they’re showing how things stand right now. But as more vaccines get distributed, those numbers can change.

Want to return to pre-COVID life? It might not be for awhile

It may take time

Dr. Soumya Swaminathan, the chief science officer at the World Health Organization, said back in September that the world may need to wait until 2022 for everything to return to normal across the world, as I wrote about for the Deseret News.

  • “We’re looking at 2022 at least before enough people start getting the vaccine to build immunity. So for a long time to come, we have to maintain the same kind of measures that are currently being put in place with physical distancing, the masking and respiratory hygiene,” said Swaminathan, speaking to reporters during a virtual meeting hosted by the United Nations Foundation, according to CNN.
  • “Those will have to continue after the vaccine starts getting rolled out, because we need 60% to 70% of the population to have immunity before you will start seeing a dramatic reduction in transmission of this virus,” Swaminathan said. ”We also don’t know how long these vaccines will protect for — that’s the other big question mark: How long does immunity last? And it’s possible that you will need a booster.”

No one knows what’s going to happen with COVID-19 right now. Here’s why

Remember .

Here’s the thing, though — COVID-19 might be around forever. Moderna CEO Stephane Bancel recently warned the American public back in January that the coronavirus will be around the world forever even with the help of vaccines, as I explained in an article for the Deseret News.

We’re still far away from returning to normal

Bancel said at a panel discussion at the JPMorgan Healthcare Conference that COVID-19 will not go away and it may be with us for awhile, CNBC reports.


9 Answers 9

There is a name in the medical community for those who rely on withdrawal as a contraception method - such people are referred to as "parents". Your average high school health textbook will give you the success rate for various types of pre-modern contraception. (Remember that artificial contraception was illegal in some countries).

Childhood mortality rate could run over 50% and the only way of ensuring a safe and healthy retirement was to have lots of children. There was no welfare state to offer you a pension. If you wanted to eat after you were too old to work, the only option was to have enough children to make it likely that one of them would survive and be wealthy enough to support you.

If your family is very poor, then the marginal cost of raising a child is small it doesn't take that much more money to support a family of 14 than a family of 12 - and few people could save any money, so 2 children didn't create more wealth than 12. Just less love.

There are also strong psychological reasons - Cursory research on modern single motherhood in poverty suggests that the love of a child is one of the few things that is assured in a world where little can be controlled.

Two additional points based on comments - I don't have research to back this up.

  • Women had no legal right to refuse their husbands (in most countries). Men had no obligation to raise children. This creates a perverse incentive.
  • There is some evidence that women miscarried over 50% of the time, and that miscarriage is related to mother's starvation. I suspect that as a rough approximation 50% of pregnancies miscarried, 50% of births died, and 50% of those who made it to 1 year, didn't make it to five. As someone else has pointed out, it may be that Victorian's didn't decidir to have larger families, they just had access to more food and more wealth and more of the children they had survived. That is a hypothesis that could be tested, by someone with better medical history skills than mine.

You are right to say that 14 children is larger than most families of the period, particularly if they all had the same mother. Death in childbirth was not uncommon at that time. One of my Victorian ancestors had 12 siblings, all with the same mother. Another ancestor was one of 11 children, but the father had re-married after his first wife died in childbirth.

In neither case did all the children survive to be adults. And that is one reason that people had large families in Victorian times. Child mortality rates were often extremely high, particularly in urban areas. Only 40 per cent of children born in the 1850's would reach their 60th birthday.

Since children would normally be expected to provide for their parents in their old age, having a large family was often the only way to provide for their own future.

Although various methods of contraception were available, actually promoting the use of these methods was illegal, as demonstrated in the famous trial of Annie Besant and Charles Bradlaugh. That said, discussions of the subject in the context of wider social issues do seem to have been acceptable.

Condoms, vaginal sponges and douches seem to have been the primary methods of artificial contraception in Victorian Britain, assuming that people were actually able to obtain them and find out how to use them effectively.

Of course, there were many that preached simple abstinence (or indeed the withdrawal method) as a "morally acceptable" method of family planning. This is probably also a significant factor in the prevalence of large families at that time.

One influence on families in "Victorian" times was Queen Victoria herself. She had nine children, despite having been an "only" child. This was despite the fact that she had access to any birth control that was available. She was nicknamed the "Grandmother of Europe" because of her 42 grandchildren, but that represents an average of "only" 4.7 children to each of her children. She was more prolific than her immediate ancestors or descendants.

Men's fashions, in England, are often set by the king (the practice of leaving the bottom button of your jacket unbuttoned was due to one English king), and the reigning queen helped set the "fashion" in another area. Victoria lived from 1819 to 1901 (reigned from 1837 to 1901) so her example lasted a long time.

A comparison of population growth rates in Europe showed that "England and Wales" had higher growth rates than other European countries between 1800-1900. Queen Victoria might not have affected the behavior of "other nations" but the OP is from the UK, so this answer is for the UK only.

This is a case of survivorship bias.

Your great-. -greatparents had lots of children so some survived and some of those who survived had lots of children, and of those some had children and some survived etc. It looks like everybody's grand-. -parents had a lot of children because those who did not have lots of children do not have descendants to be curious about how many children their grand-. -parents had.

There were a lot of people who did not have children at all, and a lot who did not have children who survived, else the population of England would have quintupled every 35 years instead of doubling every 35 years (and immigration from Europe and Ireland is included in this doubling).

There is a strong correlation between women's equality, specifically access to education, and the number of children they bear. See for example this article. There is a nice chart further down which displays the correlation.

There is no need for access to specific contraceptives in order to avoid having 14 children (maybe condoms are helpful, but careful cycle tracking will do the job). Newer research shows that for example the drop in children per woman which coincided with the advent of hormonal contraception in the 1960s is actually not caused by the improved contraception but instead largely a result of improving women's self-determination. The typical educated woman appears rather uninterested in having 14 children. If nothing else (like a significant chance to die in one of these births) it likely interferes with her education and career.

It was not entirely the case that couples in Victorian times had more children than their ancestors a few generations earlier (although better general health and well being perhaps did improve fertility).

However it was the case during the Victorian period that improvements in nutrition, health, sanitation etc ensured that far more children survived the critically dangerous years of infancy.

My third-great grandparents Robert and Susan Mackender, of Lakenheath, Suffolk had ten children between 1822 and 1845. I do not know how many of them survived infancy. However my great-grandparents, John Benjamin and Mary Hunt of Swanton Abbott, Norfolk had fourteen children between 1868 and 1895 all of whom survived into adulthood.

Well, I doubt any father of 10 or more kids was a Military Historian, or Genetic Biologist who take a futuristic guess and predict that in the next 100 yrs there 'will be Massive Wars', either this country's soil or somewhere else implying that at least 3 or 5 of their grandkids will die in War, or, alternatively a biological futuristic guess might forecast a massive plague, like another Black death, typhoid fever, malaria, or tuberculosis, or polio, diseases that could easily wipe out at least 10 more grandchildren or great-grandchildren. So in anticipation of all these futuristic bleak times. you simply 'have to have alot of kids'. to they make it over the Goalpost of life's obstacles.

I just have a hard time with the question of continual pregnancies when infant mortality rates were so high. In the ages before antibiotics, pasteurization and clean water, etc., EVERYONE knew the chances of a baby's survival could be 50/50. With birth control either not available or ineffective, the only recourse was abstention. Yet, people of child bearing age continued to have sex leading to multiple births, knowing some children probably would not survive. I am certain there was grief, but not enough to avoid more babies in the only way guaranteed to work. It seems to me people must have accepted infant and child death much more matter of factly than we do today. Perhaps in many homes it was a calculated decision to have as many babies as possible. to counteract the mortality rate, or, in the case of the poor, to ensure there were enough hands to work, or, in the case of rich and aristocratic families, to carry on the family name and dynasty.

Child death, when it inevitably occurred, was "God's will". the rationale people still hang onto today. With women becoming pregnant every one to three years from the age of 22 to 42, there didn't seem to be a lot of time for grieving dead children. You simply kept getting pregnant, come what may. I cannot help but find this disturbing. I thank God for living in an age of better health care, choices and enlightenment.

Complementing other answers. Are you judging people of the past by your own modern standards?

Did a child represent a commitment, hard work or a sacrifice? Yes, but: as said above, feeding 6 is not much more expensive than feeding 5. Even today, people with 6 children say the same - expenses are not linear in many aspects - economies of scale with food, shared clothing, toys and books, help from the older children (e.g. no paid babysitter for the younger ones), more good willingness from people around. There is no reason for this to be less true in Victorian times.

Moreover, even with no children, keeping the house and cooking was a full time job without modern appliances.

I always find funny when modern feminists throw ready-to-cook chicken breast meat in the microwave and after 10 min they eat and complain "in the past women could not leave the kitchen! Patriarchy! oppression!". But my great-grandmother could not buy chicken meat, the only way to eat meat was to buy a live chicken (at least the shop boy would strangle it for you), and then pluck the feathers manually, open it to clean the viscera, and then start to cook - after the husband cut the wood for the wood oven. Sunday's pasta with chicken would require work since Thursday, as there were not ready pasta to buy, she had to buy flour, then mix, ferment, cut and dry the pasta into spaghetti format before cooking.

when the women married, they already knew "wife, housekeeper and mother" properly done was a full time job from day one - and unless they had money to hire servants to do the work, anything else was unthinkable. Every girlish dream of prince charming would involve this full time job, or what else? To starve? To find a pot of gold in the garden?

other expenses? medicine was mostly doctor visits and charity hospitals. There were not insurance plans paid per capita - no expensive antibiotics and vaccination, no Xray, MRI scans, no medical insurance premiums. And it was out of reach of many people anyway, does not matter how many children you have. Few people had money to private education, even for one child. Most depended on public, church, or charity schools, or even would go with no or little formal schooling. Today every child has a predictable price tag: (food + school + medical insurance + expensive toys ), but for most of the human story it was just another mouth and another hand - that would start to be useful quite early, not at 25 after college.

Having children was not such a hard decision as today, and many more things were clearly out of control anyway - or at least we like to think we are in control today.

one christian aspect that we lost today is the yuk-factor of contraception that was common before. When a married couple has sex while being open to conception, they are trusting each other with their lives, by accepting the live-long commitment to a new child, and trusting the other to be around to help. Sex with contraception is just mutual pleasure, expecting love to grow without every lovemaking being a repeated act of life commitment and trust. Contraception smacks of 'un-trust' - if you really loves her/him, you do not expect to be together? To raise the children together? Don't you trust her/him? Why do you have your own plans without him/her, aren't you a married man/woman? This must have a lot to do with the astronomic level of divorce today.

Obviously they knew that withdrawal was not reliable, but condoms existed. They were not so available or well known mostly because most people would not want it.

Y, which standard is saner? Past or Present? Do you really believe in 200 years of peace, prosperity, and 1.5 child/woman? Aren't you living in a society that can not even keep itself in existence in the long term, and criticizing past societies which survived and grew under harsher conditions?

BTW: it may be interesting to know that the catholic church does not have a definitive opinion about contraception outside of marriage. Humane Vitae only deals with contraception in the marriage context. Obviously if one is already fornicating, it is not so relevant to discuss if there is another associated sin or not.


Ver el vídeo: Só Pra Contrariar - Quando É Amor (Mayo 2022).