Podcasts de historia

C. P. Scott

C. P. Scott


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Charles Prestwich Scott, hijo de Russell Scott, un exitoso hombre de negocios, nació en Bath en 1846. Su abuelo, también llamado Russell Scott, había trabajado en estrecha colaboración con Joseph Priestley para establecer el movimiento unitario en Gran Bretaña.

Charles se educó en Hove House, una escuela unitaria en Brighton y Clapham Grammar School. Después de la aprobación de la Ley Universitaria de 1854, a los inconformistas se les permitió estudiar en Oxford y Cambridge. Las universidades individuales ahora podrían diseñar sus propias reglas de ingreso. Scott fue rechazado por dos universidades, Queen's y Christ Church, porque no tenía un certificado bautista de la Iglesia de Inglaterra. Sin embargo, fue aceptado por Corpus Christi College y comenzó sus estudios en octubre de 1865.

Mientras estaba en Oxford, Scott fue abordado por su primo, John Taylor, para escribir para el Manchester Guardian. Taylor, el hijo de John Edward Taylor, el fundador del periódico, dirigía la oficina de Londres. En 1871 decidió que necesitaba un editor con sede en Manchester y nombró a C. Scott, de 25 años, para el cargo. Se acordó que Scott debería recibir un salario de 400 libras esterlinas al año y una décima parte de las ganancias.

En 1874 Scott se casó con Rachel Cook, la hija del profesor de Historia en la Universidad de St Andrews. Rachel fue una de las primeras estudiantes en estudiar en Girton College y Barbara Bodichon la presentó a la familia Scott. Durante los años siguientes, Rachel tuvo cuatro hijos: Madeline (1876), Laurence (1877), John Russell (1879) y Edward Taylor (1883).

Scott mostró un gran interés en la educación superior y fue fideicomisario del Owens College y miembro de su consejo entre 1890 y 1898. C. Scott también fue un defensor del sufragio universal. Su periódico dio un fuerte apoyo al proyecto de ley de Jacob Bright para el sufragio femenino. Scott también se unió a Elizabeth Butler en su campaña contra la Ley de Enfermedades Contagiosas.

John Taylor no compartía las opiniones de C. Scott sobre la reforma parlamentaria y le ordenó que no utilizara la Manchester Guardian para apoyar la campaña. El 29 de abril de 1892, Taylor volvió a escribirle a Scott sobre este tema: "Su artículo de ayer para el Proyecto de Ley del Sufragio Femenino fue hábilmente escrito, y su exhibición del pie hendido fue manejada de la manera más discreta; aun así, era bastante visible. Debo pedirle que no abogar por esta medida mientras yo viva ".

Aunque Scott ahora recibía el 25% de las ganancias de la Manchester GuardianTaylor todavía controlaba el 75% de la empresa y tenía el poder de dominar a su editor. Scott ya no recibía un salario, pero le fue bien con este acuerdo, ya que las ganancias durante este período oscilaron entre £ 12,000 y £ 24,000 al año.

En las elecciones generales de 1895, Scott se presentó como candidato del Partido Liberal para el noreste de Manchester. Ganó con una mayoría de 667 y una vez en la Cámara de los Comunes se identificó con la izquierda del partido. En el Parlamento, C. Scott defendió el sufragio femenino y la reforma de la Cámara de los Lores.

En 1899, Scott se opuso firmemente a la Guerra de los Bóers. Esto creó una gran hostilidad pública y tanto la casa de Scott como la Manchester Guardian el edificio tenía que recibir protección policial. Las ventas del periódico también cayeron durante este período. Sin embargo, a pesar de tener opiniones impopulares sobre la guerra, Scott logró recuperar su escaño en las elecciones generales de 1900. Con la ayuda de sus hábiles lugartenientes, C. E. Montague y L. T. Hobhouse, Scott continuó editando el periódico durante el período que estuvo en la Cámara de los Comunes.

Cuando John Taylor murió en octubre de 1905, dejó instrucciones en su testamento de que C. Scott podía comprar el Manchester Guardian por £ 10,000. Los fideicomisarios no estaban dispuestos a obedecer estas demandas y, finalmente, Scott tuvo que recaudar £ 242,000 para comprar el periódico. Este fue un precio alto considerando que el periódico solo obtuvo una ganancia de £ 1,200 en 1905.

Scott estaba ahora en condiciones de utilizar el periódico para defender el sufragio femenino. Sin embargo, se opuso a las tácticas de la Unión Social y Política de Mujeres. En 1911, Scott mantuvo una reunión con David Lloyd George. Anotó en su diario: "Hablamos casi en su totalidad del movimiento por el sufragio femenino y del daño que le causaron los atropellos de los militantes. Insté a que se ignorara a los militantes y se siguiera adelante con la campaña del sufragio como si no existieran".

Scott inicialmente se opuso a la participación de Gran Bretaña en la Primera Guerra Mundial. Scott apoyó a sus amigos, John Burns, John Morley y Charles Trevelyan, cuando renunciaron al gobierno por este tema. Sin embargo, se negó a unirse a organizaciones contra la guerra como la Unión de Control Democrático (UDC). Como escribió en ese momento: "Soy firmemente de la opinión de que la guerra no debería haber tenido lugar y que no deberíamos habernos convertido en partes en ella, pero una vez en ella está en juego todo el futuro de nuestra nación y nosotros no tenemos más remedio que hacer todo lo posible para asegurar el éxito ".

Scott se opuso al servicio militar obligatorio introducido en 1916 y favoreció los intentos hechos por Arthur Henderson para asegurar una paz negociada en 1917. Grabó lo que dijo David Lloyd George sobre una reunión que tuvo con el periodista Philip Gibbs al regresar del frente occidental: "Escuché anoche, en una cena ofrecida a Philip Gibbs a su regreso del frente, la descripción más impresionante y conmovedora de él de lo que realmente significa la guerra (en el frente occidental) que he escuchado. Incluso una audiencia de políticos y periodistas endurecidos se vio fuertemente afectada. Si la gente realmente lo supiera, la guerra se detendría mañana. Pero, por supuesto, no lo saben y no pueden saberlo. Los corresponsales no escriben y la censura no pasaría la verdad. Lo que envían no es la guerra, sino solo una bonita imagen de la guerra con todos haciendo actos valientes. La cosa es horrible y más allá de la naturaleza humana de soportar y siento que no puedo seguir con este maldito asunto ".

Scott pensó que no era prudente imponer condiciones duras a Alemania después de que la guerra había llegado a su fin en 1918. Aunque Scott criticó la forma en que David Lloyd George manejó las negociaciones de paz en Versalles, lo apoyó en su lucha con Herbert Asquith. Después de la victoria conservadora en las elecciones generales de 1922, Scott trabajó duro para unir al Partido Liberal. Sin embargo, su leal apoyo a Lloyd George hizo que esto fuera una tarea imposible.

Kingsley Martin se puso a trabajar para el Manchester Guardian en 1927: "C. Scott era una figura notable. A la edad de ochenta años estaba casi encorvado, ciego de un ojo, pero con una expresión más feroz que cualquier otro hombre que haya conocido. Todavía montaba su bicicleta a través del fango y peligrosas calles de Manchester, balanceándose entre las vías del tranvía, con el pelo blanco y bigotes flotando en la brisa, igualmente ajenos a la lluvia y el tráfico. Inconscientemente, estoy seguro, pensó que nadie en Manchester lo lastimaría ".

C. Montague, que estaba casado con la única hija de C. Scott, Madeline, murió en junio de 1929, después de trabajar para la Manchester Guardian durante treinta y cinco años. Al mes siguiente, Scott, después de cincuenta y siete años como editor, decidió retirarse. Scott inicialmente esperaba que su hijo mayor, Laurence Scott, lo sucediera como editor. Sin embargo, mientras estaba involucrado en obras de caridad en los barrios marginales de Ancoats, contrajo tuberculosis y murió. Por tanto, fue Edward Scott, el hijo menor, quien sustituyó a su padre. Aunque oficialmente retirado, Charles Prestwich Scott mantuvo una estrecha vigilancia sobre el periódico hasta su muerte el 1 de enero de 1932.

Es su editorial esa semana, El nuevo estadista comparó a Scott con Lord Northcliffe: "Todo periódico vive apelando a un público en particular. Solo puede adelantarse a su época si lleva consigo a su público. El éxito en el periodismo depende de la comprensión del público. Pero el éxito es de dos tipos. Northcliffe tenía un genio para comprender a su público y lo usaba para ganar dinero, no para ganar una influencia permanente ... Scott tuvo éxito de una manera diferente. Tenía tanto talento, tan aguda comprensión de su público como Northcliffe. Pero su relación con ella era una relación profesional, no comercial. Enseñó a su público a confiar en su integridad, a confiar en los hechos que les contaba, a respetar su juicio y a escuchar sus críticas. Ofreció sus servicios indivisos. recuerde su dicho de que hubo un momento definido en su vida, el equivalente a una conversión religiosa, cuando dedicó su vida por completo a su papel y las causas a las que servía ".

El domingo por la mañana, inmediatamente después del desayuno, fui convocado por primera vez ante la espantosa presencia del decano en su capacidad oficial. Me preguntó mi nombre (siendo un gran filósofo, cuya altiva mirada no suele descender tan bajo como los hombres de primer año) y quiso saber por qué no había estado en Chapel. Alegué indisposición temporal y fui despedido con una orden judicial de no repetir mi delito.

Con las demás personas de la oficina, estoy en una situación muy agradable y amistosa. Acton toma tres líderes a la semana, Couper uno, y hay un líder extraño (tenemos dos largos el miércoles) que puede caer en la suerte de cualquiera de nosotros. Mi horario es el siguiente: me levanto a las 7.30, desayuno, leo el guardián a fondo y caminar hacia la ciudad, llegando poco después de las diez. Trabajo todo el día y regreso a cenar a eso de las seis. Leer y escribir por la noche y acostarse poco después de las diez.

Hablamos casi en su totalidad del movimiento por el sufragio femenino y del daño que le hicieron los atropellos militantes. Insté a que se ignorara a los militantes y que se siguiera adelante con la campaña del sufragio como si no existieran. "Eso está muy bien para nosotros", dijo Lloyd George, "aunque es difícil; no me importa y no me molesta mucho en las reuniones ni me irrita. Estoy acostumbrado a la rudeza y la caída y he tenido para luchar a mi manera; también Churchill, pero es diferente con Gray; no está acostumbrado a las interrupciones. Pero lo que realmente importa es el efecto en el público y el público ".

No sabemos si la actual Cámara de los Comunes estará preparada para hacer justicia a las mujeres. Hace unos meses, hay pocas dudas de que así sería, y nada de lo que ha ocurrido desde entonces proporciona ninguna razón adecuada para un cambio de propósito. Las locuras y excesos de un pequeño sector de mujeres, profundamente resentidas y lamentadas por la gran mayoría de las mujeres, no deben pesar en la balanza contra una afirmación que ha sido admitida como justa.

Soy firmemente de la opinión de que la guerra no debería haber tenido lugar y que no deberíamos habernos convertido en partes en ella, pero una vez dentro, todo el futuro de nuestra nación está en juego y no tenemos más remedio que hacer todo lo posible. puede para asegurar el éxito.

Sería conveniente retener el folleto. La guerra nos va mal en la actualidad y cualquier día puede traer noticias más serias. Supongo que tan pronto como los alemanes tengan tiempo de prestarnos atención, podemos esperar ver sus grandes cañones montados al otro lado del Canal y sus zepelines sobrevolar Dover y quizás Londres. La gente estará totalmente impaciente ante cualquier tipo de crítica de la política en un momento así y me temo que una acción prematura ahora podría destruir cualquier esperanza de utilidad para su organización (Unión de Control Democrático) más adelante. Vi a Angell y Ramsay MacDonald ayer por la tarde y descubrí que habían llegado a la misma conclusión.

Él (Lloyd George), Beauchamp, Morley y Burns habían dimitido del gabinete el sábado (1 de agosto) antes de la declaración de guerra sobre la base de que no podían aceptar la promesa de Grey a Cambon (el embajador francés en Londres) de proteger la costa norte de Francia contra los alemanes, considerando esto como equivalente a la guerra con Alemania. Sobre las representaciones urgentes de Asquith, él (Lloyd George) y Beauchamp acordaron el lunes por la noche permanecer en el gabinete sin, en lo más mínimo, en lo que a él concernía, retirar su objeción a la política, pero únicamente para evitar la apariencia de interrupción. ante un grave peligro nacional. Esa sigue siendo su posición. Es, por así decirlo, un miembro independiente del gabinete.

Usted sabe que yo estaba sinceramente dispuesto a aceptar el servicio militar obligatorio, siempre que el sistema voluntario hubiera sido probado primero y no hubiera proporcionado a los hombres necesarios y quiénes aún podían salvarse de la industria, y valía la pena preocuparse numéricamente por ellos. Esas, creo, no son condiciones irracionales, y pensé que en la conversación que tuve contigo el pasado mes de septiembre estabas de acuerdo con ellas. No puedo sentir que se hayan cumplido, y siento muy fuertemente que ahora se nos está imponiendo la compulsión sin que se demuestre su necesidad, y lo siento más profundamente porque me parece en la naturaleza de una violación de la fe. con quienes, como yo, hay muchos, estaban dispuestos a hacer grandes sacrificios de sentimiento y convicción para mantener la unidad nacional y asegurar todas las condiciones necesarias para ganar la guerra.

Escuché anoche, en una cena ofrecida a Philip Gibbs a su regreso del frente, la descripción más impresionante y conmovedora de él de lo que realmente significa la guerra (en el frente occidental) que he escuchado. La cosa es horrible y más allá de la naturaleza humana de soportar y siento que no puedo seguir con este maldito asunto.

Me siento muy amargado por Lloyd George; el suyo es el tipo de personaje que más me importa, porque siento su encanto y reconozco su genio; pero está lleno de emoción sin corazón, brillante de intelecto y un jugador sin previsión. Ha reducido nuestro prestigio y ha suscitado resentimiento por su locura en India, Egipto, Irlanda, Polonia, Rusia, Estados Unidos y Francia.

¿Podría escribirnos una reseña firmada de este libro sobre Northcliffe? Sería importante aunque solo fuera porque su ascenso es el ascenso de la vasta prensa popular. Me parece que la tragedia de su vida radica en el hecho de que, aunque sabía cómo crear los instrumentos no sólo de lucro sino de poder, no tenía la menor idea de qué hacer con su poder cuando lo consiguió.

C. Estoy seguro de que inconscientemente pensó que nadie en Manchester le haría daño.

Durante cincuenta y siete años ha sido usted responsable de la conducción de un gran periódico, y Su Majestad, aunque lamenta su dimisión, le felicita por un logro que sin duda debe ser único en los anales del periodismo.

Cuando C. Scott murió, los innumerables homenajes a él enfatizaron su valentía e integridad, su humanitarismo y su defensa de causas impopulares. Omitieron comentarios sobre su notable astucia, su don diplomático, su cautela, su capacidad de compromiso, su conocimiento de cuándo atacar y cuándo anteceder.

Podía afirmar, sobre todo, que había tenido razón: tenía razón sobre la guerra de los bóers, tenía razón sobre el gobierno autónomo, tenía razón sobre el sufragio femenino, tenía razón sobre el Tratado de Paz de Versalles, tenía razón sobre una serie de otras causas menores que hemos olvidado porque han sido ganados. La influencia de la Manchester Guardian se debió al hecho de que las causas que asumió nunca fueron ejecutadas como acrobacias, tomadas en el estado de ánimo caliente y dejadas en el frío; eran líneas de política claramente imaginadas, seguidas de manera consistente y moderada año tras año, instadas audazmente en la temporada, defendidas persuasivamente fuera de temporada, pero nunca abandonadas hasta que se logró la victoria.

Todo periódico vive apelando a un público en particular. Northcliffe tenía un genio para comprender a su público y lo usó para ganar dinero, no para ganar una influencia permanente. Se hizo millonario porque era su propio lector más agradecido; instintivamente apeló de la manera más provechosa a los millones de hombres y mujeres cuyos gustos y prejuicios eran los mismos que los suyos. Vivió halagando. No educó ni cambió a su público en nada esencial; simplemente lo indujo a comprar periódicos.

C. Recuerdo que dijo que hubo un momento definido en su vida, el equivalente a una conversión religiosa, en el que dedicó su vida por completo a su papel y las causas a las que servía.


Cien años es mucho tiempo, es mucho tiempo incluso en la vida de un periódico, y mirar hacia atrás es ver no solo un gran desarrollo en la cosa en sí, sino una gran parte de la vida de la nación. , en el progreso y ajuste del mundo. En el desarrollo general, el periódico, como institución, ha desempeñado su papel, y no pequeño, y el periódico en particular que me interesa personalmente también ha jugado su papel, es de esperar, no sin cierta utilidad. He tenido mi participación en él durante poco más de cincuenta años. He sido su editor responsable durante sólo unos meses antes de su último medio siglo. Recuerdo vívidamente su quincuagésimo cumpleaños. Ahora tengo la felicidad de compartir la celebración de su aniversario. centésimo. Por tanto, puedo hablar de ello con cierta intimidad de conocimiento. Yo mismo he formado parte de ella y he entrado en sus patios interiores. Ésa es quizás una razón por la que, en esta ocasión, debería escribir en mi propio nombre, como de alguna manera un espectador, y no en el nombre del periódico como miembro de su equipo de trabajo.

En todos los seres vivos debe haber una cierta unidad, un principio de vitalidad y crecimiento. Es así con un periódico, y cuanto más completa y clara esta unidad, más vigoroso y fecundo es el crecimiento. Me pregunto qué representaba el papel cuando lo supe por primera vez, qué ha representado desde entonces y qué representa ahora. Un periódico tiene dos caras. Es un negocio, como cualquier otro, y hay que pagar en el sentido material para poder vivir. Pero es mucho más que un negocio, es una institución que refleja e influye en la vida de toda una comunidad, puede afectar destinos aún más amplios. Es, a su manera, un instrumento de gobierno. Juega en la mente y la conciencia de los hombres. Puede educar, estimular, ayudar o puede hacer lo contrario. Tiene, por tanto, una existencia tanto moral como material, y su carácter e influencia están determinados principalmente por el equilibrio de estas dos fuerzas. Puede hacer de la ganancia o el poder su primer objetivo, o puede concebirse cumpliendo una función superior y más exigente.

Creo que puedo decir honestamente que, desde el día de su fundación, no ha habido muchas dudas sobre en qué dirección se inclinó la balanza en lo que respecta a la conducta del periódico cuya fina tradición heredé y que he tenido el honor de transmitir. servir durante toda mi vida laboral. De no haber sido así, personalmente no podría haberlo servido. El carácter es un asunto sutil y tiene muchos matices y lados. No es algo de lo que se deba hablar mucho, sino que se debe sentir. Es el lento depósito de acciones e ideales pasados. Es para cada hombre su posesión más preciada, y lo mismo es para ese último crecimiento del tiempo el periódico. Fundamentalmente implica honestidad, limpieza, coraje, equidad, sentido del deber para con el lector y la comunidad. Un periódico es necesariamente una especie de monopolio, y su primer deber es evitar las tentaciones del monopolio. Su oficina principal es la recopilación de noticias. A riesgo de su alma, debe asegurarse de que el suministro no esté contaminado. Ni en lo que da, ni en lo que no da, ni en el modo de presentación debe sufrir mal el rostro despejado de la verdad. Los comentarios son gratuitos, pero los hechos son sagrados. La “propaganda”, así llamada, por este medio es odiosa. La voz de los oponentes no menos que la de los amigos tiene derecho a ser escuchada. El comentario también está sujeto justamente a una restricción autoimpuesta. Es bueno ser franco, es incluso mejor ser justo. Este es un ideal. El logro en tales asuntos apenas se le da al hombre. Quizás ninguno de nosotros pueda alcanzarlo en la medida deseable. Solo podemos intentarlo, pedir perdón por las deficiencias y dejar el asunto.

Pero, concedida la suficiencia de la gracia, ¿a qué otras conquistas podemos mirar, a qué fines sirven, qué tareas contemplamos? Es una pregunta amplia y no puede responderse por completo. Nos enfrentamos a un poder nuevo, enorme y creciente. ¿A dónde tiende el joven gigante? ¿Qué regalos trae? ¿Cómo ejercerá sus privilegios y poderes? ¿Qué influencia ejercerá en la mente de los hombres y en nuestra vida pública? No se puede pretender que se pueda dar una respuesta segura y completamente satisfactoria a tales preguntas. La experiencia es inquietante en algunos aspectos. El desarrollo no ha sido todo en la dirección que más deberíamos desear.

Una de las virtudes, quizás casi la principal virtud de un periódico es su independencia. Cualquiera que sea su posición o carácter, al menos debería tener alma propia. Pero la tendencia de los periódicos, como de otros negocios, en estos días es hacia la fusión. A medida que la función de un periódico se ha desarrollado y su organización se ha expandido, también han aumentado sus costos. Los periódicos más pequeños han tenido una dura lucha, muchos de ellos han desaparecido. En su lugar tenemos grandes organizaciones controlando toda una serie de publicaciones de diversa índole e incluso de política divergente u opuesta. El proceso puede ser inevitable, pero claramente existen inconvenientes. A medida que la organización crece, la personalidad tiende a desaparecer. Es mucho controlar bien un periódico; tal vez esté más allá del alcance de cualquier hombre, o de cualquier cuerpo de hombres, controlar media docena con igual éxito. Es posible exagerar el peligro, porque el público no deja de discernir. Reconoce las voces auténticas de la conciencia y la convicción cuando las encuentra, y tiene una astuta intuición de qué aceptar y qué descartar. Este es un asunto que al final debe resolverse por sí solo, y aquellos que aprecian el antiguo ideal de un periódico no deben desanimarse. Solo tienen que hacer sus periódicos lo suficientemente buenos para ganar, así como para el mérito, el éxito, y los recursos de un periódico no se miden totalmente en libras, chelines y peniques. Por supuesto, la cosa sólo se puede hacer con competencia en todos los aspectos y con ese espíritu de cooperación directamente a través del personal de trabajo que solo un ideal común puede inspirar.

Cien años de CP Scott. Fotografía: Sarah Lee / The Guardian

Hay personas que piensan que se puede dirigir un periódico con la misma facilidad con la que se puede encender un fuego, y que el conocimiento, la formación y la aptitud son dotes superfluas. Incluso se han realizado experimentos sobre esta suposición y no han tenido éxito. Para empezar, debe haber competencia en el lado comercial, como debe haber en cualquier gran empresa, pero es un error suponer que el lado comercial de un periódico debe dominar, como a veces sucede, no sin consecuencias angustiosas. Un periódico para ser valioso debe ser una unidad, y cada parte de él debe comprender y responder por igual a los propósitos e ideales que lo animan. Entre sus dos lados debe haber un matrimonio feliz, y el editor y el gerente comercial deben marchar de la mano, el primero, si se entiende bien, con solo una o dos pulgadas de anticipación. Del personal puede decirse lo mismo. Deberían ser una empresa amigable. Por supuesto, no necesitan estar de acuerdo en todos los puntos, pero deben compartir el propósito general y la herencia. Un documento se construye sobre sus labores comunes y sucesivas, y su trabajo nunca debe ser un trabajo de tarea, nunca meramente dictado. Deben ser como la tripulación de un barco de carreras, trabajando bien juntos, cada hombre haciendo su mejor esfuerzo porque le gusta, y con un objetivo común y glorioso.

Ese es el camino del amor propio y el placer, también es el camino del éxito. ¡Y qué trabajo es cuán multiforme, cuán receptivo a cada necesidad y cada incidente de la vida! ¡Qué posibilidades ilimitadas de realización y de excelencia! Se habla de “periodista” como si un periodista fuera necesariamente un escritor pretencioso y descuidado. Puede ser, por el contrario, y muy a menudo, uno de los mejores del mundo. Al menos no debería contentarse con ser mucho menos. Y luego los desarrollos. Cada año, casi todos los días, puede ver un crecimiento y un nuevo logro, y con un papel que está realmente vivo, no solo puede, sino que lo hace. Que cualquiera tome un archivo de este documento, o cualquiera de media docena de otros documentos, y compare su composición completa y características principales hoy con lo que eran hace cinco años, hace diez años, hace veinte años, y se dará cuenta de cuán grande ha sido el crecimiento, cuán considerable ha sido el logro. Y esto es lo que hace que el trabajo de un periódico sea digno e interesante. Tiene tantos lados, toca la vida en tantos puntos, en cada uno hay tanta posibilidad de superación y excelencia. Para el hombre, sea cual sea su lugar en el papel, ya sea en la editorial o en los negocios, o incluso en lo que pueda considerarse como el aspecto mecánico, esto también de vital importancia en su lugar, nada debe satisfacer menos que lo mejor, y lo mejor debe siempre parece un poco por delante de lo real. Es aquí donde cuenta la habilidad y el carácter, y es en esto que un periódico, como toda gran empresa, para ser digno de su poder y deber, debe apoyarse.


Historia del guardián

The Manchester Guardian fue fundado por John Edward Taylor en 1821 y se publicó por primera vez el 5 de mayo de ese año. El documento tenía la intención de promover el interés liberal en las secuelas de la Masacre de Peterloo, en el contexto de la creciente campaña contra las Leyes del Maíz que floreció en Manchester durante este período.

Se publicó semanalmente los sábados hasta 1836, cuando se agregó una edición de miércoles. En 1855, la abolición del impuesto de timbre en los periódicos finalmente hizo posible la publicación del periódico a diario, a un precio de tapa reducido de 2 peniques.

The Guardian logró el reconocimiento nacional e internacional bajo la dirección de CP Scott, quien ocupó el cargo durante 57 años a partir de 1872. Scott compró el periódico en 1907 tras la muerte del hijo de Taylor, y prometió que los principios establecidos en el testamento del fundador serían sostenida conservando la independencia del periódico. CP Scott describió esos principios en un artículo muy citado escrito para celebrar el centenario del periódico: “El comentario es gratis, pero los hechos son sagrados. La voz de los oponentes no menos que la de los amigos tiene derecho a ser escuchada ".

Después de retirarse de un papel activo en la administración y edición del periódico, Scott pasó el control a sus dos hijos, John Russell Scott como gerente y Edward Taylor Scott como editor. Al darse cuenta de que la futura independencia del periódico se vería comprometida en caso de muerte de uno u otro, los dos hijos llegaron a un acuerdo de que, en caso de muerte de cualquiera, uno compraría la parte del otro.

CP Scott murió en 1932 y fue seguido solo cuatro meses después por Edward, por lo que la propiedad exclusiva recayó en JR Scott. Enfrentado con el potencial de los derechos de sucesión paralizantes y el interés depredador de los competidores, Scott contempló un movimiento radical para asegurar el futuro tanto de The Guardian como del altamente rentable Manchester Evening News. Concluyó que la única solución era regalar su herencia, una solución de gran alcance que provocó que el consejero cercano (y futuro Lord Canciller) Gavin Simonds concluyera: “está tratando de hacer algo que es muy repugnante a la ley de Inglaterra. Está intentando despojarse de un derecho de propiedad ”.

Los miembros del personal editorial, financiero y de Wire Room del Manchester Guardian fotografiados en 1921. Fila de atrás: Sres. F. Marshall, J.M. Denvir, R. Nelson, F.W. Long, J.H. Foxcroft, I. Brown, E.N. Smith, F. Perrot, A. Percival Fila intermedia: Sra. Avis, Sr. H. Rose Primera fila: Sr. H. Gravett, Srta. E. Isitt, Sres. O.R. Hobson, J. Bone, H. Dore, J. Drysdale, A.H. Boyd, H. Williams Fotografía: Walter Doughty / The Guardian

En junio de 1936, JR Scott pasó formalmente la propiedad del papel a los fideicomisarios de Scott Trust. Además de comprometerse a garantizar la tradición editorial radical del periódico (que el periódico "se dirigirá en el futuro en la misma línea y con el mismo espíritu que hasta ahora", en palabras del legado del fundador), Scott Trust también tiene el deber de mantener una base financiera segura para la empresa: “. destinar la totalidad de las utilidades excedentes de la Sociedad que de otro modo hubieran estado disponibles para dividendos. hacia la construcción de las reservas de la Compañía y el aumento de la circulación y la expansión y mejora de los periódicos ”. Estos principios siguen siendo las únicas instrucciones dadas a un editor entrante de The Guardian, aunque la familia Scott mantuvo su interés en el funcionamiento de la empresa hasta 1984, cuando, a los 70 años, Richard F Scott se retiró de la presidencia del Trust.

A medida que la influencia del Manchester Guardian crecía más allá del interior del norte, el periódico se enfrentó a un nuevo desafío bajo la dirección editorial de AP Wadsworth, quien asumió el cargo en 1944. El número limitado de páginas en el papel, la mala calidad de la impresión y, a veces, La peculiar agenda de noticias alguna vez se percibió como parte del encanto regional del periódico. Sin embargo, en comparación con los otros periódicos de Fleet Street, las virtudes excéntricas de The Guardian a menudo parecían ser superadas por sus peculiaridades idiosincrasias: la ausencia de carreras de caballos, posturas morales prepotentes y líderes lanosos.

Junto con el Daily Telegraph y el Times, The Guardian carecía de recursos (a pesar de costar 1 centavo más al día), y un enfoque de la actividad comercial que podría describirse caritativamente como ingenuo no ayudó en nada. El primer día del juicio de Chatterley, The Guardian publicó un anuncio en la portada del Telegraph "el periódico en el que puede confiar", que "ofrece todo lo que puede desear en un periódico", y también a un precio de portada más económico.

El editor del periódico se mudó a Londres en 1964, comprometiendo a The Guardian con un futuro incierto en el mercado nacional, y poco después los problemas financieros llegaron a un punto crítico. El periódico se basó en gran medida en el Manchester Evening News para obtener apoyo financiero y, a mediados de los años 60, la amenaza para el futuro del periódico se volvió lo suficientemente grave como para que el presidente de la compañía, Laurence Scott, se acercara al Times para discutir la posibilidad de una fusión. El Times se encontraba en una situación financiera igualmente peligrosa, y muchos opinaban que solo había lugar para un competidor del Telegraph. Finalmente, las conversaciones fracasaron, pero no antes de que ambas partes consideraran un examen serio de la logística involucrada. Alastair Hetherington, el editor en ese momento, siguió siendo un firme defensor de la independencia de The Guardian, y el periódico moderno le debe mucho a su liderazgo y visión durante este período.

La inversión en impresión y la finalización del traslado a oficinas mejoradas en Londres en 1976 ayudaron a consolidar la posición de The Guardian, con la ayuda de un programa de expansión que incluyó la renovación de The Guardian Weekly para incluir contenido tanto del Washington Post como de Le Monde. En el clima político cada vez más polarizado de finales de los 70 y principios de los 80, la posición de The Guardian como la voz de la izquierda fue indiscutible. Las páginas de opinión fueron el lugar de nacimiento del SDP, y la página de cartas fue donde se desarrolló la batalla por la dirección futura del Partido Laborista, mientras que la cobertura de los conflictos laborales, incluida la huelga de mineros de 1984-1985, definió la posición del periódico.

The status quo among the quality press was irrevocably altered by the launch of the Independent in 1986. Capturing the centre ground between the Guardian on the left and the Times and Telegraph on the right, the Independent attracted big name writers and readers with a modern design and distribution network that made the most of the post-union market. Within a few years the circulation of the Independent rose to within touching distance of both the Times and the Guardian, and the previously stagnant market was provoked into a frenzy of defensive activity to retain readers.

In 1988 the Guardian made a bold and innovative attempt to reassert its position on Fleet Street, with a major redesign that began the modern period of success in the history of the paper.

In 1993 the intensely competitive broadsheet market was again thrown into confusion by the reduction of the cover price of the Times, firstly from 45p to 30p, then again in June 1994 from 30p to 20p. As the Times attracted readers, first the Daily Telegraph and then the Independent followed suit, running at substantial losses as they battled to survive. Throughout this period the Guardian remained at full price, investing resources in journalism and distancing itself from the price war through distinctive and innovative marketing, product development and consistently breaking big stories.

During these years the paper increased its circulation, remained commercially successful and achieved critical acclaim for both the quality of its journalism and its innovation.

The Guardian was at the forefront of the sleaze revelations that contributed to the downfall of the Conservative government in 1997, with a series of investigations into the affairs of Tory MPs, including Jonathan Aitken and Neil Hamilton. This reputation was cemented by the collapse of the libel case brought against the paper by former Minister Jonathan Aitken. Aitken was convicted of perjury and jailed in June 1999, and the investigations won the Guardian critical acclaim from all sides - including the prestigious Newspaper of the Year Award in both 1997 and 1998.

In 1997 the Guardian became the first national newspaper to appoint a readers’ editor (producer of the daily Corrections and Clarifications column).

In 1994-95 the Guardian began developing online publication. The paper’s technology section OnLine was launched in late 1995, and sites for jobs, certain sports, and news events followed through 1996-1998. The Guardian Unlimited network of websites was launched as a unified whole in January 1999 (in 2008 it was to become guardian.co.uk and in 2013 theguardian.com). By March 2001 GU had over 2.4 million unique users, making it the most popular UK newspaper website.

On September 12 2005 the new Berliner Guardian launched, with a ground-breaking design in a mid-size format. The Guardian became the UK’s first full-colour national newspaper, and the first UK national newspaper ever to adopt this size.

December 2008 marked a significant point in the history of the Guardian when the paper moved to a brand new building in King’s Cross after 32 years in its Farringdon headquarters.

In 2011 the Guardian’s groundbreaking journalism and innovation were recognised at the Press Awards where it was named Newspaper of the Year for its partnership with WikiLeaks, which produced the leaked US embassy cables. In the same year the Guardian not only wrote headlines but made headlines with its globally acclaimed investigation into phone hacking.

In recent years the Guardian has significantly developed and expanded its digital operations. Between 2009-2010 the Guardian launched a range of new digital products and services, including apps for iPhone and iPod Touch, Open Platform and Datablog, the first national data journalism site. In June 2011 Guardian News & Media announced plans to become a digital-first organisation, placing open journalism on the web at the heart of its strategy. Since the launch of the strategy the Guardian has continued its digital expansion with the launch of new applications and platforms, including Kindle and iPad editions, Android and Blackberry apps, Facebook app, GuardianWitness and new digital editions in the US and Australia. For more information on the history of the Guardian’s digital developments see the timeline of key moments in the Guardian’s history.

On 15 January 2018, the newspaper was relaunched in a new tabloid format. On the same day, a redesigned Guardian went live for online readers globally, across the mobile, apps and desktop editions of the website. A fuller redesign of the Guardian Weekly as a news magazine followed on 11 October 2018.

On 1 May 2019 The Guardian announced that it had successfully completed its three-year turnaround strategy by breaking even for the first time in recent history.


Chief Justice Roger Taney

Roger Taney was born into the southern aristocracy and became the fifth Chief Justice of the United States Supreme Court. 

Taney became best known for writing the final majority opinion in Dred Scott contra Sandford, which said that all people of African descent, free or enslaved, were not United States citizens and therefore had no right to sue in federal court. In addition, he wrote that the Fifth Amendment protected slave owner rights because enslaved workers were their legal property.

The decision also argued that the Missouri Compromise legislation — passed to balance the power between slave and non-slave states — was unconstitutional. In effect, this meant that Congress had no power to prevent the spread of slavery.

Despite Taney’s long tenure as a Supreme Court justice, people vilified him for his role in the Dred Scott contra Sandford decisión. In an ironic historical footnote, Taney would later swear in Abraham Lincoln, the "Great Emancipator," as president of the United States in 1861.


Historia

The forerunner of A&P was founded in the 1850s as Gilman & Company by George Gilman (1826–1901) to continue his father's leather tanning business.

Great American Tea Company

Great American Tea Company

Gilman turned over the tanning business to his brother Winthrop George moved his tea business to 129 Front Street. Initially, Gilman & Company was a wholesaler. In early 1863 the firm became a retailer, Great American Tea Company.

1951–1974

Post-Hartford era

In 1951, John Hartford died in the Chrysler Building after returning from a meeting of the automaker's board of directors. George remained as A&P's chairman and treasurer, appointing the corporation's longtime secretary Ralph Burger as its new president.

1975–2001

Scott/Wood era

In February 1975, A&P considered a plan by Booz Allen Hamilton to close 36% of its 3,468 stores. Kane agreed to resign and was replaced by Jonathan Scott, the 44-year-old president of Albertsons.

2001–2015

Final years as a supermarket chain

Final years as a supermarket chain

Nationwide, Walmart gained a dominant position in the grocery industry, forcing much of the competition to downsize, though in A&P's core Northeast region, Walmart still had not become a major grocery competitor.

Company Closing

A&P briefly returned to modest profitability by cutting costs in its remaining stores.


11th Cavalry Regiment

Left the State: May. 5, 1862
Mustered out: September 30, 1865

The following is taken from New York in the War of the Rebellion, 3ª ed. Frederick Phisterer. Albany: J. B. Lyon Company, 1912.

Colonel James B. Swain received, October I, 1861, authority from the War Department to recruit this regiment. It was organized on Staten Island and the first ten companies were there mustered in the service of the United States for three years between December, 1861, and May, 1862 Companies L and M were mustered in in August and September, 1862, and joined the regiment in October, 1862, completing its organization. October 25, 1862, the War Department turned the regiment over to the State, and February 20, 1864, it received its numerical State designation.

The companies were recruited principally: A at New York city, Tarrytown and Tomp-kinsville B at New York city C at New York city, Utica, Tompkinsville and Binghamton, and at Blairstown and in Warren county, N. J. D at Canton, Colton, Pitcairn, Potsdam and Ogdensburg E at New York city, Southampton, Bridgehampton, Quogue, Tompkinsville and Coram F at New York city, Fulton, Lisle and Brooklyn G at New York city, Troy, Lisle and Williamsburg, and at Newark, N. J. H at New York city, Brooklyn, Champlain and Watertown I at New York city, in Essex and St. Lawrence counties K at New York city, Auburn, Union Springs, Springport, Ausable Forks, Jay and Seneca Falls L at New York city, Buffalo, Canton, Lewis and Westport and M at Buffalo, Canton, Fowler and Gouverneur.

The regiment left the State May 5, 1862, and served in the Military District of Washington and 22d Corps, and a detachment of it in the 8th Corps, Middle Department, from May, 1862 in the Department of the Gulf from March 14, 1864 at La Fourche, La., from May, 1864 at Baton Rouge, La., from June, 1864 in 2d Brigade, Cavalry, Department of the Gulf, from August, 1864 in the Department of the Cumberland from March, 1865.

July 21, 1865, those entitled thereto having been discharged, the regiment was consolidated into a battalion of four companies, A, B, C and D Company A being formed of Companies A, F, G and K B of B, E, L and M C of C, H and I and D of D and H, and some of the members of Company B. This battalion, commanded by Maj. Geo. W. Smith, was mustered out and honorably discharged September 30, 1865, at Memphis, Tenn.

The regiment, during its service, lost by death, killed in action, 10 enlisted men of wounds received in action, 1 officer, 14 enlisted men of disease and other causes, 3 officers, 319 enlisted men, total, 4 officers, 341 enlisted men aggregate, 345 of whom 8 enlisted men died in the hands of the enemy. The large number reported drowned is due principally to the foundering of the steamer North America off the coast of Florida, December 22, 1864.

The following is taken from The Union army: a history of military affairs in the loyal states, 1861-65 -- records of the regiments in the Union army -- cyclopedia of battles -- memoirs of commanders and soldiers, Volume II: New York, Maryland, West Virginia and Ohio. Madison, WI: Federal Pub. Co., 1908.

Eleventh Cavalry.&mdashCols., James B. Swain, John P. Sherburne, Samuel H. Wilkeson Lieut.-Cols., L. P. Di Cesnola, William W. Bennett, Samuel H. Wilkeson, Michael A. McCallum Majs., William W. Bennett, Seth P. Remington, Horace D. Ellsworth, George W. Richardson, Wilbur F. Raymond, Joseph C. Kenyon, Thomas F. Gamble, George W. Smith, Augustus Pruyn. The nth cavalry, "Scott's 900," recruited from the state at large, was organized at New York city, where the first ten companies were mustered into the U. S. service between Dec, 1861, and May, 1862, for three years. Cos. L and M were mustered in Aug. and Sept., 1862, and joined the regiment in October. On the expiration of their term of service the original members, except veterans, were mustered out and the veterans and recruits were consolidated on July 21, 1865, into a battalion of four companies, which remained in service until Sept. 30, 1865. when it was mustered out at Memphis, Tenn. The regiment left the state on Maj^ 5, 1862. and served in the Military district of Washington, 22nd corps, a part of it being detached for service in the 8th corps. Middle Department, until March, 1864, when it was transferred to the Department of the Gulf. During this period it was active in engagements at the Blue ridge, Va. Poolesville, Md., where it lost 4 wounded and 16 missing, among the latter being Lieut. William Smith Fairfax Court House, Va., where a large part of a squadron under Maj. Remington was overcome by superior numbers and captured after a heroic resistance, the losses being 3 killed, 15 wounded and 55 captured, though Maj. Remington succeeded in cutting his way out with 18 men. It was also engaged at Bolivar Heights, Harper's Ferry, Halltown, Edwards' ferry, Leesburg and Rockville, but with slight casualties. While in the Department of the Gulf it was engaged at New river, Manning's plantation, Doyal's plantation, where it sustained a loss of 2 wounded and 98 captured. Bayou Sara, Jackson and Clinton, La., and at Brookhaven, Liberty. Franklin and Ocean Springs, Miss. Early in 1865, it was transferred to the Department of the Cumberland and was engaged near Memphis. Tenn., in March, with a loss of 32 wounded, and at Germantown, Miss., in April, with a loss of 42 killed, wounded and missing. The regiment lost altogether I officer and 22 men killed in action and died of wounds 2 officers and 319 enlisted men died of disease, accidents, in prison, etc. total deaths, 344. It also lost a number of men by drowning, due to the foundering of the steamer North America off the coast of Florida on Dec. 22, 1864.

11th Regiment Cavalry, NY Volunteers | Standard | Civil War

The New York State Battle Flag Collection includes one flag attributed to the 11th Regiment Cavalry, New York Volunteers. The silk standard seen here…


Date your gun

Webley volume production revolvers started to appear around 1853 as the Webley Longspur. From then on Webley revolvers developed and evolved to meet market requirements. Often many different models in many different calibres were produced at the same time. Because of this complex numbers of guns it is difficult to date revolvers, as the production records are no longer in our possession.

However some manufacturing dates and information are available for a fee from: www.armsresearch.co.uk To date a gun they will need the serial number. Webley are unable to give valuations. For further information we suggest the book Webley Revolvers by Gordon Bruce and Christian Reinhart

Webley started producing Air Pistols in 1924 and today still produce Air Pistols to the same design principle (see below the Tempest) The early Air Pistols were marked with serial numbers up to the beginning of World War 2. Later Pistols were the marked with usually a threedigit batch number. This was to identify parts that were fitted to specific guns has they were processed round the factory. No Air Pistols were produced 1940-1945. Guns with BIRMINGHAM 4 on the side of the cylinder were made up to 1958 after which the 4 was Removed. Below are some approximate production dates that will help you date your Webley Air Pistol.

  1. Webley Mark 1 (Straight grip) 1924-1935
  2. Webley Mark 1 (Slanted grip) 1935-1964
  3. Webley Mark 11 (Target model) 1925-1930
  4. Webley Senior (Straight grip) 1930-1935
  5. Webley Senior (Slanted grip) 1935-1964
  6. Webley Premier 1964-1975
  7. Webley Premier Mk.11 1975-1977
  8. Webley Hurricane 1977-2005
  9. Webley Typhoon 1977-1982
  10. Webley Tempest 1979-2005
  11. Webley Junior (Wood/Tin grips) 1929-1939
  12. Webley Junior (Bakerlite grips) 1946-1973
  13. Webley Junior Mark 11 1973-1976
  14. Webley Single Stroke Pneumatic Air Pistols
  15. Webley Nemesis 1994-2005
  16. Webley Alecto 2008-2015
  17. Webley Tempest 2011-2019
  1. Webley VMX Pistol
  2. Webley Typhoon break barrel Air Pistol
  3. Webley Nemesis
  4. Webley Eclipse
  5. Webley MKIV
  6. Webley Alecto MKV

Webley started producing Air Rifle in 1926. And currently produce a fine range of air rifles and air pistols that are available worldwide. Webley experimented with pneumatic air rifles in the 1960’s. Production air rifles became available in the late 1990’s The factory production information is not available. Below are some approximate production dates that will help you date your Webley Air Rile.

  1. Webley Axsor Air Rifle 1997-2000
  2. Webley Raider, Venom Viper Air Rifle 1999-2010
  3. Webley Raider 10 Air Rifle 2005-2010
  4. Webley Verminator, Venom Mamba Air Rifle 2004-2005
  5. Webley FX2000 Air Rifle 1999-2005
  6. Webley Spectre Air Rifle 2004-2005
  7. Webley Raider I & 2 shot PCP Air Rifle 2000-2008
  8. Webley Raider 10 PCP Air Rifle 2005-2019
  1. Webley Raider Classic Air Rifle
  2. Webley Mastiff
  3. Webley Eclipse Compact PCP Air Rifle
  4. Webley VMX Classic
  5. Webley VMX Cub

In 1897 P Webley & Son amalgamated with W & C Scott & Sons , forming The Webley & Scott Revolver & Arms Company of Birmingham and 78 Shaftesbury Avenue, London. Up until the mid 1920’s guns were produced as either Webley & Scott or W & C Scott models. Production of Webley & Scott Shotguns continued up until 1978 at which time a seperate company, W&C Scott( Gunmakers) Limited was formed and in 1985 was bought by Holland and Holland.

In 2006 under new ownership re-introduced a new range of shotguns manufactured throughout the
world using blending fine craftsmanship and the latest technology to give quality guns at a good value price

Webley & Scott no longer have the full records of guns produced prior to 2006
The complete production records are now held by:


Dr Colin P. Summerhayes BSc, MSc, DIC, PhD, DSc, CGeol

Dr. Colin Summerhayes is a marine geologist and oceanographer with expertise in the role of climate in forming marine sediments of different types, especially seabed resources of phosphate and oil and gas, and in interpreting the history of climate from sedimentary records. He was educated at University and Imperial Colleges, London, at Oxford, and at Victoria University, Wellington, NZ, then worked at the New Zealand Oceanographic Institute, at Imperial College London, at the University of Cape Town and at Woods Hole Oceanographic Institution. He then spent 12 years as a researcher in the oil and gas business, working first for Exxon and then for BP on new techniques for analysing basins and prospecting for oil rich source rocks, covering most of the world's oil and gas basins from northern Norway to the Falklands Plateau. From 1986-88 he was a Branch Manager in the Exploration Division of the BP Research Centre, Sunbury-on-Thames, responsible for specialist research staff in Aberdeen, Houston, Holland and the UK. Leaving the oil business, from 1988-95 he was Director of the Natural Environment Research Council's Institute of Oceanographic Sciences Deacon Laboratory, in Wormley, Surrey, managing some of the UK's major research programmes on the role of the oceans in climate change. Having steered the institute through a major restructuring, he moved it to become the core of the new Southampton (now National) Oceanography Centre, of which he became Deputy Director. Leaving the UK in 1997 he served UNESCO's Intergovernmental Oceanographic Commission, in Paris, as Director of the Global Ocean Observing System (or GOOS), which provides the ocean component of the UN's Global Climate Observing System (GCOS), which detects changes and trends in global climate and provides advice to the UN Framework Convention on Climate Change. Dr Summerhayes was a member of the GCOS Steering Committee. From 2004 - 2010 he was Executive Director of the International Council for Science's Scientific Committee on Antarctic Research (SCAR), based at the Scott Polar Research Institute of Cambridge University, where he is now an Emeritus Associate (from April 1, 2010). There he coauthored several reviews of Antarctic climate and its role in the global climate system. He is co-editor of "Antarctic Climate Change and the Environment" (2009), and of "Understanding Earth's Polar Challenges: International Polar Year 2007-2008" (2011). In 2012 he published with Conny Luedecke a history of the 3rd German Antarctic Expedition "The Third Reich in Antarctica". And in 2015 he published a textbook on climate change from the geological perspective - "Earth's Climate Evolution". The 2nd edition, "Palaeoclimatology - from Snowball Earth to the Anthropocene" was published in August 2020.

As a member of SCAR's Antarctic Climate Change and the Environment (ACCE) Advisory Group, he helps to provide annual reports on climate change to the meetings of the Parties to the Antarctic Treaty. He also represented SCAR on the organising committee for the 4th International Polar Year 2007 -2008, organising its first conference, jointly with the International Arctic Science Committee, in St Petersburg, Russia, in July 2008, and assisting with the organisation of the two follow up IPY conferences in Oslo in 2010 and in Montreal in 2012. He has provided advice on management to the Korea Polar Research Institute (KOPRI) (2010-2012), lectured on climate change on Antarctic cruise ships (2010, 2012, 2014 (twice) and 2017), and worked in a voluntary capacity for professional societies (Vice President of the Geological Society of London 2010-2013, President of the Society for Underwater Technology (2009-2011), Editor of the Journal of Operational Oceanography for the Institute for Marine Science and Technology (2008-2012), and a member of the editorial board of Geoscientist (2018-present) . Most recently he has been a Member of the UK Committee for the Scientific Committee for Oceanic Resarch (SCOR)(2013-2016), Chairman of the International Advisory Board of the International Arctic Science Committee (2015-2016), and Erskine Fellow of the University of Canterbury, NZ, in support of their Postgraduate Certificate in Antarctic Studies (2015-2016). He is currently a Member of the Anthropocene Working Group of the International Commission on Stratigraphy (2014 - ), and in 2019 published with colleagues "The Anthropocene as a Geological Time Unit".


C. Waldo Scott Center for H.O.P.E.

Our Anti-Smoking Poster Contest is Live! Vote for your favorite poster until June 30th!

Show your support for the Scott Center and celebrate the life and legacy of Dr. Charles Waldo Scott.

The deadline has been extended to June 25th for the 2021 Vocational Scholarship application

The mission of the C. Waldo Scott Center for H.O.P.E (Helping Our People Emerge) is to provide HOPE to families, while developing the WHOLE CHILD. This is achieved by providing comprehensive services to educate and foster the growth and development of youth and families.

The C. Waldo Scott Center is a special place for children and families in Newport News to receive comprehensive services, which are developed to meet the needs of the community. Bringing together educators, health care professionals, social workers, recreation specialist, and community members to provide the education, training, and support needed for young people and their families to develop the skills necessary to take charge of their lives, enhancing positive life skills, health, and employability.


Licencias Editar

  1. Los derechos de autor son de dominio público porque han expirado.
  2. Los derechos de autor se inyectaron en el dominio público por otras razones, como el incumplimiento de las formalidades o condiciones requeridas.
  3. La institución es propietaria de los derechos de autor pero no está interesada en ejercer control o
  4. La institución tiene derechos legales suficientes para autorizar a otros a utilizar la obra sin restricciones.

Agregue etiquetas de derechos de autor adicionales a esta imagen si se puede determinar información más específica sobre el estado de los derechos de autor. Consulte Commons: Licensing para obtener más información.


Ver el vídeo: Поясни за шмот 6.. Company, weekend offender, peaceful hooligan, lyle u0026 scott, adidas original. (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Zusida

    Fiel a la oración

  2. Ajmal

    el tema incomparable, me resulta muy interesante :)

  3. Baha Al Din

    Frase muy interesante

  4. Dairamar

    ¡Es verdad! La idea de un buen apoyo.

  5. Net

    Se entiende así de dos maneras.

  6. Sharamar

    En este algo es una excelente idea, te conviene.



Escribe un mensaje