Podcasts de historia

¿Los países del norte de África tenían una policía en los siglos XVIII y XIX?

¿Los países del norte de África tenían una policía en los siglos XVIII y XIX?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Esta es solo una pregunta derivada de mi otra pregunta sobre los bomberos.

Me pregunto si ha habido fuerzas especiales de seguridad como lo que llamamos policía hoy en día o al menos vigilantes nocturnos en los países musulmanes y cómo se organizaron y cuáles fueron sus deberes más tarde en los tiempos modernos (estoy pensando en el 18 hasta el cambio del 20 Century, pero con el enfoque en el tiempo antes de que estos estados fueran colonizados):

Y cuán modernos eran, especialmente porque se pueden tener en cuenta las influencias de la Europa moderna.

Como enfoque en la ubicación, elegiría los estados del norte de África / Magreb, ya que estaban divididos en estados gobernados por otomanos (para quienes @ Luboš-Motl ya proporcionó algunos enlaces útiles) y estados "interdependientes", creo que podría haber una diferencia , así que, si fuera necesario, me centraría más en lo que ahora llamamos Marruecos.


Imperialismo y socialismo en el contexto de África

Tenga en cuenta: El contenido de este tema fue escrito en 2003 y es parte del contenido del plan de estudios anterior, lo hemos modificado ligeramente para que se ajuste al nuevo plan de estudios, pero actualizaremos el contenido en los próximos meses.

Muchos países del mundo experimentaron el imperialismo cuando fueron conquistados y gobernados por un país más poderoso. El principal motivo del imperialismo fue obtener y controlar el suministro de materias primas para las industrias. Esto significó que un país más débil con abundantes recursos naturales sería colonizado. Los imperialistas a menudo eran brutales en la forma en que trataban a la población indígena. A veces optaron por un enfoque menos agresivo, obteniendo la cooperación de la población local y trabajando con sus gobernantes tradicionales y estructuras y prácticas sociales y políticas.

Esta sección es bastante larga, por lo que la hemos dividido en dos páginas: Definiendo el imperialismo

A finales del siglo XVIII, la vida en Europa y América cambió drásticamente. Las revoluciones en Estados Unidos y Francia marcaron el comienzo de un nuevo orden político. La Revolución Industrial en Gran Bretaña modernizó la agricultura, el procesamiento de materias primas y la fabricación de bienes. La industrialización posterior se extendió a Europa y Estados Unidos. El progreso económico se produjo a costa de la rápida urbanización y los problemas sociales. La industrialización también influyó en el cambio político. Gran Bretaña se convirtió en una democracia como resultado. La industrialización creó una gran demanda de materias primas y condujo a la colonización de África y Asia por estos recursos. La industrialización y el progreso tecnológico impulsaron la confianza europea y estadounidense y el orgullo nacional. Se convencieron de que eran superiores. Su ansia de poder culminó en las dos guerras mundiales del siglo XX.

La palabra imperialismo proviene del término imperio. El imperialismo se refiere a la práctica de dominación de un país por otro con el fin de expandir territorio, poder e influencia. Suele llevar consigo la idea de superioridad cultural por parte del imperialista, juzgando la forma de vida, tradiciones y creencias de los colonizados como inferiores y dignos de reemplazo:

"El imperialismo, a diferencia del colonialismo, se refiere al dominio político / cultural / económico sobre los pueblos indígenas que transforma sus ideas, instituciones y cultura material (es decir, bienes)". - Fuente: www.bu.edu

El imperialismo toma la forma de control político y genera dependencia económica. En Europa, el período del imperialismo coincidió con el creciente nacionalismo y la unificación cuando unidades políticas previamente divididas se unieron bajo una sola monarquía. La unificación permitió la construcción del imperio porque la gente estaba reunida bajo una monarquía que reclamaba el derecho a gobernarlos. Algunos ejemplos son la unificación alemana e italiana. Hacia fines del siglo XIX, el imperialismo se convirtió en una política de expansión colonial seguida por diferentes potencias europeas. El Primer Ministro de Francia, Jules Ferry, en su justificación de esta política, dijo a su parlamento que:

"Repito que las razas superiores [europeas] tienen un derecho porque tienen un deber. Tienen el deber de civilizar a las razas inferiores [no europeas]". Fuente: www.fordham.edu

Francia y Gran Bretaña vieron el imperialismo como una forma de cumplir con su responsabilidad de civilizar sociedades no europeas. Otros imperialistas creían que el imperialismo era necesario para el crecimiento económico de su país. Argumentaron que los altos aranceles de importación de Europa (tarifas gubernamentales que permiten a los comerciantes extranjeros traer bienes para la venta) dificultaban el acceso a los clientes y los mercados allí. No tuvieron más remedio que buscar otros mercados fuera de Europa. Lord Lugard de Gran Bretaña dijo que:

"Basta reiterar aquí que, mientras nuestra política sea de libre comercio, nos vemos obligados a buscar nuevos mercados porque los viejos nos están cerrando por aranceles hostiles, y nuestras grandes dependencias, que antes eran consumidores de nuestros productos se están convirtiendo ahora en nuestros rivales comerciales ". Fuente: www.fordham.edu

Lugard justificó aún más la política de expansión colonial diciendo que los beneficios no se limitaban a Gran Bretaña. Las colonias obtendrían acceso a bienes e influencia europeos superiores. La lucha por África en las décadas de 1880 a 1900 fue motivada por estas ideas.

Las ambiciones imperialistas en África se vieron impulsadas por la expansión del comercio competitivo en Europa. El objetivo principal era asegurar los vínculos comerciales y comerciales con las sociedades africanas y proteger esos vínculos de otros competidores europeos. Europa estableció relaciones comerciales con los gobernantes africanos y los alentó a comerciar exclusivamente con ellos. Al principio, los comerciantes europeos no estaban interesados ​​en expandirse al interior de África. Mientras los gobernantes africanos les aseguraran un suministro de esclavos del interior, no sentían la necesidad de expandirse hacia el interior. La rápida expansión de las industrias hizo que los países europeos buscaran en África un suministro de materias primas baratas y mano de obra (esclava). África occidental fue particularmente importante para el desarrollo de industrias en Europa. La producción de aceite de palma africana utilizado como aceite industrial tenía una gran demanda para las industrias europeas. La codicia por ganancias cada vez mayores significaba intensificar y expandir la producción industrial. Los países europeos se dieron cuenta de que al tomar el control de los territorios africanos podrían asegurarse un suministro muy barato de materias primas que aseguraría el éxito industrial y la prosperidad económica general. Los gobiernos coloniales organizaron la producción agrícola en las colonias para satisfacer la demanda de materias primas en Europa.

La expansión imperial de Europa hacia el interior de África hizo que muchos agricultores africanos abandonaran sus tierras y se convirtieran en trabajadores agrícolas en plantaciones de propiedad de blancos, donde por lo general estaban sujetos a crueles prácticas de explotación. Los gobiernos europeos alentaron a sus ciudadanos a convertirse en colonos permanentes en sus colonias africanas, proporcionándoles tierras de cultivo. La pérdida de tierras provocó mucho resentimiento entre los africanos. Aquellos que permanecieron en sus tierras y plantaciones se vieron obligados a cultivar cultivos comerciales como el algodón, el tabaco, el café y el azúcar que eran importantes para las industrias europeas en lugar de sus alimentos básicos tradicionales para poder sobrevivir. El precio que se les pagó por estas cosechas también fue muy bajo, especialmente si se compara con el precio de venta de la misma después de su elaboración en Europa. No es de extrañar, entonces, que la resistencia inicial al dominio colonial en África girara en torno al uso de la tierra y su restauración a sus propietarios tradicionales.

No todos los países europeos tenían ambiciones imperiales para África. Solo las principales potencias de Europa compitieron por el control de África. Estos eran Gran Bretaña, Francia y Alemania y las potencias más débiles de España, Portugal e Italia que tenían posesiones muy pequeñas en África. Gran Bretaña y Francia estaban a la vanguardia del imperialismo en África. Estos dos países competían entre sí para dominar la política y la economía europeas. Cada uno de ellos pretendía vencer al otro compitiendo por un mayor control de África y, por lo tanto, de sus recursos naturales y mano de obra. También reclamaron derechos comerciales exclusivos con sus colonias. Estas prácticas les garantizaron mercados fuera de Europa para la venta de excedentes y llevaron a la práctica del dumping. El dumping se refiere a la práctica de descargar mercancías a precios muy bajos para aplastar la competencia local por los clientes. Los productores africanos no pudieron igualar estos precios, especialmente en ausencia de un apoyo gubernamental similar, por lo que no pudieron resistir la competencia europea. Esto socavó el desarrollo de las industrias y la riqueza africanas y encerró al continente en una relación económica injusta con Europa en la que los productores africanos apenas podían sobrevivir suministrando productos básicos y cultivos comerciales baratos. Además, los países africanos se volvieron dependientes de la ayuda y los préstamos europeos, una situación que se mantiene en la actualidad. Muchos países africanos se han visto afectados por la carga del reembolso de estos préstamos.

El mapa muestra cómo los principales imperialistas, Inglaterra y Francia, utilizaron África para ampliar su competencia por el dominio de Europa. Como muestra el mapa, Inglaterra llegó a ser una potencia dominante en el sur de África, con solo dos colonias portuguesas y francesas en la región. Francia tomó el control de la mayor parte de África occidental.

Regla colonial

El dominio colonial fue el resultado de la competencia entre países europeos por el control de los recursos africanos. Al principio, el control se limitó a las autoridades coloniales que aseguraban la lealtad de los jefes y reyes africanos. Esto significaba que los jefes africanos comerciarían solo con su gobierno colonial. Hacia fines del siglo XIX, los gobiernos coloniales comenzaron a desempeñar un papel más activo en los asuntos de las sociedades africanas. Los diferentes gobiernos coloniales adoptaron diferentes métodos de gobierno.

Hacia finales del siglo XIX y principios del siglo XX, la mayoría de los países africanos estaban bajo el dominio colonial, excepto Liberia y Etiopía. El dominio colonial se refiere a la conquista y captura de territorios extranjeros para expandir el poder. La colonización de países africanos por potencias europeas, como Gran Bretaña y Francia, se utilizó para proteger sus ambiciones comerciales y condujo a la explotación de África. Los países europeos utilizaron colonias para abastecer sus industrias con materias primas. Gran Bretaña cobró impuestos a otros países europeos por comerciar en sus colonias como parte de su competencia económica. El dominio colonial también aseguró que los productos manufacturados europeos tuvieran un mercado listo en África. Los países que tenían colonias en África fueron:

  • Bretaña
  • Francia
  • Portugal
  • Alemania
  • Bélgica
  • Italia
  • España

En términos de gobernar sus colonias, estos países desarrollaron diferentes sistemas de gobierno. El gobierno británico era famoso por su sistema de gobierno indirecto que introdujo en muchas de sus colonias. Los gobiernos francés y otros europeos como Portugal y Bélgica practicaron el dominio colonial directo. Los dos sistemas eran muy diferentes y, como resultado, tenían efectos diferentes en las sociedades africanas.

Gobierno colonial británico

El sistema británico de gobierno indirecto simplemente significaba que el poder sobre las colonias se ejercería a través de estructuras políticas indígenas. Estas estructuras que están relacionadas con el derecho consuetudinario se conservaron y se les permitió continuar. En los primeros años del dominio colonial, los gobernantes locales aún eran poderosos y pudieron mantener la integridad de sus estructuras políticas y sistema de gobierno. En gran medida, la gente común no sufrió ni sintió el impacto del dominio colonial, y para muchos hubo un pequeño cambio.

Esto no significaba que los gobernantes africanos fueran libres de comportarse como si nada hubiera cambiado con la colonización. El gobierno británico introdujo políticas para limitar el poder de los gobernantes locales para gobernar sus sociedades. Por ejemplo, los jefes perdieron la autoridad para condenar a muerte a cualquiera. Los delitos que requerían la pena de muerte se imponían al magistrado que aplicaba la ley británica para juzgar el fondo del caso. Los jefes también se vieron obligados a renunciar a su apoyo por una unidad militar compuesta por voluntarios.

A los jefes solo se les permitía gobernar de acuerdo con las leyes consuetudinarias. Sin embargo, en algunos casos, el gobierno británico introdujo nuevas leyes y obligó a los jefes a aprobarlas como leyes consuetudinarias. Por ejemplo, introdujeron un impuesto a las cabañas para aumentar los ingresos de los gobiernos coloniales. Este impuesto se cobraba a todo el que poseía una choza, pobre o rico. El impuesto no era una ley consuetudinaria, pero los gobiernos coloniales británicos lo describieron como una práctica consuetudinaria.

Regla colonial francesa

Las colonias francesas y portuguesas se gobernaron de manera diferente. A diferencia del sistema británico, los franceses y portugueses dieron un papel a los líderes africanos locales que preferían adoptar un sistema de gobierno directo. Las colonias fueron tratadas como si fueran extensiones de los dos estados europeos. Por ejemplo, las colonias francesas fueron tratadas como departamentos franceses. El gobierno francés no incluyó a ningún gobernante africano. Fueron despojados de todos sus poderes y el pueblo fue gobernado directamente por oficiales coloniales franceses, a menudo con antecedentes militares. Estos oficiales coloniales reemplazaron a los gobernantes africanos porque la mayoría de las áreas estaban divididas en distritos y departamentos. La división de las colonias francesas en distritos y departamentos no tuvo en cuenta los límites existentes de diferentes grupos étnicos.

Mientras que la política británica se basó en la separación de razas y la preservación de la cultura o las identidades de las sociedades africanas, la política francesa se basó en la inclusión. Su política era alentar a los africanos a convertirse en franceses en todos los sentidos de la palabra. Esta política fue parte de la expansión de la civilización francesa a los africanos. Sin embargo, esta política no significó que los africanos en las colonias francesas fueran tratados con igualdad. Su inclusión en las sociedades francesas se basó en la desigualdad entre el pueblo francés y los africanos colonizados.

Regla colonial portuguesa

Los portugueses introdujeron el sistema prazo. El prazo es un sistema portugués de concesiones de tierras que se introdujo en las colonias. Fue una mezcla de estructuras políticas locales y un sistema político portugués. No fue un sistema de gobierno indirecto porque la tierra fue arrebatada a los gobernantes africanos y entregada a los colonos portugueses. El control de la tierra dio a los portugueses el poder de controlar a los africanos. Debido a que el dominio portugués era muy débil, los poseedores portugueses de estas concesiones de tierras (prazo) legitimaron su control de la tierra al casarse con familias reales africanas. Estos gobernantes portugueses se llamaban a sí mismos jefes (como jefes africanos) y gobernaban como jefes africanos.

El sistema prazo se adoptó en gran parte porque el gobierno portugués era una potencia colonial débil en comparación con otras potencias coloniales. Los portugueses no tenían la riqueza necesaria para administrar sus colonias. Como resultado, las colonias portuguesas fueron las colonias menos desarrolladas de África. Tuvieron que adaptar su dominio colonial al contexto africano.

Regla colonial belga

En Ruanda, los belgas utilizaron un sistema de gobierno indirecto. En lugar de acomodar a todas las autoridades tradicionales dentro de su sistema colonial, favorecieron a un grupo, los tutsis. Utilizaron a los tutsis para controlar a otros grupos en Ruanda. El Congo fue gobernado como propiedad personal del rey Leopoldo II. El dominio colonial belga se caracterizó por el trato más cruel y explotador de la población local. Se obligaba a la gente a trabajar ya quienes se negaban a cumplir con sus obligaciones se les cortaba las manos.

Regla colonial alemana

El dominio colonial alemán también se basó en el dominio directo. Sin embargo, no hubo ningún intento de convertir a los africanos en alemanes. El dominio colonial alemán duró un breve período, ya que Alemania perdió sus posesiones coloniales después de la Primera Guerra Mundial. Sus colonias fueron asignadas a las colonias británicas y francesas.

Regla colonial italiana

Italia fue la última en llegar a la colonización de África, y sólo se involucró después de la unificación italiana de 1870. Para entonces, otros países europeos ya habían reclamado la mayor parte de África. El gobierno italiano desarrolló una administración centralizada con el objetivo de enviar italianos a vivir en las colonias. La otra razón del colonialismo italiano fue mostrar a los viejos países europeos que Italia también era una nación fuerte. En un intento de probar esto, Italia intentó colonizar Etiopía. Los etíopes derrotaron y humillaron a los italianos en la batalla de Adowa.

Regla colonial española

España tenía solo dos colonias en África, Guinea Ecuatorial y Sahara Occidental. Estas colonias estaban subdesarrolladas en comparación con las de las potencias europeas.


¿Qué han hecho los africanos por Sicilia?

Hoy en día, los africanos son retratados tan a menudo como los desvalidos que a veces olvidamos que conquistaron el sur de Europa dos veces y la gobernaron durante siglos.

Sin embargo, los sicilianos no lo olvidan, porque los africanos inventaron la pasta tal como la conocemos, moldearon su lenguaje y les dieron la palabra mafia, y les trajeron sus árboles frutales de cítricos, les enseñaron a hacer cerámicas de colores deslumbrantes y fundaron mercados callejeros que todavía florecer como zocos caóticos en el centro de Palermo hoy.

El mercado de Capo en Palermo, fundado por africanos hace más de 1.100 años.

La primera oleada de africanos fueron los cartagineses. Cartago es ahora Túnez, en Túnez. Hablaban fenicio, una lengua semítica relacionada con el hebreo, y eran una mezcla cultural y étnica de colonos del Líbano e indígenas bereberes africanos. Nunca gobernaron Sicilia sin luchar, pero comenzaron a fundar ciudades aquí en el siglo VIII a. C. y siempre tuvo un punto de apoyo en la isla hasta el siglo II a.C.

Los romanos conquistaron Sicilia finalmente, y luego vino una segunda ola de invasores africanos. Para entonces eran musulmanes y hablaban árabe, y los europeos los llamaban moros. Este es un término vago que se aplica a todas las razas del norte de África, incluidos algunos africanos subsaharianos también. Gobernaron el Emirato de Sicilia desde el 827 hasta el 1061 d.C.

En Sicilia, ves África a tu alrededor, incluso si no la reconoces.

CUSCÚS: El cous cous es un alimento básico siciliano. En Sicilia se suele comer con pescado. La encantadora ciudad costera de San Vito Lo Capo tiene un festival anual de cous cous en junio, durante el cual se sirve cous cous gratis en las calles durante tres días. También hay talleres públicos de elaboración de cous cous (es un proceso muy complicado e iterativo), un torneo de cocina y mercados de alimentos. ¡Oh, sí, a los sicilianos les gusta su comida!

GESTOS FACIALES: Si le haces una pregunta a un siciliano, es posible que no diga nada, pero simplemente inclina la cabeza hacia atrás, te mira con desprecio y hace un ruido de "tut". Los ingleses hacen esto para expresar su desaprobación, pero cuando los sicilianos lo hacen, simplemente significa "no". Cualquiera que haya viajado por el Medio Oriente o el norte de África sabrá que los sicilianos aprendieron a hacer esto de los árabes.

Los sicilianos son, en general, los más emocionales y agitados de todos los italianos. Muchas de sus formas extremadamente táctiles fueron recogidas de los norteafricanos.

IDIOMA: El idioma siciliano está repleto de palabras árabes. Son demasiado numerosos para enumerarlos. Aunque te daré uno ...

LA PALABRA MAFIA: La palabra árabe mahyas significa "jactancia agresiva o fanfarronear". Esto se convirtió en el adjetivo siciliano. mafiusu, lo que significa arrogante, con la determinación de dominar a los demás mediante la intimidación y el acoso. Y por supuesto, las personas que han incorporado este comportamiento a su forma de vida son las Mafia.

PASTA: ¡Apuesto a que no sabías que la pasta moderna fue inventada por africanos!

Los registros de consumo de pasta en Grecia y Palestina se remontan al siglo II. Parece haber sido consumido ampliamente en todo el Mediterráneo en la antigüedad. Lo hacían con harina y agua, luego lo hervían y lo comían inmediatamente. Los italianos todavía compran ocasionalmente pasta fresca como esta (pasta fresca) de pequeños "laboratorios de pasta" locales, como se les llama de manera divertida.

Los cartagineses introdujeron el trigo duro en Sicilia en el siglo VIII a. C. Pronto se exportó a todo el Mediterráneo. Cuando los moros llegaron a Sicilia, se dieron cuenta de que la pasta de trigo duro se puede secar con fuerza. Esto lo hace altamente resistente al moho y a los insectos para su almacenamiento y transporte a largo plazo. Era ideal para su negocio de exportación y significaba que podían cobrar más por un producto de valor agregado listo para consumir. También tiene la ventaja de ser ideal para proyectos de arte de niños pequeños en el jardín de infancia.

Abrieron grandes fábricas de pasta en Sicilia, particularmente en Palermo y Trabia, para producir en masa esta pasta seca (pasta ascuitta), que es, por supuesto, pasta tal como la conocemos ahora. En 1154, Mohammad Al-Idrisi escribió: & # 8220 Al oeste de Termini hay un encantador asentamiento llamado Trabia. Sus corrientes siempre fluidas impulsan una serie de molinos. Aquí hay enormes edificios en el campo donde producen grandes cantidades de itriyya [pasta] que se exporta a todas partes: a Calabria, a países musulmanes y cristianos. Se envían muchos envíos. & # 8221

La pasta sigue siendo una de las principales exportaciones de Sicilia. ¿Has visto pasta Tomasello en tu supermercado? Eso se hace en Sicilia, con producción en varias ciudades donde los africanos abrieron por primera vez fábricas de pasta hace más de 1.000 años.

¡Ahhh! ¡Como lo hicieron los africanos!

He visto algunas afirmaciones de que Marco Polo trajo pasta a Italia, inspirada en los fideos chinos. Como ya sabe, esto es una tontería descarada. Los registros escritos y la evidencia arqueológica demuestran que los africanos lo producían en masa en Sicilia siglos antes de que él naciera.

CERÁMICA: Los africanos eran expertos en técnicas de vidriado cerámico multicolor. Trajeron maestros artesanos para establecer alfarerías y capacitar a los lugareños en Sicilia. Reemplazaron los antiguos esmaltes de óxido de plomo con esmaltes de óxido de estaño y agregaron púrpura manganeso y verde cobre a la paleta de colores.

Uno de los artefactos de cerámica típicos que hicieron se veía así, y la gente en Sicilia todavía los hace hoy:

Un jarrón de & # 8220Moor & # 8217s Head & # 8221 de Caltagirone aparentemente a los africanos en esos días les gustaba usar frutas como agarraderas para el cabello.

Posteriormente, sus técnicas se difundieron por toda Italia y el estilo de la alfarería se denominó Maiolica. Sigue siendo una artesanía importante en Sicilia, especialmente en Caltagirone, el centro de la industria de la cerámica árabe en Sicilia, y Santo Stefano di Camastra. Estos dos pequeños pueblos están repletos de cientos de tiendas de cerámica en cada calle. Mi esposo muestra signos de pánico intenso cuando le pido que me lleve con cualquiera de ellos.

“Las paredes de la cocina ya están llenas”, protesta. "No tenemos más espacio".

ARQUITECTURA: El legado de la arquitectura traída de África permanece no solo en los edificios antiguos que aún se conservan en Sicilia, sino también en los diseños arquitectónicos y la tecnología de los edificios que se abrieron camino en toda Europa e incluso hasta los constructores de catedrales medievales de Gran Bretaña.

Los baños de Cefala Diana, al sur de Palermo, fueron construidos por los moros y tienen este aspecto:

Baños antiguos que aún se mantienen en medio de la nada. No te molestarán los turistas rivales si vienes aquí.

Se rellenaban constantemente con agua de varios manantiales naturales. El agua del manantial surgió a varias temperaturas diferentes, una diferente para cada una de las piscinas.

La Catedral de Palermo, que los africanos convirtieron en mezquita, tiene algunas inscripciones árabes en su exterior y ejemplos de arte islámico.

Placa árabe que se puede ver en el exterior de la catedral de Palermo. ¿Alguien puede traducirlo? ¡Respuestas en el cuadro de comentarios, por favor!

Los normandos que conquistaron Sicilia admiraban tanto la arquitectura morisca que contrataron a arquitectos, artistas y artesanos africanos para sus edificios. Como resultado, algunas de las iglesias de Palermo se ven así:

Iglesia de la Martorana en Sicilia. Martorana significa mazapán, también inventado por los moriscos, que supuestamente vendían las monjas del convento vecino. El dulce martorana, generalmente con una forma muy atractiva de frutas, lleva el nombre de la iglesia, aparentemente no al revés.

Una vista del jardín árabe en el patio de la catedral de Monreale.

El Castello di Zisa y La Cuba, también en Palermo, son de puro estilo fatimí y están rodeados de jardines árabes.

PALERMO Y SUS MERCADOS CALLEJEROS: Los cartagineses de Túnez fundaron Palermo en el 734 a. C. y le dio el pegadizo nombre de Zyz. Algunas de sus murallas aún sobreviven en el centro de la ciudad. Luego, en el siglo IX d.C., los moros del norte de África invadieron nuevamente, construyeron nuevos vecindarios y llenaron la ciudad con bulliciosos mercados callejeros que vendían alimentos locales y productos importados.

De estos, el Capo y el Ballaro 'siguen siendo mercados prósperos con un ambiente caótico similar al de un zoco. Los dueños de los puestos y los clientes por igual agitan sus manos maniáticamente, gritan y tiran comida y cosas por todos lados. Tus zapatos se mojarán con gubbins. ¡No mires demasiado de cerca! ¡Podrían ser tripas de pescado! Tengo un par de sandalias ridículamente altas que parecen bailarinas de barra que uso para caminar a través de la lechada cuando voy allí para hacer mis compras.

Calzado sensato para un ama de casa siciliana para ir de compras

Puede comprar frutas y verduras frescas, especias, carne o mariscos, y comer delicias locales como un sándwich de bazo o un kebab de intestino delgado, recién cocinado frente a usted. (Cuando digo pequeño, me refiero al intestino delgado. El kebab es bastante grande. Como ya he mencionado, a los sicilianos SÍ les gusta su comida).

APELLIDOS: Los apellidos árabes sobreviven en Sicilia. Salimbeni, Taibbi, Sacca ’, Zappala’, Cuffaro y Micicchè proceden de familias del norte de África. A menudo tienen el acento en la última vocal, lo que, por supuesto, rompe todas las reglas de pronunciación en italiano.

También está el nombre Fricano, que es extremadamente común en Bagheria, donde vivo, y en algunos pueblos cercanos. Es bastante fácil decir que esto se deriva de "africano", el nombre que los romanos dieron a los africanos cartagineses que permanecieron en Sicilia después de que los romanos conquistaron la isla. Curiosamente, sin embargo, los romanos también dieron este título a varios generales suyos como un apellido adicional honorario por conquistar a los cartagineses en África.

FRUTA CÍTRICA: Los norteafricanos trajeron árboles cítricos y los plantaron por toda Sicilia y particularmente en la bahía de Palermo, que llegó a ser llamada la Bahía de Oro por la fruta brillante que la llenaba. Una vez que el mundo descubrió la causa del escorbuto, la venta de cítricos a marineros de toda Europa convirtió a Palermo en una de las ciudades más ricas de Europa.

La palabra siciliana para azahar - zagara - deriva de la palabra árabe zahr. Los sicilianos convierten la zagara en un hermoso perfume tipo agua de inodoro, también inventado por los norteafricanos.

RIEGO: Los norteafricanos eran expertos en riego. Usaron una técnica que se empleó por primera vez para recuperar los desiertos de toda Persia (deliberadamente no estoy diciendo que Irán, porque Persia en esos días era mucho más grande), excavando túneles gradualmente inclinados debajo de toda el área de la bahía de Palermo y tapándolos. con piedra. La profundidad a la que se hundieron los canales y el sutil gradiente recogieron agua de una amplia zona y convirtieron la bahía de Palermo en una de las zonas agrícolas más fértiles de Europa.

Un qanat bajo la bahía de Palermo. Trae tus botas de agua.

Estos túneles, llamados Qanats, a veces se abren a miembros del público que tienen un nivel anormalmente alto de resistencia a la claustrofobia. Antes de convertirse en la Atracción Turística Aterradora número uno de Sicilia, a veces fueron utilizadas como rutas de escape por la mafia, que luchó violentamente para hacerse con la propiedad de la industria de los cítricos en la década de 1980 (arruinando su rentabilidad), compró casas sobre las entradas de los qanats y tomó control de la extensa red como medio de escapar de la policía.

PONER NOMBRES: Sicilia está llena de pueblos con nombres árabes. Por ejemplo:

Marsala, de donde proviene el vino, es Mars’Allah, que significa Puerto de Dios.

Alcamo fue fundada por el general musulmán Al-Kamuk

Mislimeri significa el lugar de descanso del Emir (Manzil-Al-Emir)

Caltagirone, Caltanisseta, Caltabellotta y Caltavuturo derivan del árabe calta que significa castillo

Tommaso Natale, un lugar que significa "Tommy Christmas", no tiene nada que ver con los árabes. Supongo que recibió su nombre simplemente porque los sicilianos a veces dejan que su sentido del humor se apodere de ellos.

Los tallos de Mongibello, Gibilmanna y Gibellina están todos en las montañas, expresados ​​en la palabra árabe gibil

Regalbuto, Racalmuto y Regaliali derivan de rahl, que significa área o aldea.

Polizza Generosi es una encantadora ciudad de montaña que significa "política generosa" y tampoco tiene nada que ver con los africanos de habla árabe, pero no pude resistirme a incluirla. (Es la póliza como en la póliza de seguro. ¿Qué sucede si chocas tu auto allí? ¿Te dan uno nuevo más una motocicleta gratis también?)

Tortas: ¡Los árabes y los norteafricanos aman su azúcar! Los africanos trajeron caña de azúcar a Sicilia y la cultivaron ampliamente, incluso para exportar a África. Construyeron refinerías de azúcar que permanecieron en el negocio hasta el siglo XVII, cuando la producción mundial de azúcar se trasladó a las Indias Occidentales.

Los moros también lo incorporaron en un famoso pastel de queso ricotta siciliano conocido como qashatah en árabe, que significa "cursi" y que ahora se llama cassata en siciliano moderno. Es tan azucarado y graso que contiene 2,3456,876 calorías por bocado y está garantizado que causará diabetes tipo 2 en menos de 24 horas o le devolvemos su dinero. ¡Pero míralo! ¿Cómo pudiste resistir?

Queso crema al 40% de grasa mezclado con azúcar, helado con glaseado de fondant real y cubierto con fruta confitada, cubierto con glaseado de azúcar. Totalmente compatible con la dieta Atkins.

El otro tipo de desierto introducido por los africanos fueron los pequeños pasteles hechos con nueces molidas. No tienen harina, solo harina de almendra o pistacho, clara de huevo y azúcar. Recientemente me inscribí en un programa de diez pasos para tratar de vencer mi adicción a ellos.

CULTIVOS: Los africanos importaron plantas y establecieron cultivos de almendras, anís, albaricoques, alcachofas, canela, naranjas, pistachos, granadas, azafrán, sésamo, espinacas, caña de azúcar, sandía y arroz a Sicilia. Hoy en día, las pasas y los piñones son fundamentales para muchas recetas clásicas de pasta y pescado.

También trajeron palmeras de todo tipo: árboles bajos y gordos que parecen piñas, arbustos de tamaño mediano y palmeras datileras gigantes, por todas partes, ¡palmeras datileras! Los dátiles no maduran en Sicilia porque (¿puede esto ser realmente posible?) El clima no es lo suficientemente caliente. Me pregunto por qué trajeron tantos, dado ese hecho. ¿Hacía más calor en ese entonces? La ama de casa siciliana se desmaya y se ahoga con solo pensarlo. Tal vez solo estaban tratando de evitar la nostalgia. No me quejo de las palmeras datileras, por supuesto. Son hermosos, elegantes y, a menudo, brindan un parche de sombra ideal con el tamaño adecuado para estacionar su automóvil.

Con todo, los africanos trajeron mucho a Sicilia. Mucho se abrió camino a través de Italia y se extendió por la Europa del Renacimiento.

A veces me pregunto cómo sería el mundo moderno si los cartagineses hubieran ganado la lucha por el poder en el Mediterráneo, en lugar de los romanos. Comenzaron como imperios bien emparejados, por lo que la lucha se prolongó durante varios siglos y Roma solo ganó por un pelo. Si Cartago hubiera ganado, tal vez la América moderna estaría poblada por personas de piel morena que hablaran algún dialecto moderno del fenicio, ese idioma semítico similar al hebreo.


¿Los países del norte de África tenían una policía en los siglos XVIII y XIX? - Historia

Hoy en día, la mayoría de los estadounidenses y otros ciudadanos de países democráticos dan por sentados estos principios de democracia. De hecho, estos principios se han ampliado y aplicado en todos los aspectos de la vida. Sin embargo, ¿qué significaron estos principios para la gente del siglo XVIII? ¿Cómo los definieron?

"No sé qué curso pueden tomar los demás, pero en cuanto a mí, ¡dame libertad o dame la muerte!" - Patrick Henry

Patrick Henry pronunció estas palabras inmortales en un discurso ante la Asamblea de Virginia el 23 de marzo de 1775. Fue un grito de guerra a la causa de la libertad y la libertad. La libertad y la libertad son las ideas subyacentes de la democracia y los derechos del individuo.

Hoy en día, la mayoría de los estadounidenses y otros ciudadanos de países democráticos dan por sentados estos principios de la democracia. De hecho, estos principios se han ampliado y aplicado en todos los aspectos de la vida. Sin embargo, ¿qué significaron estos principios para la gente del siglo XVIII? ¿Cómo los definieron?

Las definiciones del siglo XVIII de estos principios, que son dos de los fundamentos de la democracia, se pueden encontrar en los escritos de la época. En ellos podemos descubrir cómo se hicieron realidad en la segunda mitad del siglo XVIII.

Libertad estilo del siglo XVIII

"Cuando, en el curso de los acontecimientos humanos, se hace necesario que un pueblo disuelva los lazos políticos que lo han conectado con otro, y asuma entre los poderes de la tierra, la posición separada e igual a la cual las leyes de la naturaleza y del Dios de la naturaleza les da derecho "- Declaración de Independencia

El objetivo básico de los padres fundadores fue establecer los límites del poder de gobierno. De hecho, estos límites protegerían a las personas de los abusos de poder en su vida cotidiana. Documentos como la Declaración de Derechos, la Declaración de Derechos del Hombre, la Declaración de Derechos de Virginia y la Declaración de Independencia contienen estos principios de libertad y libertad.

Libertad y definición de libertad

Estas citas son solo una muestra de cómo estos principios evolucionaron y se hicieron realidad.

Leviatán
"LIBERTAD, o libertad, significa propiamente la ausencia de oposición (por oposición, me refiero a impedimentos externos de movimiento) y no puede aplicarse menos a criaturas irracionales e inanimadas que a racionales". Thomas Hobbes (Leviatán 1651)

Concerniente al entendimiento humano
"Por libertad, entonces, solo podemos significar un poder de actuar o no actuar, de acuerdo con las determinaciones de la voluntad, esto es, si elegimos permanecer en reposo, podemos si elegimos movernos, también podemos hacerlo. Ahora esto Se permite universalmente que la libertad hipotética pertenezca a todo aquel que no esté preso y encadenado. Aquí, entonces, no hay tema de controversia ". David Hume (Concerniente al entendimiento humano)

Segundo Tratado de Gobierno
"La libertad natural del hombre es estar libre de cualquier poder superior en la tierra, y no estar bajo la voluntad o autoridad legislativa del hombre, sino tener solo la ley de la naturaleza como su gobierno". John Lock (Segundo Tratado sobre Gobierno)

Declaración de derechos de Virginia
"Que todos los hombres son por naturaleza igualmente libres e independientes, y tienen ciertos derechos inherentes, de los cuales, cuando entran en un estado de sociedad, no pueden, por ningún pacto, privar o despojar a su posteridad, a saber, el disfrute de la vida y la libertad , con los medios para adquirir y poseer propiedades, y perseguir y obtener la felicidad y la seguridad. "- Declaración de Derechos de Virginia

Declaración de la independencia
"Sostenemos que estas verdades son evidentes por sí mismas, que todos los hombres son creados iguales, que están dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables, que entre ellos se encuentran la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad". - Declaración de Independencia


Egipto y Cirenaica (junio de 1940 a junio de 1941)

Cuando Benito Mussolini llevó a Italia a la guerra, las fuerzas italianas en el norte y este de África eran abrumadoramente superiores en número a las escasas fuerzas británicas que se oponían a ellas. Al mando de los británicos estaba el general Archibald Wavell, que había sido designado para el puesto recién creado de comandante en jefe para Oriente Medio en julio de 1939, cuando se dieron los primeros pasos para fortalecer las fuerzas que custodiaban el Canal de Suez. Apenas 50.000 tropas británicas se enfrentaron a un total de 500.000 tropas coloniales italianas e italianas. En los frentes del sur, las fuerzas italianas en Eritrea y Etiopía reunieron a más de 200.000 hombres. En el frente del norte de África, una fuerza aún mayor en Cirenaica al mando del mariscal Rodolfo Graziani se enfrentó a las 36.000 tropas británicas, neozelandesas e indias que custodiaban Egipto. El Desierto Occidental, dentro de la frontera egipcia, separaba los dos lados de ese frente. La posición británica más importante estaba en Mersa Matruh (Marsā Maṭrūḥ), aproximadamente 120 millas (190 km) dentro de la frontera y unas 200 millas (320 km) al oeste del delta del río Nilo. En lugar de permanecer pasivo, Wavell usó parte de su única división blindada incompleta como una fuerza de cobertura ofensiva, manteniendo una serie continua de incursiones sobre la frontera para acosar los puestos italianos.

No fue hasta el 13 de septiembre de 1940 que los italianos, después de agrupar más de seis divisiones, comenzaron un cauteloso avance hacia el Desierto Occidental. Después de avanzar 50 millas (80 km), menos de la mitad del camino hacia Mersa Matruh, establecieron una cadena de campamentos fortificados en Sīdī Barrānī que, en última instancia, resultaron estar demasiado separados para apoyarse mutuamente. Luego pasaron semanas sin ningún intento de seguir adelante. Mientras tanto, llegaron más refuerzos a Wavell, incluidos tres regimientos blindados que se apresuraron desde Inglaterra. Aunque todavía en una desventaja numérica significativa, Wavell decidió tomar la iniciativa con una operación que no fue planeada como una ofensiva sostenida sino como una incursión a gran escala. Sin embargo, condujo a la destrucción de las fuerzas de Graziani y al casi colapso del control de los italianos en el norte de África.

La fuerza de ataque, bajo el mando del mayor general Richard Nugent O'Connor, estaba formada por sólo 30.000 hombres, contra una fuerza opositora de 80.000, pero tenía 275 tanques contra 120 tanques italianos. La fuerza de tanques británica incluía 50 Matilda II fuertemente blindados del 7º Regimiento Real de Tanques, que resultó ser impermeable a la mayoría de las armas antitanques del enemigo. O'Connor también contó con el apoyo del Long Range Desert Group, una unidad de reconocimiento ligeramente armada cuyas actividades detrás de las líneas enemigas proporcionarían información valiosa para los Aliados en las campañas del norte de África.La fuerza de O'Connor se trasladó el 7 de diciembre de 1940, atravesando una brecha en la cadena de campamentos del enemigo la noche siguiente. El 9 de diciembre se tomaron las guarniciones italianas en Nibeiwa, Tummar West y Tummar East, y se capturaron miles de prisioneros, mientras que los atacantes sufrieron bajas muy leves. La 7ª División Blindada, cuyos logros en el norte de África le valdrían a sus hombres el sobrenombre de "las ratas del desierto", se dirigió hacia el oeste y llegó a la carretera de la costa, bloqueando así la línea de retirada italiana. El 10 de diciembre, la 4.ª División India se trasladó al norte contra el grupo de campamentos italianos alrededor de Sīdī Barrānī. Después de ser revisado inicialmente, un asalto convergente desde ambos flancos, con dos regimientos de tanques adicionales enviados de regreso por la 7.ª División Blindada, se lanzó por la tarde, y la mayor parte de la posición de Sīdī Barrānī fue invadida antes de que terminara el día. La brigada de reserva de la 7ª División Acorazada fue entonces traída para un nuevo ataque envolvente hacia el oeste: llegó a la costa más allá de Buqbuq, interceptando una gran columna de italianos en retirada. Durante tres días, los británicos habían capturado a casi 40.000 prisioneros y 400 armas.

Los restos de las fuerzas italianas se refugiaron en la fortaleza costera de Bardia (Bardīyah), donde fueron rodeados rápidamente por la 7ª División Acorazada. Sin embargo, los británicos carecían de la infantería necesaria para capitalizar la desmoralización de los italianos, y pasaron tres semanas antes de que la 6.ª División Australiana llegara de Palestina para ayudar con el avance británico. El 3 de enero de 1941 se lanzó el asalto a Bardia, con 22 tanques Matilda II a la cabeza. La defensa italiana se derrumbó rápidamente, y al tercer día toda la guarnición se había rendido, con 45.000 prisioneros, 462 piezas de artillería y 129 tanques cayendo en manos británicas. La 7ª División Acorazada luego se dirigió hacia el oeste para aislar a Tobruk hasta que los australianos pudieran montar un asalto a esa fortaleza costera. Tobruk fue atacado el 21 de enero y cayó al día siguiente, dejando 30.000 prisioneros, 236 piezas de artillería y 37 tanques.

Todo lo que quedaba para completar la conquista de Cyrenaica era la captura de Bengasi, pero el 3 de febrero de 1941, el reconocimiento aéreo reveló que los italianos se estaban preparando para abandonar la ciudad. Por lo tanto, O'Connor envió a la 7ª División Blindada con el objetivo de encabezar la retirada italiana. En la tarde del 5 de febrero, se había establecido una posición de bloqueo al sur de Beda Fomm (Bayḍāʾ Fumm), a través de las dos rutas de retirada del enemigo. Después de capturar las unidades de avance sorprendidas de la columna italiana, los británicos se enfrentaron a la principal fuerza italiana el 6 de febrero. Aunque los italianos contaban con 100 tanques de crucero y los británicos podían desplegar menos de un tercio de ese número, los comandantes de tanques británicos utilizaron el terreno mucho más hábilmente. Cuando cayó la noche, 60 de los tanques italianos habían quedado paralizados, y los 40 restantes se encontraron abandonados al día siguiente, solo 3 de los tanques británicos habían sido noqueados. La infantería italiana y otras tropas se rindieron en multitudes cuando su armadura protectora fue destruida. La fuerza británica de 3.000 hombres tomó 20.000 prisioneros junto con 216 piezas de artillería y 120 tanques.

La completa extinción del ejército de Graziani había dejado a los británicos con un pasaje claro a Trípoli, pero su impulso fue detenido por el primer ministro británico Winston Churchill, quien reasignó una parte significativa de la fuerza del norte de África en un esfuerzo finalmente desastroso para oponerse a las ambiciones alemanas en Grecia. . Por lo tanto, se perdió la oportunidad de una resolución rápida en el teatro del norte de África. La mermada fuerza británica pronto se enfrentaría a uno de los comandantes más aclamados de toda la guerra. El 6 de febrero de 1941, el mismo día en que el ejército de Graziani estaba siendo aniquilado en Beda Fomm, se ordenó al general Erwin Rommel que tomara el mando de una pequeña fuerza mecanizada alemana que iba a ser enviada al rescate de los italianos. Consistiría en dos divisiones de fuerza inferior, la 5ª Luz y la 15ª Panzer, pero el transporte de la primera unidad no podría completarse hasta mediados de abril, y la segunda no estaría en su lugar hasta finales de mayo. Cuando los británicos no continuaron su avance, Rommel, habiendo llegado temprano a Tripolitania, intentó una ofensiva con las fuerzas que tenía. Su objetivo inicial era simplemente ocupar el cuello de botella a lo largo de la carretera costera en Agheila (al-ʿUqaylah), pero en eso lo logró tan fácilmente: entró en Agheila el 24 de marzo y tomó Mersa Bréga (Qașr al-Burayqah) el 31 de marzo, que él se esforzó por seguir adelante.

Sin tener en cuenta las órdenes de mantener su posición hasta finales de mayo, Rommel reanudó su avance el 2 de abril con 50 tanques, seguido más lentamente por dos nuevas divisiones italianas. Las fuerzas británicas retrocedieron apresuradamente en confusión y el 3 de abril evacuaron Bengasi. O'Connor fue enviado a avisar al comandante local, pero su coche de estado mayor sin escolta chocó contra un grupo de avanzada alemán la noche del 6 de abril y fue hecho prisionero. El 11 de abril, los británicos habían sido expulsados ​​de Cyrenaica y habían cruzado la frontera egipcia. La única excepción fue la guarnición de Tobruk (dominada por la novena división australiana), que logró repeler los sucesivos esfuerzos de Rommel por asaltar esa fortaleza. Sin embargo, cuando Rommel llegó a la frontera oriental de Cirenaica, había sobrepasado sus líneas de suministro y se vio obligado a detenerse. Después de un esfuerzo tentativo para relevar a Tobruk a mediados de mayo de 1941, Wavell hizo uno mayor a mediados de junio, con nuevos refuerzos. Rommel contrarrestó la ofensiva con una estocada blindada bien calibrada contra su flanco. La decepción y el descontento de Churchill se demostraron en su traslado de Wavell a la India. El ex comandante en jefe de la India, el general Sir Claude Auchinleck, sucedió a Wavell como comandante en el Medio Oriente.


Esclavos y sirvientes contratados

Cuando se desarrolló la Revolución Americana en la década de 1760, había más de 460.000 africanos en la América colonial, la gran mayoría de ellos esclavos. La esclavitud era una práctica insidiosa en la que los seres humanos eran secuestrados, principalmente de África, transportados a América del Norte y vendidos en una subasta. Una vez comprado, el esclavo se convirtió en propiedad personal de su dueño. Se obligaba a los esclavos a trabajar seis días a la semana, a menudo desde el amanecer hasta la puesta del sol. Si bien sus condiciones variaban según la ubicación, el tipo de trabajo, las costumbres locales y la disposición de sus dueños y supervisores, los esclavos afroamericanos soportaron una existencia miserable, sin ningún derecho ni libertad. La Revolución Americana no desafió la institución de la esclavitud, al menos no directamente. Sin embargo, el enfoque en la libertad y los derechos naturales planteó muchas preguntas sobre el futuro de la esclavitud en una tierra de hombres supuestamente libres.

Las primeras llegadas de esclavos a las 13 colonias se remontan a 1619, cuando un barco de esclavos que pasaba, en ruta a las plantaciones de azúcar en el Caribe, aterrizó en Virginia. Los lugareños estaban desesperados por tener trabajadores para trabajar en grandes plantaciones, por lo que compraron varios africanos bajo contrato (ver más abajo). A medida que Virginia y sus colonias vecinas se expandieron y reclamaron grandes extensiones de tierra, también creció la demanda de mano de obra esclava. Los barcos que navegaban desde África, llenos como sardinas con cargamento humano, comenzaron a sortear el Caribe y navegar directamente hacia las colonias británicas. También se compraron esclavos en las colonias del norte, aunque en cantidades mucho menores. Los colonos franceses en Canadá, Luisiana y a lo largo del valle de Mississippi también adquirieron y explotaron esclavos africanos, además de esclavizar a algunas tribus nativas americanas.

Este plano de un barco de esclavos muestra las condiciones de hacinamiento debajo de las cubiertas

Desde la perspectiva de los esclavos, la transición de la vida tribal a la esclavitud colonial debe haber sido aterradora. La mayoría de los esclavos estadounidenses se originaron a lo largo de la costa occidental de África. Fueron secuestrados por grupos de asalto europeos o comprados a traficantes de esclavos árabes o tribus rivales. Las bodegas de carga de los barcos esclavistas del Atlántico se llenaron hasta reventar, y a menudo contenían a cientos de personas en un espacio pequeño. Muchos esclavos fueron encadenados a camas de tablones, otros fueron encadenados a paredes o mástiles en cualquier caso, a los esclavos se les dio poco o ningún espacio para moverse o acceder a la luz del sol. Las cubiertas con goteras y sin alcantarillado significaron que las bodegas de esclavos pronto se inundaron de agua y desechos humanos. Como era de esperar, muchos barcos de esclavos fueron diezmados por enfermedades como la disentería, así como por la desnutrición, el calor, la humedad, las luchas entre esclavos y el maltrato de la tripulación. El viaje a través del Atlántico podría durar entre cuatro y seis semanas.

Un anuncio colonial para una subasta de esclavos de & # 8220Negroes & # 8221.

Una vez que el barco llegó a su destino, los esclavos fueron descargados, lavados, inspeccionados, subastados como ganado y llevados por sus dueños a trabajar en las fincas de algodón, tabaco, arroz o añil. Se les proporcionó un alojamiento básico y se les obligó a trabajar durante el día durante seis días a la semana. La vida de un esclavo giraba en torno al trabajo y la obediencia; a menudo eran golpeados por sus dueños o capataces si eran trabajadores lentos, insolentes o desafiantes. A los esclavos se les negaron los derechos, la libertad de movimiento o la educación. Necesitaban el permiso del amo para casarse o tener hijos. Al ser propiedad privada, los esclavos podrían venderse a su antojo, provocando la separación de familias y comunidades. Los esclavos que intentaron huir fueron azotados y a menudo marcados. Las esclavas jóvenes a menudo eran objeto de agresiones sexuales por parte de sus dueños o supervisores.

Un historiador & # 8217s punto de vista:
& # 8220Aunque el problema creció para dividir al país, la esclavitud no tenía que ser enfrentada directamente mientras las colonias eran parte de una madre patria que la toleraba & # 8230 Sin embargo, para el Sur centrado en los esclavos, incluso la posibilidad de este cambio fue suficiente para iluminar la chispa de la revolución venidera. Esto vino con la decisión de Somerset en Inglaterra, que liberó a un esclavo traído a Londres por un colono, planteando una pregunta sobre la legitimidad de la esclavitud en el Imperio. Aunque esta decisión no anuló la esclavitud en las colonias, su lógica no pasó desapercibida para los sureños. Para el Sur, el compromiso sobre la esclavitud era impensable. La independencia era la única solución. & # 8221
Alfred Blumrosen, historiador

En el momento de la revolución, la mayoría de los terratenientes coloniales ricos y los caballeros del campo poseían al menos algunos esclavos. A la edad de 11 años, George Washington heredó diez esclavos de su padre a la muerte de Washington en 1799, había 316 esclavos trabajando en su finca de Mount Vernon. Thomas Jefferson, a pesar de expresar críticas a la esclavitud y la trata de esclavos, mantuvo alrededor de 200 esclavos en Monticello durante el período revolucionario. Hay evidencia que sugiere que Jefferson, al final de su vida, engendró varios hijos con una de sus esclavas, Sally Hemings. Entre los otros padres fundadores que poseían esclavos se encontraban Patrick Henry, James Madison, Richard Henry Lee, John Jay, John Hancock y Benjamin Rush. Benjamin Franklin tuvo esclavos hasta la década de 1780 cuando comenzó a favorecer la abolición de la esclavitud.

En la década de 1760, la esclavitud estaba en fuerte declive en las colonias del norte, debido a sus pequeñas propiedades de tierra y una mayor proporción de granjeros. Sin embargo, la esclavitud conservó su estatus legal y no hubo un movimiento abolicionista significativo hasta después de la revolución. Algunas colonias, como Rhode Island, tenían pocos esclavos propios, pero se beneficiaron enormemente del comercio de esclavos que pasaba por sus puertos. La gran mayoría de los esclavos afroamericanos se encontraron en las colonias del sur. Virginia tenía más de 185.000 esclavos o alrededor del 40 por ciento de su población total. Otras colonias con un gran número de esclavos fueron Carolina del Sur (75.000, 55%), Carolina del Norte (68.000, 33%), Maryland (63.000, 30%), Nueva York (19.000, 12%) y Georgia (15.000 , 75 por ciento). Otros 30.000 esclavos más o menos se distribuyeron en las siete colonias restantes.

Los sirvientes contratados, como los esclavos, podían ser golpeados y azotados

Los africanos no fueron las únicas personas obligadas a trabajar en las 13 colonias. Miles de europeos llegaron a América en los siglos XVII y XVIII como sirvientes contratados y, en efecto, como trabajadores no remunerados bajo un contrato de duración determinada. La gran mayoría de los sirvientes contratados eran morosos (aquellos que no podían pagar las deudas) que se enfrentaban al arresto y a una larga pena de prisión. Para evitarlo, firmaron un contrato que renunciaba a su libertad y los obligaba al trabajo no remunerado por un plazo fijo, como cinco, siete o diez años. Al igual que con los esclavos africanos, los contratos y los trabajadores sujetos a ellos podían comprarse y venderse como propiedad privada. Los sirvientes contratados a menudo estaban sujetos a un maltrato y explotación similares a los esclavos, aunque a diferencia de los esclavos, su libertad se restableció cuando expiró el contrato. El número exacto de sirvientes contratados en la América colonial no está claro, sin embargo, historiadores como Richard Hofstadter sugieren que más de la mitad de los colonos blancos que llegaron a la América colonial antes de la revolución lo hicieron bajo algún tipo de contrato.

1. Al comienzo de la Revolución Americana, había casi medio millón de esclavos en la América colonial, la gran mayoría de ellos transportados desde el continente africano.

2. La esclavitud comenzó con la compra de esclavos contratados en Virginia en 1619. A fines del siglo XVII, se encontraron esclavos en las 13 colonias británicas.

3. El sistema de esclavitud utilizado en Estados Unidos era la esclavitud de bienes muebles, donde los esclavos eran adquiridos y tratados como propiedad personal de sus amos.

4. Si bien las condiciones variaron, la mayoría de los esclavos afroamericanos soportaron una existencia miserable y estaban sujetos a cargas de trabajo pesadas, restricciones estrictas, castigos y maltrato.

5. Miles de europeos también llegaron a Estados Unidos como sirvientes contratados y obligados a largos períodos de trabajo no remunerado, generalmente por incumplir deudas. Los sirvientes contratados también fueron tratados mal, aunque a diferencia de los esclavos afroamericanos, finalmente se les concedió la libertad.


El impacto del imperialismo europeo en África

Desde finales del siglo XIX hasta principios del siglo XX, el imperialismo europeo creció sustancialmente, lo que provocó cambios en África. Estos cambios incluyeron el colonialismo, la explotación de recursos y un aumento del comercio.

Imperialismo europeo
El imperialismo ocurre cuando un país usa sus recursos para extender el control político o económico sobre otro país o región del mundo. Después de décadas de comercio con muchos países africanos, varios países europeos adoptaron políticas imperiales y comenzaron a invadir las naciones mediante la manipulación y la fuerza militar. Las necesidades que impulsaron estos cambios fueron políticas, económicas y sociales. Las principales potencias de la época, incluidas Inglaterra, Francia, España, Alemania, Italia, Portugal y Bélgica, competían por ser la nación más poderosa de Europa. Con África, cada nación vio una forma de ganar poder, difundir sus ideologías religiosas y recibir nuevas riquezas sin tener que sobrecargar a sus propios ciudadanos.

La Conferencia de Berlín de 1884-1885
En el apogeo del imperialismo en África, las naciones europeas celebraron la Conferencia de Berlín de 1884 a 1885 para negociar y trazar los reclamos de cada país en la parte occidental del continente. También conocida como Conferencia de Berlín de África Occidental, los jefes de estado formalizaron su control, aprobaron acuerdos comerciales entre colonias y redactaron los términos para cualquier futuro esfuerzo de colonización por parte de las potencias europeas. Los líderes nacionales africanos y las poblaciones nativas fueron excluidos de estas negociaciones que decidieron su futuro. Tras las reuniones, agentes de estos estados europeos firmaron tratados con líderes africanos. Estos líderes vieron los contratos relacionados con sus tierras y recursos naturales como acuerdos comerciales mutuos. Cuando comprendieron todas las implicaciones de los tratados que habían firmado, ya era demasiado tarde.

Imperialismo europeo en África: colonización
Uno de los mayores efectos del imperialismo en África fue la colonización. En los 15 años posteriores a la Conferencia de Berlín, la mayor parte del continente fue colonizada por las siete principales naciones europeas. Los países con hacinamiento y recursos limitados para sus ciudadanos trasladaron a un gran número de ellos a África, difundiendo su religión, educación, normas sociales y culturas en ese continente. Las tierras africanas se dividieron en sistemas burocráticos regidos por un gobierno indirecto. Si bien esto llevó a una mayor estructura, dejó a los europeos dictando todos los aspectos de la vida de los africanos y dejó muy poco bajo su control.

La explotación de los recursos tuvo un efecto enorme durante el período de colonización y después de que varias naciones de África finalmente se independizaron. Por ejemplo, después de que se encontraron diamantes en la parte sur del continente, Cecil Rhodes, un empresario y magnate minero británico, creó De Beers Mining Company en Sudáfrica. Esta empresa controlaba más de la mitad del mercado mundial de diamantes en bruto hasta principios de los años ochenta.

África después del imperialismo europeo
La mayor parte del continente se independizó de Europa en la década de 1960. La mayoría negra de Sudáfrica tomó el poder después de elecciones democráticas no raciales en 1994. Después de luchar durante décadas para superar el imperialismo, el continente se quedó con un sistema económico que aún dependía de Europa, incluidas las fábricas para procesar materias primas e importar bienes. Otro problema fue la moneda. Bajo el dominio europeo, las naciones africanas podrían convertirse al dinero europeo. Sin esa ayuda, las naciones atravesaron un período de transición en el que la moneda era inútil para las transacciones extranjeras.


Cómo la ciudad de Nueva York se convirtió en la capital de Jim Crow North

Hace noventa años, el padre de Donald Trump fue arrestado en un desfile del Klan, en Queens. Hace cincuenta y cinco años, más de 10,000 madres blancas marcharon sobre el Puente de Brooklyn para protestar contra un programa de desegregación escolar muy modesto. Hace cincuenta años, 16.000 personas llenaron el Madison Square Garden para aplaudir la candidatura de George Wallace a la presidencia. Y hace apenas tres años, la ciudad de Nueva York resolvió una demanda federal que había calificado las prácticas de parar y registrar de la policía de Nueva York como inconstitucionales y una forma de discriminación racial.

Los eventos en Charlottesville a principios de este mes han centrado la atención pública urgente en la historia del nacionalismo blanco y la supremacía blanca en el Sur. Pero existe el peligro de que este enfoque necesario en el sur oscurezca la larga y sórdida historia del racismo en el norte, donde a menudo se esconde detrás de rostros educados, lenguaje codificado, políticas arcanas y aplicación de la ley venal en lugar de marchas con antorchas a través de los Estados Unidos. calles. Pero eso no significa que el racismo de Jim Crow North sea menos destructivo o que su historia sea menos importante.

Al igual que en el Sur, esa tarea de enfrentar el racismo histórico no sucederá solo a través de la remoción de esculturas de metal. El primer paso es comprender la historia del racismo fuera del sur, en las regiones de los Estados Unidos que llamamos Jim Crow North. La injusticia racial no es una enfermedad regional. Fue un cáncer nacional.

La segregación y el racismo de Jim Crow tuvieron una carrera extraña y robusta fuera del sur, especialmente en ese supuesto bastión del liberalismo, la ciudad de Nueva York.Ciudadanos de todos los niveles de la sociedad neoyorquina le dieron vida: periodistas de periódicos nacionales, ricos propietarios suburbanos, inquilinos de clase trabajadora, burócratas universitarios, comisionados de policía, alcaldes, líderes sindicales y jueces de tribunales penales.

Muchos lo hicieron al mismo tiempo que condenaron el racismo en el Sur. De hecho, una de las facetas más antiguas del racismo y la segregación en el norte fue la desviación constante hacia los problemas del sur. “La Nueva York ultraliberal tenía más problemas de integración que Mississippi”, observó Malcolm X. "Los liberales del Norte llevan tanto tiempo señalando con el dedo acusador al Sur y saliéndose con la suya que tienen ataques cuando son expuestos como los peores hipócritas del mundo".

La esclavitud llegó a Nueva Amsterdam, la colonia ahora hogar de Manhattan, en 1626. Permaneció intacta durante y después de la Revolución Americana, cuando los esclavos todavía representaban el 20 por ciento de la población de Nueva York. El estado prohibió la nueva esclavitud racial en 1799, pero los amos todavía podían usar a sus esclavos y a sus hijos durante 28 años más.

Tampoco la ciudad tiene las manos limpias cuando se trata de la Guerra Civil. Nueva York fue un bastión del abolicionismo, pero también engendró sentimientos a favor de la esclavitud y el nacionalismo blanco antiinmigrante. La mayoría de los votantes de la ciudad no votaron por Abraham Lincoln en 1860 (ni en 1864) porque la economía de la ciudad, sus puertos y sus bancos estaban unidos a la esclavitud. En julio de 1863 ocurrió una sangrienta batalla de la Guerra Civil en la ciudad de Nueva York (aunque rara vez la reconocemos como una batalla oficial en la guerra) cuando los artesanos inmigrantes se rebelaron contra el reclutamiento obligatorio del Ejército de la Unión. Atacaron oficinas de reclutamiento, periódicos republicanos y personas negras, mataron a afroamericanos al azar en las calles e incluso incendiaron el orfanato de color.

El fin de la guerra y la esclavitud tampoco trajeron la reconciliación racial a Nueva York. Así como las leyes de segregación de Jim Crow se extendieron por todo el sur en la década de 1890 y principios de la de 1900, los negros en Nueva York sufrieron reglas escritas y no escritas contra la mezcla racial en el matrimonio, los alojamientos públicos y la vivienda. La violencia racial estalló en la ciudad de Nueva York por los brutales encuentros entre negros y policías en 1900, 1935 y 1943.

Ni siquiera la lucha de la nación contra los nazis eliminó las prácticas de Jim Crow de la ciudad de Nueva York. Cuando el maestro constructor de la ciudad, Robert Moses, amplió la construcción de viviendas, parques, patios de recreo, carreteras y puentes en las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, se adhirió a las reglas de composición étnica para la planificación urbana. Esta práctica exacerbó la segregación racial que ya existía en los barrios de la ciudad. El sistema de clasificación de vecindarios de la Autoridad Federal de Vivienda y las políticas de zonificación de la ciudad significaron que las escuelas y los vecindarios de la ciudad de Nueva York se volvieron aún más segregados después de la guerra.

El edificio de Stuyvesant Town, un desarrollo residencial en la ciudad de Nueva York, muestra cómo tanto las decisiones privadas como las políticas públicas dieron forma a Jim Crow North. Hecho posible por el uso de dominio eminente de la ciudad para limpiar el área, la reversión de las calles públicas y la tierra a propiedad privada y una reducción de impuestos de 25 años, Stuyvesant Town abrió en 1947 completamente segregado racialmente. (Moses, que había defendido el proyecto, se había opuesto directamente a insertar una disposición en el contrato de la ciudad que se hubiera opuesto a la discriminación en la selección de inquilinos). Cuando los negros presentaron una demanda, la Corte Suprema de Nueva York protegió la segregación y se puso del lado de la afirmación del desarrollador de que el desarrollo era privado, a pesar de todo el dinero público utilizado para hacerlo posible, y por lo tanto tenía derecho a discriminar como mejor le pareciera.

Con la decisión de la Corte Suprema en Brown contra la Junta de Educación, los padres negros y los activistas de los derechos civiles pensaron que la desegregación finalmente llegaría a las escuelas separadas y desiguales de la ciudad. Pero los líderes de la ciudad, muchos neoyorquinos blancos y los periódicos de la ciudad objetaron repetidamente. El superintendente de escuelas William Jansen ordenó directamente a su personal que se refiriera a las escuelas segregadas de la ciudad de Nueva York como "separadas" o "desequilibradas racialmente": "El uso de la palabra" segregación "en los comunicados es siempre desafortunado".

Después de una década de reuniones, manifestaciones y organización de padres negros, el 3 de febrero de 1964, más de 460,000 estudiantes y maestros se quedaron fuera de la escuela para protestar por la falta de un plan integral de eliminación de la segregación para las escuelas de la ciudad de Nueva York, la mayor manifestación de derechos civiles de la era, superando con creces la Marcha sobre Washington. Pero la ciudad cedió ante la presión de los padres blancos para no desegregar.


Esclavitud en Carolina del Norte

Imagen: La ilustración muestra a niños blancos jugando con un niño negro, y & # 8220 representa a los viejos sirvientes negros de la familia del plantador & # 8217 entre sus hijos. Los hijos de la familia [blanca] crecen entre los sirvientes domésticos negros y, a menudo, aprenden a considerarlos con tanto afecto como muestran a sus propios padres. & # 8221 Fuente: Las noticias ilustradas de Londres

Muchos de los primeros esclavos en Carolina del Norte fueron traídos a la colonia desde las Indias Occidentales u otras colonias circundantes, pero un número significativo fue traído desde África. La mayoría de los colonos ingleses llegaron como sirvientes intrépidos, contratándose como jornaleros por un período fijo para pagar su pasaje. En los primeros años, la línea entre los sirvientes contratados y los esclavos o trabajadores africanos era fluida. A algunos africanos se les permitió ganar su libertad antes de que la esclavitud se convirtiera en un estado de por vida.

A medida que el flujo de trabajadores contratados de Inglaterra a la colonia disminuyó con la mejora de las condiciones económicas en Gran Bretaña, se importaron más esclavos y se endurecieron las restricciones estatales sobre la esclavitud. El crecimiento y la prosperidad de la economía se basaron en el trabajo esclavo, dedicado primero a la producción de tabaco.

Se promulgaron leyes coloniales para permitir que los blancos controlaran a sus esclavos. El primero de ellos fue el Código de Esclavos de Carolina del Norte de 1715. Según estas leyes, cada vez que los esclavos abandonaban la plantación debían llevar un boleto de su amo, que indicaba su destino y el motivo de su viaje. El código de 1715 también impedía que los esclavos se reunieran en grupos por cualquier motivo, incluido el culto religioso, y requería que los blancos ayudaran a capturar a los esclavos fugitivos.

La colonia carecía del extenso sistema de plantaciones del Bajo Sur, y cuando Carolina se dividió en Carolina del Norte y Carolina del Sur en 1729, Carolina del Norte tenía alrededor de 6000 esclavos, solo una fracción de la población esclava de Carolina del Sur. A medida que el sistema de plantaciones se expandió por el Bajo Sur, muchos esclavos de Carolina del Norte fueron & # 8220 vendidos al sur & # 8221 para trabajar en grandes plantaciones. Los esclavos temían profundamente este destino porque generalmente significaba la separación permanente de amigos y familiares.

En 1741 se promulgó un segundo conjunto de leyes aún más estrictas, que impedían que los esclavos criaran su propio ganado y llevaran armas sin el permiso de su amo, incluso para cazar. La ley también limitó la manumisión: la liberación de esclavos. Un amo solo podía liberar a un esclavo para un servicio meritorio, e incluso entonces la decisión tenía que ser aprobada por el tribunal del condado. Quizás la más siniestra de todas las leyes fue la relativa a los esclavos fugitivos: si los fugitivos se negaban a rendirse inmediatamente, podían ser asesinados y no habría consecuencias legales.

En 1767, había unos 40.000 esclavos en la colonia de Carolina del Norte. Aproximadamente el 90 por ciento de estos esclavos eran trabajadores del campo que realizaban trabajos agrícolas. El 10 por ciento restante eran principalmente trabajadores domésticos, y un pequeño número trabajaba como artesanos en oficios calificados, como carnicería, carpintería y curtido.

Debido a su geografía, Carolina del Norte no jugó un papel importante en el comercio de esclavos temprano. La cadena de islas que componen sus Outer Banks hizo que los barcos de esclavos aterrizaran en la mayor parte de la costa de Carolina del Norte y la mayoría de los comerciantes de esclavos optaban por desembarcar en puertos al norte o al sur de la colonia.

La única excepción importante es Wilmington: ubicada en el río Cape Fear, se convirtió en un puerto para barcos de esclavos debido a su accesibilidad. En la década de 1800, los negros en Wilmington superaban en número a los blancos 2 a 1. La ciudad dependía de los esclavos y sus habilidades en carpintería, albañilería y construcción, así como en su habilidad para navegar y navegar, para su crecimiento y éxito.

La mayoría de las familias negras libres formadas en Carolina del Norte antes de la Revolución descendían de uniones o matrimonios entre mujeres blancas libres y hombres afroamericanos esclavizados o libres. Debido a que las madres eran libres, sus hijos nacieron libres. Muchos habían emigrado o eran descendientes de inmigrantes de la Virginia colonial.

El Congreso Provincial de Carolina del Norte aprobó la prohibición de importar esclavos en 1774, porque sentían que aumentar el número de esclavos en la colonia aumentaría el número de fugitivos y negros libres. El miedo a los levantamientos de esclavos sólo aumentó con el advenimiento de la Guerra Revolucionaria en 1775. Los británicos se ofrecieron a ayudar a los esclavos a escapar si luchaban contra los colonos, y varios esclavos de Carolina del Norte aceptaron. Después de que terminó la guerra y se fundó el nuevo país, las tensiones entre blancos y negros en el estado continuaron aumentando.

Además de los esclavos, había varias personas de color libres en el estado. La mayoría eran descendientes de afroamericanos libres que habían emigrado de Virginia durante el siglo XVIII. Después de la Revolución, cuáqueros y menonitas trabajaron para persuadir a los dueños de esclavos de que liberaran a sus esclavos. Algunos se inspiraron en sus esfuerzos y en el lenguaje de los derechos de los hombres para organizar la manumisión de sus esclavos. El número de personas de color libres aumentó notablemente en las primeras dos décadas después de la Revolución.

Imagen: Acarreando el Sena
Las pesquerías de Albemarle y Pamlico Sounds en Carolina del Norte, que eran conocidas por emplear a un número considerable de negros libres de los condados vecinos. Las enormes jábegas (redes) podrían medir hasta dos millas de largo.

La prohibición de importar esclavos a Carolina del Norte se levantó en 1790 y la población esclava del estado aumentó rápidamente. Para 1800, había alrededor de 140.000 negros viviendo en el estado. Un pequeño número de ellos eran negros libres, que en su mayoría cultivaban o trabajaban en oficios calificados. La mayoría eran esclavos que trabajaban en la agricultura en granjas pequeñas y medianas.

Después de 1800, el algodón y el tabaco se convirtieron en importantes cultivos de exportación, y la mitad oriental del estado desarrolló un sistema de plantaciones basado en la esclavitud, mientras que las áreas occidentales estaban dominadas por familias blancas que operaban pequeñas granjas. La mayoría de los propietarios de esclavos y las grandes plantaciones de Carolina del Norte se encuentran en la parte este del estado.

Aunque el sistema de plantaciones de Carolina del Norte era más pequeño y menos cohesivo que los de Virginia, Georgia o Carolina del Sur, había un número significativo de plantadores concentrados en los condados alrededor de las ciudades portuarias de Wilmington y Edenton, así como plantadores suburbanos alrededor de las ciudades de Raleigh, Charlotte y Durham.

Además, 30,463 personas libres de color vivían en el estado. También se concentraron en la llanura costera oriental, especialmente en ciudades portuarias como Wilmington y New Bern, donde tenían acceso a una variedad de trabajos. A los afroamericanos libres se les permitió votar hasta 1835, cuando el estado rescindió su sufragio.

Esclavitud antebellum
Como en el período colonial, pocos esclavos de Carolina del Norte vivían en grandes plantaciones. El cincuenta y tres por ciento de los propietarios de esclavos en el estado poseían cinco o menos esclavos, y solo el 2.6 por ciento de los esclavos vivían en granjas con más de 50 esclavos durante el período anterior a la guerra. De hecho, en 1850, solo 91 propietarios de esclavos en todo el estado poseían más de 100 esclavos.

Debido a que vivían en granjas con grupos más pequeños de esclavos, la dinámica social de los esclavos en Carolina del Norte era algo diferente a la de sus contrapartes en otros estados, quienes a menudo trabajaban en plantaciones con cientos de otros esclavos. En Carolina del Norte, la jerarquía de trabajadoras del hogar y de campo no estaba tan desarrollada como en el sistema de plantaciones. Había menos esclavos para especializarse en cada trabajo, por lo que en las granjas pequeñas, es posible que se requiera que los esclavos trabajen tanto en el campo como en una variedad de otros trabajos en diferentes épocas del año.

Otro resultado de trabajar en grupos más pequeños fue que los esclavos de Carolina del Norte generalmente tenían más interacción con los esclavos en otras granjas. Los esclavos a menudo miraban a otras granjas para encontrar un cónyuge y viajaban a diferentes granjas para cortejar o visitar durante su limitado tiempo libre.

Códigos de esclavos
Los códigos de esclavos aprobados en el período colonial continuaron aplicándose durante los años anteriores a la guerra. Los blancos esperaban que estas leyes evitaran las amenazas de levantamientos de esclavos. En 1829, David Walker, un autor negro libre nacido en Wilmington, dio a los blancos de Carolina del Norte otra razón para temer que sus esclavos se volvieran contra ellos.

Walker era un abolicionista ávido que se mudó de su estado natal de Carolina del Norte a Boston, donde ayudó a los esclavos fugitivos a establecer nuevas vidas. Escribió y publicó un folleto, Walker’s Appeal, en el que pedía la libertad inmediata de todos los esclavos e instaba a los esclavos a rebelarse como grupo. Se introdujeron de contrabando copias del panfleto en Wilmington a través de barcos desde el norte de los Estados Unidos y luego se distribuyeron por todo el estado.

Los blancos reaccionaron a la apelación de Walker aprobando leyes de esclavos cada vez más restrictivas. Líderes nerviosos de Carolina del Norte aprobaron una legislación en 1830 que prohibía la distribución del panfleto con la esperanza de sofocar las ideas radicales de Walker sobre la abolición de la esclavitud.

Otra ley de Carolina del Norte aprobada en 1830 tipificó como delito enseñar a un esclavo a leer o escribir. Incluso se ampliaron las leyes para restringir los derechos de los negros libres. Una ley de 1835 impedía que los negros libres votaran, asistieran a la escuela o predicaran en público.

Estas leyes restrictivas también se aprobaron en respuesta al aumento de los levantamientos de esclavos en los estados cercanos, como la rebelión de Nat Turner al otro lado de la frontera en Virginia. En 1831, Nat Turner dirigió un grupo de 75 esclavos fugitivos en un levantamiento, durante el cual el grupo mató a unas 60 personas blancas antes de ser capturado por la milicia estatal. Los blancos en Carolina del Norte estaban consternados ante la idea de que ocurriera una rebelión similar en su estado, y esperaban que leyes severas sobre esclavos evitaran tales levantamientos sangrientos.

La vida de un esclavo
La vida diaria de un esclavo en Carolina del Norte era increíblemente difícil. Los esclavos, especialmente los que estaban en el campo, trabajaban desde el amanecer hasta el atardecer. Incluso los niños pequeños y los ancianos no estaban exentos de estas largas horas. Por lo general, a los esclavos se les permitía un día libre los domingos y en días festivos como Navidad o el 4 de julio.

Durante sus pocas horas de tiempo libre, la mayoría de los esclavos realizaban su propio trabajo personal. La dieta suministrada por los esclavistas era en general pobre, y los esclavos a menudo la complementaban cuidando pequeños huertos o pescando. Aunque hubo excepciones, la actitud predominante entre los dueños de esclavos fue la de asignarles a sus esclavos el mínimo de comida y ropa.

El refugio proporcionado por los dueños de esclavos también era escaso. Muchos esclavos vivían en pequeñas casas de palos con pisos de tierra, no en las cabañas de troncos de esclavos que a menudo se representan en libros y películas. Estos refugios tenían grietas en las paredes que dejaban entrar el frío y el viento, y solo tenían cubiertas finas sobre las ventanas.

Un área de sus vidas en la que los esclavos pudieron ejercer cierta autonomía con respecto a sus amos fue la creación de una familia. Los dueños de esclavos sintieron que les convenía permitir que los esclavos se casaran, porque cualquier hijo del matrimonio aumentaría su riqueza. Según la ley, un niño adquiere el estatus legal de su madre, un niño nacido de una madre esclava se convierte a su vez en esclavo, incluso si el padre es libre.

Debido a que las grandes plantaciones del Bajo Sur necesitaban más esclavos que las granjas más pequeñas de Carolina del Norte, no era raro que los esclavos en el estado fueran vendidos a comerciantes de esclavos que los llevaban al sur a Georgia, Carolina del Sur, Mississippi, Louisiana o Alabama. . Una vez que un miembro de la familia fue vendido y llevado al sur profundo, se volvió casi imposible localizarlo o contactarlo.

Aunque los esclavos no tenían forma de quejarse pública o legalmente sobre el trato injusto y el abuso, desarrollaron otros métodos de resistencia. Los esclavos podrían reducir la velocidad, fingir estar enfermos o sabotear su trabajo como una forma de oponerse a las largas horas de trabajo agotador. Los esclavos también podían robar pequeñas cantidades de comida como método para protestar por su dieta inadecuada y mantener a sus familias.

El pantano Great Dismal, que se encuentra en la parte noreste del estado y se extiende desde Edenton, Carolina del Norte hasta Norfolk, Virginia, era un destino común para los fugitivos de Carolina del Norte. El pantano era un lugar ideal para esconderse y buscar comida, y algunos esclavos fugitivos optaron por quedarse y hacer sus hogares allí. El pantano también era conocido como un destino para los esclavos fugitivos de otros estados.

Como en otros estados, el Ferrocarril Subterráneo se desarrolló en Carolina del Norte para ayudar a los esclavos fugitivos a llegar a un lugar seguro. Las paradas de Carolina del Norte fueron organizadas principalmente por miembros de la Sociedad Religiosa de Amigos, también conocida como los cuáqueros. Levi Coffin era conocido por ayudar a los esclavos fugitivos en el condado de Guilford, Carolina del Norte.

El Norte y el Sur se enfrentaron por el tema de la esclavitud durante la década de 1850, y el conflicto pronto se convirtió en Guerra Civil. Los dueños de esclavos del sur sintieron que rápidamente derrotarían a la Unión. Los estados de la Unión tenían alrededor de 21 millones de habitantes, mientras que los estados confederados tenían aproximadamente 9 millones, y más de tres millones y medio de esos sureños eran esclavos.


El seminario de abolición

Aunque los norteños antiesclavistas comenzaron a aprobar leyes de abolición a partir de la constitución estatal de Vermont de 1777, la esclavitud del norte no retrocedió rápidamente. Para 1810, una generación después de la Revolución, más de una cuarta parte de todos los afroamericanos del norte todavía estaban esclavizados. Pero en 1840 la esclavitud había desaparecido casi por completo. Si bien la esclavitud estaba mucho menos arraigada que en el sur, los abolicionistas del norte aún tenían que desmantelar legalmente la institución. Los proyectos de ley estatales de abolición demostraron ser su arma más poderosa. Pensilvania, el segundo estado más poblado a finales del siglo XVIII, dio origen a la primera sociedad antiesclavista y la primera ley de abolición estatal.

Fundada en 1775 como & # 8220La Sociedad de Pensilvania para la Promoción de la Abolición de la Esclavitud, y para el Alivio de los Negros Libres ilegalmente detenidos en servidumbre, y para Mejorar la Condición de la Raza Africana, & # 8221, la Sociedad de Abolición de Pensilvania presionó a la legislatura estatal para aprobar el proyecto de ley de abolición de 1780. Lea la constitución de la Sociedad de Abolición de Pensilvania y el proyecto de ley de abolición de 1780 para descubrir cómo desapareció la esclavitud en el estado de Keystone. ¿Qué esclavos fueron liberados por el proyecto de ley de abolición y cuáles permanecieron en cautiverio?

Elizabeth Freeman

En Massachusetts, la esclavitud persistió hasta el siglo XVIII. La abolición se produjo de forma indirecta. Muchos esclavos, como Elizabeth Freeman (& # 8220Mumbet & # 8221), demandaron con éxito su libertad. El estado de la bahía nunca aprobó un proyecto de ley de abolición, pero una serie de casos judiciales tuvo el efecto de facto de eliminar el apoyo legal a la esclavitud.Lea más sobre estos casos judiciales y lea algunos de los documentos clave en esta exhibición digital por la Sociedad Histórica de Massachusetts.

La esclavitud del norte se derrumbó. En toda la región, esclavos y abolicionistas acudieron a los tribunales para utilizar nuevas leyes y fallos judiciales como armas en la batalla por la libertad. La Sociedad de Abolición de Pensilvania, por ejemplo, demandó repetidamente para ganar la libertad de los esclavos. Uno de los casos más dramáticos y misteriosos es la saga de una mujer llamada Charity Castle. Mire a los cazadores de la historia de Germantown High contar la historia a continuación:


Ver el vídeo: Sustainable Solutions for the Middle East and North Africa (Mayo 2022).