Podcasts de historia

¿Cuándo comenzó el movimiento socialista a ser digno de mención en la historia de Rusia?

¿Cuándo comenzó el movimiento socialista a ser digno de mención en la historia de Rusia?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

No soy historiador, pero siempre me ha intrigado la historia moderna de Rusia, desde la revolución socialista hasta el presente. Estoy pensando en leer más sobre el tema y quiero saber qué tan atrás en el tiempo data el movimiento socialista y cuáles fueron las circunstancias que llevaron a la revolución. ¿Hasta dónde se remonta el movimiento socialista ruso?

(Tal vez pueda sugerir un libro: me gustaría encontrar un libro que tal vez cubra el movimiento socialista comenzando por desarrollar un trasfondo de la política rusa, la formación del movimiento, discute ideologías y filosofías de los lados / personas clave involucradas, el revolución, las guerras mundiales, la guerra fría, el telón de acero, la unión soviética y cómo Rusia ha progresado a su estado actual).


Según esta página de Wikipedia sobre la Revolución de 1905 (Domingo Sangriento), el socialismo se volvió importante políticamente en Rusia poco después de la adhesión del zar Alejandro II en las décadas de 1860 y 1870. Se ofrecen algunas razones:

  1. Política agrícola. El zar acabó con la servidumbre convirtiendo a una clase de campesinos que pagaban impuestos. Los impuestos eran demasiado altos y la cantidad de tierra entregada a cada campesino demasiado pequeña, sin embargo, para permitirles ganarse la vida y, en muchos casos, incluso alimentar a sus familias. Una hambruna comenzó en la década de 1890.
  2. Política industrial. El zar gastó grandes sumas en nuevos proyectos de infraestructura y dio dinero a los industriales para que construyeran fábricas en Rusia. Los campesinos se trasladaron a trabajar en estas fábricas donde entraron en contacto con las nuevas ideas socialistas, como la huelga por mejores condiciones laborales. La huelga era ilegal, sin embargo, enviaba a los campesinos a organizarse con elementos más radicales.
  3. Política educativa. La educación universitaria y los requisitos disciplinarios se relajaron y las escuelas se convirtieron en caldo de cultivo para las ideas socialistas. La mitad de los arrestos de socialistas en las décadas de 1860 y 70 fueron estudiantes.
  4. El socialismo fue ayudado por grupos étnicos minoritarios amenazados por los esfuerzos de rusificación.

Los primeros pensadores socialistas rusos "utópicos" influyentes incluyen a Pyotr Alexeyevich Kropotkin.


Diría que poco después de que Karl Marx escribiera el Manifiesto Comunista, comenzó a influir en la forma moderna de comunismo.

http://en.wikipedia.org/wiki/The_Communist_Manifesto

Puede mirar más atrás en la historia para ver otros ejemplos de sociedades comunistas. Hubo la Comuna francesa durante la guerra franco-prusiana.

http://en.wikipedia.org/wiki/Paris_Commune

Incluso en la historia temprana de los Estados Unidos, algunas de las colonias, como Jamestown, experimentaron con el comunismo.

http://www.freerepublic.com/focus/bloggers/2120669/posts

Karl Marx sostiene que la propiedad privada se utiliza como palanca contra el proletariado y sin propiedad privada y clases, la sociedad funcionaría en una base más equitativa.

La razón por la que el comunismo pudo prosperar en Rusia fue la pérdida de confianza en la Monarquía. Tenías la masacre conocida como Domingo Sangriento.

http://en.wikipedia.org/wiki/Bloody_Sunday_%281905%29

Tenías a los rusos que perdieron ante los japoneses en la guerra ruso-japonesa. El golpe final fue cuando el zar ruso administró mal la Primera Guerra Mundial. Además, los siervos en Rusia no habían tenido nada que mostrar por el trabajo de su vida durante cientos de años. Eran receptivos a escuchar que la vida sería mejor sin propiedad privada, sin clases e igualdad para todos. Sin embargo, fueron engañados y como un yugo fue liberado, el yugo de los bolcheviques lo reemplazó.


Stalin sobre la rápida industrialización

El final de la década de 1920 trajo a la Unión Soviética tanto la consolidación de la autoridad de Joseph Stalin como líder preeminante como una `` gran ruptura '' en la política política y económica marcada por la colectivización forzada y la industrialización vertiginosa. & # 160 En el discurso a continuación, Stalin se dirigió a quienes criticaron la ritmo de industrialización y, al hacerlo, reveló su concepción de la historia rusa.

A veces se pregunta si no es posible ralentizar un poco el tempo para controlar el movimiento. ¡No, camaradas, no es posible! ¡No se debe reducir el tempo! Al contrario, debemos incrementarlo tanto como esté dentro de nuestras facultades y posibilidades. Esto nos lo dictan nuestras obligaciones para con los trabajadores y campesinos de la URSS. Esto nos lo dictan nuestras obligaciones con la clase trabajadora de todo el mundo.

Aflojar el ritmo significaría quedarse atrás. Y los que se quedan atrás son golpeados. Pero no queremos que nos derroten. ¡No, nos negamos a ser golpeados! Una característica de la historia de la antigua Rusia fueron las continuas golpizas que sufrió debido a su atraso. Fue golpeada por los khans mongoles. Fue golpeada por los beys turcos. Fue golpeada por los señores feudales suecos. Fue golpeada por la nobleza polaca y lituana. Fue golpeada por los capitalistas británicos y franceses. Fue golpeada por los barones japoneses. Todos la golpearon por su atraso, atraso militar, atraso cultural, atraso político, atraso industrial, atraso agrícola. La golpearon porque hacerlo era rentable y se podía hacer con impunidad. ¿Te acuerdas de las palabras del poeta prerrevolucionario: "Eres pobre y abundante, poderosa e impotente, Madre Rusia"? Esos señores conocían muy bien los versos del viejo poeta. La golpearon diciéndole: "Eres abundante para que uno pueda enriquecerse a costa suya. La golpearon, diciéndole: "Eres pobre e impotente" "para que te golpeen y saqueen impunemente". Esa es la ley de los explotadores: golpear a los atrasados ​​y a los débiles. Es la ley de la selva del capitalismo. Estás atrasado, eres débil, por lo tanto estás equivocado, por lo tanto, puedes ser golpeado y esclavizado. Eres poderoso, por lo tanto tienes razón, por lo tanto, debemos tener cuidado contigo. Por eso ya no debemos quedarnos atrás.

En el pasado no teníamos patria ni podíamos tenerla. Pero ahora que hemos derrocado el capitalismo y el poder está en nuestras manos, en manos del pueblo, tenemos una patria y defenderemos su independencia. ¿Quieres que nuestra patria socialista sea derrotada y pierda su independencia? Si no quiere esto, debe poner fin a su atraso en el menor tiempo posible y desarrollar un genuino ritmo bolchevique en la construcción de su sistema socialista de economía. No hay otra manera. Por eso Lenin dijo en vísperas de la Revolución de Octubre: “O perecer, o alcanzar y superar a los países capitalistas avanzados.

Estamos cincuenta o cien años por detrás de los países avanzados. Debemos cubrir esta distancia en diez años. O lo hacemos, o seremos aplastados.

Fuente: J. V. Stalin, Problemas del leninismo, (Moscú, Editorial de Idiomas Extranjeros, 1953) págs. 454-458.


El socialismo en Europa y la revolución rusa

La Revolución Rusa de 1917 ha sido uno de los acontecimientos importantes de la historia mundial. Ha sido alabado y condenado enérgicamente. Es aclamado por haber humanizado los sistemas de capitalización y timidez en todo el mundo. La Revolución Rusa impulsó a los gobiernos de todo el mundo a introducir reformas legislativas para mejorar las condiciones de los trabajadores. Esto se había vuelto necesario para garantizar que los sistemas políticos existentes no fueran derrocados como sucedió en Rusia.

Se condena porque no logró mantener unidas a las repúblicas que se habían unido para formar la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). La desintegración de la URSS incluso antes del siglo XX llegó a su fin y asestó un duro golpe a la fe de la gente en la ideología marxista.

En los primeros años del siglo XX, las ideas socialistas se habían arraigado en varios países europeos. Pero el estallido de la Primera Guerra Mundial supuso un duro revés para el movimiento socialista. Cuando estalló la guerra, los grupos socialistas de todos los países optaron por ponerse del lado de su propio país independientemente de todas las demás consideraciones.

Condiciones sociales, económicas y políticas en Rusia antes de 1905:

A principios del siglo XX, la vida en la mayoría de los países europeos se había vuelto liberal y progresista como consecuencia de la Revolución Industrial y la Democracia. Francia se había convertido en una república. Gran Bretaña tenía una monarquía constitucional que convertía al monarca en un solo Jefe de Estado titular. Las aristocracias feudales habían sido reemplazadas por una nueva clase media.

Sin embargo, las cosas fueron diferentes en Rusia. Los zares todavía gobernaban como emperadores. Las cosas no habían cambiado materialmente con la abolición de la servidumbre en 1861 por el zar Alejandro II. Las políticas represivas fueron reintroducidas por el sucesor del zar Alejandro III.

La sociedad rusa en ese momento era principalmente agrícola y tímida. Los monarcas, sin embargo, no hicieron nada para mejorar las condiciones de los campesinos. Los nobles y terratenientes ricos explotaban a los campesinos que vivían en las tierras de las aldeas superpobladas. Los campesinos tenían un control y una timidez muy pequeños y antieconómicos. No tenían capital para invertir en sus pequeñas propiedades.

Las fábricas y los ferrocarriles habían llegado a Rusia durante el gobierno del zar Alejandro III. Pero una gran parte del capital para inversiones procedía de países extranjeros. Los inversores extranjeros solo estaban interesados ​​en obtener ganancias rápidas. No prestaron atención a mejorar las condiciones de los trabajadores. Los trabajadores no tenían ningún derecho político. Siempre que exigían mejores salarios, eran reprimidos con la ayuda de la policía secreta.

El sistema político tal como existía durante el gobierno de los zares estaba totalmente fuera de sintonía con el resto de Europa. El zar todavía creía que el rey tenía el derecho divino de gobernar. La nobleza y las capas superiores del clero apoyaron el absolutismo que practicaba el zar.

La burocracia fue ineficaz. Los oficiales fueron seleccionados no sobre la base de su habilidad sino por sus conexiones privilegiadas. El zar había construido un enorme imperio que comprendía diversas nacionalidades europeas. Se mostró poco respeto a las culturas de los vencidos. El ruso se convirtió en el idioma obligatorio para toda su gente.

Movimientos de la población activa antes de 1917:

Incluso antes de la revolución, el pueblo de Rusia se había rebelado contra los monarcas. A la gente se le gravó con timidez y con timidez el alegato de que se necesitaba dinero para el mantenimiento del ejército y la marina. Sin embargo, en 1905 Rusia sufrió una derrota a manos de una pequeña nación como Japón. La gente estaba convencida de que las fuerzas estaban mal organizadas y tímidamente.

Estaban molestos por la incompetencia de las tropas rusas. Los trabajadores de San Petersburgo se declararon en huelga para expresar su descontento. La procesión de huelguistas & # 8217 fue atacada por los soldados del Zar & # 8217. Muchas personas murieron en el ataque. El día llegó a conocerse como Domingo Sangriento.

Se produjeron más huelgas en muchas otras ciudades. Mu & shytinies estalló en la armada y el ejército. Hubo un paro total en el comercio y la industria. Los trabajadores de las fábricas, los muelles y los ferrocarriles también se declararon en huelga. Las huelgas fueron realizadas por el Consejo de sus representantes (soviéticos).

La palabra soviet se asoció tanto con el poder político que encontró un lugar en la nomenclatura de la Rusia posrevolucionaria (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y # 8211 URSS). El zar Nicolás II acordó otorgar derechos políticos al pueblo. Su manifiesto prometía libertad y timidez de expresión, prensa y confería el poder de hacer leyes a un cuerpo electo: la Duma.

El colapso de la autocracia zarista:

La Asamblea Representativa (Duma) prometida por el Zar tuvo su primera sesión en 1906. Pero antes de que se pudiera lograr algo, la Duma fue abolida. Los tímidos de la Duma que se oponían al zar se exiliaron.

El zar había hecho grandes esfuerzos para asegurarse de que solo sus hombres fueran elegidos. El experimento constitucional fracasó y puso a los rusos más desesperados. Se dieron cuenta de que solo un cambio estructural podría salvarlos de su dura vida bajo la monarquía.

Fermento intelectual y crecimiento del partido bolchevique:

Los frustrados rusos se sintieron fácilmente atraídos por el comunismo predicado por Karl Marx, Lenin y otros revolucionarios marxistas. Los marxistas habían estado predicando las ideas del comunismo entre los campesinos y los trabajadores industriales. Se habían creado varias organizaciones de trabajadores después de que comenzara la industrialización en Rusia.

George Plejánov formó el Partido Socialdemócrata Ruso en 1883. Fue seguidor de Marx. Más tarde, este partido se fusionó con otros grupos socialistas para formar el Partido Laborista Socialdemócrata Ruso en 1898. Dentro de este partido, un grupo favoreció a un partido en el modelo de partidos similares en Francia y Alemania.

El grupo estaba a favor de la participación en las elecciones. Sin embargo, este grupo estaba en minoría y, por lo tanto, se les conocía como mencheviques. El grupo mayoritario conocido como los bolcheviques creía que, dado que no existían derechos democráticos para el pueblo de Rusia, los modelos alemán y francés no eran relevantes. Los bolcheviques estaban a favor de un partido que trabajaría hacia una revolución en Rusia.

Lenin (Vladimir Ilyich Ulyanov) era el líder de los bolcheviques. Después de Marx y Ángeles, se le considera como el líder más grande del movimiento socialista en Rusia. Se dedicó a hacer del partido bolchevique un instrumento de revolución en Rusia.

El Partido Socialista Revolucionario fue otro partido de los trabajadores que expresó las demandas de los campesinos rusos. Muchos otros partidos que comprendían a los nacionalistas no rusos dentro del imperio ruso también estaban trabajando para que sus tierras estuvieran libres de la explotación colonial.

Primera Guerra Mundial y Fundación del Estado Soviético:

Rusia se había unido a Inglaterra contra Alemania en la Primera Guerra Mundial. El zar esperaba anexar Constantinopla y el estrecho de los Dardanelos. Los alemanes pudieron derrotar a los rusos. El pueblo de Rusia se convenció de la incompetencia del gobierno ruso. Los rusos habían perdido alrededor de 600 millones de soldados.

El zar era simplemente incapaz de liderar una guerra moderna contra Alemania. Dependía completamente de su esposa, quien a su vez estaba dominada por Rasputin, un amigo de los Reales. La corrupción estaba muy extendida. Hubo una aguda escasez de pan. Los soldados estaban tan descontentos como los civiles. Las condiciones estaban maduras para el derrocamiento del gobierno existente.

Lenin había establecido dos condiciones fundamentales para el éxito de una revolución. En primer lugar, el pueblo debe estar convencido de la necesidad de la revolución y, en segundo lugar, debe estar dispuesto a hacer sacrificios por el éxito de la revolución. Rusia en 1917 estaba lista para una revolución en ambos aspectos.

Revolución de febrero — Eventos y efectos:

El primer evento notable en el curso de la revolución rusa ocurrió el 27 de febrero de 1917 según el calendario ruso. De ahí el nombre de Revolución de Febrero, sin embargo el incidente se relaciona con el 12 de marzo de 1917. Hubo una aguda escasez de alimentos en Rusia.

Hubo disturbios contra el gobierno del Zar. Las mujeres de la clase trabajadora organizaron una manifestación. Los trabajadores se unieron a los manifestantes y se pusieron en huelga. Se ordenó a las tropas que aplastaran a los alborotadores. Pero las tropas en lugar de sofocar a los alborotadores se unieron a los huelguistas.

Los soldados y los trabajadores en huelga formaron juntos un Soviet en la ciudad de Petrogrado. El zar ordenó la disolución de la Duma, pero la Duma se negó a cumplir las órdenes del zar. En cambio, votó a favor de establecer un gobierno provisional. El zar Nicolás II cedió su trono. El 15 de marzo de 1917 llegó a su fin la monarquía que había gobernado durante más de trescientos años.

El gobierno provisional:

La gente tenía cuatro demandas:

(iii) el control de la industria por parte de los trabajadores y

(iv) igualdad de condiciones para las nacionalidades no rusas.

Los tres partidos que se habían unido para derrocar al zar estaban encabezados por Kerensky, el príncipe Lvoff y Paul Milyukoff. Kerensky era un socialista revolucionario, mientras que el príncipe Lvoff representaba a los empresarios y terratenientes de mentalidad liberal. Paul Milyukoff actuó como Ministro de Relaciones Exteriores.

El gobierno provisional liberó a los presos políticos y shyoners. A los exiliados a Siberia se les permitió regresar. Se restauraron las libertades civiles. Finlandia fue reconocida como una unidad independiente dentro de la federación rusa. A Estonia se le concedió la autonomía, mientras que a Polonia se le concedió la independencia completa. La monarquía fue reemplazada. El pueblo de Rusia no quedó satisfecho con estas medidas. El gobierno provisional no duró mucho. Se derrumbó el 7 de noviembre de 1917.

Revolución de Octubre-Eventos y efectos:

Lenin estaba exiliado en Suiza en el momento de la revolución de febrero. Regresó a Rusia en abril. Bajo su liderazgo, el Partido Bolchevique presentó políticas claras y tímidas y avanzó el lema & # 8220Todo el poder a los soviéticos & # 8221.

Lenin había descrito al imperio ruso como una & # 8216prisión de naciones & # 8217 y había declarado que no se podía establecer una democracia genuina a menos que todos los no rusos tuvieran los mismos derechos. Su programa atrajo a los soviéticos por la transferencia total del poder del gobierno provisional a los soviéticos.

León Trotsky había jugado un papel importante en la Revolución de 1905. Regresó a Rusia en mayo de 1917. Como jefe del Soviet de Petrogrado, fue uno de los líderes más importantes del levantamiento de noviembre. Los bolcheviques que habían obtenido la mayoría en el Soviet de Petrogrado tomaron las oficinas del gobierno la noche del 24 de octubre de 1917.

El 25 de octubre de 1917 (según el calendario ruso) se reunió un Congreso de los Soviets de toda Rusia y asumió el poder político total. El evento que realmente tuvo lugar el 7 de noviembre se conoce como la Revolución de Octubre.

El Congreso de los Soviets emitió una proclama al día siguiente. Rusia se retiró de la guerra. Todas las propiedades de los terratenientes, la Iglesia y el Zar fueron transferidas a sociedades campesinas para ser asignadas a familias campesinas y cultivadas sin mano de obra contratada. Así se cumplió la promesa & # 8216land a los cultivadores & # 8217.

El control de las industrias se transfirió a los comités de trabajo de los trabajadores. Esta fue otra demanda presentada por el pueblo de Rusia antes de la revolución. Se confiscaron inversiones extranjeras. Se nacionalizaron bancos, compañías de seguros, agua, transporte y ferrocarriles. Se repudiaron las deudas externas. Se formó un nuevo gobierno encabezado por Lenin. El pueblo de Rusia elogió estas medidas tomadas por el nuevo gobierno.

El día de la revolución, solo se informó de la muerte de dos personas en Petrogrado. Sin embargo, durante los siguientes tres años, estalló una guerra civil en Rusia. Los oficiales del ejército del Zar se organizaron y se rebelaron contra el nuevo Estado soviético.

Fueron asistidos por tropas de potencias extranjeras. No fue antes de 1920 que el Ejército Rojo pudo hacerse con el control de todo lo que alguna vez había sido el imperio del Zar.El ejército rojo tenía más la naturaleza de un ejército de ciudadanos y, sin embargo, ganó contra fuerzas mejor entrenadas y mejor equipadas.

Impacto en la historia soviética:

La revolución de octubre transformó a Rusia en un Estado comunista. Se llamó Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). El ideal del nuevo gobierno era que cada ciudadano contribuyera según su capacidad y, a su vez, tuviera derecho a una remuneración acorde a sus necesidades. El sistema abolió la idea de producción con fines de lucro personal. El Estado asumió la responsabilidad de elaborar planes centrales para construir una economía avanzada en el menor tiempo posible.

Principales cambios provocados por los bolcheviques:

Se abolirían las desigualdades sociales y se otorgaría un estatuto constitucional al derecho al trabajo. Se dio alta prioridad a la educación. La constitución recién redactada reconoció la igualdad de todas las nacionalidades en la URSS. A las repúblicas que formaron la Unión se les dio la autonomía para desarrollar sus propias lenguas y cultura. No todas las repúblicas de la URSS tenían el mismo nivel de desarrollo. Estas medidas como tales adquirieron gran importancia entre las disposiciones constitucionales hechas por el gobierno comunista.

La Unión Soviética surgió como una gran potencia en la escena mundial pocos años después de la revolución. El concepto de planificación centralizada fue adoptado por muchos otros países, incluida la India (1951). El comunismo como ideología había atraído a los pobres y a los débiles.

Las sociedades capitalistas se dieron cuenta rápidamente de que las sociedades explotadoras se enfrentan a revoluciones violentas. Como tal, tomaron medidas para garantizar que los trabajadores recibieran salarios justos y otros emolumentos que les permitieran vivir con dignidad en la sociedad.

Se respetó el derecho a la propiedad, pero se introdujo el seguro social para garantizar que nadie pasara hambre. Varias sociedades capitalistas ofrecen a sus trabajadores mejores condiciones de trabajo que en un tiempo se creía que eran dominio exclusivo de las sociedades comunistas.

Como otras ideologías, el comunismo también se volvió dogmático a lo largo de los años. No respondió a las cambiantes condiciones mundiales. Las sociedades comunistas no se dieron cuenta de la importancia de las ganancias como incentivo para lograr lo mejor en el esfuerzo humano. El sistema comunista en la URSS colapsó en 1991 y la Unión Soviética se desintegró en una Comunidad de Estados Independientes (CEI).

Los revolucionarios rusos habían esperado que hubiera revoluciones en todo el mundo. Eso no sucedió. La revolución rusa había proclamado como objetivo la construcción y el rechazo de una sociedad socialista. Los partidos comunistas se formaron en muchos otros países fuera de la URSS para lograr un objetivo similar. Estos se afiliaron al Komintern o la Internacional Comunista formada en la URSS.

La Unión Soviética fue aclamada como líder del movimiento comunista mundial. Las políticas de los partidos comunistas fuera de la URSS fueron determinadas en gran medida por el partido comunista de la Unión Soviética. La Unión Soviética utilizó a menudo al Komintern como instrumento para perseguir sus propios objetivos. En 1942, el Partido Comunista de la India no se unió al Movimiento Quit India contra el dominio británico solo porque los soviéticos en ese momento estaban aliados con los británicos.

Socialismo versus comunismo:

La Revolución Rusa influyó en la difusión de las ideas socialistas en todo el mundo, incluidas las sociedades capitalistas. Inmediatamente después de que terminó la Segunda Guerra Mundial (1945), Gran Bretaña presentó el Plan Beveridge para la seguridad social. En muchos otros países se presentaron planes similares.

El socialismo se diferencia del comunismo en los métodos para lograr los objetivos socialistas. Ambas ideas aceptan que la democracia política sólo puede tener sentido si va acompañada de democracia económica y social. El Estado debe desempeñar un papel positivo en la aplicación de los derechos económicos y sociales. Pero una revolución violenta no es el requisito previo para ese cambio.

El comunismo representaba un sistema de gobierno bajo el cual la propiedad y la producción debían mantenerse como un fideicomiso común. Las ganancias derivadas del trabajo se distribuirían para el bien común. La comunidad a través del Estado debía asumir el control absoluto sobre todos los asuntos relacionados con los trabajadores y las relaciones sociales, incluida la religión.

Estados comunistas como China han hecho varios compromisos en la ideología comunista. Ha ayudado a China a convertirse en una de las principales naciones industriales del mundo. La colaboración con empresas extranjeras ya no es un tabú. La liberalización también ha estado ocurriendo en la India.

El Sector Público se ha convertido en un pasivo para el fisco y se están realizando esfuerzos para involucrar al capital privado en nuevos proyectos de industrialización. Se acepta que la renta nacional debe crearse antes de que pueda distribuirse. En lo que respecta a hacer el mejor esfuerzo, la propiedad y la empresa privadas no pueden ser sustituidas por el control estatal.

Estado soviético y colonias imperialistas:

El surgimiento de la Unión Soviética como un estado socialista dio más fuerza a los movimientos de libertad en las posesiones coloniales. Sun-Yat-Sen fue asistido por el gobierno soviético en sus esfuerzos por Unificar China. Los líderes políticos involucrados en la lucha por la libertad comenzaron a pensar en los cambios políticos más en términos de cambios sociales.


Militar

Guardias rojos

Debido a sus orígenes como movimiento revolucionario e igualitario, las primeras unidades militares de los bolcheviques fueron milicias en gran parte informales. Intercaladas dentro de esto había más formaciones de élite, como los fusileros letones y los marineros rojos, que terminaron cargando con la carga de la mayor parte de los combates realizados en las escaramuzas de los primeros meses del dominio soviético.

Una columna de guardias rojos en Petrogrado, 1917.

Las unidades de la Guardia Roja continuaron la tradición de los soviets de soldados heredados del ejército del Gobierno Provisional y, como tales, tenían la autoridad para elegir a sus propios comandantes y votar según sus órdenes. Esto, como era de esperar, tuvo efectos desastrosos en la efectividad del combate, pero su eliminación fue irregular en el transcurso de 1918. Los Guardias Rojos también se extrajeron abrumadoramente del proletariado urbano, lo que obstaculizó severamente su efectividad para operar más allá de las ciudades en las que se criaron.

A medida que el Ejército Rojo se volvió cada vez más profesional y disciplinado, los Guardias Rojos fueron relegados en gran medida al estado de reservas y guarniciones.

Ejército Rojo

Aunque el Ejército Rojo de Trabajadores y Campesinos se fundó formalmente en enero de 1918, tardaría casi medio año en convertirse en una fuerza de combate viable. Extraído inicialmente de lo mejor de los Guardias Rojos, la promulgación del servicio militar obligatorio en junio de 1918 aumentó dramáticamente las filas del Ejército Rojo, hasta el punto de que superó exponencialmente a los Blancos, al menos en el papel. Esto coincidió con un aumento espectacular de la eficacia de la lucha a raíz de las reformas decretadas por SOVNARKOM.

Hombres del Ejército Rojo en marcha hacia Jarkov (1919).

A instancias de Trotsky, el Ejército Rojo acabó con la naturaleza democrática e igualitaria de los antiguos Guardias Rojos. Los "comandantes" rojos eran oficiales en todo menos el nombre, y la deserción, el abandono del deber y la "agitación contrarrevolucionaria" podían ser castigadas con la muerte a manos de los destacamentos integrales de la Cheka y los comisarios políticos. Muchas de estas medidas fueron encabezadas después del asesinato de Lenin, que convirtió a la Cheka y a su líder, Félix Dzerzhinsky, en uno de los elementos más influyentes del régimen soviético.

Una unidad del Ejército Rojo de voluntarios chinos. Unidades "internacionalistas" como estas eran un elemento muy alabado del Ejército Rojo, independientemente de su tamaño real.

Trotsky también abogó por el alistamiento forzoso de ex oficiales zaristas en el Ejército Rojo como un medio para amortiguar la paralizante falta de comandantes experimentados de los bolcheviques. La medida fue recibida con serias críticas por parte de otros miembros del SOVNAKROM, pero sin embargo fue aceptada y resultó bastante exitosa, al menos desde el principio. En los últimos meses de la guerra, el debilitamiento del control de la Cheka significó que estos oficiales obligados a menudo fueran los primeros en desertar, con graves consecuencias, ya que estos desertores a menudo se llevaban a sus tropas y valiosa inteligencia con ellos. Después de la Guerra Civil, fue este acto el que se convirtió en una de las mayores marcas negras impuestas a Trotsky por los analistas e historiadores de izquierda.

La caballería roja entra en una ciudad capturada en el frente del Volga (febrero de 1919).

Sin embargo, el Ejército Rojo se desempeñó razonablemente bien durante gran parte de la guerra, y solo se desintegró realmente después de las devastadoras derrotas consecutivas en el Volga, Jarkov y Petrogrado en los últimos meses de 1919. Sin embargo, la verdadera sentencia de muerte del Ejército Rojo Fue el hambre y la deserción endémicas que caracterizaron los últimos meses del poder soviético. La desilusión con la creciente brutalidad de los bolcheviques condujo a una dramática pérdida de fe entre los rangos inferiores, muchos de los cuales veían al gran bloque SR en el Gobierno Blanco Provisional de toda Rusia como el representante más legítimo del pueblo.

Debido a la naturaleza en gran parte sin litoral de la mayor parte de los combates en la Guerra Civil, los buques de Flota Roja Obrera y Campesina jugó un papel insignificante. Por el contrario, los marineros de la Flota Roja formaron un elemento central del Ejército Rojo y, a menudo, sirvieron como tropas de choque altamente motivadas en la misma línea que las unidades de "Oficiales" Blancos.

Un destacamento de lucha de los marineros rojos (1917).

Sin embargo, la fuerte corriente anarquista y SR de izquierda presente en muchas unidades navales fue uno de los elementos clave en la caída de Petrogrado ante los blancos, ya que la guarnición de Kronstadt y la Flota Roja se amotinaron contra las órdenes de Grigory Zinoviev de salir de la ciudad para salvar a Trotsky. columna de socorro condenada.

Fuerza Aerea

los Flota Aérea Roja de Trabajadores y Campesinos no solo heredó gran parte del stock de aviones que quedaba de los regímenes zarista y republicano, sino también muchas de las fábricas de aviones, lo que les dio una clara ventaja en la superioridad aérea sobre los blancos en el período inicial de la Guerra Civil.

Esta ventaja comenzó a disiparse gradualmente a medida que se suministraban más y más aviones alemanes a los blancos, siendo el punto de inflexión decisivo el inicio del reconocimiento del PA-RG por parte de las potencias centrales en junio de 1919. La fabricación roja no solo no logró mantener el ritmo, sino que Las máquinas que se suministraban a los blancos eran típicamente más avanzadas que los viejos diseños franceses utilizados por los bolcheviques.


Una breve historia del movimiento comunista mundial

El término "utópico" se refiere al libro Utopía, publicado en el año 1516 por el filósofo y estadista inglés del siglo XVI Sir Thomas More.

Los socialistas utópicos expresaron hermosas ideas sobre un mundo mejor, pero sus planes se quedaron cortos porque no estaban arraigados en la realidad material de la Europa industrial temprana y su creciente lucha de clases entre capitalistas y trabajadores.

En el contexto de la expansión de la industria y el proletariado industrial en Europa, entraron en escena Marx y Engels.

En Londres, una organización llamada League of the Just (Bund der Gerechten), encabezada por Karl Schapper, y Heinrich Bauer, reunió a refugiados alemanes radicales. Mientras tanto, la Sociedad Comunista Correspondiente había sido establecida en Bruselas, Bélgica, por otro grupo de exiliados de Alemania, incluidos Karl Marx y Friedrich Engels. Como los dos grupos tenían objetivos muy similares, a saber, unir el movimiento de la clase trabajadora en toda Europa en torno a un programa de lucha, se fusionaron en 1847 para formar el Liga Comunista (Bund der Kommunisten), con sede en Londres. A Marx y Engels se les asignó la tarea de redactar un documento que estableciera los principios de la nueva organización. El resultado fue el manifiesto Comunista, considerado por millones como el documento fundacional, no solo del comunismo, sino del socialismo científico en general. El Manifiesto expone el enfoque materialista dialéctico e histórico para comprender la marcha de la historia y analiza la forma en que la sociedad capitalista se basa en la dominación de clase y está socavada por el ascenso del proletariado. Termina con las conmovedoras palabras “¡No tienes nada que perder excepto tus cadenas, y tienes un mundo que ganar! ¡Trabajadores de todas las naciones, uníos! " Esto establece claramente el principio de la idea que más tarde se denominó “internacionalismo proletario” (o internacionalismo de la clase trabajadora), que sigue siendo fundamental para el movimiento comunista de hoy.

Revoluciones de 1848 y retrocesos temporales

Tan pronto como se fundó la Liga Comunista y se publicó el Manifiesto, se desató el infierno en Europa, en forma de Revoluciones de 1848. Se trataba de rebeliones en Prusia, Austria, Hungría, Italia, Francia y los estados alemanes más pequeños contra el orden social autoritario que habían impuesto los vencedores de las guerras contra la Francia napoleónica. Tenían en común que tanto la burguesía como el proletariado industrial en expansión estaban en la primera línea de la lucha, en una alianza contra las monarquías absolutas (los reyes de Francia y Prusia, el emperador de Austria, los gobernantes de los estados alemanes más pequeños, el Pope y otros). Las demandas eran por la expansión de la democracia y la libertad del pueblo, pero no, explícitamente, por el socialismo. Sin embargo, Marx, Engels y los demás socialistas y comunistas de la época apoyaron activamente estas revoluciones, llegando Engels al extremo de abrocharse la espada y dirigirse al frente de batalla real (de ahí, y también por su interés en escribir sobre asuntos militares, su apodo como "General"). Pero las revoluciones fueron derrotadas en todos los países, e incluso más exiliados europeos llegaron a Gran Bretaña, el único país donde el pueblo no se había rebelado armado.

La Liga Comunista no sobrevivió mucho más allá de la derrota de las revoluciones europeas. Un espía del gobierno prusiano se apoderó de la lista de miembros de la Liga Comunista, y varios miembros de la Liga fueron arrestados y llevar a jucio por su papel en las revoluciones de 1848, como período de represión y reacción. Una conclusión que sacaron Marx y Engels de la derrota fue que incluso en la lucha contra los restos del antiguo orden feudal, la burguesía es una caña débil para que la clase obrera se apoye, y la creación de formaciones políticas y políticas enteramente de la clase obrera es, por lo tanto, esencial. Mientras tanto, Marx y Engels trabajaron en perfeccionar su análisis económico y político, adaptando el método de análisis idealista "dialéctico" de Hegel para aplicarlo al análisis del fenómeno material - de ahí otro sinónimo de marxismo, "la dialéctica materialista" más tarde llamada "materialismo dialéctico”.

La Primera Internacional y la Comuna de París

El movimiento de la clase trabajadora en Europa estaba caído pero no afuera, y se recuperó de las derrotas de 1848-1849. En 1864, el proyecto de crear una organización para reunir al movimiento obrero en toda Europa y más allá condujo a la creación de la Asociación Internacional de Trabajadores, a menudo llamada la "Primera Internacional". Una vez más, Marx y Engels desempeñaron un papel destacado, pero no indiscutible.

Desde el principio, hubo fuertes tensiones internas en la Asociación Internacional de Trabajadores. Incluía no solo al fuerte núcleo de seguidores de Marx y Engels, sino también a sindicalistas que querían concentrarse únicamente en las luchas laborales y no en las políticas, y anarquistas de las partes menos industrializadas de Europa. Pero la naturaleza internacional del movimiento prosperó y se extendió a muchas áreas de Estados Unidos y Europa. Este fue el comienzo del socialismo y el comunismo marxistas en nuestro propio país.

La tendencia anarquista en la Asociación fue liderada por el ruso Mikhail Alexandrovich Bakunin (1814-1876). Bakunin, como Marx y Engels, fue un antiguo admirador del filósofo alemán conservador George Wilhelm Friedrich Hegel (1770-1831), Bakunin no estaba de acuerdo con el marxismo en puntos clave. En lugar de la creación de un estado socialista de transición, Bakunin pidió una sociedad sin estado de grupos cooperativos. Esa postura, y la propensión de Bakunin a las intrigas de facciones, eventualmente llevaron a un conflicto entre él y los marxistas.

Pero mientras todo este fermento se desarrollaba en la Asociación Internacional de Trabajadores, estalló la guerra en Europa. El ambicioso emperador Napoleón III de Francia se dejó incitar a una guerra con los estados alemanes liderados por su potencia militar, Prusia, y fue derrotado, capturado y expulsado del poder. Mientras las tropas prusianas marchaban hacia París, los ciudadanos de la capital, con la participación de su milicia, la Guardia Nacional, tomaron el poder en la ciudad e instituyeron un régimen radical llamado Comuna de París. Un régimen republicano de derecha, establecido en la cercana Versalles, se movió, con la aquiescencia prusiana, para vencer y aplastar la Comuna.

Varios miembros de la Asociación Internacional de Trabajadores, incluidos amigos cercanos de Marx y Engels, participaron en el gobierno y la defensa militar de la Comuna. Implementó una serie de medidas radicales que estaban muy avanzadas para la época: por ejemplo, los trabajadores cuyos empleadores habían abandonado sus negocios podían tomar el control de las preocupaciones y administrarlas en su propio beneficio, separación de la iglesia y el estado, abolición de los intereses de las deudas. y democratización radical de la gobernanza de la ciudad. Estas cosas horrorizaron a la burguesía francesa y europea, y el 21 de mayo de 1871 el ejército regular entró en París. A fines de ese mes, la Comuna fue aplastada y el gobierno burgués restaurado llevó a cabo represalias horriblemente sangrientas, con miles de hombres, mujeres y niños ejecutados sin juicio. A otros se les impusieron largas penas de prisión, mientras que miles más se exiliaron.

En un panfleto llamado "La Guerra Civil en Francia", Que Marx escribió para resumir, para la Asociación Internacional de Trabajadores, las lecciones que extrajo de la Comuna, incluyó este importante pasaje:" Una cosa especialmente fue probada por la Comuna de París, a saber. la clase trabajadora no puede simplemente apoderarse de la maquinaria estatal ya hecha y manejarla para sus propios fines ”.

En otras palabras, después de que la clase trabajadora derroque el poder de la clase capitalista, se debe crear desde el principio una nueva maquinaria estatal controlada por los trabajadores. Posteriormente, esto se convirtió en una diferencia importante entre las respectivas actitudes de los comunistas, por un lado, y los socialistas "moderados", o, como decimos ahora, los socialdemócratas por el otro.

El fin de la Primera Internacional y el trabajo hacia la Segunda

Los desacuerdos entre socialistas marxistas y anarquistas bakuninistas continuaron desestabilizando la Asociación Internacional de Trabajadores. Finalmente, en 1872, la Haya (Países Bajos) El Congreso de la Asociación Internacional de Hombres Trabajadores votó a favor de trasladar la sede de la organización de Londres a Nueva York, aislándola de las disputas europeas y matándola efectivamente.

La organización laborista y socialista ahora continuaba en todas partes del mundo, donde se habían extendido tanto las ideas marxistas como las anarquistas. Sin embargo, durante un tiempo no hubo una estructura de coordinación internacional. Marx y Engels volvieron a centrar su atención en el desarrollo de sus trabajos y escritos teóricos. El primer volumen de la obra más famosa de Marx, Capital (Das Kapital) ya se había publicado en alemán en 1867 y se proyectaban más volúmenes. (Sin embargo, los Volúmenes II y III tuvieron que ser terminados por Engels después de la muerte de Marx en marzo de 1883).

A mediados de la década de 1870, los grupos socialistas habían madurado en muchos países. En Alemania, existía una fuerte rivalidad entre los seguidores de Marx y Engels, por un lado, y los de otro pionero socialista alemán, Ferdinand LaSalle (1825-1864) por el otro (LaSalle había muerto en un duelo en 1864, pero sus seguidores seguían teniendo una gran influencia en el socialismo alemán). En 1875, lassalianos, marxistas y otros se reunieron en la ciudad de Gotha en Baja Sajonia para tratar de unirse para fundar un nuevo partido socialista. El nuevo partido, ancestral del actual SPD, o Partido Socialdemócrata Alemán (Sozialdemocratisches Partei Deutschlands) incluyó en su programa una mezcla de ideas que se encontraron con La fuerte desaprobación de Marx. En particular, Marx frunció el ceño ante el fracaso del "Programa Gotha" para reflejar la naturaleza internacional de la lucha de la clase trabajadora, y sospechaba mucho de su actitud hacia el estado burgués.

Las fallas que Marx identificó en el programa de Gotha fueron una señal temprana del cisma que separaría al movimiento comunista del socialdemócrata o socialista "moderado".

Mientras tanto, la organización anarquista, y su variante, el anarcosindicalismo, continuó junto con la organización socialista. Aunque a menudo hubo conflicto entre las dos orientaciones, a veces también hubo cooperación, y las dos tendencias a menudo se superpusieron e “interpenetraron”. Una de esas situaciones ocurrió en Chicago en 1886. En el contexto del enorme movimiento del “Día de las ocho horas”, los trabajadores estaban en huelga en la fábrica de McCormick Harvesting Machine en el lado suroeste de la ciudad. Los guardias de la fábrica privada dispararon contra los huelguistas el 3 de mayo y varios murieron. Al día siguiente, hubo una protesta masiva en Haymarket Square de Chicago, organizado por los líderes socialistas y anarcosindicalistas del movimiento. Una bomba fue lanzada, muy probablemente por un agente provocador, cuando un grupo de policías se movía para disolver la manifestación pacífica. Varios policías murieron y también algunos trabajadores en el tiroteo que siguió. El gobierno encarceló a ocho líderes del movimiento del Día de las Ocho Horas y, tras una broma de juicio, colgó a cuatro de ellos (uno se había suicidado en la cárcel).

Ya ha habido una opinión cada vez mayor de que se necesitaba establecer una nueva organización socialista internacional para reemplazar a la Primera Internacional desaparecida hace mucho tiempo. El incidente de Chicago Haymarket y otras duras luchas laborales aumentaron la urgencia. Sobre 14 de julio de 1886 después de una pequeña acción preliminar en 1881, se fundó la Segunda Internacional sin mucha presencia anarquista. Un legado duradero fue la designación del 1 de mayo como Día Internacional de los Trabajadores, en conmemoración de los Mártires de Haymarket.

Logros de la Segunda Internacional

A pesar de la naturaleza diversa de los partidos y dirigentes involucrados en la Segunda Internacional, logró importantes avances para el movimiento obrero y la causa del socialismo. En primer lugar, difundió el mensaje básico del marxismo mucho más ampliamente de lo que había sido posible antes. Las partes afiliadas de la Segunda Internacional representaron a todos los continentes excepto a la Antártida. En el primer Congreso formal de la Segunda Internacional, el 14 de julio (Día de la Bastilla) en 1889, estuvieron representados partidos de dos docenas de países. Al comienzo de la Primera Guerra Mundial, muchos millones de trabajadores pertenecían a los partidos de la Segunda Internacional.

En Alemania y otros lugares donde los partidos de la Segunda Internacional eran fuertes, lograron muchas cosas que fueron beneficiosas para la clase trabajadora. Tuvieron crecientes éxitos electorales y consiguieron que se aprobara una legislación que protegía los derechos laborales. Estaban muy comprometidos con la organización sindical junto con su labor educativa y legislativa socialista. Avanzaron en programas de bienestar social, como el seguro médico y las prestaciones de jubilación, y estuvieron fuertemente representadas en la lucha por los derechos de la mujer. Por estas razones, en su apogeo, los Segundos Partidos Internacionales asustaron a la clase dominante mundial tanto como lo hicieron los partidos comunistas más tarde.

A pesar de los recelos de Marx expresados ​​en su crítica del Programa de Gotha, la idea de la solidaridad internacional de la clase trabajadora siguió siendo un tema principal del socialismo de la Segunda Internacional. Y hubo fuertes críticas al colonialismo e imperialismo por parte de importantes líderes de la Segunda Internacional. Por ejemplo, el parlamentario y líder socialdemócrata alemán Agosto Bebel desempeñó un papel importante en la exposición y denuncia de las acciones genocidas del gobierno y el ejército alemanes en la represión y casi el exterminio de las naciones Herrero y Nama en el África sudoccidental alemana (la actual Namibia).

La Primera Guerra Mundial y el estallido de la Segunda Internacional

Las incoherencias en el Programa de Gotha, ya señaladas por Marx, comenzaron a manifestarse, de una forma u otra, en el movimiento socialista mundial.

Eduard Bernstein (1850-1932)), una figura importante del socialismo alemán, había sido socio de Marx y Engels, pero comenzó a distanciarse de su perspectiva básica sobre las cuestiones del Estado y la transición hacia el socialismo. Creyó que el capital no se estaba concentrando más, pensó que el capitalismo se transformaría en socialismo mediante reformas legislativas y se subió al carro nacionalista alemán, adoptando el apoyo al colonialismo como mecanismo para ayudar a los pueblos “atrasados” a avanzar. Negando la inevitabilidad de las crisis sistémicas en el capitalismo en el futuro, promovió el "economismo", es decir, el énfasis en mejorar las condiciones económicas de la clase trabajadora sin intentar desafiar el control burgués del estado.

Bernstein fue duramente criticado por más miembros de izquierda de su propio partido, que lo acusaron de oportunismo. En su panfleto Reforma o Revolución? otro miembro del Partido Socialdemócrata Alemán, Rosa Luxemburg (1871-1919), criticó duramente a Bernstein por su revisionismo, oportunismo y economismo, precisamente aquellas cosas que se convirtieron en las principales corrientes de pensamiento no solo en Alemania, sino en varios otros partidos socialistas. en todo el mundo.

En el Partido Socialdemócrata de Rusia, una disputa similar condujo a la escisión de la facción radical mayoritaria, o bolcheviques, de la facción reformista minoritaria, o mencheviques, en 1903. El principal líder bolchevique, Vladimir Illyich Lenin (1870-1924), un año antes, había expuesto sus puntos de vista sobre lo que debería ser un partido socialista y cómo debería organizarse en su libro ¿Lo que se debe hacer? En opinión de Lenin, la lucha puramente económica de los trabajadores no conduciría, por sí sola, al cambio revolucionario y al socialismo que los marxistas deberían organizar para introducir el elemento de conciencia revolucionaria en la lucha de la clase trabajadora, y que para ello deberían formar un tipo diferente de partido político, más organizado, para llevar a cabo este trabajo.

Los mencheviques, por su parte, adoptaron una postura "ultraortodoxa" sobre la posibilidad de una revolución socialista en Rusia, alegando que, según la doctrina marxista, tal cosa sería imposible hasta que el capitalismo estuviera plenamente desarrollado en el país.

Disputas similares, con variaciones, ocurrieron dentro de los partidos socialistas en todo el mundo, pero mientras tanto el desarrollo del sistema capitalista mundial, con su competencia imperialista por colonias, recursos y mercados, estaba construyendo tensiones internacionales hasta un nivel que casi parecía una guerra importante. cierto. La Segunda Internacional celebró su Séptimo Congreso en Stuttgart, la capital del Reino de Wuertemberg, Alemania, en agosto de 1907. Aunque las tensiones revolucionarias versus reformistas fueron evidentes en la sala de conferencias, los delegados aprobaron una resolución en negrita denunciando el militarismo y la marcha hacia la guerra, y pidiendo a las clases trabajadoras de todos los países involucrados que se movilicen para evitar que estalle la guerra y que luchen por un rápido fin a las hostilidades en caso de que estallara de todos modos.

Luego, exactamente siete años después, en agosto de 1914, estalló la Primera Guerra Mundial, entre las Potencias Centrales (Alemania, Austria-Hungría y el Imperio Otomano) contra la Triple Entente (Francia, Reino Unido y Rusia zarista), con otros países luego se sumergen en el caos. Pero los líderes de muchos de los partidos socialdemócratas, y muchos de sus representantes en el parlamento, fracasaron rotundamente en mantener sus promesas de prevenir la guerra y detenerla una vez que estallara. Importantes figuras del movimiento socialista mundial, como Plejánov en Rusia, abandonaron el puesto decidido en Stuttgart y se manifestaron con entusiasmo en apoyo de sus propios gobiernos.

Hubo excepciones: en los Estados Unidos, Eugene V. Debs (1855-1926), un líder importante del Partido Socialista de América, logró evitar que su partido apoyara la entrada de Estados Unidos en la guerra y, de hecho, recibió una dura sentencia de cárcel por sus actividades contra la guerra. Un destacado líder socialista francés, Jean Jaures, fue asesinado en julio de 1914 por sus intentos de detener el estallido de la guerra. En Alemania, Rosa Luxemburg y Karl Liebknecht, junto con otros de la izquierda del Partido Socialdemócrata Alemán, también se opusieron militantemente a la guerra, una posición que ayudó a definir la “izquierda” en el movimiento socialista en todo el mundo. La izquierda del movimiento socialista vio esta rendición al nacionalismo y la fiebre de la guerra como una monstruosa traición a la clase trabajadora y la humanidad, y condujo a una ruptura definitiva entre la socialdemocracia reformista y lo que finalmente se convirtió en el movimiento comunista mundial y la Tercera Internacional.

La Segunda Internacional divide a la Revolución Bolchevique, la Tercera Internacional

El pueblo ruso, devastado por el impacto de la Primera Guerra Mundial, derrocó a la monarquía Romanov en febrero de 1917. Un gobierno de liberales burgueses y socialistas moderados tomó el poder. Este “Gobierno Provisional”, sin embargo, fue incapaz de atender las demandas de la clase obrera y de las masas y, además, quiso continuar la guerra con las Potencias Centrales en lugar de encontrar la forma de hacer la paz.

Los bolcheviques, encabezados por Lenin y ahora también por Leon Trotsky (1879-1940), un ex menchevique que se había pasado al lado bolchevique, lanzaron el lema de "¡Paz, tierra, pan!" y denunció la política de guerra del Gobierno Provisional, además de impulsar un programa socialista radical que también prometía desmembrar los latifundios a favor de los campesinos. Un gran número de trabajadores, campesinos pobres y soldados de base se sintieron atraídos por la causa bolchevique por este programa y por el trabajo enérgico de los cuadros bolcheviques estrechamente organizados. El 7 de noviembre de 1917, los bolcheviques llevaron a cabo una revolución exitosa en Rusia, llamada Revolución de Octubre debido a una diferencia en el calendario ruso en uso en ese momento. El gobierno bolchevique, inicialmente en coalición con una facción de izquierda del Partido Socialista Revolucionario, actuó rápidamente para implementar medidas radicales. Uno de estos fue el publicación de los tratados secretos entre las naciones, que había preparado el escenario para el estallido de la guerra.

Los bolcheviques, reconociendo que Rusia no podía ganar la guerra, iniciaron negociaciones con las potencias centrales para una salida pacífica del conflicto. Pero los alemanes jugaron especialmente un juego difícil y se aprovecharon de la voluntad de Rusia de negociar para apoderarse de grandes extensiones de territorio ruso y establecer un gobierno títere alemán en Ucrania. Ayudados por las potencias capitalistas, los “Guardias Blancos” de derecha montaron un esfuerzo múltiple para derrocar al gobierno bolchevique, lo que condujo a una sangrienta guerra civil. Algunos de los antiguos líderes mencheviques se pusieron del lado de la Guardia Blanca, otros se reconciliaron con los bolcheviques y otros se exiliaron, poniendo así efectivamente fin a la política socialdemócrata (en el sentido moderno del término) en Rusia.

Pero las potencias centrales perdieron la guerra y las monarquías austrohúngaras, alemanas y turcas otomanas fueron derrocadas por levantamientos populares. El Kaiser Wilhelm de Alemania, el Emperador-Rey Karl de Austria-Hungría y otros gobernantes alemanes menores se exiliaron. Durante un tiempo, ambas ramas del movimiento socialista, los radicales y los "moderados", estaban en lo alto. El Partido Socialdemócrata estableció un gobierno en Alemania bajo Friedrich Ebert del Partido Socialdemócrata. El ejército y los conservadores aceptaron esto, en parte para implicar a estos socialistas "razonables" en la derrota de Alemania, y en parte para evitar que los socialistas más radicales, que llegaron a ser llamados espartaquistas, derrocaran todo el orden capitalista. Ebert ni siquiera había querido el fin de la monarquía Hohenzollern, y negoció una lidiar con el ejército alemán por lo que se conservaría su posición privilegiada en la sociedad. Esto tuvo terribles consecuencias pocos años después. El gobierno del Partido Socialdemócrata instituyó varias reformas económicas y democráticas, pero la naturaleza básica del estado alemán se modificó mínimamente. Para detener a los espartaquistas, Ebert se alió con unidades militares que regresaban del frente para "mantener el orden". A finales de diciembre de 1918, los espartaquistas y los paramilitares de derecha (Freikorps) y las fuerzas militares aliadas con el gobierno de Ebert tuvieron enfrentamientos armados en Berlín y en otras partes de Alemania. Los espartaquistas fueron aplastados y dos de los líderes más conocidos de la izquierda alemana, Rosa Luxemburg y Karl Liebknecht, fueron asesinado. Los espartaquistas, habiendo roto todas las relaciones con el Partido Socialdemócrata, se convirtieron en el Partido Comunista Alemán.

Cosas similares sucedieron en otros lugares, las fuerzas "bolcheviques" tomaron brevemente el poder en Baviera y también en Hungría. Estas revoluciones "rojas" también fueron aplastadas, a menudo con la connivencia de los partidos y políticos socialdemócratas.

La Tercera Internacional, la COMINTERN y la fundación del comunismo en los Estados Unidos.

El éxito de la revolución en Rusia, el aplastamiento de esfuerzos similares en Hungría y en otros lugares, y el papel vergonzoso desempeñado por los socialistas "moderados" al ponerse del lado de la reacción contra los revolucionarios, llevaron a una división mundial en el movimiento socialista. En muchos países, las alas de izquierda de los partidos socialistas existentes se movieron para separarse de la Segunda Internacional. Los “izquierdistas” separatistas comenzaron a referirse a sí mismos como partidos comunistas, mientras que el término “socialdemócrata” comenzó a aplicarse a aquellos partidos que retuvieron la política de la Segunda Internacional.

En los Estados Unidos varios grupos reclamaron el manto "comunista". Los principales fueron el Partido Comunista de América, cuyos miembros eran en su mayoría trabajadores inmigrantes y que estaba encabezado por Charles Ruthenberg, y el Partido Laborista Comunista, encabezado por John Reed y Benjamin Gitlow, que incluyó a más trabajadores nacidos en Estados Unidos. Finalmente, la recién creada COMINTERN persuadió a estos dos grupos a fusionarse, creando el Partido Comunista de EE. UU. (CPUSA) que existe en la actualidad. El CPUSA y sus predecesores incluían el ala izquierda del Partido Socialista, pero también atrajeron a muchas personas de la Internacional Anarcosindicalista de Trabajadores del Mundo (IWW o Wobblies), incluidos futuros líderes del Partido Comunista como John Reed, Elizabeth Gurley Flynn y William Z Fomentar. Otros miembros de IWW que se acercaron al Partido Comunista fueron Lucy Parsons y Helen Keller.

¿Y qué fue el COMINTERN? En 1919, varios partidos de todo el mundo se reunieron en Moscú para crear una tercera, o internacional comunista, que se basaría en los principios revolucionarios que la mayoría de los líderes de la Segunda Internacional habían abandonado. Esta internacional comunista fue conocida como COMINTERN. En su fundación, las partes participantes establecieron un conjunto de reglas para la adherencia. Estos incluyen romper con la política de los partidos socialdemócratas reformistas, crear y mantener sus propias prensas y defender a la Unión Soviética. La COMINTERN se basó firmemente en el principio proletario (internacionalismo de la clase trabajadora).

Triunfos y problemas de la COMINTERN

En sus 24 años de existencia, la COMINTERN hizo muchas cosas positivas. Mantuvo los principios del internacionalismo de la clase trabajadora y el antiimperialismo que habían sido parte del programa marxista desde el principio y que Lenin había enfatizado particularmente. Por esta razón, los partidos comunistas de lugares tan distantes como Sudáfrica, Vietnam y México participaron con entusiasmo en su trabajo. Organizó el apoyo a los trabajadores y las luchas comunistas en muchos lugares, especialmente para la República Española durante la Guerra Civil Española de 1936-1939.

Por otro lado, hubo algunos problemas. Las reglas de la COMINTERN ordenaban que los partidos adherentes defendieran a la Unión Soviética, pero esto a veces causaba problemas a esos partidos, especialmente cuando se esperaba que defendieran al liderazgo soviético contra sus críticos y rivales internos.

Lenin murió en enero de 1924 y, como había temido, surgió una fuerte rivalidad entre dos de sus principales camaradas del partido y del gobierno soviético. El comunista georgiano Josef Stalin (1878-1953) y Leon Trotsky no estaban de acuerdo en una serie de cuestiones clave. Uno de ellos fue cómo construir la Unión Soviética, dado que había nacido en un país relativamente atrasado con un bajo nivel de industrialización y una clase trabajadora industrial enormemente superada en número por el campesinado. En el momento de la Revolución de Octubre, Lenin y todos sus colegas esperaban que las revoluciones socialistas tuvieran lugar en al menos uno de los principales países capitalistas industrializados, que luego podrían ayudar a Rusia a industrializarse también. Esto no sucedió. Luego, Lenin se echó atrás en los objetivos más radicales de su gobierno y entró en una fase llamada Nueva Política Económica. (NEP) que hizo amplias concesiones a los campesinos, otros pequeños productores y algunos capitalistas, con la idea de impulsar actividades que fortalezcan las fuerzas económicas del país.La inclinación de Stalin era continuar esta política después de la muerte de Lenin, es decir, "construir el socialismo en un solo país". Trotsky, por otro lado, pensaba que los comunistas soviéticos no deberían tratar de construir el país a través de concesiones del tipo de la NEP y deberían hacer más para promover revoluciones en otros países. Esta era su idea del “revolución permanente”.

El conflicto entre Stalin y Trotsky, que llegó a tener también una dimensión personal, provocó una escisión dentro del Partido Comunista de la Unión Soviética, con el grupo de Stalin prevaleciendo. Trotsky y muchos de sus seguidores fueron expulsados ​​del partido soviético y luego sometidos a represión. I

La política de la COMINTERN en China creó cierta inquietud en la parte of comunistas chinos, que no estaban contentos con la estrecha relación de los representantes de la COMINTERN en su país con el partido Kuomintang de Chiang Kai-Shek.

En el Sexto Congreso de la COMINTERN, celebrada en Moscú en 1928, se adoptó un análisis erróneo del potencial revolucionario de los países capitalistas. Hoy en día, esto se conoce como el "tercer período". Esta fue una desviación de la ultraizquierda en la que se sostuvo que el capitalismo en todo el mundo estaba entrando en su tercera etapa y crisis final, y que la revolución socialista era inminente en todas partes. La conclusión táctica fue que todos los partidos de la COMINTERN debían prepararse para una acción insurreccional inminente, y debían romper y denunciar enérgicamente todas las tendencias dentro del movimiento obrero que no estaban de acuerdo en que la revolución fuera dirigida por ellos. Cualquier relación con los partidos socialdemócratas debía cesar y estos partidos serían denunciados como "socialfascistas". Este error sectario tuvo muy malas consecuencias en muchos lugares, incluida, por ejemplo, en Alemania, donde hizo más difícil formar un frente único para bloquear a Hitler y sus nazis.

Pero después de que Hitler llegó al poder (siguiendo a Mussolini, quien tomó el poder en Italia en la década de 1920), y cuando los grupos fascistas ganaron fuerza en toda Europa, la COMINTERN llevó a cabo una fuerte medida correctiva. Secretario General de COMINTERN Georgi Dimitrov (1882-1949), al informar al Séptimo Congreso de la COMINTERN en 1935, enfatizó la necesidad de desarrollar un frente único con todas las fuerzas dispuestas a oponerse al fascismo, tanto a nivel de masas de la clase trabajadora como a nivel de relaciones. entre partidos políticos. Pasar del ultraizquierdismo sectario del “Tercer Período” al llamado del “Frente Popular” a la unidad contra el fascismo no fue tarea fácil, pero fue adoptado por todos los partidos de la COMINTERN.

Mientras tanto, los partidos comunistas de Alemania, Italia y otros países con gobiernos de derecha o fascistas habían sido prohibidos por completo, aunque muchos seguían operando en la clandestinidad.

La guerra Civil española

Pronto surgió una prueba importante para la política de frente popular de la COMINTERN, con el estallido de la Guerra Civil española en julio de 1936. Cuando oficiales militares de derecha apoyados por las organizaciones fascistas españolas se levantaron contra la República Española, el Partido Comunista Español, de acuerdo con su propio análisis y de conformidad con la política de COMINTERN, priorizó la derrota de la rebelión, antes que el derrocamiento del gobierno republicano centrista. Algunos de la extrema izquierda vieron esto como una traición, pero la extrema brutalidad de las tropas rebeldes encabezadas por el general Francisco Franco Bahamonde (1892-1975), y la entrada de la Alemania nazi y la Italia fascista en el conflicto del lado de Franco demostraron la validez del enfoque de los comunistas españoles. El conjunto de la COMINTERN (todos los partidos comunistas incluido el Partido Comunista de Estados Unidos) apoyo organizado a la República Española. Aunque la República fue derrotada (y muchos comunistas estadounidenses y otros izquierdistas que la habían defendido fueron perseguidos más tarde bajo el macartismo como "antifascistas prematuros”—Una cuestión de orgullo y no de vergüenza para la mayoría), esto puede verse como un punto culminante de la COMINTERN.

Segunda Guerra Mundial

En agosto de 1939, la Unión Soviética y la Alemania nazi firmaron el llamado "Pacto Molotov-Ribbentrop". Este fue un pacto de no agresión entre los dos países, que implicó, también, la división de facto de Polonia. Muchos de los partidos comunistas del mundo, que habían estado haciendo hincapié en la lucha contra el fascismo, se vieron sorprendidos por esto y sintieron que tenían que alabar el acuerdo. Esto dañó la reputación de los comunistas en varios países y les creó problemas legales en algunos, como Francia, donde el Partido Comunista se instaló inmediatamente. prohibido. Si la Guerra Civil española puede verse como el punto culminante de la COMINTERN, el Pacto Molotov-Ribbentrop puede haber sido el punto más bajo.

En junio de 1941, Alemania invadió la Unión Soviética y los aliados de Alemania pronto hicieron lo mismo con sus propias declaraciones de guerra. Una vez más, la defensa de la Unión Soviética contra el fascismo se convirtió en la máxima prioridad para los partidos de la COMINTERN. En los Estados Unidos, Norman Thomas (1884-1968), el líder del Partido Socialista de América, inicialmente se opuso a la participación de Estados Unidos en la guerra, aunque luego cambió de opinión al respecto.

En los países ocupados por la Alemania nazi, como Francia, Italia y Grecia, los partidos comunistas, en colaboración con otros antifascistas, jugaron un papel decisivo en la organización de la resistencia armada que asestó graves golpes contra los nazis y colaboradores locales.

Fin de la COMINTERN

En el apogeo de la Segunda Guerra Mundial, la COMINTERN decidió disolverse. La decisión fue anunciada el 15 de mayo de 1943 (el Partido Comunista de Estados Unidos también había pedido ser separado de la COMINTERN en 1940, y así lo acordó el organismo). Las razones dadas para disolver la COMINTERN eran eminentemente prácticas y estaban en línea con el análisis del frente popular que había presentado Dimitrov en el VII Congreso en 1935. “... mucho antes de la guerra, se había vuelto cada vez más claro que, en la medida en que la Tanto la situación interna como la internacional de los países se complicaron, la solución de los problemas del movimiento obrero de cada país a través de algún centro internacional encontraría obstáculos insuperables ”. Así que ahora los partidos comunistas del mundo pueden sentirse libres para crear sus propios frentes unidos y alianzas, y emplear otras tácticas que mejor se adapten, en su opinión, a la situación en cada uno de sus países.

La Guerra Fría, el macartismo y la represión

A costa de millones de vidas y un gran sufrimiento y pérdidas económicas, y con la Unión Soviética jugando el papel más importante y heroico, se ganó la Segunda Guerra Mundial y el fascismo europeo aplastó en casi todas partes (excepto España y Portugal). Los gobiernos socialistas llegaron al poder en Alemania Oriental (República Democrática Alemana), Polonia, Rumania, Hungría, Checoslovaquia, Yugoslavia y Albania, y los movimientos comunistas revivieron con fuerza en Italia y Francia.

En toda Europa y más allá, los partidos comunistas, operando legalmente o no, continuaron luchando por una presencia masiva mucho más amplia en los sindicatos, en cualquier otro tipo de organización popular en la política, incluidos los campos electoral y legislativo, y en el periodismo, la cultura. y las artes. Esto refuta la idea propagada por algunos de que los partidos comunistas eran (y área) grupos conspiradores cerrados.

Muy rápidamente, el período llamado Guerra Fría, con los esfuerzos del imperialismo para detener, por la fuerza si es necesario, cualquier avance adicional del socialismo, se convirtió en el centro de atención de Estados Unidos y otros gobiernos capitalistas importantes. La formación de la OTAN (la Organización del Tratado del Atlántico Norte) tenía este propósito y fue inmediatamente contrarrestada por el Pacto de Varsovia defensivo. Las potencias imperialistas, viendo la posibilidad del triunfo de un gobierno de izquierda en Grecia, intervinieron sangrientamente del lado de la monarquía de derecha en ese país.

En los Estados Unidos, el secretario general del Partido Comunista de Estados Unidos, Earl Browder, quien también había sido una figura importante en el trabajo de la COMINTERN, cometió un error de cálculo en cuanto al curso futuro de los acontecimientos. Había desarrollado la idea de que la cooperación capitalista-socialista que se había mantenido para aplastar el fascismo durante la guerra podría continuar indefinidamente, y que a partir de esa cooperación también se podría lograr el socialismo en los Estados Unidos. Hubo, dentro del movimiento comunista mundial y dentro del partido de Estados Unidos, una fuerte reacción negativa a la actitud de Browder y su acción para disolver el Partido Comunista de Estados Unidos y reemplazarlo por la "Asociación Política Comunista". Habiendo quedado claro que la alianza de la Segunda Guerra Mundial sería reemplazada por una mayor hostilidad de las principales potencias capitalistas hacia la Unión Soviética y el movimiento comunista, el Partido Comunista de EE. UU. Eliminó a Browder como líder y expulsado él del partido en 1946.

Revoluciones en China, Corea y Vietnam la Guerra de Corea

La derrota del imperialismo japonés en el este de Asia abrió la puerta a grandes cambios revolucionarios en China, Corea y Vietnam. En los tres países, los partidos comunistas se habían vuelto poderosos a través de su lucha decidida contra el ejército japonés, ganando el apoyo de millones de trabajadores y campesinos. Pero ninguno de estos tres países eran potencias industriales avanzadas, por lo que en cada caso la experiencia inicial de la Unión Soviética, a saber, la llegada al poder de un partido comunista ocurrió en un país que todavía era en gran parte agrícola y donde los campesinos superaban en gran medida a los trabajadores industriales. Esto tuvo profundas implicaciones para la forma en que se desarrolló el socialismo en cada uno de estos países asiáticos. Pero en Corea y Vietnam, la intervención imperialista terminó con países divididos, con partidos comunistas, en cada caso, en el poder en el norte, y gobiernos de derecha controlados por los imperialistas en el Sur, preparando el escenario para las guerras de Corea y Vietnam, respectivamente.

El macartismo y la persecución de los comunistas

En los Estados Unidos, a partir de finales de la década de 1940, y en menor medida en algunos otros países, el fin de la alianza de la Segunda Guerra Mundial entre la URSS y Occidente marcó el comienzo de una era de persecución muy aguda de los comunistas y del movimiento obrero en general. A esto a veces se le llama "macartismo" debido al papel destacado que desempeñó el senador estadounidense Joseph McCarthy de Wisconsin, pero incluyó a muchas otras figuras importantes y organismos públicos. Dos de los más importantes fueron el Comité de Actividades Antiamericanas (HUAC) de la Cámara de Representantes y el Subcomité de Seguridad Interna del Senado, que se dedicaron a erradicar a los comunistas y presuntos simpatizantes del empleo gubernamental, industrias clave y los campos artístico y cultural. Se aprobaron leyes que ilegalizaron al Partido Comunista en numerosos estados, se expulsó a los comunistas de la profesión docente (incluso a nivel universitario), se encarceló a los líderes del Partido Comunista de EE. UU. Con diversos pretextos y se arruinaron carreras y vidas. Para el macartismo fue fundamental el esfuerzo, en gran medida exitoso, de expulsar a los comunistas del movimiento obrero. Tél Taft-Hartley La ley de 1947 dañó los sindicatos de nuestro país y los derechos de los trabajadores estadounidenses de muchas maneras. Golpeó tanto a los sindicatos como a la izquierda al obligar a los dirigentes sindicales a firmar declaraciones juradas de que no eran miembros del Partido Comunista de Estados Unidos. Los sindicatos que mantuvieron a las personas que se negaron a firmar tales declaraciones juradas en posiciones de liderazgo perdieron muchos de sus derechos legales. En muchos casos, los comunistas que ocupaban cargos en sindicatos en los que, de hecho, el Partido Comunista de EE. UU. Había desempeñado un papel importante en la construcción, pensaron que era mejor renunciar a la dirección de su sindicato en lugar de poner en peligro su futuro. Utilizando estos y otros métodos, la clase dominante y el gobierno lograron abrir una brecha entre el Partido Comunista y su base social en la clase trabajadora, haciendo un daño que ha tardado décadas en reparar.

La muerte de Stalin y el discurso de Jruschov de 1956

Joseph Stalin murió el 5 de marzo de 1953. En la subsiguiente lucha por el poder dentro del partido soviético y la dirección del gobierno, un protegido de Stalin, Nikita Sergeyevich Khrushchev, emergió como primer secretario del Partido Comunista y primer ministro soviético. En el XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética, en 1956, Jruschov pronunció un discurso, "Sobre el culto a la personalidad y sus consecuencias", en el que denunció muchas de las prácticas de gobierno y partido en el período de Stalin. Se puso en libertad a un gran número de presos políticos y no políticos y se instituyeron reformas destinadas a mejorar el nivel de vida material de la población soviética.

El llamado "Discurso Secreto" en el XX Congreso del Partido tuvo un gran impacto en los otros países liderados por los comunistas de Europa central y oriental: Polonia, la República Democrática Alemana, Rumania, Hungría, Checoslovaquia, Bulgaria, Yugoslavia y Albania. En varios de estos países, sobre todo Polonia y Hungría, las revelaciones dieron lugar a protestas callejeras y, en varios países, el antiguo liderazgo, que había estado cerca del pensamiento de Stalin, fue reemplazado por nuevos líderes que lo rechazaron.

El discurso de Jruschov y los acontecimientos relacionados en la Unión Soviética también produjeron disturbios en los partidos comunistas fuera del bloque socialista.

La "división chino-soviética".

Después de que el Ejército Revolucionario del Pueblo de Mao Zedong derrocara al Kuomintang de Chiang Kai-shek de China, apoyado por Estados Unidos, en 1949, la República Popular China recibió una considerable ayuda para el desarrollo de la Unión Soviética. Sin embargo, las cosas no fueron del todo bien en la relación entre los dos gigantes socialistas. Hubo disputas territoriales de larga data que se remontan a los viejos tiempos zaristas, estas fueron resueltas en parte por el gobierno soviético, pero no completamente. Había diferencias sobre el papel de los campesinos frente al de los trabajadores en la construcción del socialismo. Y después del discurso de Khrushchev de 1956, Mao Zedong y sus camaradas chinos empezaron a sospechar que la dirección soviética iba a vender al movimiento comunista mundial a favor de una postura menos confrontativa hacia Estados Unidos y las otras potencias capitalistas. De modo que la dirección china se erigió en los verdaderos defensores de la herencia de Lenin y Stalin, con la dirección soviética condenada como "revisionista". En la disputa que siguió, solo un pequeño país socialista de Europa del Este, Albania, se puso del lado chino. El extremadamente grande Partido Comunista de Indonesia también lo hizo. En varios países capitalistas, hubo divisiones dentro de los partidos comunistas no gobernantes.

La Revolución Cubana despierta esperanzas en el socialismo

El primero de enero de 1959, tropas insurgentes encabezadas por el revolucionario marxista argentino-cubano Ernesto “Che” Guevara entraron en La Habana, Cuba, después de haber derrotado a las fuerzas del dictador Fulgencio Batista, apoyado por Estados Unidos. El nuevo Primer Ministro y luego Presidente de Cuba, Fidel Castro Ruz, el Che y sus compañeros combatieron los esfuerzos de Estados Unidos para aplastar la Revolución Cubana mediante un bloqueo económico, sabotaje e invasión. Con el corte del comercio de Estados Unidos, Cuba desarrolló estrechos vínculos económicos con la Unión Soviética y el bloque socialista de Europa del Este.

Por primera vez en la historia, un gobierno liderado por comunistas pudo establecerse en el hemisferio occidental y aferrarse al poder, a 90 millas de Estados Unidos. El mero hecho de esto, más la forma dinámica e innovadora en la que los cubanos se propusieron construir el socialismo, sirvió como un gran estímulo para los comunistas y socialistas de izquierda en todo el mundo. En todos los países de América Latina y más allá, los comunistas y socialistas de izquierda comenzaron a prestar mucha atención a la experiencia cubana en busca de ideas sobre cómo revitalizar el proyecto socialista. Y los revolucionarios cubanos revivieron la idea de que el socialismo podría derrotar al capitalismo en todas partes.

Eurocomunismo

A partir de mediados de la década de 1970, varios partidos comunistas, principalmente en Europa, desarrollaron una reorientación hacia los conceptos marxistas y leninistas de la naturaleza del estado en la sociedad capitalista. El líder del Partido Comunista español Santiago Carrillo, especialmente, al desarrollo de esta tendencia “eurocomunista” con su libro de 1977 “Eurocomunismo y Estado”. La posición eurocomunista era que, aunque el Estado seguía siendo un mecanismo de dominación de clases, podía “democratizarse” hasta el punto de convertirse en el instrumento de transición del capitalismo al socialismo. De hecho, todos los partidos comunistas en los países capitalistas casi siempre han luchado por la democracia dentro de las instituciones de la sociedad capitalista, sin embargo, Carrillo y los eurocomunistas llevaron esto mucho más lejos, y el concepto de lucha de clases como el camino hacia el socialismo tendió a ser subestimado, mientras que las alianzas multiclasistas el trabajo dentro del aparato estatal fue exagerado. En aquellos partidos que adoptaron las versiones más extremas del eurocomunismo, las tendencias liquidacionistas cobraron fuerza. Esto condujo a la eventual disolución del otrora enorme Partido Comunista Italiano y del igualmente poderoso Partido Comunista Mexicano. El Partido Comunista Español y otros sobrevivieron y cambiaron sus políticas alejándose de los extremos del eurocomunismo, pero varios otros partidos terminaron disueltos, divididos o con una influencia significativamente reducida.

El colapso de los Estados socialistas soviéticos y de Europa del Este

Durante los años setenta y ochenta, una acumulación de problemas económicos, sociales y de otro tipo creó un alto nivel de inestabilidad en la Unión Soviética y en los demás estados socialistas de Europa central y oriental.

A fines de la década de 1980, Mikhail Gorbachev, secretario general del Partido Comunista de la Unión Soviética desde 1985 hasta 1991, instituyó un conjunto de reformas radicales que abarcaban la forma en que se gobernaba el país, la relación entre el Partido Comunista y el estado soviético, y la relación de la Unión Soviética con los demás estados socialistas de Europa del Este. del Partido Comunista de la Unión Soviética, Gorbachov comenzó a implementar un programa de reforma ampliamente etiquetado como “glasnost” (apertura) y “perestroika” (reestructuración). Esto implicó más libertades, pero también más libertad para que los gerentes de las empresas estatales socialistas se comporten como directores ejecutivos capitalistas y se involucren en la construcción del imperio y el enriquecimiento personal. Las personas en posiciones de autoridad e influencia dentro del Partido Comunista de la Unión Soviética comenzaron a promover posiciones abiertamente anticomunistas. Figuras líderes del partido como Boris Yeltsin, jefe del Partido Comunista en la capital, Moscú, lideraron un esfuerzo agresivo, no para mejorar o reformar, sino para desmantelar el socialismo en la tierra de la Revolución de Octubre. Yeltsin y sus aliados también promovieron el nacionalismo ruso, una postura de la que se hicieron eco los movimientos nacionalistas en varias de las repúblicas constituyentes de la Unión Soviética. Los esfuerzos para dar marcha atrás a este impulso para restaurar el capitalismo se encontraron con fuerza.

A fines de la década de 1980, los estados socialistas se habían derrumbado en Albania, Bulgaria, Checoslovaquia, la República Democrática Alemana (Oriental), Hungría, Polonia, Rumania y Yugoslavia. Lo mismo sucedió en Mongolia, pero China, Cuba, Laos, la República Popular de Corea y Vietnam permanecieron bajo el liderazgo socialista, y lo siguen haciendo hasta el día de hoy.

El final llegó para la Unión Soviética en 1991, cuando el Partido Comunista perdió el poder y el país se dividió en sus repúblicas constituyentes. Checoslovaquia irrumpió en la República Checa y Eslovaquia, y Yugoslavia se dividió en Bosnia-Herzegovina, Croacia, Macedonia, Montenegro y Serbia. La ruptura de Yugoslavia estuvo acompañada de guerras violentas y "limpieza étnica".

En muchos de estos estados, los antiguos partidos comunistas se transformaron en partidos socialdemócratas, mientras que los elementos comunistas más tradicionales se separaron de ellos y formaron sus propios partidos. Fuertes movimientos fascistas salieron a la superficie en varios de los estados del antiguo bloque socialista y hubo represión contra los partidos comunistas y sus miembros. Los partidos y sus símbolos fueron prohibidos y hubo ataques legales y extralegales contra sus líderes y miembros. Los activos de los partidos comunistas, incluido el Partido Comunista de la Unión Soviética, fueron confiscados y se convirtieron en parte de la base de las fortunas de los nuevos "oligarcas" súper corruptos.

Los principales estados imperialistas, incluido especialmente Estados Unidos, no tardaron en "pescar en aguas turbulentas". Las corporaciones estadounidenses, las organizaciones sin fines de lucro y las entidades estatales se apresuraron a ingresar a los antiguos estados socialistas, vendiéndoles una lista de bienes neoliberal basada en los supuestos poderes mágicos del "libre" comercio, la privatización y la austeridad.

El socialismo revive

El colapso de los estados liderados por los socialistas soviéticos y de Europa del Este fue un golpe terrible para la clase trabajadora en todo el mundo. Llevó a algunos apologistas del capitalismo a adoptar la actitud triunfalista de que el socialismo y el comunismo eran simplemente una quimera y que la historia había “terminado” y que el capitalismo llegó para quedarse, para siempre. A los pocos años, la falacia de esta actitud comenzó a ser revelada por los acontecimientos sobre el terreno. La imposición agresiva, por parte de la clase dominante y sus agentes políticos, del programa neoliberal de "libre" comercio, privatización y represión fraudulentas y favorables a las corporaciones produjo una reacción violenta que llevó a la organización y movilización militantes de base en muchos países, y la revitalización La clase obrera y las fuerzas populares comenzaron a lograr victorias tácticas. los "Guerras del agua" en Bolivia a principios del siglo XXI, y la elección del izquierdista radical Hugo Chávez como presidente de Venezuela en 1998, más la recuperación de la Cuba socialista de la crisis provocada por el colapso de los estados socialistas soviéticos y de Europa del Este, reavivaron tanto interés como activismo en toda América Latina en la idea socialista.

La elección de gobiernos de izquierda, algunos de los cuales tenían objetivos explícitamente socialistas, en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador, El Salvador, Guyana, Honduras, Nicaragua, Paraguay, Uruguay, Venezuela y San Vicente y las Granadinas representó un gran desafío. al orden mundial imperialista. Aún más amenazador para el capitalismo fue el trabajo que estos gobiernos emprendieron para crear mecanismos de cooperación económica y política que no dependieran de Estados Unidos, Western Union, el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional.

Actualmente, la “marea rosa bolivariana” de gobiernos de izquierda atraviesa dificultades, y la izquierda ha perdido el poder en varios países importantes, pero la base social movilizada en cada país, por un programa de justicia social que se base explícita o implícitamente sobre conceptos socialistas, continúa expandiéndose en lugar de contraerse. Los partidos comunistas de la región siguen siendo extremadamente activos en este movimiento internacional y trabajan junto con otros izquierdistas y socialistas a través de grupos como el Sao Paulo. Foro luchar contra el imperialismo y la derecha.

Y este es el caso no solo en América Latina. El fin de la era del apartheid en Sudáfrica y la elección de Nelson Mandela como presidente en 1994, ha permitido a la Partido Comunista Sudafricanoy ampliar enormemente su trabajo con la clase trabajadora y las masas de ese país, con el resultado de que ahora tiene cientos de miles de miembros y es una fuerza importante en la política y el gobierno del país.

Aunque ya no existe COMINTERN, un grupo de 115 partidos comunistas y obreros se han estado reuniendo regularmente para comparar estrategias bajo la égida del En algunos países donde los partidos comunistas se habían disuelto están reviviendo en otras áreas, incluido Estados Unidos, Los partidos comunistas están experimentando un aumento en el número de miembros.

Hacia el futuro: socialismo o barbarie

La humanidad no puede continuar así. La degradación del medio ambiente natural y las condiciones de vida brutalmente insatisfactorias que el modo de producción capitalista ha creado en todo el mundo están despertando, en todas partes, el sueño de un mundo basado en el amor y la cooperación en lugar del egoísmo y la competencia de perros come perros. palabra sin explotadores y explotadores, en resumen, un mundo socialista.

Depende de nosotros crear un mundo así, para nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos.

Este ensayo es una adaptación de una versión oral que el autor presentó a la Escuela Nacional del Partido del Partido Comunista de EE. UU., Agosto de 2018.


¿Cuándo comenzó el movimiento socialista a ser digno de mención en la historia de Rusia? - Historia

C L R James
La revolución mundial de 1917 y ndash1936

Capítulo 6

STALIN Y SOCIALISMO

EN EL TESTAMENTO, LENIN COMO SUPERIOR A SUS CONTEMPORÁNEOS en el dominio de los hombres como de la política, había advertido al partido de una probable división entre Trotsky y Stalin. Dijo que era una bagatela, pero "una bagatela que puede adquirir un significado decisivo". Lenin creía en el materialismo histórico, pero no subestimaba el significado de los individuos, y la plena inmensidad de las consecuencias es hoy visible.

Sin embargo, como Lenin, obviamente, vio, el origen inmediato del peligro era personal. Lenin no lo dijo con tantas palabras. El Testamento está redactado con mucho cuidado, pero durante toda la guerra civil hubo enfrentamientos entre Trotsky y Stalin. Stalin, con Zinoviev y Kámenev, que lo apoyaron al principio, odiaba a Trotsky, pero Stalin lo odiaba con un odio que veía en él el principal obstáculo para su poder. Zinoviev y Kámenev Stalin sabían que podía manejarlo. Zinoviev, por su parte, temía a Trotsky, pero también temía a Stalin. Tenía la idea de equilibrar uno contra el otro. Pero se fue con Stalin por el momento. ¿Qué clase de hombre era este que tan pronto iba a usurpar la posición de Lenin y tratar de desempeñar el papel de Lenin? Ningún hombre de esta generación, pocos hombres de cualquier otra, podría haber hecho esto adecuadamente.

Lenin

Lenin, ante todo, conocía la economía política como pocos profesores universitarios. Fue un maestro absoluto de la teoría y la práctica políticas. Conocía el movimiento obrero internacional de los grandes países de Europa, no sólo su historia interpretada teóricamente por el materialismo histórico, sino por años de experiencia personal en Gran Bretaña, Francia, Alemania y Suiza. [1] Hablaba un alemán casi impecable y escribía el idioma como una segunda lengua. Estaba en casa en francés e inglés y podía leer otros idiomas europeos con facilidad. La honestidad intelectual era para él una pasión fanática, y para su concepción básica de aliar los más altos resultados del conocimiento teórico y práctico en el partido a los movimientos instintivos de millones, la honestidad ante el partido y ante las masas era para él fundamental. El alcance y la honestidad de su intelecto, su poder de voluntad, el singular desinterés y la devoción de su carácter personal, sumados a un gran conocimiento y comprensión de los hombres, le permitieron utilizar todo tipo de intelecto y carácter de una manera que ayudó a elevar el partido bolchevique entre 1917 y 1923 a la altura del estupendo papel que estaba llamado a cumplir. Ningún grupo de hombres hizo tanto, y lo pequeños que eran realmente la mayoría de ellos podemos darnos cuenta solo mirando en qué se convirtieron en el momento en que su maestro los dejó. Lenin los convirtió en lo que eran. Era astuto y maniobraba como todos los que tienen que dirigir a los hombres deben maniobrar. Pero a pesar de todos los desacuerdos de esos años que a menudo llegaron al punto de ruptura, nunca calumnió, exilió, encarceló ni asesinó a ningún líder de su partido. Fue amargado en la denuncia, a menudo injusto, pero nunca personalmente malicioso. Fue despiadado con los enemigos políticos, pero los llamó enemigos y proclamó en voz alta que si se oponían al régimen soviético, los dispararía y seguiría disparándolos. Pero Trotsky cuenta lo cuidadoso que fue con la salud de sus colegas por más duro que sea, es fácil sentir en sus discursos, en ocasiones cuando el partido estaba desgarrado por disputas, un hombre de fuertes emociones y sensibilidad por la personalidad humana. En su vida privada, dio un ejemplo modesto de incorruptibilidad personal y vida austera. Ningún hombre podría ocupar su lugar, pero no era imposible que alguien capaz y dispuesto a actuar en su tradición pudiera haber continuado donde lo dejó, y todos sabían que Trotsky era el mejor capacitado para ese difícil puesto. Lenin lo había designado como tal en el Testamento. Pero la ironía, la tragedia más cruel del mundo de la posguerra es que, sin interrupción, la dirección del partido bolchevique excesivamente centralizado y políticamente dominante pasó de uno de los más altos representantes de la cultura europea a otro que, en todos los aspectos, excepto en la determinación. propósito, fue la antítesis de su predecesor.

STALIN

El carácter personal de Stalin no es el factor dominante de la historia soviética desde 1914. Han estado en juego fuerzas mucho mayores. Pero si los dones individuales de Lenin estaban del lado del progreso hacia el socialismo, Stalin solo tocó la corrupción. De economía política era, y en gran medida es, bastante ignorante en el marxismo, él y sus secuaces son hoy capaces de errores de los que un socialdemócrata crudo no sería culpable. Estas cosas se probarán en su lugar. Por el momento basta con citar algunos incidentes significativos de su historia temprana.

En enero de 1928 Verechtschaks, uno de sus primeros compañeros, pronunció en el periódico de París: Dui, algunos recuerdos de Stalin en prisión. [2] Los estalinistas no negarán su autenticidad, porque en Pravda El 2 de febrero de 1928 y el 20 de diciembre de 1929, Demian Biedny, un escribiente estalinista, citó esos fragmentos como reflejo del crédito del amado líder. No citó lo siguiente. Un día, un joven georgiano fue golpeado brutalmente por sus hermanos presos en la prisión de Benlov como provocador, acusación que resultó ser falsa. Más tarde se descubrió que el rumor provenía de Stalin. En otra ocasión, un ex bolchevique apuñaló y mató a un trabajador al que no conocía pero que creía que era un espía. El asesino confesó después que Koba (como se llamaba entonces a Stalin) lo había incitado. A finales de 1901, Koba abandonó repentinamente Tiflis. La revista socialdemócrata de Georgia, Brdzolis Khma (Eco de la lucha) nos dice por qué. Stalin, mediante calumnias e intrigas, había intentado socavar la posición del líder de la organización. Después de haber sido advertido muchas veces, difundió calumnias aún más viciosas y fue expulsado por unanimidad de la organización Tiflis. Se cuenta esta historia para no ennegrecer a su personaje ni para convertirlo en villano. Es importante porque hoy sigue siendo lo que era entonces, solo que donde en sus inicios andaba susurrando y escribiendo cartas, a partir de 1924 tuvo a su disposición todos los recursos de un gran país. En el momento en que Lenin quedó incapacitado, Stalin empezó a estampar la imagen de su personalidad corrupta y limitada en el partido bolchevique. No hay inevitabilidad en esto. Él era un tipo de hombre y Lenin era otro. El juicio de Zinoviev, Kamenev y los demás no sorprende a quienes conocen la historia del partido bolchevique desde que Stalin tuvo el poder en sus manos.

Una última característica también explicará su suprema incapacidad para la autoridad en el Estado socialista. En 1911 escribió una carta dando su opinión sobre la lucha que Lenin estaba librando contra quienes deseaban liquidar la revolución y contra Trotsky que aún luchaba por una unidad imposible. & # 8220 Hemos oído hablar de la tempestad en la taza de té, el bloque de Lenin-Plekhanov por un lado y Trotsky-Martov-Bogdanov por el otro. Hasta donde yo sé, los trabajadores se inclinan por lo primero. En general, sin embargo, desconfían de los emigrados. ¿Por qué deberían preocuparse por ellos en lo que a nosotros respecta? Todo el que tiene el interés del movimiento en el fondo hace su propio trabajo. El resto seguirá por sí solo. Eso es, en mi opinión, el mejor. & # 8220 [3]

No lo sabía ni le importaba. Hay otros ejemplos de su limitación nacional, sus burlas hacia los emigrados, su desprecio por la teoría. El leninismo que predica con tanta asiduidad desde 1924 no significa nada para él. Con el barniz de una educación de Oxford en Inglaterra, o una fortuna personal en Francia y Estados Unidos, habría sido un primer ministro o presidente ideal. Un ejército de asesores personales y un sistema tradicional le habrían dado margen para sus poderes de organización, intriga y voluntad despiadada. Nunca podría haber construido un movimiento de masas, pero como segundo o sucesor de un Hitler o un Mussolini, podría haber encontrado quizás el mejor alcance para sus extraordinarias habilidades. Como guía de un Estado basado en los principios del Socialismo científico y formulador de las políticas de la Tercera Internacional, es imposible imaginar a una persona más inadecuada. Pero son estas mismas cualidades y defectos los que hicieron que la burocracia instintivamente se pusiera de su lado contra Trotsky en la lucha que siguió.

No tenía reputación y había llegado a donde estaba poniéndose rígidamente del lado de Lenin en casi todas las ocasiones. En 1905 y octubre de 1917, había hecho poco. No tenía ningún atractivo personal. Tampoco Zinoviev y Kamenev. Todos sabían el papel que habían jugado no sólo antes de octubre, sino inmediatamente después, cuando habían instado a una coalición con los mencheviques y habían dimitido del Comité Central por su desaprobación de la política intransigente de Lenin y Trotsky. Lenin lo había transmitido a toda la población de Rusia. Se sabía que Zinoviev era un cobarde, su falta de originalidad le valió el apodo de gramófono de Lenin. A pesar de cierta popularidad, ni él ni Kamenev podían rivalizar con Stalin o Trotsky.

Trotsky

Trotsky, por otro lado, fue, incluso mientras vivió Lenin, la figura más brillante de Rusia. En lo que se refiere a la estrategia de octubre, Lenin & # 8217s había sido la mano guía, pero mientras estuvo escondido, Trotsky había sido la figura principal ante las masas en Petrogrado. Era el & # 8220 Hombre de Octubre & # 8221. Su organización del Ejército Rojo le había dado no sólo una reputación internacional sino una gran popularidad entre los campesinos. Como Comisario de Guerra, viajando de frente a frente, millones de personas lo conocían personalmente y lo amaban. Era el orador más grande de Europa, y en los congresos de la Internacional pronunció el discurso principal en ruso, alemán y francés, y luego, como Comisario de Guerra, revisaría el Ejército Rojo para los delegados. Sus folletos atraían por igual a profesores y campesinos. Lo más importante de todo, era la mano derecha de Lenin, reconocida por todos como su sucesor. Su debilidad personal era la imperiosidad y cierta incapacidad para desenvolverse fácilmente con hombres de su mismo estatus pero obviamente inferiores en calidad. Carecía de la bondad y sencillez integral de Lenin. Su misma brillantez y audacia en la acción llevaban consigo una incapacidad compensadora para esa maniobra personal en la que sobresalen tantos hombres menores. Su gran debilidad, incapacidad en la organización del partido, no se lo impidió mientras fue miembro de la gran organización de Lenin. Mientras Lenin vivió, allanó todas las dificultades, y Lenin y Trotsky eran dos nombres indisolublemente unidos. Stalin, celoso, mezquino pero ambicioso, acechaba en el fondo y tramaba y conspiraba. Encontró almas gemelas en Zinoviev y Kamenev. Sobre la prioridad, Lenin y Trotsky nunca se pelearon. Después de la revolución de octubre, Lenin propuso a Trotsky como presidente del Consejo de Comisarios. Trotsky vio que la sugerencia era absurda e insistió en que Lenin ocupara el lugar que le correspondía. Les preocupaba la política, no el lugar. Pero algunos viejos bolcheviques odiaban a este forastero que, después de oponerse a su maestro durante años, había entrado repentinamente y los había expulsado del puesto que consideraban suyo por derecho. Pero para las grandes masas, Trotsky, incluso cuando Lenin estaba incapacitado, todavía tenía el prestigio de sus dones y logros y la magia de su estrecha asociación con Lenin.

LA TROIKA DESTRUYE LA FIESTA

Trotsky no solo era amado por las masas, sino que también era popular entre las bases del partido. ¿Qué habían hecho alguna vez Zinoviev, Kamenev o Stalin para entusiasmar a nadie, excepto a sus propios seguidores inmediatos? Pero los tres tenían el aparato del partido y los fondos del partido en sus manos. Djerzhinsky, que había compartido con Stalin Lenin el castigo sobre la cuestión nacional, estaba cerca de ellos y se ganaron a Bucharin para que controlara la prensa del partido. Stalin es supremo en su gestión de los hombres. La emergencia de la guerra civil, el bloqueo y el hambre, la requisa forzosa de los campesinos en la guerra civil, el cansancio y la pasividad de las masas, todo esto había dado poder al aparato del partido. Los funcionarios del partido fueron nombrados cada vez más desde arriba. En todo el vasto campo, casi sin carreteras, los funcionarios soviéticos y los oficiales del partido tenían un poder casi ilimitado, sujeto únicamente a la autoridad central. Mientras Lenin y Trotsky estaban inmersos en la economía, la política y la revolución internacional, Stalin trabajaba por el poder. [4] Había escapado por poco de Lenin. Pero después de la incapacitación final de Lenin, burocratizó el partido cada vez más, con la ayuda de Zinoviev, Kamenev y Bucharin. Lo que no se debe olvidar es que esta lucha se desarrolló en un círculo estrecho, tan pequeño se había vuelto el grupo gobernante, incluso bajo Lenin. Las masas desempeñaron un papel pequeño, y Trotsky no pudo o no se atrevió a involucrar a las masas, como lo habría hecho infaliblemente Lenin más temprano que tarde. La insatisfacción comenzó a crecer porque la juventud del partido se resintió por esta tiranía como lo hará la juventud.Luego, en septiembre de 1923, con la situación económica crítica, se descubrieron dos sociedades secretas en el Partido Bolchevique. Se tomaron instantáneamente medidas para suprimirlos, pero tales formaciones eran obviamente el resultado del régimen burocrático que Lenin había atacado recientemente de manera tan abierta y deliberada. Trotsky sacó a relucir la lucha. Él y muchos otros miembros exigieron que se implementara la antigua resolución sobre la democracia de los trabajadores y # 8217. El 8 de octubre, escribió al Comité Central señalando que el aparato había sido burocratizado por el método de selección en lugar de elección, que el partido estaba ahora en una condición peligrosa y podría ser tomado desprevenido por una crisis de gravedad excepcional. Lo había intentado durante un año y medio dentro del Comité Central, pero no había mejorado, y sentía que era su deber llevar el asunto a conocimiento del partido. La respuesta fue típica de esa grosería que tiene la política soviética cada vez más distinguida cuanto más ha aumentado la influencia de Stalin. El Comité Central dijo que los ataques de Trotsky contra el Partido Comunista. que había continuado durante & # 8220 varios años & # 8221, y su & # 8220 determinación de perturbar al partido & # 8221 se debía al hecho de que quería que el Comité Central lo pusiera a él y al camarada Kalegaev a la cabeza de la vida industrial. Luchaba por poderes ilimitados en la industria y los asuntos militares y había declinado categóricamente la posición de sustituto de Lenin. Eso, evidentemente, considera que está por debajo de su dignidad. Se conduce de acuerdo con la fórmula & # 8216Todo o nada & # 8217 & # 8221 Los años no han abstraído nada de las burdas personalidades de este Gobierno en respuesta a una acusación política de un hombre que todavía ocupaba el cargo en el Estado socialista que ocupaba Trotsky. : la degradación de la vida política antes del partido y las masas había comenzado. Pero la opinión en el partido era en aquellos días demasiado fuerte para Stalin y su camarilla, y finalmente se vieron obligados a aprobar una resolución que los obligaba a instituir la democracia obrera. La resolución fue aprobada por unanimidad. Pero los tres no pudieron ponerlo en funcionamiento, porque fue la ausencia de democracia lo que les dio su poder. Ahora que Lenin estaba ausente, un régimen democrático y la autoridad y superioridad moral e intelectual de Trotsky lo colocarían automáticamente a la cabeza del partido. De alguna manera tenían que destruirlo. Stalin no tiene principios de ningún tipo, políticos o de otro tipo, pero Zinoviev y Kamenev se prestaron a esta intriga no solo por enemistad personal, sino porque temían todo lo que Trotsky representaba. Trotsky quería seguir adelante con la industrialización del país. Zinoviev, notoriamente un cobarde, temía alterar el equilibrio de la economía soviética. Trotsky quería utilizar a los técnicos burgueses como siempre había defendido Lenin. Stalin se opuso a esto. Sobre una cuestión similar, la utilización de oficiales zaristas, había intrigado contra Trotsky durante la guerra civil, y Lenin lo había rechazado y reprimido. Trotsky fue el centro de los intelectuales del partido, del saber y del análisis marxista con su insistencia en la necesidad de avanzar y reconstruir permanentemente la base económica de la sociedad. Donde Zinoviev y Kamenev de temperamento representaban cautela, Stalin, como lo demostraron sus discursos durante los siguientes cuatro años, indudablemente creyó (si alguna vez pensó seriamente en el asunto) que si uno mantenía el poder soviético, el socialismo llegaría de alguna manera. [5] Por estas diversas razones, los tres estaban unidos en su deseo de destruir a Trotsky. Lo que Zinoviev y Kamenev no vieron fue que detrás de ellos en esta Pelea la burocracia del partido inevitablemente se ubicaría detrás de la burocracia del partido era la burocracia del Estado, y detrás de ellos estaban los elementos capitalistas en la Unión Soviética. Hay una observación de Lenin en uno de sus últimos artículos que muestra que él siempre fue consciente de la naturaleza inestable de las relaciones de clase en el país y temió una escisión por la misma razón que las clases tomarían las divisiones para alinearse. Pero ni Zinoviev ni Kamenev ni nadie más podrían haber previsto hasta dónde llegaría Stalin al aliarse con la reacción para destruir a Trotsky y la revolución internacional que él defendía y en la que ellos, con todos sus defectos, creían. Por el momento trabajaron para destruir a Trotsky.

La resolución los había inmovilizado. Unos días después de que tuvieron su oportunidad. Enrojecido con su victoria en papel, Trotsky había escrito una carta a su propio partido local con la intención de dilucidar el significado de la democracia obrera. Sin sombra de malicia ni referencias personales analizó los peligros que acechan al partido:

& # 8220 Destruyendo la autoactividad, el burocratismo evita así una elevación del nivel general del partido. Y ese es su principal defecto. En la medida en que los camaradas más experimentados, y los que se distinguen por el servicio, ingresan inevitablemente en el aparato, en esa medida el burocratismo del aparato tiene sus mayores consecuencias sobre el crecimiento intelectual-político de la joven generación del partido. Esto explica el hecho de que la juventud, el barómetro más confiable del partido, reaccione con mayor dureza contra el burocratismo del partido.

& # 8220 Sería erróneo pensar, sin embargo, que el exceso de aparatos-métodos para decidir las cuestiones partidistas, no deja rastro en la generación anterior, que encarna la experiencia política del partido y sus tradiciones revolucionarias. No, el peligro también es grande de este lado. Es innecesario hablar de la enorme importancia y ndash no sólo en Rusia, sino a escala internacional y ndash de la generación anterior de nuestro partido que es generalmente conocida y generalmente reconocida. Pero sería un grave error estimar ese significado como un hecho autosuficiente. Solo una interacción continua de las generaciones mayores y más jóvenes dentro del marco de la democracia de partidos. puede preservar a la Vieja Guardia como factor revolucionario. De lo contrario, los viejos pueden osificarse y pasar desapercibidos por sí mismos, convertirse en la expresión más acabada del burocratismo del aparato. & # 8221 [6]

Continuando con un análisis teórico, mostró cómo los líderes de la Segunda Internacional habían degenerado del marxismo revolucionario en revisionismo, y la responsabilidad que tenían los mayores: & # 8220 nosotros mismos, los & # 8216 viejos & # 8217, mientras desempeñábamos naturalmente el papel de Los líderes deben reconocer el peligro, manifestarlo abiertamente y protegerse contra él luchando contra el burocratismo. & # 8221 Sobre esta cuestión recurrente, la interacción de los viejos y los jóvenes, nunca se ha dado un consejo más valioso a ningún partido político. Stalin, Kamenev y Zinoviev leyeron el documento y no objetaron su publicación en la prensa del partido. Kamenev habló de ello sin entusiasmo, ciertamente sin hostilidad. [7] Pero la misma calidad de la carta era una señal de que se acercaba el eclipse, y de repente decidieron usarla contra Trotsky. Lo acusaron de poner al joven contra la Vieja Guardia. Stalin comenzó en Moscú. & # 8220 ¿De dónde este intento de destronar a la Vieja Guardia y de hacer cosquillas demagógicas a la juventud, para abrir y ensanchar la pequeña brecha entre estas tropas fundamentales de nuestro partido? ¿Para quién es útil todo esto, si se tienen en cuenta los intereses del partido, su unidad, su solidaridad y no un intento de debilitar su unidad en beneficio de una oposición? & # 8221 Zinoviev en Leningrado lo llamó un ataque a los "discípulos directos de Lenin" y el Soviet de Leningrado del que era presidente aprobaron una moción de condena por 3.000 votos contra siete y cinco abstenciones. Bucharin lo siguió en la prensa del partido. & # 8220 Sin embargo, el bolchevismo nunca ha contrastado el partido con el aparato. Eso sería, desde el punto de vista bolchevique, ignorancia absoluta, porque no hay partido sin su aparato. & # 8221 Los & # 8220directos discípulos de Lenin, & # 8221 & # 8220 el bolchevismo, es decir el leninismo & # 8221. Esa fue la señal. Tuvieron que romper el nombre de Trotsky de su asociación inseparable con el nombre venerado, Lenin. Por lo tanto, se hicieron pasar por leninistas, como herederos y guardianes de la verdadera tradición contra las perversiones de Trotsky. Eso y solo eso fue el origen del trotskismo de Stalin. Habían comenzado llamando a Trotsky un comunista de izquierda. Pero ahora rápidamente cambiaron y lo llamaron menchevique. Porque para demostrar que el trotskismo siempre se había opuesto al leninismo, excavaron en la historia pasada y escarbaron las viejas disputas entre Lenin y Trotsky. Ahora bien, estas disputas se habían centrado en dos puntos principales, uno en la cuestión organizativa, en el que Trotsky se había equivocado. Pero el segundo fue la Teoría de la Revolución Permanente, y esta encarnó toda la base teórica de la Unión Soviética y la Internacional Comunista. Pero Zinoviev y Kamenev siguieron a Stalin y realizaron prodigios de casuística. Incapaz incluso del análisis teórico más primitivo, Stalin, a su manera ingenua, elaboró ​​las ideas que proponían. Pero la gestión de la campaña de calumnias, el alcance que asumió, su éxito, fueron las aportaciones de Stalin. Sus dones fueron inútiles en una revolución. En un período de calma y una lucha interna por el poder en el aparato, Trotsky fue superado en general de principio a fin. Lo importante no es que Trotsky haya sido golpeado, sino que fue golpeado tan rápido.

LOS TROIKA CREAN EL TROTSKYISMO [8]

Lenin murió en enero de 1924 y luego siguió una campaña a una escala sin precedentes que denigró al trotskismo y a Trotsky y preparó el camino para eliminar a sus partidarios. Paul Scheffer, [9] Max Eastman, [10] Louis Fischer [11] y Walter Duranty, [12] los dos últimos firmes partidarios del régimen estalinista, han atestiguado la naturaleza de esta campaña, su falta de fundamento, su deshonestidad. Ninguna evidencia es más valiosa que la de Louis Fischer, totalmente dedicado al régimen estalinista. En el Nación de Nueva York del 1 de mayo de 1934, cuenta cómo Stalin reescribió & # 8220 la historia soviética, de modo que el papel de Trotsky & # 8217 o desaparece o se mancilla & # 8221: cómo la propaganda excitaba el odio contra él, & # 8220 no sólo en el partido y la juventud, sino entre la población general. población que una vez lo reverenciaba & # 8221 cómo sus partidarios tuvieron que pasar años de & # 8220 casi intolerable sufrimiento físico, mental y moral & # 8221. Los ojos de Lenin solían brillar ante cualquier indicio de poder político utilizado para fines personales. ¿Cómo es esto mejor que el parlamentarismo burgués ?, preguntaba. Aquí se utilizó todo el poder del Estado para destruir a los mejores y más capaces servidores de la revolución. La razón política de esta bajeza y deslealtad no existía al principio. Sin embargo, pocos de los burgueses cínicos que relatan estos hechos parecen haber comprendido uno de sus aspectos más importantes para cualquier socialista que comprenda el papel que deben desempeñar las masas en la construcción del socialismo y en la degradación de la vida política y el pensamiento político de una sociedad civil. país ya atrasado. Lo que Lenin, frente a las enormes dificultades, se había esforzado por conseguir como el único contraataque a la dictadura, la educación política de las masas, con la esperanza de llevarlas cada vez más al control de la producción y la actividad política y el entendimiento a medida que el país se desarrollaba, todo eso. Stalin, y él es el individuo responsable, apenas llegó al poder, comenzó a destruir a una escala que no tiene paralelo en la historia. Explicar esto en 1923 simplemente por las relaciones de clase en el país es hacer un teorema geométrico de la concepción materialista de la historia. El proceso que comenzó entonces ha continuado. En los primeros días y ndash todavía hay tontos que lo dicen y ndash Trotsky fue comparado con Danton. Era un individualista incapaz de trabajar con un partido. Pero durante los años se ha utilizado toda la fuerza de la dictadura de Stalin para demostrar a los trabajadores soviéticos que Trotsky, Zinoviev, Kamenev, Rakovsky, Rykov, Tomsky, Bucharin, todos sus líderes, en un momento u otro han sido culpables de contrarrevolución. y han planeado restaurar el capitalismo en la Unión Soviética. Solo Stalin ha sido bueno, fiel y verdadero. Para los Webb y otros filisteos burgueses, corrompidos hasta la médula por la política burguesa, esto es simplemente digno de una nota a pie de página en la que muestran exactamente lo que quieren decir con socialismo. Cualquiera que sea el futuro de la Unión Soviética, pasarán muchos, muchos años antes de que la vida política se recupere de esta corrupción inyectada desde arriba. Dada la derrota de la revolución mundial, la degradación era inevitable. Pero que haya tomado esta forma particular, y tan temprano, se debe a la personalidad malvada de su representante principal.

& # 8220 Trotsky siempre ha sido en el ámbito de las cuestiones políticas un mero revolucionario diletante. & # 8221 Así que lea una frase de un panfleto publicado por el Soviet de Leningrado bajo Zinoviev. Y además del abuso personal de la variedad pez-esposa, cada frase que Trotsky había escrito alguna vez contra Lenin o Lenin contra Trotsky fue rastrillada y publicada en ediciones ilimitadas. Lenin, en sus controversias con Trotsky, había dicho en alguna parte que Trotsky subestimaba al campesinado. La Unión Soviética se vio repentinamente abrumada por panfletos, artículos y discursos que demostraban que Trotsky subestimaba al campesinado. Los tres conspiradores tenían en sus manos la organización del partido, los fondos del partido, la Prensa del partido y todos los medios para monopolizar la publicidad. Dzherzhinsky y la policía secreta, el fuerte control centralizado y la tradición de la disciplina, hicieron el resto. Muchos miembros del partido, viejos bolcheviques, estaban desconcertados por las acusaciones. Pero en la confusión, sus viejos hábitos de lealtad al partido los indujeron a ponerse del lado del grupo gobernante en contra de Trotsky, quien incesantemente aparecía como alguien que luchaba por romper la disciplina del partido. Disciplina, ortodoxia, centralismo. Esto, dijo Stalin, era leninismo y utilizó la tradición para cubrir sus objetivos. Todos los que apoyaron a Trotsky y tuvieron alguna influencia fueron destituidos de sus puestos, los más distinguidos enviados como embajadores a países extranjeros, otros menos en el ojo público enviados a lugares remotos, los estudiantes fueron despedidos de las universidades por miles, y el G.P.U. estaba activo contra estos nuevos & # 8220 enemigos de clase, & # 8221, es decir, los seguidores de Trotsky & # 8217. Los intelectuales, que fueron capaces de investigar todas las falsedades sobre el trotskismo, fueron expulsados ​​del partido. La conferencia del partido en mayo se llevó a cabo con la misma crueldad y astucia. Krupskaya le había dado a la Troika el Testamento para que lo leyera en la conferencia. El Comité Central decidió que no debía leerse sino debatirse únicamente con los miembros más importantes del partido. El fetiche de la unidad del partido, la disciplina del partido, martillada incesantemente por Stalin, Zinoviev y Kamenev, sofocó las críticas.

Lenin había pedido que se introdujeran más trabajadores en el partido. En enero, la secretaría de Stalin seleccionó 100.000 trabajadores en todo el país, en mayo 100.000 más. [13] Todos recibieron votos, todos votaron contra el trotskismo.

Trotsky estaba enfermo y permaneció en silencio. Pronto sus amigos no se atrevieron a hablar, porque podría significar el destierro a Siberia. El desempleo abundaba, y la base que no quería ver ni reconocer la diferencia entre el leninismo de Stalin y el trotskismo temía perder sus puestos de trabajo.

En octubre llegó el clímax. Trotsky publicó sus artículos y discursos de 1917 con un prefacio sobre Las lecciones de octubre, en el que, comparando a los que se opusieron a Lenin en octubre de 1917 con los líderes en octubre de 1923 en Alemania, achacó la culpa del fracaso a las puertas del pusilánime e incompetente Comité Central alemán. Octubre de 1917 fue sobre todo lo que Zinoviev, Kamenev y Stalin no pudieron discutir. El libro fue suprimido extraoficialmente. Pero la campaña contra el trotskismo alcanzó alturas fantásticas. Se soltó una avalancha de artículos y folletos contra el trotskismo sobre el público ruso. Luces eléctricas de noche anunciadas Respuestas a Trotsky, lo que Lenin había dicho sobre Trotsky, lo que Trotsky había dicho sobre Lenin. Los críticos amistosos han culpado a Trotsky por su continuo silencio. No era solo una enfermedad, un orgullo obstinado, un respeto por la dignidad del Estado soviético. Bajo la influencia de sus profundos estudios de historia, parece haber aceptado por un tiempo con demasiado fatalismo este surgimiento de la corrupción burocrática en un período de reflujo revolucionario.

Una persecución tan cruel, en nombre de la revolución socialista por la que alegremente habían arriesgado la vida y la libertad, rompió el espíritu de muchos que habrían sido inquebrantables contra la contrarrevolución. El suicidio entre los miembros del partido se volvió tan común que hubo que hacer una investigación especial y enviar un informe al Comité Central con recomendaciones para verificarlo. [14] Lenin aún no había muerto un año. ¿Quién que conoce su historial puede creer que si hubiera vivido tal estado de cosas, posiblemente podría haber existido en ese momento? En septiembre de 1924, el secretario de Trotsky, expulsado del partido, se suicidó.

LOS CONQUISTADORES DE LA BUROCRACIA

Al principio, la división podría parecer una nimiedad, pero iba a tener un significado decisivo. Una lucha política de este tipo no puede aislarse de su entorno nacional e internacional. Fueron necesarios cuatro años para sacar a Trotsky y a quienes lo siguieron del partido. Las tradiciones del leninismo estaban demasiado arraigadas. Stalin y su facción, por sus ataques contra Trotsky y el trotskismo, se alejaron cada vez más del leninismo y de la teoría y la práctica de la revolución socialista internacional. La contribución especial de Trotsky al marxismo, la Revolución Permanente, fue su objetivo especial. Pero no pudieron apoyarse en argumentos y destruyeron físicamente al ala izquierda del partido, fortaleciendo así a la derecha. La defensa del burocratismo contra los trabajadores y la democracia # 8217 hizo que la Troika se apoyara aún más en la burocracia. El proletariado, agotado por los hercúleos esfuerzos entre 1917 y 1924, había recibido un golpe aplastante con la derrota del proletariado alemán. La revolución mundial y todas las esperanzas de 1917 parecían muertas. Estaba desconcertado y confundido por el peso de los ataques a Trotsky, el hombre que, más que todos los demás, asociaba con Octubre y la derrota de la contrarrevolución europea. La burocracia del partido tenía un campo despejado. Apoyándola estaba la burocracia del país que sabía, sin que se le dijera, dónde estaban sus intereses.Conocía los puntos de vista de Lenin, que Trotsky los sostenía y que si Trotsky y la Oposición ganaban el poder, significaría una limpieza del partido, una limpieza de la burocracia gobernante en la forma en que Lenin había sugerido y una vigilancia vigilante de todo burocratismo. . Stalin fusionó constantemente el partido y la burocracia hasta que hoy son indistinguibles. Y apoyando a la burocracia del partido y la burocracia en el gobierno soviético estaban la nueva clase de kulaks en el campo y los comerciantes en las ciudades. Bajo la Nueva Política Económica, la economía soviética se estaba recuperando, pero creando inevitablemente una nueva clase capitalista. Afuera, en Europa, el capitalismo, alimentado temporalmente por préstamos estadounidenses, se estabilizaba sobre las ruinas de la revolución alemana y reforzaba el crecimiento de la reacción en la Unión Soviética. El proletariado fuera de Rusia se estaba moviendo de la revolución al reformismo. Stalin y Zinoviev se vieron obligados a darse cuenta de que el capitalismo se estaba fortaleciendo debido a muchas charlas confusas sobre la revolución inminente. Utilizando una fraseología revolucionaria, pero en realidad a partir de entonces y durante los siguientes tres años aliada de kulak y nepman, contra Trotsky y los internacionalistas, la burocracia soviética cristalizó su desarrollo y clarificó sus objetivos en una nueva teoría que golpeó la base misma de todo. Pensamiento marxista, la teoría de que el socialismo podría construirse sin ayuda en un solo país. Cuando Zinoviev y Kámenev, bajo la presión del proletariado de Leningrado y Moscú, retrocedieron ante esta teoría y sus consecuencias y comenzaron a luchar contra Stalin, estaban indefensos. Los mismos métodos y maquinaria que habían ayudado a construir para su uso contra Trotsky y el trotskismo eran más que eficaces para su uso contra el zinovievismo. Kámenev fue enviado al extranjero, los seguidores de Zinoviev fueron eliminados, fue destituido de sus cargos y Bucharin se instaló en su lugar.

STALIN: MARXISTA

Stalin elaboró ​​su nueva teoría en el otoño de 1924. Frente al marxismo elemental y a toda la historia del partido, Stalin declaró que desde 1915 (luego lo hizo en 1905) Lenin, en oposición a Trotsky y al trotskismo, siempre había predicado que el socialismo podría construirse en un solo país. En abril de ese año (1924) en su propio libro, Problemas del leninismo[15] había escrito que la organización de la producción socialista en la Unión Soviética era imposible. Para eso se necesitaba la ayuda de varios de los países más avanzados. En octubre publicó una nueva edición del libro en la que se cambió el pasaje exactamente al contrario.

Marx y Engels, decía Stalin, no habían sabido que el socialismo se podía construir en un solo país porque no conocían la ley del desarrollo desigual del capitalismo y ndash una de las primeras leyes aprendidas por el estudiante de economía, marxista o no, durante los últimos cien años.

Lenin había hablado en ocasiones de la construcción del socialismo en la Unión Soviética. Después de todo, ese era el objetivo final, y cada vez que decía socialismo no se podía esperar que dijera & # 8220 la revolución internacional & # 8221. Sus obras fueron escrutadas con diligencia. Sin embargo, tan precisa fue la redacción de Lenin que en las miles de cartas y artículos que escribió, los estalinistas pudieron encontrar sorprendentemente poco que les fuera útil. En 1915 se descubrió un artículo en el que, escribiendo sobre Europa occidental y argumentando contra la teoría de la revolución permanente de Trotsky, postulaba la organización de la producción socialista en un solo país. No estaba escribiendo sobre Rusia en absoluto y estaba argumentando en contra de la idea de que cada clase trabajadora esperara actuar hasta que todos los demás estuvieran preparados. Que no tenía ningún indicio de nacionalsocialismo en su mente se prueba no solo por sus escritos antes de 1915, sino por decenas y decenas de pasajes en sus escritos hasta el último párrafo del último artículo que escribió. El pasaje fue arrancado de su contexto. En 1923, un artículo sobre la cooperación discutiendo las premisas políticas para el socialismo, dijo: & # 8220 ¿No tenemos todos los medios necesarios para el establecimiento de una sociedad socialista plenamente socializada? Por supuesto, todavía no hemos establecido una sociedad socialista, pero tenemos todos los medios necesarios para su establecimiento. & # 8221 Eso fue suficiente para Stalin. En abril de 1925 se hizo la nueva teoría política de partidos. Los hombres levantaron las manos y votaron por esto como la política de Lenin. Hacer lo contrario era el trotskismo y ya, en la Rusia de 1925, los miembros del partido podían ver las consecuencias inmediatas del trotskismo mucho más vívidamente que los resultados remotos de las perversiones de Stalin. Votaron.

Zinoviev y Kamenev se negaron a aceptar lo que Zinoviev podía en aquellos días llamar a Stalin "tonterías oportunistas". Stalin atacó a Zinoviev en sus torpes y torpes intentos de polémica. ¿Es imposible construir el socialismo en un solo país? & # 8220 Si es así, ¿vale la pena luchar por la victoria sobre los elementos capitalistas en nuestra propia vida económica? ¿No es una secuencia natural de las opiniones del camarada Zinovieff afirmar que tal victoria es imposible? Rendirse a los elementos capitalistas de nuestra vida económica [16] Y ese es el resultado lógico de los argumentos del camarada Zinovieff & # 8217. & # 8221 [17] Se permitió una retrospectiva lógica. & # 8220 El único enigma es por qué tomamos el poder en octubre (noviembre) de 1917, ¡a menos que pretendiéramos establecer el socialismo! No deberíamos haber tomado el poder en octubre de 1917 & ndash tal es la conclusión a la que nos lleva la línea argumental del camarada Zinovieff & # 8217. & # 8221 [18] Pero después de esta casuística elefantina se apoyó en sus fuerzas: & # 8220 Declaro, además, que, en lo que respecta al problema fundamental de Después de la victoria del socialismo, el camarada Zinovieff ha adoptado una línea que se opone a las decisiones claras del Partido, como se expresa en la resolución & # 8216 Concerniente a las tareas de la Internacional Comunista y el Partido Comunista de Rusia en conjunto con el Comité Ejecutivo Ampliado ( el Pleno) de la Internacional Comunista & # 8217 & ndash una resolución adoptada en la Decimocuarta Conferencia del Partido & # 8220. encarcelado, desterrado y fusilado.

A tal docilidad había golpeado al partido en abril de 1925, que Trotsky, Zinoviev y Kámenev encontraron poco apoyo en su oposición. En poco más de seis meses, el socialismo internacional, toda la base del leninismo, había sido sacado del arsenal ideológico por el camarada Stalin, el mejor amigo y ayudante del camarada Lenin. Debemos evitar pensar que el propio Stalin ha realizado un gran cambio. Ni antes ni después de 1917 el leninismo ha significado nada para él. Cuando un joven camarada le escribió personalmente diciéndole que había revisado las obras de Lenin y no había encontrado ninguna referencia a la victoria del socialismo en un solo país, Stalin, en un informe público a los funcionarios del partido en Moscú, respondió: & # 8220 & # 8217¡Los encontrará algún día! & # 8221 [20] Para mucha gente todo este argumento sobre el socialismo en un solo país es sólo una tontería tediosa. No puede haber mayor error. Significó la derrota de Trotsky, es decir, del socialismo internacional de Lenin y la cruda violencia de la falsificación es prueba de los profundos cambios de los que esta teoría fue el resultado y más aún el precursor. Lo que hay que señalar es la extraordinaria maestría y rapidez con que Stalin condujo al partido hacia la nueva posición. Con su infalible perspicacia política, Lenin, a principios de 1923, había señalado con el dedo el lugar de peligro. Elimina a Stalin. Como ha señalado con tanta razón Souvarine [21], existía entonces la posibilidad de que el partido, habiéndose recuperado de la guerra civil y del hambre, pudiera, bajo la dirección leninista, haberse regenerado y avanzar por el camino socialista, adaptándose flexiblemente a las circunstancias económicas. Entre la creciente fuerza de la burocracia y las masas proletarias, el partido se equilibró durante 1913. Fue la enfermedad y muerte de Lenin por un lado, y por el otro la superioridad de Stalin sobre Trotsky en una lucha de este tipo, lo que tan rápida y decisivamente cambió la balanza a favor de la burocracia.

EL PAPEL DEL INDIVIDUO

Conviene aquí señalar la enorme tragedia de todo el movimiento de la enfermedad y muerte prematura de Lenin. El crecimiento de la burocracia fue inevitable. Se avecinaban amargas luchas. Pero con Lenin vivo es impensable la increíble degeneración del partido bolchevique entre abril de 1923 y octubre de 1924. Para hacerse con el control e introducir sus teorías, Stalin tuvo que destruir el partido. Existe una tendencia entre los trotskistas a exagerar las influencias económicas y sociales que operaron en la lucha Trotsky-Stalin en 1923. En octubre de 1923, Trotsky fue derrotado. Incluso bajo Lenin se había concentrado tanto poder en los círculos superiores del partido que Stalin podía ganar con sus superiores dotes de maniobra e intriga. Nunca podría haber derrotado a Lenin de esa manera. A principios de 1923, Lenin conocía el peligroso alcance de la influencia de Stalin, pero podría haberlo quebrado y tenía la intención de hacerlo. Y Stalin habría desaparecido solo. Zinoviev y Kámenev nunca fueron personas que cayeran peleando por nada ni por nadie, y menos por un Stalin atacado por un Lenin.

Lenin y Trotsky fueron sólidos en este asunto, y lo que dijeron no se debió a la tiranía sino al poder intelectual y la fuerza de carácter. Los me gusta atrae a los gustos, y tenían a los mejores hombres de la fiesta con ellos. Cualquiera que sea el poder de la burocracia del partido en 1923, e incluso de la burocracia en el país, Lenin y Trotsky eran a quienes el Ejército Rojo y las masas de Rusia, obreros y campesinos por igual, amaban y confiaban con una fe ciega. Los celos que existían por Trotsky estaban en la vieja camarilla, no entre las bases del partido. E incluso la vieja camarilla reconoció la superioridad no solo de Lenin sino de Trotsky. En enero de 1924, Zinóviev, hablando en la conferencia especial que pretendía investigar las causas del fracaso alemán, rindió un tributo involuntario al mismo Trotsky a quien su Soviet llamaba un diletante revolucionario. La campaña contra el trotskismo, de la que Zinoviev fue uno de los principales autores, se había desarrollado durante tres meses. & # 8220 En la cuestión del tempo nos equivocamos. Hay algo de consuelo en que Lenin y Trotsky a veces se equivocaron en este punto. & # 8221

Cuanto más se leen los últimos escritos de Lenin, más se ve con qué claridad veía el peligro. Una pregunta sin respuesta es por qué Trotsky nunca usó el ejército, que estaba dedicado a él. No se dio cuenta a tiempo de la profunda amenaza de Stalin. Primero pensó en la unidad del partido, no quería parecer ansioso por ponerse en el lugar de Lenin. En lugar de movilizar su considerable apoyo para hacer lo que había dicho Lenin y destituir a Stalin, Trotsky trató de colaborar con Stalin. Comprender un problema es estar a mitad de camino hacia la solución. Lenin lo vio hasta el final y creemos que se habría dirigido a las masas, utilizando al pueblo, en el ejército y en los soviets, contra la burocracia. Las circunstancias lo llevaban a reparar otro error y una concentración de poder demasiado grande en las cumbres del partido. Siempre que estaba en dificultades miraba hacia abajo, y su cabeza ya estaba volteada en esa dirección. Había dominado su partido durante veinte años. En abril de 1923, a pesar de las intrigas de Stalin, todavía era un maestro indiscutible, e incluso Stalin le temía mortalmente, incluso de un artículo suyo. Sin la revolución mundial, la burocracia estaba destinada a crecer. Pero pensar que con Lenin vivo y sano, con Trotsky a la cabeza del Ejército Rojo, y los miles de viejos bolcheviques en el partido que siguieron a Lenin y Trotsky pero en realidad a Lenin, pensar que Stalin, o cualquier otro burócrata para el caso, podría haberse deslizado al poder sin años de lucha, sin siquiera el último recurso a la fuerza, es mostrar un concepto completamente erróneo de lo que Lenin comenzó a hacer e hizo, cuando escribió que con una organización Rusia podría ser derrocada.

Lenin no era solo Lenin. Era Lenin más el partido bolchevique, todavía intacto a pesar de los avances realizados, con enormes reservas de fuerza en las masas populares. Explicar todo, como muchos lo hacen, por las fuerzas económicas y sociales, es burdamente simplificar un problema complejo. No olvidemos que quienes fueron la antítesis de Lenin desde el principio encontraron su arma más poderosa en usar su nombre. Al menos no se hacían ilusiones sobre lo que Lenin, su partido y su tradición, significaban para la mayoría del pueblo ruso. La fuerza misma de su liderazgo era su debilidad, porque cuando se fue, el partido, construido a su alrededor, se aferró casi instintivamente al centro que había dominado, pero que, sin él, ya se dirigía a la reacción. [22] Si algo surgirá de este libro, no es solo la fuerza de los principios, sino el poder del liderazgo. El primero ayuda al segundo. El partido del socialismo internacional se levantó con Lenin y murió con él. No se trata de negar el marxismo. Lenin habría luchado contra la burocracia, se habría esforzado por mantener limpio al partido y habría utilizado al partido y a las masas incesantemente contra la burocracia, la habría conquistado con la ayuda de la revolución mundial, sin duda la habría mantenido a raya durante años. Pero nadie más pudo. Y, sin embargo, el marxismo, si bien le da todo el valor al papel de individuos notables en la historia y ndash y Stalin, a su manera corrupta es uno de los hombres más notables de la historia moderna y, sin embargo, ofrece la única explicación lógica concluyente de los eventos que acabamos de esbozar. . Porque los movimientos de la clase trabajadora en Europa Occidental habían comenzado sobre una base revolucionaria internacional en la Primera Internacional, cada uno había levantado, a través de su propia debilidad contra el capitalismo, una burocracia. Estas burocracias, con una miopía criminal, habían sucumbido gradualmente a las circunstancias circundantes, se habían infiltrado en las ideas burguesas, aplastaron a los elementos revolucionarios y luego decidieron que cada una de ellas construiría el socialismo pacíficamente en su propio país, había revisado sus teorías para adaptarlas, y por el La lógica de los acontecimientos había abandonado el internacionalismo en la gran crisis de 1914. De la misma manera, la burocracia en Rusia, habiendo obtenido una victoria sobre la poderosa tradición revolucionaria internacional y sectores del Estado Obrero, sucumbió a su debilidad frente a la estabilización temporal del capital. que comenzó en 1924, abandonó el internacionalismo por el nacionalsocialismo y, utilizando su influencia en el movimiento obrero mundial, lo está preparando para una traición aún más colosal que la de 1914. Así funciona la historia. Lo mismo ocurre con el materialismo histórico.

Pero los nacionalsocialistas podrían haber ganado en 1917. Si Lenin no hubiera llegado a Petrogrado en abril de 1917, el socialismo internacional probablemente habría perdido, a pesar del trabajo de los treinta años anteriores. Lenin estaba fuera de él en 1923, y el socialismo internacional había perdido esta vez casi antes de que comenzara la batalla. Negamos enfáticamente que una derrota tan completa en ese momento fuera & # 8220 inevitable & # 8221 y no tendremos dificultad en señalar la influencia inmediatamente ruinosa que Stalin ejerció sobre la Internacional Comunista.

Notas al pie

[1] No existe un volumen más fino sobre las realidades de la política y la historia inglesas que sus artículos ocasionales recopilados en el volumen Lenin sobre Gran Bretaña.

[2] Ver los primeros capítulos de Stalin, de Souvarine.

[3] Zaria Vostoka, 13 de diciembre de 1925. Ver Lutte de Classes, Enero y febrero de 1933.

[4] Zinoviev y Kamenev lo han expuesto todo. Lo que no estaba tan claro en 1927, cuando Trotsky fue expulsado de la Unión Soviética, está claro hoy y, uno por uno, Stalin ha destruido a todos los miembros del antiguo Comité Central.

[5] Ya en diciembre de 1923, Trotsky había señalado los inmensos peligros políticos que acechaban detrás de la burocracia del partido. Ver La nueva internacional, Enero de 1935, pág. dieciséis.

[6] Este y otros documentos relevantes se dan en su totalidad en apéndices de Eastman & # 8217s. Desde que murió Lenin. Ver también Le Cours Nouveaur, por L. Trotsky, París, 1925.

[7] Desde que murió Lenin. Totalmente documentado con las referencias importantes fácilmente verificables en un archivo de Pravda.

[8] El trotskismo nunca ha sido admitido como una etiqueta por los partidarios de los puntos de vista asociados con el nombre de Trotsky. Los estalinistas insisten en ello en sus intentos de demostrar que el trotskismo es algo opuesto al leninismo. Los llamados trotskistas se conocen oficialmente como bolcheviques-leninistas. Sin embargo, para un libro de este tipo, bolchevique-leninista habría resultado confuso, por muchas razones, y por conveniencia se ha omitido un desierto de comillas en torno al trotskismo y los trotskistas tan repetidos.

[9] Siete años en la Rusia soviética, pag. 143.

[11] La nación americana, 2 de mayo de 1934.

[12] Escribo como me plazca, 1935, pág. 218.

[13] Escribo como me plazca, por Walter Duranty, pág. 201.

[15] En la página x se incluye un facsímil de la edición en inglés.

[17] leninismo, por Joseph Stalin, vol. Yo, p. 58.

[18] leninismo, por Joseph Stalin, vol. Yo, p. 60.

[19] leninismo, por Joseph Stalin, vol. Yo, p. 60.

[22] El marxismo necesita urgentemente un estudio cuidadoso de este período. El relato de Trotsky en su autobiografía adolece de un énfasis excesivo en las fuerzas económicas y sociales en acción. El testamento de Lenin, uno de los documentos clave para la comprensión del materialismo histórico, mantiene un equilibrio perfecto. Afirma al principio que hay dos clases en Rusia entre las que se debe mantener la armonía o el régimen soviético colapsaría. Es en este contexto sólido que luego considera las características personales del Comité Central. Seleccionando a Trotsky y Stalin como las personalidades dominantes, pide la destitución de Stalin. Parece que pensó que, con Stalin fuera del camino, el Comité Central se reagruparía alrededor de Trotsky y, con una membresía más grande, estaría más vinculado al partido y las masas. De lo que parecía más temeroso era de una división uniforme, detrás de las dos mitades de las cuales podría desarrollarse un conflicto que pondría en peligro a todo el Estado. Es dudoso que alguna vez soñara con la posibilidad de que dentro de seis meses Trotsky estuviera prácticamente aislado en el Comité Central. En P. 414 de su autobiografía, Trotsky nos cuenta lo que le dijo a Kamenev sobre esta época.& # 8220 Estoy en contra de sacar a Stalin, expulsar a Ordzhonikidze y desplazar a Dzerzhinsky de la comisaría de transporte. Pero, & # 8221 continúa diciendo, & # 8220 estoy de acuerdo con Lenin en sustancia & # 8220. La contradicción entre palabra y acción fue fatal. Aún más reveladoras son sus palabras sobre Stalin a Kamenev, & # 8220 Que no se extralimite. No debería haber más intrigas sino una cooperación honesta. & # 8221 Ésa es la confesión del propio Trotsky, y si esa es la forma en que abordó esta lucha inicial que había perdido antes de comenzar. Hoy podemos ver eso claramente. Pero es de profunda importancia comprender que mientras que Lenin, sensible al papel de las personalidades fuertes en el flujo y reflujo de las fuerzas sociales, se dio cuenta del peligro de Stalin y la necesidad de su destitución, Trotsky, con todos sus dones, no lo hizo, incluso después de que Lenin se lo señalara con urgencia.


El socialismo en Europa y la revolución rusa Clase 9 Preguntas adicionales e historial de respuestas Capítulo 2 Respuestas muy breves Tipo

Pregunta 1.
¿Cómo estaba organizada la sociedad en Europa antes del siglo XVIII?
Respuesta:
Antes del siglo XVIII, la sociedad estaba ampliamente dividida en estados y órdenes y era la aristocracia y la iglesia las que controlaban el poder económico y social.

Pregunta 2.
¿Estaba la gente en el siglo XVIII, Europa, a favor de una transformación completa de la sociedad?
Respuesta:
Algunas personas querían un cambio, pero deseaban un cambio gradual, mientras que otras querían reestructurar la sociedad de manera radical.

Pregunta 3.
¿Qué grupo en Europa buscó cambiar la sociedad?
Respuesta:
Los liberales buscaban cambiar la sociedad.

Pregunta 4.
¿Qué tipo de nación querían los liberales?
Respuesta:
Los liberales querían una nación que tolerara todas las religiones.

Pregunta 5.
¿Cuál fue el mayor inconveniente de los liberales?
Respuesta:
No creían en la franquicia universal para adultos. Sentían que los hombres de propiedad principalmente deberían tener el derecho de voto. Querían el voto de las mujeres.

Pregunta 6.
¿Quiénes eran los radicales?
Respuesta:
El grupo de personas que querían cambiar la sociedad a fondo se llamaba radicales. Les disgustaba la concentración de la propiedad en manos de unos pocos.

Pregunta 7.
¿Qué tipo de nación querían los radicales?
Respuesta:
Los radicales querían una nación en la que el gobierno se basara en la mayoría de la población de un país.

Pregunta 8.
Mencione una diferencia entre liberales y radicales.
Respuesta:
Los radicales se oponían a los privilegios de los grandes terratenientes y los ricos propietarios de fábricas. Pero los liberales estaban a favor de estos privilegios.

Pregunta 9.
¿Qué fue el movimiento sufragista?
Respuesta:
Fue un movimiento para dar a las mujeres el derecho al voto.

Pregunta 10.
¿Quién fue Giuseppe Mazzini?
Respuesta:
Fue un nacionalista italiano que trabajó por la unificación de Italia y dirigió el movimiento revolucionario italiano. Sus esfuerzos ayudaron a lograr la Italia independiente y unificada, en lugar de varios estados separados.

Pregunta 11.
¿Cuáles eran las ideas básicas del socialismo?
Respuesta:
Los socialistas estaban en contra de la propiedad privada. Lo vieron como la raíz de todos los males sociales de la época.

Pregunta 12.
¿Cuál fue la idea básica detrás de la construcción de cooperativas?
O
¿Cómo funcionaban las cooperativas a principios del siglo XIX?
Respuesta:
Las cooperativas eran las asociaciones de personas que producían bienes juntos y dividían las ganancias de acuerdo con el trabajo realizado por los miembros.

Pregunta 13.
¿Quién fue Karl Marx?
Respuesta:
Karl Marx fue un filósofo, economista y socialista revolucionario alemán. Se le considera el pensador socialista más influyente que surgió en el siglo XIX.

Pregunta 14.
¿Qué fue la Segunda Internacional?
Respuesta:
En la década de 1870, las ideas socialistas se extendieron por Europa. Para coordinar sus esfuerzos, los socialistas formaron un organismo internacional que llegó a conocerse como la Segunda Internacional.

Pregunta 15.
¿Cuándo asumió el socialista el gobierno de Rusia?
Respuesta:
Los socialistas asumieron el control del gobierno de Rusia a través de la Revolución de Octubre de 1917.

Pregunta 16.
¿Quién gobernó Rusia y su imperio en 1914?
Respuesta:
El zar Nicolás II gobernó Rusia y su imperio en 1914.

Pregunta 17.
¿Cuál era la religión mayoritaria de Rusia en ese momento?
Respuesta:
En ese momento, la religión mayoritaria de Rusia era el cristianismo ortodoxo ruso.

Pregunta 18.
¿Cuál era el estado de los partidos políticos en Rusia antes de 1914?
Respuesta:
Todos los partidos políticos eran ilegales en Rusia antes de 1914.

Pregunta 19.
¿Quiénes eran los jadidistas?
Respuesta:
Eran reformadores musulmanes dentro del imperio ruso que querían que el Islam modernizado liderara sus sociedades.

Pregunta 20.
Nombra las dos alianzas europeas entre las que se produjo la Primera Guerra Mundial.
Respuesta:

  • Las potencias centrales Por ejemplo, Alemania, Austria y Turquía y
  • Los aliados Por ejemplo, Francia, Gran Bretaña y Rusia.

Pregunta 21.
¿Quién era Rasputín?
Respuesta:
Rasputín era un campesino asombrado que finalmente ejerció una poderosa influencia sobre Nicolás II y su esposa Alexandra, el último zar y zarina de la Rusia imperial. Sus malos consejos hicieron que la autocracia fuera muy impopular.

Pregunta 22.
¿Qué era Duma?
Respuesta:
Fue un Parlamento Consultivo de Rusia elegido.

Pregunta 23.
¿Qué agravó la condición de los trabajadores en febrero de 1917?
Respuesta:
En febrero de 1917, la escasez de alimentos se sintió profundamente entre los trabajadores. El invierno fue muy frío. Había habido heladas excepcionales y nevadas intensas.

Pregunta 24.
¿Qué hicieron los trabajadores frustrados el 23 de febrero de 1917?
Respuesta:
El 23 de febrero de 1917, los trabajadores frustrados convocaron una huelga para llamar la atención del gobierno.

Pregunta 25.
¿Qué era el Soviet de Petrogrado?
Respuesta:
El Soviet de Petrogrado se estableció en marzo de 1917 después de la Revolución de febrero como cuerpo representativo de los trabajadores y soldados de la ciudad.

Pregunta 26.
¿Quién aconsejó al zar que abdicara?
Respuesta:
Los comandantes militares aconsejaron al zar que abdicara.

Pregunta 27.
¿Quiénes fueron influyentes en el Gobierno Provisional?
Respuesta:
Los oficiales del ejército, terratenientes e industriales influyeron en el Gobierno Provisional.

Pregunta 28.
¿Cuáles eran las tres cosas que Lenin quería hacer después de su regreso a Rusia en abril de 1917 de su exilio?
O
¿Cuáles fueron las tesis de abril de Lenin?
Respuesta:
Quería que se acabara la guerra, que se transfirieran tierras a los campesinos y que se nacionalizaran los bancos.

Pregunta 29.
¿Cómo se conoció al Partido Bolchevique en los últimos años?
Respuesta:
En los últimos años, el partido bolchevique fue conocido como Partido Comunista Ruso.

Pregunta 30.
¿Cómo se llamaba la policía secreta en Rusia?
Respuesta:
La policía secreta se llamó primero Chelca, y luego OGPU y NKVD.

Pregunta 31.
¿Quién condenó el levantamiento bolchevique de 1918?
Respuesta:
Socialistas no bolcheviques, liberales y partidarios de la autocracia condenaron el levantamiento bolchevique.

Pregunta 32.
¿Cómo impulsó la planificación centralizada a Rusia en su crecimiento económico?
Respuesta:
Después de que se introdujo la planificación centralizada en Rusia, la producción industrial aumentó y surgieron nuevas fábricas.

El socialismo en Europa y la revolución rusa Clase 9 Preguntas adicionales e historial de respuestas Capítulo 2 Tipo de respuestas breves

Pregunta 1.
¿Qué diferentes visiones del futuro tenían los socialistas?
O
¿En qué se diferenciaban las visiones del futuro de los socialistas?
Respuesta:
Los socialistas tenían diferentes visiones del futuro:
(i) Algunos creían en la idea de cooperativas. Robert Owen, un fabricante inglés líder, buscó construir una comunidad cooperativa llamada New Harmony en Indiana (EE. UU.).

(ii) Otros socialistas opinaban que las cooperativas no se podían construir a gran escala únicamente a través de la iniciativa individual. Exigieron que los gobiernos fomenten las cooperativas. En Francia, Louis Blanc quería que el gobierno fomentara las cooperativas y reemplazara las empresas capitalistas.

(iii) Karl Marx y Friedrich Engels creían que para liberarse de la explotación capitalista, los trabajadores tenían que construir una sociedad radicalmente socialista donde toda la propiedad estaba controlada socialmente.

Pregunta 2.
¿Por qué los socialistas creían que la propiedad privada era la raíz de todos los males sociales de la época? (Diablillo)
Respuesta:
Los socialistas argumentaban que los individuos poseen la propiedad que les da empleo, pero los hombres con propiedades solo se preocupan por la ganancia personal y no por el bienestar de aquellos que hacen productiva la propiedad. Entonces, si una sociedad en su conjunto, en lugar de un individuo individual, controlara la propiedad, se prestaría más atención a los intereses sociales colectivos. Socialist quería este cambio e hizo campaña por él.

Pregunta 3.
¿Cómo fue el año 1904 malo para los trabajadores rusos?
Respuesta:
(i) El año 1904 fue particularmente malo para los trabajadores rusos. Los precios de los productos básicos aumentaron tan rápidamente que los salarios reales disminuyeron en un 20 por ciento. El número de miembros de las asociaciones de trabajadores aumentó drásticamente.

(ii) Cuando cuatro miembros de la Asamblea de trabajadores rusos, que se había formado en 1904, fueron despedidos en la fábrica de Putilov Iron, hubo un llamado a la acción industrial.

(iii) Durante los próximos días, miles de trabajadores de San Petersburgo se declararon en huelga para exigir una reducción de la jornada laboral a ocho horas, un aumento de los salarios y la mejora de las condiciones laborales. Pero su condición siguió siendo la misma.

Pregunta 4.
¿Cómo dices que los liberales no eran demócratas?
O
¿Cuáles eran las ideas que acariciaban los liberales?
Respuesta:
(i) Uno de los grupos que buscó cambiar la sociedad en el siglo XIX fueron los liberales. Querían una nación que tolerara todas las religiones. También se opusieron al poder incontrolado de los gobernantes dinásticos.

(ii) Querían salvaguardar los derechos de las personas frente al gobierno. Abogaban por un gobierno parlamentario electo y representativo, sujeto a leyes interpretadas por un poder judicial bien capacitado que fuera independiente de gobernantes y funcionarios.

(iii) Pero los liberales no eran demócratas. No creían en la franquicia universal para adultos. Consideraron que los hombres de propiedad principalmente deberían tener derecho al voto. También estaban en contra del derecho al voto de las mujeres.

Pregunta 5.
¿Cómo se oponían los conservadores a los radicales y liberales?
O
¿Cuáles eran las ideas de los conservadores sobre el cambio social?
Respuesta:
Los radicales querían una nación en la que el gobierno se basara en la mayoría de la población de un país. Apoyaron el movimiento sufragista de mujeres. A diferencia de los liberales, se oponían a los privilegios de los grandes terratenientes y los ricos propietarios de fábricas. No estaban en contra de la existencia de la propiedad privada, pero no les gustaba la concentración de la propiedad en manos de unos pocos.

Los conservadores se oponían a los radicales y liberales. Anteriormente, en el siglo XVIII, los conservadores se habían opuesto en general a la idea del cambio. Pero en el siglo XIX, aceptaron que algún cambio era inevitable, pero creían que había que respetar el pasado y que el cambio debía producirse mediante un proceso lento.

Pregunta 6.
Dé una breve descripción del imperio ruso que existió en 1914.
Respuesta:

  • El zar Nicolás II gobernó Rusia y su imperio en 1914. Además del territorio alrededor de Moscú, el imperio ruso incluía actualmente Finlandia, Letonia, Lituania, Estonia, partes de Polonia, Ucrania y Bielorrusia.
  • Se extiende hasta el Pacífico y comprende los estados actuales de Asia central, así como Georgia, Armenia y Azerbaiyán.
  • La religión mayoritaria era el cristianismo ortodoxo ruso, pero el imperio también incluía a católicos, protestantes, musulmanes y budistas.

Pregunta 7.
Distinguir entre las ideas de liberales y radicales.
Respuesta:

Liberales Radicales
(I) No creían en la franquicia universal para adultos. Sintieron que los hombres de propiedad principalmente deberían tener el voto. Tampoco querían el voto de las mujeres. (I) Creían en la franquicia universal para adultos y apoyaban esta idea. También apoyaron los movimientos de sufragistas femeninos.
(ii) Estaban a favor de los privilegios de los grandes terratenientes y los ricos propietarios de fábricas. (ii) Se oponían a los privilegios de los grandes terratenientes y los ricos propietarios de fábricas.
(iii) Favorecieron la idea de la propiedad privada y su concentración en manos de unos pocos. (iii) También estaban a favor de la propiedad privada, pero no les gustaba la concentración de la propiedad en manos de unos pocos.

Pregunta 8.
¿En qué se diferencia la Primera Guerra Mundial en el "frente oriental" de la del "frente occidental"?
Respuesta:
La Primera Guerra Mundial en el "Frente Oriental" difirió de la del "Frente Occidental" en lo siguiente
formas:
(i) En el oeste, los ejércitos lucharon desde trincheras extendidas a lo largo del este de Francia. Después de septiembre de 1914, el frente permaneció relativamente sin cambios hasta el final de la guerra en 1918. El frente oriental era más largo y, por lo tanto, concentraciones de tropas más bajas. Como resultado, las trincheras resultaron menos efectivas. Los ejércitos se movieron mucho y libraron batallas dejando grandes bajas. Las derrotas fueron espantosas y desmoralizadoras. El ejército ruso perdió gravemente en Alemania y Austria entre 1914 y 1916.

(ii) El frente occidental se libró entre Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos. El frente oriental era principalmente Rusia y hacía más frío. No es que las condiciones fueran mucho mejores en el frente occidental, pero el invierno no fue tan frío y largo como en el frente oriental.

Pregunta 9.
¿Cómo se vieron gravemente afectadas las industrias rusas por la Primera Guerra Mundial?
O
La Primera Guerra Mundial tuvo un impacto severo en las industrias rusas. Explicar.
O
¿Cómo afectó la Primera Guerra Mundial a la industria en Rusia?
Respuesta:
i) Las propias industrias de Rusia eran pocas y el país estaba aislado de otros proveedores de bienes industriales por el control alemán del Mar Báltico. El equipo industrial se desintegró más rápidamente en Rusia que en el resto de Europa.

(ii) En 1916, las líneas ferroviarias comenzaron a romperse. Los hombres sanos fueron llamados a la guerra. Como resultado, hubo escasez de mano de obra y se cerraron pequeños talleres que producían productos básicos.

(iii) Se enviaron grandes proveedores de cereales para alimentar al ejército. Para la gente de las ciudades, el pan y la harina empezaron a escasear. En el invierno de 1916, los disturbios en las panaderías comenzaron a ocurrir con frecuencia.

Pregunta 10.
¿En qué se diferenciaban los bolcheviques de los mencheviques?
Respuesta:

Mencheviques Bolcheviques
(I) Los mencheviques representaban un grupo minoritario bajo el liderazgo de Alexander Kerenskii. (I) Los bolcheviques bajo su líder Lenin constituían la mayoría de los socialistas.
(ii) Creían en el cambio gradual y el establecimiento de una forma de gobierno parlamentario como el de Francia y Gran Bretaña. (ii) Querían trabajar para Revolution. Favorecían un partido disciplinado, para controlar a los miembros y la calidad de sus miembros.
(iii) Favorecían un partido abierto a todos y que funcionara dentro del sistema. (iii) Querían hacer del partido un instrumento para hacer realidad la Revolución.

Pregunta 11.
¿Por qué los socialistas estuvieron activos en el campo en Rusia hasta finales del siglo XIX?
Respuesta:
Los socialistas estuvieron activos en el campo hasta finales del siglo XIX. Formaron el Partido Socialista Revolucionario en 1900. Este partido luchó por los derechos de los campesinos y exigió que las tierras de los nobles fueran transferidas a los campesinos.

Los socialdemócratas no estaban de acuerdo con los socialistas revolucionarios sobre los campesinos. Entonces, ellos (los socialistas revolucionarios) se mantuvieron activos para proteger los intereses de los campesinos.

Pregunta 12.
¿Qué era la Duma? ¿Hasta qué punto tuvo éxito?
Respuesta:
La Duma:
Duma, un parlamento consultivo elegido, fue creado por el zar de Rusia durante la Revolución de 1905. Al principio prometió que sería una asamblea representativa y que su aprobación sería necesaria para la promulgación de la legislación. Pero las leyes fundamentales, emitidas en abril de 1906, antes de que la primera Duma se reuniera en mayo de 1906, la privaron del control sobre los ministros estatales y limitaron su capacidad para iniciar leyes de manera efectiva.

Sin embargo, el zar destituyó a la Primera Duma dentro de los 75 días y la segunda Duma reelegida dentro de los tres meses. No quería que se cuestionara su autoridad ni que se redujera su poder. Cambió las leyes de votación y llenó la tercera Duma de políticos conservadores, los liberales y revolucionarios se mantuvieron fuera. La cuarta Duma también tuvo una influencia política limitada. Por lo tanto, la Duma volvió a entrar desde el principio y la gente lo sabía.

Pregunta 13.
¿Quiénes eran los liberales? ¿Cuáles fueron sus ideologías políticas y sociales?
Respuesta:
(i) Uno de los grupos que buscó cambiar la sociedad en el siglo XIX fueron los liberales. Querían una nación que tolerara todas las religiones. También se opusieron al poder incontrolado de los gobernantes dinásticos.

(ii) Querían salvaguardar los derechos de las personas frente al gobierno. Abogaban por un gobierno parlamentario electo y representativo, sujeto a leyes interpretadas por un poder judicial bien capacitado que fuera independiente de gobernantes y funcionarios.

(iii) Pero los liberales no eran demócratas. No creían en la franquicia universal para adultos. Consideraron que los hombres de propiedad principalmente deberían tener derecho al voto. También estaban en contra del derecho al voto de las mujeres.

Pregunta 14.
¿Cuál fue el programa de colectivización de Stalin? ¿Cómo se trataba a los campesinos que se resistían a su programa?
Respuesta:
Programa de colectivización de Stalin:
La colectivización era una política de consolidación forzosa de familias campesinas individuales en granjas colectivas llamadas "koljoses". Fue llevado a cabo por el gobierno soviético a finales de la década de 1920 y principios de la de 1930. Stalin introdujo este sistema para superar la crisis alimentaria que reinaba en el país en ese momento y para aumentar la productividad del trabajo campesino. La mayor parte de la tierra y los implementos se transfirieron a la propiedad de la granja colectiva.

Muchos campesinos protestaron contra esos intentos y destruyeron ganado para mostrar su enojo. Pero el programa de colectivización de Stalin no produjo los resultados deseados. La situación del suministro de alimentos empeoró aún más en los años siguientes porque la producción no aumentó de inmediato.

Los campesinos no estaban contentos con el programa de colectivización de Stalin porque les habían quitado sus tierras para establecer grandes granjas controladas por el estado. Resistieron a las autoridades y destruyeron su ganado. Estos campesinos fueron severamente castigados. Muchos fueron deportados y exiliados. Aunque el gobierno de Stalin permitió algún cultivo independiente, lo trató con indiferencia.

Pregunta 15.
¿Cómo fueron tratados los críticos de la economía planificada y la colectivización por Stalin y sus simpatizantes?
Respuesta:

  • Mucha gente criticó la confusión en la producción industrial bajo la Economía Planificada y las consecuencias de la colectivización. Stalin y sus simpatizantes acusaron a estos críticos de conspiración contra la socialización.
  • Se hicieron acusaciones en todo el país y, para 1939, más de 2 millones fueron enviados a prisión o campos de trabajo. La mayoría eran inocentes de los crímenes, pero nadie habló por ellos.
  • Un gran número de personas se vieron obligadas a hacer confesiones falsas bajo tortura y fueron ejecutadas. Varios de ellos eran profesionales talentosos.

Pregunta 16.
Mencione tres cambios importantes que introdujo Stalin en la industria.
Respuesta:
(i) Stalin encabezó el Partido Bolchevique después de la muerte de Lenin en 1924. Introdujo un proceso de planificación centralizada. Encargó a los funcionarios para evaluar cómo podría funcionar la economía y establecer objetivos para un período de cinco años. Sobre la base de que hicieron los planes quinquenales. El gobierno fijó todos los precios para promover el crecimiento industrial durante los dos primeros "Planes".

(ii) Stalin continuó la política de nacionalización iniciada por Lenin. Como resultado, se nacionalizaron muchas industrias y bancos.

(iii) Se inició la construcción rápida de los sitios de la fábrica. En la ciudad de Magnitogorsk, la construcción de una planta de acero se logró en tres años.

Pregunta 17.
Describe la situación económica de Rusia antes de 1905. (Imp)
Respuesta:
Las condiciones sociales, económicas y políticas en Rusia antes de 1905 eran bastante atrasadas.
(i) Condiciones sociales: No había igualdad entre la clase trabajadora. Los trabajadores eran un grupo dividido. Algunos tenían fuertes vínculos con las aldeas de las que procedían. Otros se habían asentado en ciudades de forma permanente. Los trabajadores estaban divididos por habilidad. Los trabajadores cuyos trabajos necesitaban habilidad y entrenamiento se consideraban aristócratas entre otros trabajadores.

Las mujeres fueron discriminadas. Se les pagaba menos que a los hombres. Las divisiones entre los trabajadores también se manifestaron en la vestimenta y los modales. Pero había unidad entre ellos. Podrían hacer una huelga cuando no estuvieran de acuerdo con los empleadores sobre los despidos o las condiciones laborales.

(ii) Condiciones económicas: antes de 1905, la gran mayoría de la población de Rusia eran agricultores. Aproximadamente el 85% de la población rusa se ganaba la vida con la agricultura. En el imperio, los cultivadores producían tanto para el mercado como para sus propias necesidades y Rusia era un importante exportador de cereales. Había pocas industrias. Los artesanos se encargaban de gran parte de la producción, pero junto a los talleres de artesanía existían grandes fábricas.

Muchas fábricas se establecieron en la década de 1890, cuando se amplió la red ferroviaria de Rusia y aumentó la inversión extranjera en la industria. La producción de carbón se duplicó y la producción de hierro y acero se cuadruplicó. A pesar de estas mejoras, la situación económica de Rusia se mantuvo atrasada. Existía un grave problema de empleo entre los trabajadores.

(iii) Condiciones políticas: también políticamente Rusia era un país atrasado. Todos los partidos políticos eran ilegales en Rusia antes de 1914. Los campesinos rusos formaron el Partido Socialista Revolucionario en 1900. Este partido luchó por los derechos de los campesinos y exigió que las tierras pertenecientes a los nobles fueran transferidas a los campesinos. Pero como no eran un grupo unido, no se les consideraba parte de un movimiento socialista iniciado por Lenin.

Pregunta 18.
¿Cómo cambió la perspectiva de los conservadores después de la Revolución Francesa?
Respuesta:

  • La Revolución Francesa abrió la posibilidad de crear un cambio dramático en la forma en que se estructuraba la sociedad. Antes del siglo XVIII, eran la aristocracia y la iglesia las que controlaban el poder económico y social. De repente, después de la revolución, parecía posible cambiar esto.
  • Incluso los conservadores cambiaron su perspectiva después de la Revolución Francesa. Abrieron sus mentes a la necesidad de cambio.
  • Aceptaron que algún cambio era inevitable, pero creían que había que respetar el pasado y que el cambio debía producirse mediante un proceso lento.

Pregunta 19.
¿Cómo cambió la industrialización la vida de las personas en Europa?
Respuesta:
La industrialización cambió la vida de las personas en Europa de las siguientes formas:

  • Llevó a hombres, mujeres y niños a las fábricas. Se vieron obligados a trabajar muchas horas con salarios bajos.
  • El desempleo era común, particularmente en épocas de baja demanda de bienes industriales.
  • Los trabajadores no tenían instalaciones de vivienda y saneamiento. Estos problemas iban creciendo con el crecimiento de las ciudades.

Pregunta 20.
¿Quién era Lenin? ¿Qué sabes de sus "Tesis de abril"? ¿Por qué al principio sorprendió a algunas personas del Partido Bolchevique?
Respuesta:
Lenin fue el líder del movimiento socialista bolchevique radical que derrocó al régimen zarista en 1917 y jefe del primer gobierno de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). Fue exiliado por participar en la Revolución de 1905. En abril de 1917, regresó a Rusia de su exilio.

Lenin y los bolcheviques se habían opuesto a la guerra desde 1914. Ahora sentía que era hora de que los soviéticos tomaran el poder. Declaró poner fin a la guerra, ceder tierras a los campesinos y nacionalizar los bancos. Estas tres demandas eran las "Tesis de abril" de Lenin. También argumentó que el Partido Bolchevique se renombró Partido Comunista para indicar sus nuevos objetivos radicales.

Muchas personas del Partido Bolchevique se sorprendieron inicialmente con las tesis de abril. Pensaban que aún no había llegado el momento de una revolución socialista y que era necesario apoyar al gobierno provisional.

El socialismo en Europa y la revolución rusa Clase 9 Preguntas adicionales e historial de respuestas Capítulo 2 Tipo de respuestas largas

Pregunta 1.
¿Cómo fue derrocado el gobierno provisional de Kerenskii por los bolcheviques en octubre de 1917?
O
¿Por qué cayó el gobierno de Kerenskii en Rusia?
Respuesta:
Lenin estaba muy preocupado por el gobierno provisional de Kerenskii. Temía que el Gobierno Provisional instaurara una dictadura en Rusia. En septiembre, comenzó las discusiones para un levantamiento contra el gobierno, se reunieron los partidarios bolcheviques en el ejército, los soviets y las fábricas. El 16 de octubre de 1917, Lenin convenció al Soviet de Petrogrado y al Partido Bolchevique de que aceptaran la toma del poder por los socialistas. El Comité Militar Revolucionario fue designado por el Soviet bajo Leon Trotskii para organizar la incautación. La fecha del evento se mantuvo en secreto.

El levantamiento comenzó el 24 de octubre. Sin embargo, el primer ministro Kerenskii ya había abandonado la ciudad para organizar las tropas. Al amanecer, militares progubernamentales tomaron los edificios de dos periódicos bolcheviques. Se enviaron tropas progubernamentales para hacerse cargo de las oficinas de teléfonos y telégrafos y proteger el Palacio de Invierno. El Comité Militar Revolucionario actuó con rapidez. Ordenó a sus partidarios que tomaran las oficinas gubernamentales y arrestaran a los ministros.

Al final del día, el barco Aurora bombardeó el Palacio de Invierno. Otros barcos navegaron por el río Neva y se apoderaron de varios puntos militares. Por la noche, la ciudad estaba bajo el control del comité y los ministros se habían rendido. En una reunión de todo el Congreso de los Soviets rusos en Petrogrado, la mayoría aprobó la acción bolchevique. Se produjeron levantamientos en otras ciudades. Hubo fuertes combates, especialmente en Moscú. Finalmente, los bolcheviques lograron controlar el área de Petrogrado de Moscú en diciembre.

Pregunta 2.
¿Qué incidente se conoció como "Domingo sangriento"? Mencione los efectos de este incidente.
Respuesta:
La situación de los trabajadores en Rusia era deplorable. El año 1904 empeoró su situación porque se produjo una subida espectacular de los precios de los bienes de primera necesidad y los salarios reales se redujeron en un 20 por ciento. Los trabajadores frustrados no podían quedarse de brazos cruzados. Formaron la Asamblea de trabajadores rusos cuya membresía aumentó dramáticamente.

Un día, cuatro miembros de esta asociación fueron despedidos en Putilov Iron Works. Esto provocó que los trabajadores se declararan en huelga. Sus demandas incluían una reducción de la jornada laboral a ocho horas, un aumento de los salarios y la mejora de sus condiciones laborales.

La procesión de trabajadores encabezada por el padre Gapon llegó al Palacio de Invierno. Pero fue atacado brutalmente por la policía y los cosacos. Más de 100 trabajadores murieron y unos 300 resultaron heridos. Este incidente llegó a conocerse como Domingo Sangriento. Comenzó una serie de eventos que se conocieron como la Revolución de 1905.

Efectos de este incidente: Como resultado de este incidente se produjeron huelgas en todo el país. Las universidades cerraron cuando los cuerpos de estudiantes realizaron huelgas, quejándose de la falta de libertades civiles. Abogados, médicos, ingenieros y otros trabajadores de la clase media establecieron la Unión de Sindicatos y exigieron una Asamblea Constituyente. .

Pregunta 3.
Enumere los factores que llevaron a la Revolución de 1905 en Rusia. ¿Cuáles fueron sus consecuencias?
Respuesta:
Hubo varios factores que llevaron a la Revolución Rusa en 1905
(i) El gobierno autocrático del Zar no era tolerable ahora. El zar era un gobernante ineficiente y corrupto. No cuidó los intereses del hombre común.

(ii) Los liberales en Rusia fueron muy activos. Hicieron campaña para poner fin a la mala situación en su país. Junto con los socialdemócratas y socialistas revolucionarios trabajaron con campesinos y trabajadores para exigir una constitución.

(iii) La condición miserable de los trabajadores rusos agravó la situación. Llevaban una vida muy dura debido al aumento de los precios de los bienes esenciales y la disminución de los salarios reales. Hicieron una huelga para cumplir con sus demandas.

(iv) El incidente del Domingo Sangriento empeoró la situación. En este incidente murieron más de 100 trabajadores y unos 300 resultaron heridos. Enfureció a toda Rusia. Las huelgas se llevaron a cabo en todo el país.

Consecuencias de la Revolución de 1905

  • Se creó un Parlamento o Duma consultivo electo.
  • La mayoría de los sindicatos y comités fueron declarados ilegales. Sin embargo, estos continuaron funcionando de manera no oficial.
  • Se impusieron severas restricciones a la actividad política.
  • El zar cambió las leyes de votación y llenó la Duma de políticos conservadores que nunca cuestionan su autoridad (del zar).

Pregunta 4.
¿Qué desencadenó la guerra civil en Rusia?
O
¿Qué condiciones llevaron a la guerra civil en Rusia en 1918-1920?
O
¿Cuáles fueron las razones de la guerra civil rusa entre los bolcheviques y el ejército ruso de no bolcheviques?
Respuesta:
La guerra civil rusa fue una guerra multipartidista en el antiguo Imperio ruso inmediatamente después de las revoluciones rusas de 1917, como muchas facciones (rojo) para determinar el futuro político de Rusia. Había varias razones detrás de esto:

(i) Los bolcheviques se oponían totalmente a la propiedad privada. Entonces, cuando llegaron al poder, comenzaron a trabajar en esta dirección.

(ii) Ordenaron la redistribución de la tierra. Esto resultó en la disolución del ejército ruso. Los soldados, en su mayoría campesinos, deseaban volver a casa para la redistribución y desertaron del ejército.

(iii) Los socialistas no bolcheviques, liberales y partidarios de la autocracia condenaron el levantamiento bolchevique. Sus líderes se trasladaron al sur de Rusia y organizaron tropas para luchar contra los bolcheviques (los rojos).

(iv) Durante 1918 y 1919, los revolucionarios socialistas (las reinas) y los pro-zaristas (los blancos) controlaron la mayor parte del Imperio ruso. Fueron respaldados por tropas francesas, estadounidenses, británicas y japonesas. Todas estas fuerzas estaban preocupadas por el crecimiento del socialismo en Rusia.

(v) Se produce una guerra civil entre estas tropas y los bolcheviques como resultado de la cual el saqueo, el bandidaje y el hambre se vuelven comunes. En enero de 1920, los bolcheviques lograron controlar la mayor parte del antiguo imperio ruso. En Jiva, en Asia Central, los colonos bolcheviques masacraron brutalmente a los nacionalistas locales en nombre de la defensa del socialismo.

Pregunta 5.
Mencione los aspectos positivos y negativos del gobierno bolchevique sobre la Unión Soviética y su gente.
Respuesta:
Aspectos positivos:

  • El gobierno bolchevique llegó al poder en 1917 bajo el liderazgo de Lenin. Lenin y sus partidarios se habían opuesto a la guerra desde 1914. Así que, cuando llegó al poder, declaró que la guerra se pondría fin. En marzo de 1918, a pesar de la oposición de sus aliados políticos, los bolcheviques hicieron la paz con Alemania en Brest Litovsk.
  • Los bolcheviques se oponían totalmente a la propiedad privada. Entonces, los bancos y las industrias fueron nacionalizados, para que no siguieran siendo propiedad individual.
  • La tierra y otros medios de producción fueron declarados propiedad de toda la nación. El trabajo se hizo obligatorio para todos. Esto puso fin a la explotación de los pobres a manos de los capitalistas y terratenientes.
  • Dado que la tierra fue declarada propiedad social, los campesinos comenzaron a apoderarse de la tierra de la nobleza. En las ciudades, los bolcheviques hicieron cumplir la partición de las grandes casas de acuerdo con los requisitos familiares.
  • Rusia se convirtió en un estado de partido único. Los sindicatos se mantuvieron bajo el control del partido. La policía secreta castigaba a quienes criticaban a los bolcheviques. Así, por un lado, el partido defendía el socialismo y el cambio y muchos lo acogieron con beneplácito, pero por otro lado, el partido fomentó la censura que desilusionó a muchos.

Pregunta 6.
Describe cómo Petrogrado lideró la Revolución de febrero de 1917 que derrocó la monarquía en Rusia.
Respuesta:
Principales hechos y efectos de la Revolución de Febrero:
El 22 de febrero se produjo un cierre patronal en una fábrica en la margen derecha del río Neya. El 23 de febrero, los trabajadores de cincuenta fábricas convocaron una huelga en solidaridad. En muchas fábricas, las mujeres lideraron el camino hacia las huelgas. Los trabajadores que manifestaban cruzaron desde los barrios de la fábrica hasta el centro de la capital, la Nevskii Prospekt. Sin embargo, el gobierno reprimió su agitación imponiendo el toque de queda.

El 25 de febrero, el gobierno suspendió la Duma. Los políticos se pronunciaron en contra de la medida y los manifestantes regresaron con fuerza a las calles de la margen izquierda el día 26. El día 27 saquearon la Jefatura de Policía. Las calles se llenaron de gente levantando consignas sobre pan, salarios, mejores horarios y democracia. El gobierno intentó controlar la situación pero no pasó nada. Los regimientos apoyaron a los trabajadores. Finalmente se formó el "Consejo" o "Soviet".

El 2 de marzo, el zar abdicó y los líderes soviéticos y los líderes de la Duma formaron un gobierno provisional para gobernar el país. La revolución de febrero no fue dirigida por ningún partido político, pero la gente misma la dirigió. Petrogrado había derrocado la monarquía y ganado un lugar importante en la historia de la Unión Soviética. Los sindicatos se activaron y su número creció.

Pregunta 7.
¿Por qué Stalin introdujo la colectivización y cuáles fueron las consecuencias de sus políticas?
O
¿Cuál fue la política de colectivización de Stalin? ¿Cómo reaccionaron los campesinos a esta política?
O
¿Cuáles fueron los principales cambios que introdujo Stalin en el campo de la agricultura a través de su programa de colectivización?
Respuesta:
Stalin creía que aumentaría la eficiencia de la agricultura mediante el desarrollo de granjas modernas. La colectivización significaría que las granjas de franjas campesinas se fusionarían y esto permitiría compartir recursos como maquinaria entre las granjas colectivas en lugar de las pequeñas propiedades campesinas. El propio equipo mecanizado permitiría extraer mayores excedentes que la finca campesina.

La colectivización pondría fin al alcance de la escasez de cereales y eliminaría a los agricultores influyentes y acomodados que eran responsables del grave problema del suministro de cereales. El gobierno fijó los precios a los que se debía vender el grano, pero estos agricultores se negaron a vender su grano a los compradores del gobierno a estos precios y, por lo tanto, acumularon el grano.
A partir de 1929, Stalin obligó a todos los campesinos a cultivar granjas (koljós). La mayor parte de la tierra y los implementos se transfirieron a la propiedad de granjas colectivas. Los campesinos trabajaban en la tierra y se compartían las ganancias de los koljoses.

La política de colectivización de Stalin enfureció a los campesinos. Resistieron a las autoridades y destruyeron su ganado. Entre 1929 y 1931, el número de cabezas de ganado se redujo en un tercio. Aquellos que se resistieron a la colectivización, fueron severamente castigados. Muchos fueron deportados y exiliados. El gobierno de Stalin permitió algunos cultivos independientes, pero trató a esos cultivadores con indiferencia.

El socialismo en Europa y la Revolución Rusa Preguntas adicionales de clase 9 e historial de respuestas Capítulo 2 Preguntas sobre habilidades de pensamiento de orden superior (HOTS)

Pregunta 1.
¿Cuál fue la contribución de Lenin a la Revolución Rusa?
Respuesta:
(i) Lenin era el líder socialista de Rusia. Estaba totalmente en contra del gobierno autocrático del zar y quería derrocar su régimen. Fue exiliado por participar en la Revolución de 1905. En abril de 1917, regresó a Rusia de su exilio y asumió el poder.

(ii) Sus Tesis de Abril consistían en tres demandas, es decir, que se pusiera fin a la guerra, que se transfirieran tierras a los campesinos y que se nacionalizaran los bancos. También argumentó que el Partido Bolchevique se renombró Partido Comunista para indicar sus nuevos objetivos radicales.

(iii) Lenin estaba en contra del gobierno provisional porque apoyaba a terratenientes, industriales y oficiales del ejército. En octubre de 1917, persuadió al Soviet de Petrogrado y al partido bolchevique para que aceptaran la toma del poder por los socialistas. El Soviet designó un Comité Militar Revolucionario para organizar la incautación.

(iv) Lenin logró derrocar al Gobierno Provisional y establecer un régimen comunista en Rusia. Poco después de la Revolución, nacionalizó los bancos y las industrias y declaró la propiedad social de la tierra. Así, Lenin jugó un papel importante en la Revolución Rusa. Sus esfuerzos derrocaron al régimen zarista en Rusia y liberaron a la gente de su corrupción (del zar).

Pregunta 2.
Describe cómo las ideas socialistas se difundieron por Europa en el siglo XIX.
Respuesta:
A mediados del siglo XIX en Europa, el socialismo era un conjunto de ideas bien conocido que atrajo una atención generalizada. Se destacó la aversión de los socialistas por la propiedad privada. Vieron la propiedad privada como la raíz de todos los males sociales de la época. Entonces querían cambiar la sociedad.

En esa sociedad se prestaría más atención a los intereses sociales colectivos. Sin embargo, los socialistas abrigaban diferentes visiones del futuro. Algunos creían en la idea de las cooperativas, otros pensaban que las cooperativas no se podían construir a gran escala únicamente a través de la iniciativa individual. Entonces, exigieron que los gobiernos fomenten las cooperativas.Robert Owen, un importante fabricante inglés y Louis Blanc en Francia estaban a favor de estas ideas.

Karl Marx y Friedrich Engels agregaron otras ideas a este cuerpo de argumentos. Marx argumentó que la sociedad industrial era capitalista. En una sociedad así, los trabajadores eran explotados. Así que animó a los trabajadores a unirse para derrocar el capitalismo y el dominio de la propiedad privada. Quería que los trabajadores construyeran una sociedad radicalmente socialista donde toda la propiedad estuviera controlada socialmente.

En la década de 1870, las ideas socialistas se extendieron por Europa. Para coordinar sus esfuerzos, los socialistas formaron un organismo internacional llamado Segunda Internacional. Los trabajadores de Inglaterra y Alemania comenzaron a formar asociaciones para luchar por mejores condiciones de vida y de trabajo.

Establecieron fondos para ayudar a los miembros en tiempos de angustia. Exigieron una reducción de la jornada laboral y el derecho al voto. En Alemania, estas asociaciones trabajaron en estrecha colaboración con el Partido Socialdemócrata (SPD) y lo ayudaron a ganar escaños parlamentarios.

En 1905, los socialistas y sindicalistas formaron un Partido Laborista en Gran Bretaña y un Partido Socialista en Francia. Sin embargo, hasta 1914, Socialist nunca logró formar un gobierno en Europa.

Pregunta 3.
Describe cómo se desarrolló el socialismo en Rusia.
Respuesta:
Todos los partidos políticos eran ilegales en Rusia antes de 1914. El Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia fue fundado en 1898 por socialistas que se inspiraron en las ideas de Marx. Sin embargo, debido a la política del gobierno, tuvo que operar como una organización ilegal.

Estableció un periódico, movilizó a los trabajadores y organizó huelgas. Según algunos socialistas rusos, los campesinos rusos eran socialistas por naturaleza porque dividían sus tierras periódicamente. Entonces, los campesinos, no los trabajadores, serían la principal fuerza de la revolución y Rusia podría volverse socialista más rápidamente que otros países.

En el campo, los socialistas formaron el Partido Socialista Revolucionario en 1900. Este partido luchó por los derechos de los campesinos y exigió que las tierras de los nobles fueran transferidas a los campesinos. Los socialdemócratas no estaban de acuerdo con los socialistas revolucionarios sobre los campesinos. Lenin sintió que los campesinos no eran un grupo unido. Algunos eran pobres mientras que otros eran ricos. Por tanto, no podían formar parte de un movimiento socialista.

El partido estaba dividido sobre la estrategia de organización. Lenin dirigió el grupo bolchevique que creía que el partido debía ser disciplinado y debía controlar el número y la calidad de sus miembros. El grupo menchevique pensó que la fiesta debería estar abierta a todos.

Pregunta 4.
¿Cuál fue el impacto global de la Revolución Rusa?
Respuesta:
(i) El impacto de la revolución rusa se sintió a nivel mundial. Rusia se convirtió en el primer estado comunista.
Animado por él, comenzaron a formarse partidos comunistas en muchos países como el Partido Comunista de Gran Bretaña.

(ii) Los bolcheviques alentaron a los pueblos coloniales a seguir su experimento. Muchos no rusos de fuera de la URSS participaron en la conferencia de los pueblos del Este (1920) y los bolcheviques fundaron la Comintern, que era una unión internacional de partidos socialistas pro bolcheviques.

iii) Algunos recibieron educación en la Universidad Comunista de los Trabajadores del Este de la URSS. En el momento del estallido de la Segunda Guerra Mundial, la URSS le había dado al socialismo un rostro global y una estatura mundial.

(iv) Aunque la reputación internacional de la URSS como país socialista declinó a finales del. En el siglo XX, se reconoció que los ideales socialistas todavía gozaban de respeto entre la gente de todo el mundo. Pero en cada país se replantearon las ideas del socialismo de diversas formas.

Pregunta 5.
¿Cuáles fueron los inconvenientes del gobierno en la URSS que comenzaron a destacarse en la década de 1950?
O
¿Por qué Rusia perdió su reputación internacional como país socialista a finales del siglo XX?
Respuesta:

  • En la década de 1950 se reconoció en el país que el estilo de gobierno en la URSS no estaba de acuerdo con los ideales de la Revolución Rusa.
  • También en el movimiento socialista mundial se reconoció que no todo iba bien en la Unión Soviética. Un país atrasado se había convertido en una gran potencia. Sus industrias y agricultura se habían desarrollado y los pobres llevaban una vida satisfactoria.
  • Pero negó las libertades esenciales a sus ciudadanos y llevó a cabo sus proyectos de desarrollo mediante políticas represivas. Como resultado, la URSS perdió su reputación internacional como país socialista a fines del siglo XX.

El socialismo en Europa y la Revolución Rusa Clase 9 Preguntas adicionales e historial de respuestas Capítulo 2 Preguntas basadas en valores (VBQ)

Pregunta 1.
¿Cómo quería Karl Marx empoderar a los trabajadores?
O
¿Cómo veía Karl Marx a los capitalistas?
Respuesta:
(i) Karl Marx fue un gran socialista que quiso eliminar el concepto mismo de propiedad privada porque era la raíz de todos los males sociales de la época. Argumentó que la sociedad industrial era capitalista. Los capitalistas poseían el capital invertido en las fábricas y los trabajadores producían las ganancias de los capitalistas.

(ii) Las condiciones de los trabajadores no podrían mejorar a menos que estos beneficios fueran compartidos por ellos. Los trabajadores tuvieron que derrocar al capitalismo y al dominio de la propiedad privada. Marx creía que para liberarse de la explotación capitalista, los trabajadores tenían que construir una sociedad radicalmente socialista donde toda propiedad estaba controlada socialmente. Esta sería una sociedad comunista.

(iii) Estaba convencido de que los trabajadores triunfarían en su conflicto con los capitalistas. Una sociedad comunista era la sociedad natural del futuro.

Pregunta 2.
Explique cómo la participación de Rusia en la Primera Guerra Mundial creó las condiciones para la caída del Zar.
Respuesta:
En Rusia, la Primera Guerra Mundial (1914 & # 8211 1918) fue inicialmente popular y la gente mostró fe en el zar Nicolás II al unirse a él. Pero esta fe terminó cuando la guerra continuó. El zar empezó a perder el apoyo popular porque no percibía la gravedad de la situación. Rusia estaba perdiendo la guerra en todos los frentes.

Los ejércitos de Rusia perdieron gravemente en Alemania y Austria entre 1914 y 1916. Hubo más de 7 millones de bajas en 1917. Mientras se retiraban, el ejército ruso destruyó cultivos y edificios para evitar que el enemigo pudiera vivir de la tierra. La situación desacreditó al gobierno y al zar, los soldados se sintieron tan desmoralizados que querían mantenerse alejados de tal guerra. Las industrias de Rusia se vieron gravemente afectadas por la guerra. Todos los hombres sanos fueron llamados a la guerra.

Como resultado, hubo escasez de mano de obra y se cerraron pequeños talleres que producían productos básicos. Se enviaron grandes suministros de cereales para alimentar al ejército. Esto provocó una aguda crisis alimentaria en el país. La ira y la agitación se podían ver por todas partes entre los soldados, así como entre los hombres comunes. Este fue un golpe directo al poder zarista que finalmente colapsó.

Pregunta 3.
¿Qué valores se asocian con el socialismo?
Respuesta:
El socialismo es una teoría política y económica de la organización social que defiende que los medios de producción, distribución e intercambio deben ser propiedad o estar regulados por la comunidad en su conjunto.
Los valores asociados con esto son:

  • Se presta más atención a los intereses sociales colectivos.
  • Dado que la ganancia de los capitalistas es producida por los trabajadores, esta ganancia debería ser compartida por ellos.
  • A los trabajadores se les da mucha importancia y hay muchas posibilidades de mejora.
  • El socialismo fomenta las cooperativas que son asociaciones de personas que producen bienes en conjunto y dividen las ganancias según el trabajo realizado por los socios.

El socialismo en Europa y la Revolución Rusa Preguntas adicionales y respuestas de la clase 9 Historia Capítulo 2 Preguntas basadas en mapas

En un mapa del mundo, ubique y etiquete lo siguiente:


¿Cuándo comenzó el movimiento socialista a ser digno de mención en la historia de Rusia? - Historia

Esta es la segunda parte de un artículo de dos partes. Parte uno fue publicado el 23 de diciembre.

En 1996, David North, presidente del consejo editorial internacional de la Sitio web de World Socialist, dio una conferencia en la Universidad Estatal de Michigan titulada, "La larga sombra de la historia: los juicios de Moscú, el liberalismo estadounidense y la crisis del pensamiento político en los Estados Unidos". (La conferencia está incluida en el libro La revolución rusa y el siglo XX inconcluso publicado por Mehring Books).

North analizó las razones por las que la gran mayoría de la intelectualidad liberal estadounidense apoyó los juicios de Moscú. Señaló que el corresponsal de la New York Times en Moscú, Walter Duranty, declaró su confianza en la legitimidad de los juicios y las confesiones de los acusados, al igual que el embajador de Estados Unidos en la Unión Soviética, Joseph Davies. Asimismo, los dos órganos más influyentes del liberalismo estadounidense, el Nación y el Nueva república.

En medio de la Gran Depresión y el triunfo del fascismo en Italia y Alemania, explicó North, muchos intelectuales y académicos liberales en los Estados Unidos miraron a la Unión Soviética como un contrapeso a la amenaza fascista. Stalin, por su parte, cultivó el apoyo entre estas capas minimizando la amenaza de la revolución socialista y dando a su antifascismo un matiz socialista. La pobreza política, teórica y, se podría agregar, moral del liberalismo en la época de la agonía de la muerte del capitalismo se expresó en la voluntad de los liberales de dejar de lado sus escrúpulos democráticos y cualquier preocupación por la verdad histórica y dar fe de la legitimidad de los fraudes judiciales. de revolucionarios de toda la vida que rivalizaban o superaban los espantosos espectáculos llevados a cabo en los tribunales de la Alemania de Hitler.

La admiración acrítica de los liberales por los logros soviéticos no significó un respaldo a los cambios revolucionarios dentro de los Estados Unidos. Lejos de ahi. La mayoría de los intelectuales liberales se inclinaban a ver una alianza con la URSS como un medio para fortalecer su propia y tímida agenda para la reforma social en los Estados Unidos y para mantener a raya al fascismo en Europa. Ya no se temía a la Unión Soviética como punta de lanza de levantamientos revolucionarios. Los liberales entendieron que la derrota de Trotsky había significado el abandono de las aspiraciones revolucionarias internacionales por parte de la Unión Soviética. A mediados de la década de 1930, el régimen estalinista había adquirido un aura de respetabilidad política.

Al examinar la respuesta liberal a los juicios de Moscú, debe tenerse en cuenta un hecho político más importante. Apenas un mes antes del comienzo del primer juicio, estalló la Guerra Civil española en julio de 1936. España estaba amenazada por el fascismo, cuya victoria sin duda conduciría al estallido de la Segunda Guerra Mundial. La Rusia soviética era vista como el aliado más importante de las fuerzas republicanas y antifascistas. Pocos intelectuales liberales se inclinaron a examinar con demasiada atención el significado real de la política estalinista en España. En su mayor parte, ignoraron la forma en que los estalinistas estaban destruyendo, a través del terror político, el movimiento revolucionario de la clase obrera y, en última instancia, garantizando la victoria de Franco. En la superficie —y pocos liberales se preocuparon por mirar más allá— la Unión Soviética parecía ser la piedra de la que dependían todas las esperanzas de las "fuerzas progresistas" para la derrota del fascismo en España. (David North, La revolución rusa y el siglo XX inconcluso, Oak Park, MI, 2014, pág. 47)

En los Estados Unidos, la implementación del programa del Frente Popular tomó la forma del respaldo del Partido Comunista al gobierno de Franklin Delano Roosevelt y su papel en la subordinación política de los sindicatos industriales CIO recién formados al Partido Demócrata.

Este tema, la subordinación del movimiento obrero al Partido Demócrata, fue, y sigue siendo hasta el día de hoy, el problema político central en el desarrollo del movimiento obrero en Estados Unidos. El colapso global del capitalismo provocado por el desplome de Wall Street de 1929 rápidamente asumió la forma en Estados Unidos, que ya era la potencia industrial dominante en el mundo, de una devastadora crisis social. Prácticamente de la noche a la mañana, millones de trabajadores y pequeños agricultores se vieron reducidos a la miseria y la perspectiva de morir de hambre.

El capitalismo quedó desacreditado. Se convirtió en una mala palabra en los labios de masas de personas, incluidos sectores de intelectuales. La Unión Soviética, menos de una década después de la Revolución de Octubre, se convirtió en un polo de atracción e inspiración para millones. En la élite gobernante estadounidense, su existencia se perfilaba como un recordatorio constante del peligro de la revolución socialista en Estados Unidos.

El New Deal de Roosevelt reflejó la conclusión de sectores más previsores de la clase dominante de que tendrían que gastar una parte de las vastas reservas financieras del capitalismo estadounidense en un programa de reformas sociales limitadas para evitar que su sistema sea derrocado. Sin embargo, esto no fue suficiente para evitar una erupción del conflicto de clases una vez que el impacto inicial dentro de la clase trabajadora por el colapso social había comenzado a disiparse. El año 1934 vio huelgas generales en tres ciudades: Toledo (Ohio), San Francisco y Minneapolis, la última de las cuales fue dirigida por trotskistas, luego organizada en la Liga Comunista de América.

Estas batallas semi-insurreccionales fueron seguidas por la formación en 1935 del Comité de Organización Industrial, encabezado por el líder de los mineros John L. Lewis y otros líderes sindicales que se separaron de la conservadora Federación Estadounidense del Trabajo. La AFL se opuso a la organización de trabajadores no calificados en los sectores automotriz, siderúrgico, eléctrico, caucho, comunicaciones y otros, y al establecimiento de sindicatos industriales masivos.

El movimiento por los sindicatos industriales planteó la cuestión de la ruptura con los grandes partidos empresariales. La convención de fundación de United Auto Workers (UAW) en 1935 votó a favor de la formación de un partido laborista.

A principios de 1937, una ola de huelgas de brazos caídos se extendió por toda la industria básica, inspirada por la huelga de brazos cruzados de Flint, que obligó a General Motors a reconocer al UAW. El Congreso de Organizaciones Industriales (CIO) nació de esta explosiva erupción de la clase trabajadora estadounidense.

El Partido Comunista utilizó su influencia sustancial en el nuevo movimiento sindical industrial, incluso dentro de la dirección, para evitar que asumiera una forma política independiente rompiendo con Roosevelt y los demócratas. En esto, se alió con Lewis y otros burócratas procapitalistas.

Bajo las condiciones de la Depresión y los preparativos de las potencias imperialistas para otra guerra mundial, una ruptura política de la clase trabajadora estadounidense con los partidos capitalistas tuvo inmensas implicaciones revolucionarias, no solo en los Estados Unidos, sino también a nivel internacional. Precisamente por eso, el PC estalinizado en Estados Unidos, en línea con la política del Frente Popular del Kremlin, trabajó para evitarlo.

El Partido Demócrata, el partido capitalista más antiguo de los EE. UU., El antiguo bastión de la esclavocracia del sur y en ese momento el principal ejecutor de la segregación de Jim Crow, ya había servido durante décadas como el principal mecanismo político de la clase dominante para contener y castrar movimientos de protesta. El movimiento populista anti-Wall Street, basado en pequeños agricultores, de principios de siglo se había vuelto inofensivo al ser canalizado detrás del Partido Demócrata. También lo habían hecho las protestas antiimperialistas y antimonopolio de principios del siglo XX.

La mayor parte de la intelectualidad liberal en los años de la Depresión, temiendo el crecimiento del fascismo pero asustada por la perspectiva de una revolución de la clase trabajadora, se alineó detrás de Roosevelt y los demócratas. Se sintieron atraídos por la adopción abierta por parte del PC de la colaboración de clases y el nacionalismo estadounidense y su repudio de facto de la revolución social.

En 1935, el Partido Comunista abandonó abruptamente sus ataques del Tercer Período contra Roosevelt como un "imperialista fascista" y se declaró nada más que el continuador de la tradición democrática estadounidense. Al afirmar que el PC representaba el “americanismo del siglo XX”, el líder del partido, Earl Browder, dijo en una reunión masiva: “Somos un partido estadounidense compuesto por ciudadanos estadounidenses. Consideramos todos nuestros problemas a la luz de los intereses nacionales de Estados Unidos ”.

En la Décima Convención Nacional de la CPUSA de mayo de 1938, el salón fue decorado con banderas estadounidenses y los delegados cantaron el "Star Spangled Banner".

En su perversión del marxismo para acomodar la política nacionalista contrarrevolucionaria del régimen soviético y bloquear el surgimiento de un movimiento político independiente de la clase trabajadora estadounidense, los estalinistas estadounidenses hicieron uso de varias corrientes de ideología burguesa y pequeñoburguesa: pragmatismo, individualismo , nacionalismo, antiintelectualismo, que había jugado un papel destacado en el pensamiento y la política estadounidenses.

En sus últimos escritos, Trotsky destacó la importancia crítica de la lucha para que el movimiento insurgente de la clase trabajadora estadounidense adopte una forma política independiente. Sobre esta base, instó a los trotskistas estadounidenses, entonces organizados como el Partido Socialista de los Trabajadores (SWP), a adoptar la demanda de que el CIO rompa con los demócratas y establezca un partido laboral, vinculando esta demanda con el Programa de Transición socialista revolucionario adoptado por la conferencia de fundación de la Cuarta Internacional en 1938.

En un manuscrito inacabado titulado "Sindicatos en la época de la decadencia imperialista", que se encuentra en su escritorio después de su asesinato por el agente estalinista de la GPU Ramon Mercader el 20 de agosto de 1940, Trotsky escribió:

En los Estados Unidos el movimiento sindical ha atravesado la historia más tormentosa de los últimos años. El ascenso del CIO es una prueba incontrovertible de las tendencias revolucionarias dentro de las masas trabajadoras. Sin embargo, es indicativo y digno de mención en el más alto grado el hecho de que la nueva organización sindical "izquierdista", apenas fundada, cayó en el acero del Estado imperialista. La lucha entre las cúpulas entre la vieja federación y la nueva se reduce en gran medida a la lucha por la simpatía y el apoyo de Roosevelt y su gabinete. (León Trotsky, Leon Trotsky sobre los sindicatos, Nueva York, 1975, p.73)

En una discusión con los líderes del SWP en mayo de 1938 sobre el lema del partido laborista, Trotsky dijo sobre el nuevo movimiento sindical industrial:

Si la lucha de clases no debe ser aplastada, reemplazada por la desmoralización, entonces el movimiento debe encontrar un nuevo canal, y este canal es político. Ese es el argumento fundamental a favor de esta consigna. (León Trotsky, El programa de transición para la revolución socialista, Nueva York, 1977, p.163-164)

En su conferencia de 1996, David North explicó la conexión entre el pro-sovietismo de la intelectualidad liberal estadounidense en los años anteriores a la guerra y su giro hacia el anticomunismo y el antisoviético más feroces de la Guerra Fría después de la guerra. La misma superficialidad y oportunismo político y teórico, la misma actitud liviana hacia la verdad histórica que los convirtió en apologistas de los crímenes de Stalin en un período, los llevó en el siguiente a culpar de esos crímenes no a la traición de Stalin al socialismo y al marxismo, sino más bien a la propio proyecto socialista y revolucionario. La dictadura totalitaria de Stalin, se decía, era el resultado inevitable de la Revolución de Octubre, de Marx, Engels, Lenin y Trotsky.

La defensa de Trotsky del socialismo revolucionario y el internacionalismo y su lucha implacable contra el estalinismo fueron ignoradas o declaradas como nada más que una disputa interna entre los contendientes por el control de un régimen intrínsecamente despótico.

Hubo un cambio dramático en la actitud de la intelectualidad liberal hacia la Unión Soviética entre 1936 y 1946. Y, sin embargo, hubo una continuidad política y teórica definida entre las posiciones pro y antisoviética. Cuando apoyaron a Stalin contra Trotsky, y luego a Truman contra Stalin, la intelectualidad liberal partió de la identidad del estalinismo y el marxismo.

Esto colocó a la intelectualidad liberal en una posición política e intelectualmente insostenible. Sobre la base de la fórmula fácil de que el estalinismo es igual al marxismo y al socialismo, los liberales se dejaron solo dos alternativas: la primera era oponerse al estalinismo desde la derecha como partidarios del imperialismo estadounidense, y la segunda, servir como apologistas del estalinismo. La nueva república terminó en el primer campamento La Nación en el segundo. (David North, La revolución rusa y el siglo XX inconcluso, Oak Park, MI, 2014, págs. 57–58)

Al subordinar a la clase trabajadora al Partido Demócrata y los liberales burgueses, los estalinistas estadounidenses desempeñaron un papel fundamental en la subordinación de posguerra del movimiento obrero al imperialismo estadounidense y su ofensiva de la Guerra Fría contra la Unión Soviética. La dirección del CIO y el Partido Demócrata se volvieron salvajemente contra todos los elementos de izquierda y socialistas del movimiento obrero, purgando los sindicatos mediante una caza de brujas anticomunista. Esto preparó el escenario para el declive y eventual colapso de los sindicatos, y su eventual transformación en agencias directas de las corporaciones y el estado capitalista.

El DSA y el anticomunismo de la Guerra Fría

El DSA tiene sus raíces históricamente en una escisión de la derecha de la Cuarta Internacional y el Partido Socialista de los Trabajadores dirigido por Max Shachtman, miembro fundador del movimiento trotskista en los Estados Unidos y uno de sus principales propagandistas y escritores. Shachtman, junto con el profesor de la Universidad de Nueva York James Burnham y Martin Abern, miembro del Comité Nacional del SWP, reaccionaron al pacto de no agresión Stalin-Hitler de agosto de 1939 renunciando a la defensa de la Cuarta Internacional de la Unión Soviética contra el imperialismo y afirmando que la URSS estaba en sí mismo un estado imperialista.

Shachtman pronto adoptó la posición de Burnham de que no quedaba nada de los logros históricos de la Revolución de Octubre. La Unión Soviética se había convertido en una nueva forma de sociedad de clases, que Burnham llamó "colectivismo burocrático", y la burocracia estalinista se había convertido en una nueva clase dominante. Esto fue parte de una tendencia más amplia que llegó a conocerse como "capitalismo de estado". Arrojó por la borda el análisis de la Cuarta Internacional de la Unión Soviética bajo la dictadura estalinista como un "estado obrero degenerado". A pesar de los crímenes y depredaciones de Stalin, la Unión Soviética todavía se basaba en las relaciones de propiedad nacionalizadas establecidas por la Revolución de Octubre y podría salvarse de la restauración capitalista mediante una revolución política de la clase obrera soviética para derrocar a la burocracia y restaurar la democracia proletaria y el programa revolucionario. de la revolución socialista mundial.

Como explicó Trotsky en una serie de brillantes polémicas escritas en el curso de la lucha de facciones de 1939-1940 dentro del SWP, recopiladas bajo el título En defensa del marxismoEn el corazón de la política de la facción minoritaria liderada por Shachtman estaba el rechazo del papel revolucionario de la clase trabajadora y la negación de cualquier posibilidad de revolución socialista.

La perspectiva desmoralizada de Shachtman y Burnham reflejó dentro del SWP la sacudida hacia la derecha de toda una capa de intelectuales pequeñoburgueses que habían simpatizado con Trotsky pero se movieron rápidamente para repudiar la Revolución de Octubre y el socialismo revolucionario y alinearse detrás del imperialismo estadounidense como la administración Roosevelt. preparado para entrar en la Segunda Guerra Mundial. Shachtman se convirtió en el líder de una facción pequeñoburguesa que se escindió del SWP en la primavera de 1940. A las pocas semanas de la escisión, Burnham renunció al socialismo y rápidamente se convirtió en el líder ideológico del conservadurismo anticomunista estadounidense. La evolución de Shachtman fue más prolongada, pero la lógica de su política pequeñoburguesa lo llevó a fines de la década de 1940 a abrazar el anticomunismo de la Guerra Fría. Se convirtió en asesor político de la AFL-CIO y, antes de su muerte en 1972, en un partidario del bombardeo de Nixon en Vietnam del Norte.

Al blanquear el estalinismo y el PC estadounidense, el DSA no renuncia a sus raíces antisoviéticas y anticomunistas. Su fundador, Michael Harrington, un protegido político de Shachtman, era partidario de la Guerra Fría, el Partido Demócrata y la burocracia sindical. El DSA sigue denunciando a la Unión Soviética desde la derecha e identificando la Revolución de Octubre con el régimen despótico estalinista establecido sobre la base de su traición.

El anticomunismo subyacente del DSA y los grupos capitalistas de estado en todo el mundo nunca les ha impedido bloquearse con las tendencias estalinistas en oposición al trotskismo y la independencia política de la clase trabajadora. Qué Jacobino y el DSA hoy encuentra elogioso en la historia del CPUSA es precisamente su papel contrarrevolucionario durante el período del Frente Popular de la década de 1930, cuando apoyó la sangrienta destrucción de la Revolución Española, los fraudes y ejecuciones del Juicio de Moscú, y la subordinación de el CIO de Roosevelt y el Partido Demócrata.

La glorificación de Ibárruri por Jacobino y el DSA no es de ninguna manera una aberración. Es parte de una promoción calculada del estalinismo y del Partido Comunista Estadounidense como modelos para radicalizar a los trabajadores y la juventud de hoy. En meses recientes, Jacobino ha presentado figuras estalinistas de las décadas de 1960 y 1970, como Angela Davis, y ha publicado artículos halagadores sobre el legado supuestamente revolucionario del Partido Comunista de Estados Unidos.

Solo este mes, el 5 de diciembre, Jacobino publicó una reseña de un nuevo libro sobre Amazon (la reseña se titulaba "Resistir a Amazon no es inútil") atribuyendo al "líder del Partido Comunista" William Z. Foster la publicación de una monografía basada en la huelga siderúrgica de 1919 que "se convirtió en una hoja de ruta no solo por los éxitos organizativos industriales del CIO de la década de 1930, sino por liderar las luchas organizativas contemporáneas ". Foster jugó un papel de liderazgo en la huelga, que finalmente fue derrotada, pero se convirtió en un leal funcionario estalinista, defensor de los juicios de Moscú y feroz oponente del trotskismo, encabezando el CPUSA desde 1945 hasta 1957. Publicó la monografía sobre el acero en el fatídico año de 1936.

En agosto de 2017, Jacobino publicó un artículo del editor y editor fundador Bhaskar Sunkara y el vicepresidente nacional de la DSA, Joseph M. Schwartz, titulado "¿Qué deberían hacer los socialistas?" El artículo presentó el papel del CPUSA durante el período del Frente Popular como modelo para hoy. Los autores escribieron:

En el análisis final, los socialistas deben ser tanto tribunos del socialismo como los mejores organizadores. Así es como el Partido Comunista creció rápidamente entre 1935 y 1939. Se establecieron como el ala izquierda del CIO y de la coalición New Deal, y pasaron de veinte mil a cien mil miembros durante ese período ... el Frente Popular fue la última vez que el socialismo tuvo presencia masiva en los Estados Unidos, en en parte porque, a su manera, los comunistas arraigaron sus luchas por la democracia dentro de la cultura política de Estados Unidos mientras intentaban construir un movimiento obrero verdaderamente multirracial.

El año pasado, Sunkara publicó El Manifiesto Socialista, que pretende esbozar una estrategia para construir un movimiento socialista de masas en los Estados Unidos. En él, elogia el apoyo del CPUSA a Roosevelt y al Partido Demócrata durante la Depresión y menosprecia la oposición del líder del Partido Socialista Norman Thomas a Roosevelt y su decisión de realizar una campaña presidencial independiente en 1936. Escribe:

En las elecciones presidenciales de 1936, los trabajadores de todo el país estaban tomando una decisión racional de apoyar al Partido Demócrata, ansiosos por continuar las reformas de Roosevelt y reconociendo las barreras institucionales a la política independiente. La cohorte de Thomas no pudo ofrecer una estrategia para superar ninguna de esas barreras o incluso una forma de no contrarrestar las mejores reformas del New Deal. Solo tenían consignas sobre la oposición a los partidos capitalistas. Irónicamente, el Partido Comunista más marginal pudo relacionarse mejor con los partidarios de Roosevelt ...

La pregunta hoy es si podemos traer a la izquierda a la corriente principal, modulando nuestra retórica, arraigándonos en la vida cotidiana, mientras construimos un proyecto de política independiente de la clase trabajadora que puede ser más que la oposición leal del liberalismo. En otras palabras, podemos hacer socialismo ¿Americanismo del siglo XXI, sin perder el alma en el proceso (o disfrazarnos como Paul Revere)? (Bhaskar Sunkara, El Manifiesto Socialista: El caso de la política radical en una era de extrema desigualdad, Nueva York, 2019, págs.179, 181)

Sunkara continúa criticando a William Z. Foster y al PC por respaldar la campaña presidencial del Partido Progresista de Henry Wallace en 1948 en lugar de apoyar a Harry Truman. Critica al PC no desde la izquierda —por promover a Wallace como una distracción para socavar el creciente sentimiento en la clase trabajadora en el momento de una ruptura con los demócratas y el establecimiento de un partido laborista — sino desde la derecha — como un mal aconsejado desviación del apoyo anterior del PC a los demócratas.

¿Por qué la DSA recurre hoy al estalinismo? Debe verse dentro del contexto y como una respuesta a un colapso acelerado del capitalismo estadounidense y mundial y la apertura de un nuevo período de revolución socialista.

El DSA es un apéndice del Partido Demócrata. No tiene nada en común con el socialismo genuino. Responde a la desintegración visible de la democracia estadounidense, el giro de sectores sustanciales de la clase dominante hacia el fascismo y la dictadura, el crecimiento del militarismo, los niveles cada vez más grotescos de desigualdad social, el descrédito de todas las instituciones del capitalismo, el crecimiento de sentimiento anticapitalista de masas y, sobre todo, el resurgimiento de la lucha de clases en los Estados Unidos e internacionalmente recurriendo a las fuerzas y tradiciones políticas más reaccionarias.

Todos estos procesos y contradicciones se han visto enormemente exacerbados por la pandemia global de COVID-19, que ha socavado fatal e irreversiblemente la legitimidad del capitalismo a los ojos de miles de millones de trabajadores en todo el mundo y decenas de millones en los Estados Unidos.

En muchos aspectos, la crisis actual del capitalismo es más aguda que la desencadenada por el estallido de la Primera Guerra Mundial, que condujo a la Revolución de Octubre y al establecimiento del primer estado obrero de la historia, y a las convulsiones revolucionarias y contrarrevolucionarias que dominaron el país. las siguientes tres décadas, incluidos los años de la Depresión y la Segunda Guerra Mundial.

Desde ese período, todas las burocracias laborales de masas y los partidos en los que se apoyaba la burguesía —estalinista, socialdemócrata, abiertamente procapitalista como en Estados Unidos— se han desintegrado. La clase trabajadora ha crecido enormemente en número y se ha vuelto mucho más interconectada globalmente, asegurando que la nueva ola de luchas de masas de la clase trabajadora asumirá una forma internacional.

El centro de esta crisis mundial es el capitalismo estadounidense, que ha experimentado un declive dramático desde las décadas de 1930, 1940 y el período de auge de la posguerra. Hace mucho tiempo que perdió su posición como potencia industrial del mundo. Décadas de desindustrialización y financiarización han agravado el parasitismo del capitalismo estadounidense y producido la expresión más cruda de la decadencia: el asombroso crecimiento de la desigualdad social.

Lo más crítico y aterrador de todo, desde el punto de vista de la burguesía y sus agencias subsidiarias como la DSA, es el inmenso crecimiento en la influencia y autoridad del Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI), el movimiento trotskista mundial, dentro del Clase trabajadora estadounidense e internacional, así como entre la juventud y los sectores progresistas de la intelectualidad.

Los opositores de clase media a la revolución socialista que controlan el DSA son muy conscientes del aumento de lectores de la Sitio web de World Socialist, particularmente entre los trabajadores. Están asustados por la creciente autoridad e influencia dentro de la clase trabajadora de los Partidos Socialistas por la Igualdad en los EE. UU. Y en todo el mundo, reflejada en el crecimiento de comités de fábrica y de lugar de trabajo independientes de los sindicatos proempresariales. Miran con horror el desmantelamiento del WSWS del New York Times'Intento, a través de su "Proyecto 1619", de promover la política racialista y dividir a la clase trabajadora falsificando la historia de Estados Unidos y negando el legado progresista de las dos grandes revoluciones democráticas de Estados Unidos: la Revolución Estadounidense y la Guerra Civil.

Hay un fuerte elemento de un círculo de los vagones en el giro por el DSA y Jacobino al inmundo legado del estalinismo. Se dirige sobre todo contra nuestro movimiento, que encarna las tradiciones revolucionarias y el programa del marxismo y la Revolución de Octubre. En el nuevo período de la revolución socialista, el trotskismo y el CICI se convertirán en un polo de atracción para millones de trabajadores que buscan una salida a la barbarie capitalista.


CONTRIBUYENTE

Mary Davis es profesora invitada de historia laboral en Royal Holloway, Universidad de Londres. Ha escrito, transmitido y dado conferencias sobre la historia de la mujer, la historia del trabajo, el imperialismo y el racismo. Sus libros publicados incluyen "¿Camarada o hermano? Una historia del movimiento obrero británico 1789-1951" (2009) "Marxismo y lucha" (1998) "Modelando un nuevo mundo: una historia de la gente de Woodcraft" (2000), "Sylvia Pankhurst: A Life in Radical Politics "(1999) y" Clase y género en la historia del trabajo británico ".


Historia socialista

Historia socialista presenta artículos, reseñas de libros, debates y correspondencia sobre todos los aspectos de la historia política y cultural socialista. Cada número está organizado en torno a un tema en particular. Los temas anteriores incluyen: reforma del comunismo, fascismo, biografía e identidad, género y sexualidad, orígenes de la Revolución Francesa.

Suscribirse a Historia socialista a través del sitio web de la Sociedad de Historia Socialista. La suscripción anual a la impresión en el Reino Unido es de £ 30.00.

Los problemas de impresión se enumeran aquí solo a título informativo. Se puede acceder a los artículos individuales gratuitos para ver a través de & # 8216comprar copias individuales & # 8211 digital & # 8217 y & # 8216descargar artículos individuales & # 8217 a continuación.

Explore y solicite números físicos individuales de la historia socialista.

Historia socialista 58

Historia socialista 57

Historia socialista 56

Historia socialista 55

Historia socialista 54

Historia socialista 53

Historia socialista 52

Historia socialista 51

Historia socialista 50

Historia socialista 49: 1916: James Connolly y el levantamiento de Pascua

Historia socialista 48

Historia socialista 47

Historia socialista 46

Explore y solicite números digitales individuales de Socialist History (formato PDF). Haga clic para seleccionar un problema, desde donde también se pueden descargar artículos individuales.

Historia socialista 58

Historia socialista 57

Historia socialista 56

Historia socialista 55

Historia socialista 54

Historia socialista 53

Historia socialista 52

Historia socialista 51

Editorial (Socialist History 58, otoño de 2020)

"El gran engaño de Tussy": la muerte de Eleanor Marx revisada (Socialist History 58, otoño de 2020)

Las circunstancias de la muerte de Eleanor Marx han sido objeto de discusión y cierta controversia desde que se suicidó en marzo de 1898. Edward Aveling, su pareja desde 1884, ha prestado especial atención al maltrato que sufrió. La revelación del matrimonio secreto de Aveling en 1897 es a menudo se cita como un factor decisivo que llevó a Leonor al suicidio. El reciente descubrimiento de una carta previamente desconocida escrita por la amiga cercana y compañera revolucionaria de Eleanor, Maria Mendelson, arroja nueva luz sobre las impactantes acusaciones contemporáneas sobre las circunstancias que llevaron a la muerte de Eleanor, incluidos los delitos sexuales, la crueldad, el chantaje y las conmovedoras instrucciones que Eleanor dejó para otros. actuar después de su muerte. Esta carta se considera junto con la evidencia de otros y el intento fallido de los amigos más cercanos de Eleanor de perseguir a Aveling a través de los tribunales.

Reseñas (Socialist History 58, otoño de 2020)

Peter Berton y Sam Atherton, El Partido Comunista Japonés: Oposición permanente, pero brújula moral, Routledge, Abingdon, 2018 146pp ISBN 9780415368865, £ 120.00, hbk
Revisado por Sherzod Muminov, University of East Anglia

Liam Cahill, Revolución olvidada: el soviet de Limerick, 1919: una amenaza para el poder británico en Irlanda, Orla Kelly Publishing, Cork, 2019 187pp ISBN 9781912328413, € 15,00, pbk
Revisado por Emmet O’Connor, Universidad de Ulster

Vaneesa Cook, Socialistas espirituales: la religión y la izquierda estadounidense, University of Pennsylvania Press, 2019, tela, índice, pp261, ISBN 978-0-8122-5165-4, £ 43
Revisado por Dianne Kirby, Trinity College Dublin

John Green, Willi Münzenberg: luchador contra el fascismo y el estalinismo, Routledge, Abingdon, 2020 288pp, 30 ilustraciones en b / n ISBN 9780367344726, £ 34.99, pbk
Revisado por Andy Croft

Anita Prażmowska, Władysław Gomułka, I.B. Tauris, Londres, 2016 296pp ISBN 9781848851337, £ 95.00, hbk
Revisado por Duncan Bowie, UCL

Danny Reilly y Steve Cushion, Contando la historia de Mayflower: Acción de Gracias o acaparamiento de tierras, masacres y esclavitud?, SHS, Londres, 2018 62pp, ocho ilustraciones ISBN 9780993010484, £ 4.00, pbk
Revisado por Jonathan Wood, Plymouth

George Yerby, Las causas económicas de la guerra civil inglesa: la libertad de comercio y la revolución inglesa, Routledge, Abingdon, 2020 420pp ISBN 9780367189235, £ 120.00, hbk
Revisado por David Parker

Hermynia Zur Mühlen, El castillo de la verdad y otros relatos revolucionarios, Jack Zipes (ed. Y traducción), Princeton University Press, Princeton, Nueva Jersey, 2020, 187pp, 17 ilustraciones, ISBN 9780691201252, $ 19.95, pbk
Revisado por Kendra Reynolds, Universidad de Tulsa

Editorial (Socialist History 57, primavera de 2020)

El movimiento obrero británico y el nacionalismo y socialismo europeos en el siglo XIX (Socialist History 57, primavera de 2020)

En el contexto de la actual disociación del movimiento obrero británico del socialismo europeo y las organizaciones socialistas, este documento busca proporcionar una narrativa cronológica de la relación comparativamente fuerte de los radicales y socialistas británicos con los republicanos europeos entre 1789 y 1914. Por lo tanto, considera el jacobinismo británico , El cartismo, las relaciones con los exiliados europeos en Gran Bretaña después de las revoluciones de 1848, el papel de los sindicalistas británicos en la Primera Internacional y la relación del Partido Laborista Independiente y la Federación Socialdemócrata con la Segunda Internacional en el período anterior al Primer Mundo. ¬ † Guerra.

Un internacionalista marxista alemán y el movimiento socialista británico: Clara Zetkin sobre clase y género (Socialist History 57, primavera de 2020)

Clara Zetkin (1857-1933) fundó la Internacional de Mujeres Socialistas y fue delegada regular del Partido Socialdemócrata (SPD) en los congresos de la Segunda Internacional. Para difundir los mensajes del empoderamiento y el socialismo de las mujeres, formó una red de correspondencia en toda Europa y más allá, y en Gran Bretaña, durante la primera mitad de su carrera, Justice, el semanario de la Federación Socialdemócrata (SDF), era su salida principal. A medida que se desarrollaron las relaciones y los influencers en Gran Bretaña cambiaron, la presencia de Zetkin en los medios evolucionó, pero su reputación en Gran Bretaña se basó en sus artículos y cobertura en las páginas de Justice. Este ensayo cuenta la historia de esa relación †.

Editorial: No solo Peterloo: vigilando la protesta popular desde 1819 (Socialist History 56, otoño de 2019)

Este tema aparece en medio de un mar de protestas. En los últimos meses, millones de personas marcharon en Hong Kong y Chile, cientos de miles en las calles del Líbano y Barcelona. En Jartum, un número similar acampó en la ciudad forzando el fin de la dictadura de treinta años de Omar Al-Bashir, cien fueron asesinados por los militares en junio. Decenas de miles han marchado en Moscú exigiendo elecciones abiertas, con cientos arrestados. En Haití, la policía se ha sumado a las protestas contra el gobierno. Decenas de personas han muerto en manifestaciones en Irak para exigir derechos humanos. En Gran Bretaña, alrededor de medio millón marcharon en Londres en octubre pidiendo un segundo referéndum sobre el Brexit. Como en otros países, decenas de miles han estado en protestas contra el cambio climático organizadas por huelguistas escolares y Extinction¬ † Rebellion.¬ †

Seminario de testigos (Socialist History 56, otoño de 2019)

No solo Peterloo: recordando la protesta contra el apartheid contra los Springboks, Manchester, 26 de noviembre¬ † 1969

Una historia de dos o tres reinos: refutando el manual de No la revolución inglesa y el mito moderno de la "Gran Bretaña" del siglo XVII (Socialist History 56, otoño de 2019)

Michael J. Braddick (ed.), El manual de Oxford de la revolución inglesa, Oxford University Press, Oxford 2015 636 págs. ISBN 9780199695898, ¬ £ 95,00, ¬ † hbk

Editorial (Socialist History 55, primavera de 2019)

En Socialist History Issue 55, nuestros cuatro colaboradores consideran cómo la Izquierda Revolucionaria se esforzó por adaptar la teoría marxista a los diferentes contextos nacionales y transnacionales¬ †.

Pensamiento político socialista en la Irlanda revolucionaria, 1912-1923 (Socialist History 55, primavera de 2019)

El período revolucionario irlandés de 1912-1923 ayudó a estimular y desarrollar el pensamiento político y la perspectiva de la izquierda irlandesa. Durante este período, los socialistas irlandeses y los activistas del movimiento obrero tuvieron que enmarcar las respuestas al movimiento por la independencia, las respuestas del estado británico, el surgimiento del sindicalismo y la amenaza de partición. Hubo consenso dentro de la izquierda irlandesa sobre la existencia de la nación irlandesa, la necesidad de cierto grado de independencia y una oposición estridente a la partición. En el período anterior a 1916, parecía que los trabajadores irlandeses se estaban preparando para desafiar tanto al sindicalismo como al nacionalismo por el liderazgo político del país en su conjunto. Sin embargo, a raíz del Levantamiento de Pascua, la izquierda irlandesa permitió que el movimiento republicano monopolizara el liderazgo de la lucha por la independencia. Esto dio como resultado la marginación del trabajo irlandés en el sur y dificultó que los activistas se resistieran al movimiento sindicalista panclasista en el norte.

Reseñas (Socialist History 55, primavera de 2019)

El Italiano, Al-Tanweer Press, Beirut 2014 344pp ISBN 9789938886481, $ 16.00, pbk.
Shukri Al-Mabkhout

Veintinueve mil noches: una vida comunistapor Nan Berger, Book Works, Londres 2017192 pp ISBN 9781906012861, ¬ £ 15.00, pbk.
Ruth Ewan

Un espectro que recorre Europa: el mito del judeo-bolchevismo, Belknap Press, Cambridge MA, 2018368 pp ISBN 9780674047686, ¬ £ 23.95, hbk.
Paul Hanebrink

La filosofía de la praxis de Georg Luk√ ° cs: del neokantianismo al marxismo, Bloomsbury Academic, Londres 2018 xvi y 248 pp ISBN 9781474267410, ¬ £ 85.00, hbk.
Konstantinos Kavoulakos

¿Quiénes son los ingleses? Poemas seleccionados: 1935-1981, Smokestack Books, Middlesbrough 2015139 pp ISBN 9780992740931, ¬ £ 8.95, pbk.
Jack Lindsay

Nada menos que místico: una historia de Lenin y la revolución rusa para una izquierda del siglo XXI, Repeater Books, Londres 2017651 pp ISBN 9781910924488, ¬ £ 9.99, pbk.
John Medhurst

Evan Smith, Matthew Worley (eds), La extrema izquierda en Australia desde 1945, Routledge, Londres 2019 xiv + 286 pp ISBN 9781138541580, ¬ £ 23.99, pbk.
Jon Piccini

Las mujeres en la sala: la historia olvidada del trabajo, I.B. Tauris, Londres 2018252 pp, 12 ilustraciones ISBN 9781788312233, ¬ £ 20.00, hbk.
Nan Sloane

Marx y Rusia. El destino de una doctrina, Bloomsbury, Londres 2019240 pp ISBN 9781474224062, ¬ £ 19.79, pbk.
James D.¬ † Blanco

Forjar una comunidad revolucionaria a través del ritual: jornadas comunistas de mayo en la Alemania de Weimar, 1919-1924 (Socialist History 54, otoño de 2018)

Este artículo examina los esfuerzos de los comunistas alemanes por construir una cultura política revolucionaria durante la República de Weimar. Se centra en los rituales del Primero de Mayo desde 1919 hasta 1924 como una ventana a la naciente cultura política del Partido Comunista Alemán (KPD). Empleando métodos antropológicos, este artículo demuestra cómo los comunistas intentaron apropiarse de la histórica fiesta laboral y transformarla en un "día de lucha" (Kampftag) mediante la promoción de un conjunto de prácticas simbólicas militantes diseñadas para forjar una comunidad revolucionaria. Al presentarse a sí mismos como una masa disciplinada, los celebrantes desempeñaron papeles clave en la dramaturgia militante, lo que resultó en una conversión política interna y una demostración pública externa de compromiso revolucionario.

El trotskismo y la nueva izquierda (Socialist History 54, otoño de 2018)

El excelente estudio de John Kelly sostiene que, si bien los grupos trotskistas británicos han sido extremadamente infructuosos en el cumplimiento de sus objetivos declarados, principalmente en la construcción de un partido revolucionario de masas, su principal impacto ha llegado a través de la participación en movimientos sociales o políticos más amplios. Esta participación ha tomado formas que han variado en diferentes momentos y entre los grupos, desde el entrismo dentro del Partido Laborista hasta actuar como socios menores en movimientos sociales más amplios en los que los trotskistas podrían estar compitiendo por la influencia con otros grupos, hasta ayudar a crear y sostener movimientos. en el que adquieren una influencia dominante, y finalmente a la creación de organizaciones de "frente" controladas exclusivamente por un grupo trotskista específico. Un conjunto relacionado de argumentos presentados en relación con esta participación trotskista con los movimientos sociales es que cualquier éxito dentro de estos últimos no se ha traducido en aumento de miembros o éxito electoral, ha tendido a lograrse a costa de restar importancia a la doctrina, y que estos movimientos a menudo han ha sido un puente tanto hacia el ¬ † como hacia el trotskismo.

Editorial (Socialist History 54, otoño de 2018)

Tras el bicentenario de Karl Marx y las recientes conmemoraciones del centenario de la Gran Guerra y las revoluciones rusas, el número 54 de Socialist History sirve como una retrospectiva sobre el impacto, el legado y el posible futuro del marxismo. Esto incluye dos artículos, presentados originalmente como artículos en la conferencia 'Ecos de la revolución' de Socialist History en Norwich en febrero de 2018, un conjunto de observaciones sobre Marx y el marxismo en la actualidad, y un simposio sobre la historia del trotskismo. Lo que quizás une a cada una de estas contribuciones es la noción del pensamiento y la práctica marxistas como experiencia vivida y su relación, a menudo ambigua, con la movilización de masas y los ideales populares de izquierda.

Editorial (Socialist History 53, verano de 2018)

El número 53 de Socialist History es otro número no temático que reúne cuatro artículos que cubren una amplia gama de temas y enfoques.

Reviviendo la V√∂lkerabf√§lle: la izquierda eslava del sur, el federalismo balcánico y la creación de la primera Yugoslavia (Socialist History 53, verano de 2018)

Este artículo explora cómo los eslavos del sur, denunciados como V√∂lkerabf√§lle por Engels en 1849, lograron, no obstante, desarrollar un movimiento y una cultura distintivamente socialistas propios, particularmente de 1903 a 1914, capaces tanto de desafiar como de desafiar. dar forma a la política en los Balcanes. Aunque fuertemente influenciada por corrientes teóricas marxistas e ideas externas como el austro-marxismo, la formación de esta izquierda eslava del sur tuvo sus raíces en los contextos sociales e históricos de las respectivas patrias de sus adherentes. La industrialización limitada, junto con el surgimiento de movimientos políticos rivales como el nacionalismo y el agrarismo campesino, llevó a muchos en la izquierda a volverse hacia la antigua herencia socialista de la región, específicamente el concepto del filósofo Svetozar Markovic de los Balcanes. Federalismo. Además de proporcionar un medio por el cual la región podría comenzar a modernizarse a través de una cooperación económica y política más estrecha, la amenaza percibida de las ambiciones expansionistas austrohúngaras e italianas legitimó la creencia de izquierda de que una Federación Balcánica era ahora esencial para la futura preservación. ≠ vación de la identidad regional y las libertades políticas. En consecuencia, la creación del primer estado yugoslavo en diciembre de 1918 fue bien recibida como el primer paso para cumplir estos objetivos.

Reseñas (Socialist History 53, verano de 2018)

Jakub S. Bene≈ °, Los trabajadores y el nacionalismo: la socialdemocracia checa y alemana en la Austria de los Habsburgo, 1890-1918, Oxford University Press, Oxford 2016
Lewis¬ † Joven¬ †

Mark Bulik, Los hijos de Molly Maguire: la primera guerra laboral de las raíces irlandesas de América, Fordham University Press, Nueva York 2015
Liam √ì¬ † Disco√ ≠ n¬ †

Fedor Il'Äôich Dan, Dos años de vagar: un líder menshivik en la Rusia de Lenin, traducido, editado e introducido por Francis King, Lawrence y Wishart, Londres 2016
Alistair¬ † Dickins

Nicholas Deakin (ed.), ¿Ilusión radiante? Reclutas de clase media al comunismo en los años treinta, Ediciones Eden Valley, Edenbridge 2015
Willie¬ † Thompson¬ †

Bob Hepple, El joven de la corbata roja: Memorias de Mandela y la revolución fallida, 1960-1963, Jacana, Johannesburgo 2013
Cojín Steve¬ † Londres¬ †

Christian Krell (ed.), Pensadores de la socialdemocracia. 49 retratos, traducido por James Patterson, Dietz, Bonn 2016
Jamie¬ † Melrose

Chris Miller, La lucha por salvar la economía soviética: Mikhail Gorbachev y el colapso de la URSS , Prensa de la Universidad de Carolina del Norte, Chapel Hill NC 2016
Alec¬ † Burt¬ †

Dave Rich, El problema judío de la izquierda: Jeremy Corbyn, Israel y el antisemitismo, Biteback Publishing, Londres 2016
Paul¬ † Stott¬ †

La pregunta del hombre: cómo la masculinidad bolchevique dio forma al comunismo internacional (Socialist History 52, otoño de 2017)

Fue un romance comunista. En 1923, el comunista croata-estadounidense Steve Nelson (nacido Stjepan Mesarso≈ °) conoció a Margaret Yeager, la hija de inmigrantes alemanes "radicales", en la oficina del Partido Comunista en Pittsburgh. Como Nelson recuerda en sus memorias de 1981, "todo sucedió" muy rápido, y los dos se casaron el mismo año. Ambos entendieron que Yeager, el "mejor educado" y "más sofisticado" de los dos, no aceptaría un "papel pasivo" en la relación. De hecho, su madre le dio al novio de diecinueve años una copia del libro de August Bebel. Mujer y socialismo como regalo de bodas. No obstante, pronto asumieron roles estereotipados. Se convirtió en un activista importante, mientras ella "adaptaba] su vida a lo que se requería de mí". Reconociendo que un extraño podría "concluir" que Maggie aceptó un papel femenino tradicional porque compartía la opinión aceptada del "lugar de una mujer" en ese momento ", Nelson aseguró a sus lectores que ella no:" Como un revolucionaria ella conscientemente me dio todos los descansos, sintiendo que esto sería lo mejor para el movimiento ”. Así, una unión conscientemente revolucionaria produjo un matrimonio paradójicamente tradicional¬ †.

Editorial: Legados de octubre (Socialist History 52, otoño de 2017)

La revolución rusa de noviembre de 1917, u octubre según el calendario que heredó de los zares, fue la primera revolución obrera exitosa del mundo y una inspiración para los socialistas de todo el mundo. Establecido en medio de la guerra más insensata y destructiva de Europa, el nuevo estado soviético se enfrentó a una resistencia concertada desde dentro y fuera de sus fronteras y se basó en campañas de solidaridad internacional como parte de un movimiento mundial contra el capitalismo y el dominio colonial. Sin embargo, cuando setenta y cuatro años después el estado soviético colapsó, no hubo ningún movimiento significativo para defenderlo ni a nivel nacional ni internacional.

Editorial: Intelectuales de izquierda después de 1956 (Socialist History 51, primavera de 2017)

En 2014, editamos una colección de ensayos bajo el título Contra el grano: la extrema izquierda británica de 1956 (Prensa de la Universidad de Manchester). Nuestro objetivo era realmente doble. Primero, generar discusión sobre la izquierda británica en general para reunir a académicos y escritores con el fin de presentar un "camino" al pensamiento actual sobre la historia de la izquierda británica. El contexto de la gestación del libro fue revelador: la idea comenzó a raíz de las elecciones generales de 2010 y la caída del Nuevo Laborismo. La crisis económica mundial de 2008 aún estaba fresca y su interpretación estaba en juego. Sin embargo, la izquierda, especialmente la izquierda marxista armada con una crítica aún permanente del capital, aparentemente no tomó la iniciativa ni moldeó mucho el debate. La noción de que era "culpa del trabajo" incluso que los "viejos" hábitos de gasto laboral estaban detrás de la "crisis" y, por lo tanto, descarrilaron al Nuevo Laborismo y a la economía en general ", dominó y se repitió a menudo. El "momento" de las elecciones generales de 2015 fue cuando se rieron de Ed Miliband cuando dijo que no creía que la administración laborista anterior hubiera gastado "demasiado".

& # 8216La historia debe convertirse en propiedad común & # 8217: Raphael Samuel, Taller de historia y la práctica de la historia socialista, 1966-1980 (Socialist History 51, primavera de 2017)

El movimiento History Workshop, una coalición de base de historiadores académicos radicales, feministas y laborales fundada en el Ruskin College a fines de la década de 1960 bajo la dirección de Raphael Samuel, representa un poderoso ejemplo de la fusión del compromiso político con la práctica histórica. Sin embargo, fuera de un puñado de comentarios generales, la historia del Taller permanece en su mayor parte inexplorada.Este artículo se centra en dos pilares centrales del programa del Workshop, los talleres anuales que se celebran en Ruskin y el History Workshop Journal, con el fin de examinar cómo sus aspiraciones políticas socialistas (y feministas) se tradujeron en formas históricas democráticas y radicales. Sostiene que esta conexión entre política e historia no debe entenderse simplemente en términos teóricos o ideológicos, sino que también debe abarcar las dimensiones simbólica, estética y emocional de la práctica histórica. Si bien se presta una atención crítica a las tensiones y límites del proyecto del Taller, el artículo sugiere que fue precisamente en el esfuerzo por negociar las contradicciones inherentes a sus propios ideales que perdura la relevancia y el uso productivo del caso del Taller de Historia.

Editorial: Our History (Socialist History 47, primavera de 2015)

Este número cuarenta y siete de Socialist History es el primero con nuestro nuevo editor, Lawrence y Wishart. Marca una nueva fase en la historia de la revista, con publicación simultánea en línea a través de EBSCO. Lawrence y Wishart será nuestro tercer editor desde que la revista fue fundada por iniciativa de Willie Thompson en 1993. Durante nuestros primeros cinco años fuimos publicados por Pluto Press. Rivers Oram Press asumió el mando a corto plazo en 1998, inaugurando diecisiete años de estrecha y muy fructífera colaboración. El desarrollo de Socialist History en un producto de alta calidad y atractivo diseño se debe en gran medida a la creatividad, la profesionalidad y el compromiso de Elizabeth Fidlon en Rivers Oram. Pero los tiempos cambian, y ahora es esencial que cualquier publicación que se vende en el mercado académico esté disponible en línea, y con eso en mente, hemos trasladado la revista a Lawrence y Wishart.

Una ocasión como esta es una buena oportunidad para mirar hacia atrás en la historia de la organización matriz de esta revista, la Sociedad de Historia Socialista, y de su predecesor más famoso, el Grupo de Historiadores del Partido Comunista (más tarde: Historia) Grupo (CPHG).