Mabel Tuke



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Mabel Lear, la mayor de tres hijas, de Richard Lear (1834–1894), nació en Plumstead el 19 de mayo de 1871. Su padre era secretario de obras en el Departamento de Ingenieros Reales.

La familia se mudó a Lichfield y el 25 de febrero de 1895 se casó con James Quarton Braidwood, un ingeniero de gas. Como ha señalado su biógrafa, Elizabeth Crawford: "No se puede rastrear nada del destino de este matrimonio; presumiblemente terminó, posiblemente en Sudáfrica, con la muerte de su marido. En 1901 se casó, probablemente en Sudáfrica, George Moxley Tuke, capitán de la policía de Sudáfrica ". Después de la temprana muerte de su esposo, regresó en 1905 a Inglaterra. En el barco desde Sudáfrica conoció a Emmeline Pethick-Lawrence, quien le contó sobre la Unión Social y Política de Mujeres (WSPU).

Mabel Tuke se unió a la WSPU y en 1906 se convirtió en la secretaria honoraria de la organización con sede en Clement's Inn. Estaba especialmente cerca de Christabel Pankhurst y Emmeline Pankhurst. Como señaló Elizabeth Crawford: "Se la conocía cariñosamente como Pansy, apodo obviamente inspirado en sus luminosos ojos oscuros. Hermosa, suave y atrayente, representaba la imagen femenina que los Pankhurst querían promover para contrarrestar la concepción popular de las sufragistas ".

El 1 de marzo de 1912 fue arrestada por romper una ventana en el número 10 de Downing Street. Fue declarada culpable y recibió una sentencia de tres semanas en la prisión de Holloway. Mientras estuvo en prisión fue acusada de conspiración. Sin embargo, estos cargos fueron retirados.

Después de salir de la cárcel, Mabel Tuke estaba tan mal de salud que regresó a Sudáfrica. En el verano de 1913 vivía con Christabel Pankhurst en París.

Según Elizabeth Crawford, autora de El movimiento sufragista (1999): En 1925, Mabel Tuke participó con Emmeline y Christabel Pankhurst, en el plan infortunado para administrar una tienda de té en Jules-les-Pins en la Riviera francesa. La Sra. Tuke proporcionó la mayor parte del capital e hizo la cocción. "La empresa no tuvo éxito y regresaron a Inglaterra en la primavera de 1926.

Mabel Tuke murió de trombosis cerebral en Ashbrooke Nursing Home, 12 St John's Road, Nevilles Cross, Durham, el 22 de noviembre de 1962.


Entradas etiquetadas Mabel Tuke

Para celebrar thEn el lanzamiento el 12 de octubre de la película & # 8216Suffragette & # 8217 (de la que fui consultor histórico) publicaré cada día una imagen de un elemento de sufragio que ha pasado por mis manos.

Para mi catálogo actual & # 8211 No 189 & # 8211 que contiene una gran cantidad de material de sufragio & # 8211, así como libros generales y efímeros escritos por y sobre mujeres & # 8211, vea aquí.

La Sra. Emmeline Pankhurst y la Sra. Mabel Tuke fotografiadas en la oficina de la Sra. Pankhurst & # 8217 en Clements Inn & # 8211 probablemente en 1910/11.

La Sra. Pankhurst y la Sra. Tuke están sentadas en un escritorio lleno de papel. Mabel Tuke fue secretaria honoraria de la Unión Social y Política de Mujeres. Muy bonita & # 8211 como podemos ver & # 8211 su apodo era & # 8216Pansy & # 8217.

Esta fotografía nos da la oportunidad de deconstruir el entorno. ¿Qué cuadros tenía la Sra. P. en las paredes? Bueno, hay un cartel para una Feria del Sufragio y encima un boceto de retrato que se parece mucho al de Christabel Pankhurst de Richard Mathews que ahora se encuentra en la Galería Nacional de Retratos.

Hay al menos una fotografía y un busto esculpido de un niño & # 8211 probablemente por Desiderio da Settignano. Y un pequeño jarrón de flores en la repisa. Una foto maravillosa.

El editor de la tarjeta fue H. Sergeant, 159 Ladbroke Grove & # 8211, quien tomó muchas fotografías para la WSPU.


Historial del archivo

Haga clic en una fecha / hora para ver el archivo tal como apareció en ese momento.

Fecha y horaMiniaturaDimensionesUsuarioComentario
Actual11:54, 2 de octubre de 20165.074 × 3.256 (3,06 MB) Fæ (hablar | contribuciones) Biblioteca LSE, conjunto 72157660822880401, ID 22910622782, título original Frederick y Emmeline Pethick Lawrence, Emmeline Pankhurst y [Mabel Tuke] en la corte, 1912.

No puede sobrescribir este archivo.


Suffragette white: decodificando el color & # 39s 110 años de historia de ser utilizado como herramienta de protesta por las mujeres

La sufragista blanca se vistió por primera vez en masa en junio de 1908 el Domingo de la Mujer, la primera "reunión de monstruos" organizada por la WSPU en el Hyde Park de Londres. Se animó a los 30.000 participantes a vestirse de blanco, con accesorios con toques de violeta y verde.

Un desfile de protesta silencioso en la ciudad de Nueva York contra los disturbios de East St. Louis en 1917. Foto cortesía: Biblioteca del Congreso a través de The Conversation

Por Michelle Staff

"Suffragette white" está demostrando ser una opción de moda popular para las mujeres que quieren hacer una declaración. Más recientemente, la ex directora ejecutiva de Australia Post, Christine Holgate, se puso una chaqueta blanca en su aparición antes de una investigación del Senado sobre su controvertida salida de la organización.

Su elección de vestuario formó parte de la campaña "Wear White 2 Unite", que alentó a las personas a lucir el color en apoyo de Holgate y pedir el fin del acoso laboral.

Al hacer esto, Holgate, como Brittany Higgins el mes pasado en Canberra March4Justice, se basa en una tendencia en la que las mujeres visten ropa blanca, y a menudo hacen referencia a la historia del sufragio, para llamar la atención sobre la desigualdad de género en la actualidad.

Hechos no palabras

El término "sufragista" a veces se utiliza erróneamente para referirse a todos aquellos que hicieron campaña por los derechos de voto de las mujeres. Pero en realidad era una etiqueta aplicada a un grupo específico de mujeres, inicialmente en un sentido despectivo.

El movimiento por el sufragio femenino en Gran Bretaña despegó durante la década de 1860. A principios del siglo XX, las mujeres aún no tenían derecho a voto.

Emmeline Pankhurst, Christabel Pankhurst, Mabel Tuke y Emmeline Pethick-Lawrence, 17 de junio de 1911, marchando a la cabeza del desfile de prisioneros en la procesión de coronación. Derechos de autor de la imagen digital del Museo de Londres, a través de The Conversation

Esto llevó a Emmeline Pankhurst a establecer la Unión Social y Política de Mujeres (WSPU) en 1903. Su grupo de mujeres principalmente blancas creía que la militancia era la única forma en que podían lograr el cambio, viviendo según el lema "hechos, no palabras".

La prensa británica etiquetó de manera burlona a estas mujeres como "sufragistas", agregando el sufijo diminutivo "-ette" en un intento de deslegitimarlas. Pero el grupo de Pankhurst no se desanimó. Recuperó el término, eliminando el elemento de ridículo y renombrándolo como “un nombre de mayor honor”.

Uno de los equipos de la WSPU que alejó el carruaje de prisioneros liberados de Holloway en 1908. Foto cortesía: Biblioteca de la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres a través de The Conversation

Las dramáticas acciones de su grupo, desde interrumpir reuniones hasta dañar la propiedad pública, cimentaron su lugar en la historia del sufragio femenino.

Pureza, dignidad y esperanza

Las campañas de sufragio de principios del siglo XX se basaron en gran medida en el espectáculo y el boato, utilizando imágenes visuales sorprendentes y reuniones masivas para atraer la atención de la prensa y del público en general.

Muchas organizaciones de sufragio adoptaron colores para simbolizar su agenda. En Gran Bretaña, la Unión Nacional de Sociedades por el Sufragio de Mujeres utilizó rojo y blanco en sus pancartas, y luego agregó verde. La WSPU eligió el blanco, el morado y el verde: blanco para la pureza, morado para la dignidad y verde para la esperanza.

Un álbum de postales original de la Unión Social y Política de Mujeres, con el motivo circular de la WSPU en violeta, blanco y verde impreso en la parte delantera. Foto cortesía: Biblioteca de la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres a través de The Conversation

La sufragista blanca se puso por primera vez en masa en junio de 1908 el Domingo de la Mujer, la primera "reunión de monstruos" organizada por la WSPU en Hyde Park de Londres. Se animó a los 30.000 participantes a vestirse de blanco, con accesorios con toques de violeta y verde.

Antes de la marcha, el periódico Votes for Women de Emmeline Pethick-Lawrence explicó:

el efecto será una magnífica combinación de colores en movimiento nunca antes vista en las calles de Londres.

La tela blanca era relativamente asequible, lo que significaba que podían participar mujeres de diferentes orígenes. La asociación del color con la pureza también ayudó a las personas involucradas a presentarse como mujeres dignas y respetables.

La procesión de la coronación sufragista por el centro de Londres, 17 de junio de 1911. Imagen digital con derechos de autor del Museo de Londres, a través de The Conversation.

La sufragista blanca se convirtió en un pilar de las manifestaciones de la WSPU. En 1911, las mujeres que habían sido encarceladas por militancia se encontraban entre las que marcharon vestidas de blanco en la Procesión de Coronación de Mujeres.

La sufragista australiana Vida Goldstein, con un vestido blanco, encabezó el contingente australiano.

Más tarde, Goldstein llevó los colores de la WSPU a Australia en sus campañas por un escaño parlamentario.

Dos años más tarde, en 1913, los miembros de la WSPU vistieron de blanco en una procesión fúnebre por su colega Emily Wilding Davison, quien murió bajo los cascos del caballo del Rey en el Derby de Epsom.

Las sufragistas estadounidenses pronto adoptaron esta táctica, influenciadas tanto por las sufragistas británicas como por el uso de lazos blancos por parte del movimiento de la templanza.

Ciudades como Washington D.C. presenciaron escenas similares de mujeres vestidas de blanco marchando por las calles, creando un material sorprendente para los fotógrafos. Las mujeres negras contemporáneas, que fueron excluidas del movimiento por el sufragio de muchas maneras, también usaron el color en sus protestas contra la violencia racial.

Cincuenta años después de que las mujeres afroamericanas vistieran de blanco en las marchas de protesta, los trajes blancos se convirtieron en una tarjeta de presentación de la congresista Shirley Chisholm. Foto cortesía: Biblioteca del Congreso a través de The Conversation

Solidaridad feminista

La tendencia moderna hacia el blanco ha tenido una tracción particular en los EE. UU.

En 2019, Donald Trump se enfrentó a un mar de sufragistas blancos en su discurso sobre el estado de la Unión. El año pasado, Kamala Harris usó un traje pantalón blanco para pronunciar sus comentarios como vicepresidenta electa.

Más cerca de casa, en el mitin March4Justice en Canberra, Brittany Higgins hizo una aparición sorpresa con un atuendo blanco, en contraste con el negro fúnebre usado por los asistentes.

Al vestirse de blanco, estas mujeres, ya sea conscientemente o no, están construyendo conexiones con sus antepasados ​​feministas en toda la anglosfera. A veces, esto puede aplanar la compleja historia del sufragio femenino. Es importante recordar que fueron principalmente las mujeres blancas de clase media las que lideraron estos movimientos de sufragio, a menudo excluyendo a las mujeres de color y otras.

Al basarse en su genealogía feminista, las mujeres de hoy deben reconocer las limitaciones de los feminismos pasados ​​y presentes, y no simplemente celebrar y reproducir las actitudes de hace más de cien años.

Hoy me vestí de blanco para honrar a las mujeres que allanaron el camino antes que yo, y para todas las mujeres que están por venir.

Desde sufragistas hasta Shirley Chisholm, no estaría aquí si no fuera por las madres del movimiento. ⬇️ https://t.co/GBfSSYxbek

& mdash Alexandria Ocasio-Cortez (@AOC) 4 de enero de 2019

Al mismo tiempo, vestir sufragista blanco es un gesto poderoso y altamente simbólico que nos recuerda cuánto tiempo llevan luchando las mujeres.

Al establecer un sentido de solidaridad feminista en el tiempo y el espacio, este movimiento también puede generar inspiración y energía y atraer la atención de los medios. La elección de las mujeres de color de vestirse de blanco puede interpretarse como una forma de afirmar su lugar dentro de un movimiento del que históricamente han sido (y siguen siendo) excluidas, y de honrar a las mujeres de color que las precedieron.

Al igual que las sufragistas de principios del siglo XX, las mujeres de hoy están mostrando el poder del espectáculo visual para captar la atención del público. Queda por ver si esto, a su vez, conducirá a un cambio real.

Este artículo se ha vuelto a publicar de The Conversation con una licencia de Creative Commons. Lea el artículo original.


La salud de los presos sufragistas: alimentación forzada y vómitos

Pocos grupos de activistas políticos fueron más astutos que las sufragistas cuando se trataba de utilizar el encarcelamiento para llamar la atención. Y, en Gran Bretaña e Irlanda durante los años 1907 a 1914, el efecto del encarcelamiento sobre la salud de las sufragistas encarceladas fue un foco particular de sus campañas. Este fue el caso más obvio a partir de 1909, cuando algunas sufragistas recurrieron a la huelga de hambre. Al adoptar esa táctica, estas mujeres pusieron en peligro su salud a propósito. Lo hicieron en protesta por no recibir un estatus "político", o en un esfuerzo por asegurar su liberación, pero también para llamar la atención sobre su demanda final, el voto de las mujeres.

A su vez, en septiembre de 1909, el estado, el sistema penitenciario y sus empleados, en la práctica los médicos de la prisión, asistidos por otro personal, comenzaron a alimentar a la fuerza a las sufragistas en huelga. En conjunto, las autoridades presentaron esta respuesta como necesaria para preservar la salud y, fundamentalmente, la vida, defendiendo con éxito sus acciones por estos motivos en los tribunales. Por supuesto, la alimentación forzada también limitó la efectividad de la protesta, ya que permitió a las autoridades mantener a los presos sufragistas en un estado de salud que facilitó su continuo encarcelamiento, al menos a corto plazo.

A pesar de la decisión de los tribunales, las sufragistas obtuvieron alguna ventaja de su alimentación forzada al presentar el proceso como cruel, como una forma de asalto. Las acciones del estado y de los médicos fueron objeto de considerable publicidad negativa y, como ha demostrado Ian Miller en su libro reciente, la ética de la alimentación forzada provocó un gran debate entre quienes la veían como `` terapéutica '' y quienes la consideraban `` terapéutica ''. argumentó que era 'una tortura'. [1]

Vómitos: "Tengo una fuerte sospecha de que esto fue producido por uno mismo"

Sin embargo, ¿qué pasaría si una sufragista comenzara a vomitar después de la alimentación forzada, mitigando los efectos sostenidos? ¿Cómo se interpretó esto? ¿Se entendió el vómito como una consecuencia de la alimentación forzada en sí? Si es así, ¿qué dice esto sobre la constitución de la prisionera y las perspectivas inmediatas de su seguridad? ¿Qué decía sobre el proceso o sobre la competencia del médico? Alternativamente, ¿qué pasaría si el vómito fuera una respuesta deliberada de la sufragista? ¿Cómo se estaba logrando esto, se podía detener y por qué medios?

Mary Leigh, hacia 1910.
Fotografía, impresa, en papel, retrato de estudio monocromo de Mary Leigh, cabeza y hombros, perfil frontal, formato circular, inscripciones manuscritas montadas en tarjetas en diferentes manos (en el frente) & # 8216Mary Leigh (?) & # 8217 (en el reverso) & # 8216 Mary Leigh & # 8217. Fotógrafo & # 8217s impresión en el monte & # 8216Norman, 26 [Tacket] Street, Ipswich & # 8217. LSE, 7JCC / O / 02/148. Mary Leigh, que estaba entonces entre un grupo de sufragistas en la prisión de Winson Green, Birmingham, inició una huelga de hambre el 22 de septiembre de 1909 [2]. Había sido liberada de Walton Gaol, Liverpool, el 26 de agosto, cuando su estado se había vuelto "crítico" durante una huelga. En el mes intermedio, sin embargo, la política del estado había cambiado y, en consecuencia, ella fue una de las primeras sufragistas en ser alimentada a la fuerza. Ernest Hasler Helby, el médico de Winson Green, comenzó a hacer esto el 25 de septiembre. Desde el 2 de octubre, cuando Leigh se resistió al uso de una taza de alimentación, Hasler Helby cambió al uso constante de un tubo nasal. Según Leigh, "estuve muy enfermo en la primera ocasión después de que me retiraron la sonda", [3] mientras que Hasler Helby registró que Leigh vomitó por primera vez durante la alimentación por sonda nasal el 7 de octubre. Posteriormente, Hasler Helby atribuyó este giro de los acontecimientos a haber sustituido la glicerina por aceite de oliva como lubricante para el tubo. [4]

Un retorno inmediato a la glicerina pareció exitoso, pero Hasler Helby informó de una "leve enfermedad" después de una alimentación el 10 de octubre. Luego, el 18 de octubre, notó que Leigh vomitó después de su comida de la mañana y dijo: "Tengo una fuerte sospecha de que esto fue producido por ella misma". A pesar de sus sospechas, Hasler Helby respondió reduciendo la cantidad administrada con cada comida. Cuatro días después, estaba registrando un aumento de la pérdida de peso, enfatizando que no estaba en condiciones de aumentar la dieta de Leigh 'debido a su propensión a vomitar', e indicando que 'no se sentía en absoluto seguro' de que 'sería posible para "Es probable que Hasler Helby se haya vuelto más sensible a los vómitos y la pérdida de peso de Leigh, y cada vez más ansioso por su responsabilidad por ella, porque ella había iniciado procedimientos legales contra él y el ministro del Interior, Herbert Gladstone". Al día siguiente de este informe, proporcionaría una declaración jurada legal en preparación para tal caso.

Un fracaso para mantener la salud

El 24 de octubre, Hasler Helby notó que Leigh vomitó media pinta después de su alimentación matutina, habiendo vomitado cantidades más pequeñas después de las `` tres comidas anteriores ''. En este punto, el vómito era innegablemente persistente y Hasler Helby lo describió como `` un evento regular después de cada comida ''. 'en su informe de 26 de octubre. Al día siguiente, lo describía como "una fuente de considerable vergüenza". Se suponía que la alimentación forzada no debía ser así, lo que lo llevó a comenzar a "tratar de persuadirla de que tomara medicamentos para esto [los vómitos]". Pero no tuvo éxito y la pauta continuó hasta que tres días después, el 30 de octubre, el secretario de Estado ordenó el despido de Leigh. Había "vomitado toda o casi toda la comida que le habían administrado durante las cuarenta y ocho horas anteriores". [5] Los vómitos habían frustrado a Hasler Helby. No había logrado mantener la salud de Leigh y asegurarse de que cumpliera su condena.

En diciembre, los tribunales confirmaron sus acciones y dictaminaron que Hasler Helby estaba obligado a actuar para salvar la vida de Leigh, incluido el uso de alimentación forzada. Durante las audiencias, la causa probable de los vómitos en los casos de alimentación forzada surgió en varias ocasiones con Sir Victor Horsley, un testigo de Leigh, que insistió en que las 'arcadas' eran una consecuencia probable de la inserción y retirada de la sonda de alimentación y también una probable síntoma de agotamiento del sistema de un paciente durante una alimentación forzada prolongada. Durante el contrainterrogatorio, Horsley reconoció que un paciente que se resistiera podría provocar vómitos si se pasaba "los dedos por la garganta para vomitar". En el tribunal, Hasler Helby admitió que la inserción de la sonda nasal, en ocasiones, le había causado irritación y arcadas, pero atribuyó los vómitos posteriores, más regulares, de Leigh a la probabilidad de que su ataque hubiera debilitado su constitución en los días antes de que comenzara la alimentación forzada. De acuerdo con esta lógica, incluso si Leigh no había vomitado deliberadamente, los vómitos eran responsabilidad suya por hacer huelga de hambre, no de Hasler Helby por la alimentación forzada. [6]

Eméticos y Responsabilidad por la Salud

Emmeline Pankhurst hablando con Grace Roe, c.1912. Emmeline Pankhurst y Grace Roe hablando en la calle inscripción manuscrita en el reverso en Olive Bartels & # 8217 escribiendo & # 8216Mrs Pankhurst con Christabel & # 8217s perrito hablando con Grace Roe en Francia (probablemente París) & # 8217. Parte de la imagen se ha desprendido. LSE, 7JCC / O / 02/148

Si, en 1909, había algún espacio para el debate sobre hasta qué punto Leigh era responsable de sus vómitos, entonces, en 1914, los casos de Grace Roe y Nellie Hall [7] eran algo más claros. El 30 de mayo, una guardiana en la prisión de Holloway que supervisaba una visita a Roe de Arthur Barnett, el secretario de Arthur Marshall, el abogado de la Unión Social y Política de Mujeres (WSPU), observó que Barnett le pasaba un "pequeño paquete" a Roe. Cuando se examinó, se encontró que el paquete contenía seis tabletas pequeñas con instrucciones de que debería tomar "tres a la vez y si esto no efectivo cuatro pero en sin cuenta más. '' El autor de la nota continuó enfatizando que los amigos de Roe estaban muy conscientes de sus sufrimientos antes de continuar, 'tenemos que sacarte'. Cuatro días antes, después de una aparición en el Tribunal de Policía de Marylebone de Roe y otra sufragista, Nellie Hall, las autoridades habían encontrado y retenido un pequeño tubo con tabletas similares y otra nota. Parece que algunas tabletas lo lograron en esa ocasión porque, a raíz de las consecuencias, Roe, pero especialmente Hall, comenzó a vomitar cantidades considerables. Aún sin saber que Hall pudo haber tenido tabletas eméticas, el 27 de mayo, el oficial médico de Holloway responsable del tratamiento de Hall, Francis Forward, había colocado a un oficial supervisor en la celda de Hall después de la alimentación forzada 'para evitar que se llevara la mano a la garganta para inducir el vómito. 'Cuando se probaron en los días siguientes, se encontró que ambos juegos de tabletas contenían' clorhidrato de apomorfina ', lo que llevó al químico examinador a concluir que'los comprimidos se fabrican expresamente con el fin de provocar vómitos.’

Esto llevó a la prohibición inmediata de las visitas de Marhsall y Barnett a los prisioneros en Holloway y al procesamiento y condena de Barnett el 13 de junio de 1914 (en virtud de la Ley de Prisiones de 1865) por sus intentos de contrabandear tanto la nota como las drogas. El Ministerio del Interior consideró ese caso, y la publicidad que lo rodea, como un golpe propagandístico contra los intentos de las sufragistas de presentar la prisión como un peligro para su salud. En cambio, creían que le mostraría al público, una vez más, que eran las sufragistas las que ponían deliberadamente en peligro su propia salud. En particular, el fiscal Archibald Bodkin aprovechó el caso para refutar las acusaciones en el periódico WSPU, La sufragista, que a los presos sufragistas se les administraban drogas hipnóticas para que fueran más susceptibles a la alimentación forzada. En cambio, insistió, este caso demostró que eran los propios presos los que consumían drogas que podían poner en peligro su salud.

Desde el punto de vista de las sufragistas y sus amigas, tomar el emético habría acelerado la liberación de los prisioneros, una eventualidad a la que se podría llegar mucho más rápidamente desde la introducción de la Ley de Prisioneros (Baja Temporal por Mala Salud). más popularmente conocida como la Ley del Gato y el Ratón, de 1913. Esto no solo habría frustrado a las autoridades, una consecuencia agradable desde su punto de vista, sino que habría acelerado el fin del trauma y los peligros de la alimentación forzada para Roe y Sala. Si las sufragistas creyeran que se les estaban administrando drogas hipnóticas, los eméticos habrían tenido el efecto adicional, desde su punto de vista, de expulsar esas drogas de sus sistemas [8].

Dedicación de Nellie Hall en el libro de recuerdos de los presos de la WSPU de Mabel Cappers, 28 de julio de 1910. Dominio público.

¿Tortura o auto-poner en peligro?

Además de la acusación, el caso dio lugar a un régimen de registro más riguroso de los presos sufragistas. Las reverberaciones se sintieron en Irlanda donde, el 11 de julio, S.H. Douglas, el secretario de la Junta General de Prisiones de Irlanda, emitió una orden en la que todos los prisioneros sufragistas debían ser registrados minuciosamente en el momento de la admisión para evitar el contrabando de drogas eméticas. [9] Roe y Hall fueron liberados en virtud de una amnistía general, el 10 de agosto, cuando las sufragistas suspendieron su campaña al estallar la guerra, pero estos incidentes tuvieron una consecuencia final. Se pidió a los Comisionados de Prisiones que introdujeran una nueva y más detallada norma sobre el contrabando de artículos a la prisión. Esto entró en vigor en abril de 1915.

Como ilustran estos casos, durante las huelgas de hambre de las sufragistas, las causas y el significado de los vómitos que a veces seguían a la alimentación forzada eran motivo de preocupación y de vigorosa contienda. Explorar esto agrega una capa más a nuestro conocimiento de las batallas libradas a través de los cuerpos de estas mujeres. Si, como sugirieron las sufragistas, este vómito fue una consecuencia directa de la alimentación forzada, reafirmó su caso de que su salud estaba siendo dañada, que estaban siendo torturados. Si, por el contrario, como pretendían demostrar las autoridades, las propias sufragistas eran las responsables de los vómitos, esto no solo absolvió a las autoridades, sino que reforzó el caso de que las mujeres estaban siguiendo una política perversa de autodestrucción.

Imagen de portada: Una sufragista en huelga de hambre es alimentada a la fuerza con una tina nasal. La sufragista de Sylvia Pankhurst. Nueva York: Source Book Press, 1970. Publicado por primera vez por Sturgis & amp Walton Company (Nueva York), 1911. Facing p. 433. Dominio público.

Notas

[1] Ian Miller, Una historia de la alimentación forzada: huelgas de hambre, prisiones y ética médica 1909-1974 (Palgrave MacMillan, 2016), págs. 35-66.

[2] Para una breve biografía de Mary Leigh, véase Elizabeth Crawford, El movimiento por el sufragio femenino: una guía de referencia 1866-1928 (UCL Press, 1999), págs. 338-340.

[3] Declaración de Mary Leigh adjunta a una carta de Mabel Tuke, secretaria honoraria de la WSPU, a Herbert Gladstone, ministro del Interior, 15 de octubre de 1909, HO 45/10417/183577 (primera parte), TNA, Londres.

[4] Informe MO de Ernest Hasler Helby, 8 de octubre de 1909, HO 45/10417/183577 (segunda parte) y Affadavit de Ernest Hasler Helby, 23 de octubre de 1909, HO 45/10417/183577 (tercera parte), TNA, Londres.

[5] MO Reports de Ernest Hasler Helby, 11, 18, 19, 22, 24, 26, 27, 28, 29 y 30 de octubre de 1909, HO 45/10417/183577 (Tercera parte), TNA, Londres.

[6] Leigh v. Gladstone y otros: Evidencia médica, Tribunal Superior de Justicia, 9 de diciembre de 1909, en HO 144/1320/252950, ​​TNA, Londres.

[7] Para breves biografías de Roe y Hall, consulte Crawford, El movimiento por el sufragio femenino, págs. 258-9 y 604-6.

[8] Véase la extensa correspondencia relativa al procesamiento de Barnett y la transcripción en HO 144/1320/252950, ​​TNA, Londres.


Condiciones que rigen el uso

Un servicio de reprografía está disponible para los investigadores sujeto a las restricciones de acceso descritas anteriormente. No se realizarán copias si existe algún riesgo de daño al documento. Las copias se suministran de acuerdo con los términos y condiciones del Borthwick Institute for Archives para el suministro de copias, y bajo las disposiciones de cualquier legislación de derechos de autor relevante. Se debe obtener permiso para reproducir imágenes de documentos bajo la custodia del Instituto Borthwick.


Sommaire

Tuke naît en 1871 à Plumstead, dans le Kent, troisième enfant d'une fratrie de six, fille de Richard Lear, alors Employé dans le département de ingénieurs royaux de l'arsenal de Woolwich, et de son épouse, Emma Margaret [1] . La famille vit ensuite durant quelques années à Lichfield, dans le Staffordshire, puis se réinstalle à Plumstead, en 1891.

Elle épouse en 1895, John Quarton Braidwood, un ingeniero [1], et le couple s'installe en Afrique du Sud. Le mariage finit probablement du fait de la mort de son premier mari, et elle se remarie en 1901 avec George Moxley Tuke, officier de police en Afrique du Sud, où vit le couple, jusqu'à la mort prématurée de son second époux, en 1905 [1]. Mabel Tukelle retourne alors en Angleterre la même année. Elle fait la connaissance durant le voyage sur le bateau de Frederick et Emmeline Pethick-Lawrence et se lie avec Emmeline Pethick-Lawrence, qui lui raconte son action à Somers Town et lui fait connaître la Women's Social and Political Union (WSPU) créée en 1903 por Emmeline Pankhurst à Manchester. Le siège de cette organisation es déplacé à Londres en 1906, et Mabel Tuke en devient la secrétaire honorifique [1].

Emmeline Pankhurst a résisté aux texts visant à éliminer son autorité absolue. En 1907, un groupe de membres dirigé par Teresa Billington-Greig a demandé plus de démocratie lors des réunions annuelles de la WSPU. Pankhurst a admis être autocratique. Elle annonce à une réunion du WSPU que la constitución es nulle et annule les réunions annuelles. Elle déclare qu'un petit comité élu par les membres présents en 1907 est autorisé à coordonner les activités de la WSPU. Emmeline et Christabel Pankhurst sont élues avec Tuke et Emmeline Pethick-Lawrence. Plusieurs membres de la WSPU, dont Billington-Greig y Charlotte Despard, sont tellement bouleversés qu'elles font secession et forment la Women's Freedom League [2].

Tuke est avec les Pankhurst et les Pethick Lawrence en tête de la Procession du couronnement des femmes & # 160 (en) du 17 juin 1911, suivant Marjery Bryce & # 160 (en) habillée en Jeanne d'Arc, montrant la gamme des groupes de suffrage féminin et des femmes historiques remarquables à travers Londres [3], [4]. Après une campagne de lancers de pierres, une ordonnance a été faite pour l'arrestation d'Emmeline et Christabel Pankhurst, les Pethick-Lawrence et Mabel Tuke. Emmeline Pankhurst et Tuke étaient déjà arrêtés car elles et Kitty Marshall & # 160 (en) avaient jeté une pierre à travers une fenêtre de 10 Downing Street [5]. Christabel Pankhurst réussit à fuir en France, mais les Pethick Lawrence sont arrêtées au siège de la WSPU. Le 28 de marzo de 1912, Mabel Tuke, Christabel et Emmeline Pankhurst, et les Pethick Lawrence sont inculpés pour «& # 160conspiration & # 160» à Old Bailey [6]. Mabel Tuke est quant à elle est écartée du procès le 4 avril 1912.

Le conflit suivant dans la WSPU entraîne la décision de Pankhurst d'augmenter la militance. Les Pethick-Lawrence divergent des Pankhursts qui décident de les expulser de la WSPU. Emmeline Pethick Lawrence avait été la personne qui avait introduit Tuke à la WSPU. Tuke a pris son congé et est allée effectuer un voyage de convalescence en Afrique du Sud. En 1925, Emmeline et Christabel Pankhurst, et Mabel Tuke ouvrent un salon de thé, La tienda de té inglesa de Good Hope (le salon de thé de Bonne Espérance), sur la Côte d'Azur, à Juan-les-Pins. Mabel Tuke fournit l'essentiel du capital, et fait les pâtisseries, mais le salon de the ferme peu de temps après [5].


Mabel Tuke, secretaria honoraria conjunta de la Unión Social y Política de Mujeres (WSPU) circa 1908

Su cuenta de fácil acceso (EZA) permite a los miembros de su organización descargar contenido para los siguientes usos:

  • Pruebas
  • Muestras
  • Composicion
  • Diseños
  • Cortes toscos
  • Ediciones preliminares

Anula la licencia compuesta en línea estándar para imágenes fijas y videos en el sitio web de Getty Images. La cuenta EZA no es una licencia. Para finalizar su proyecto con el material que descargó de su cuenta de EZA, necesita obtener una licencia. Sin una licencia, no se puede hacer ningún uso adicional, como:

  • presentaciones de grupos focales
  • presentaciones externas
  • materiales finales distribuidos dentro de su organización
  • cualquier material distribuido fuera de su organización
  • cualquier material distribuido al público (como publicidad, marketing)

Debido a que las colecciones se actualizan continuamente, Getty Images no puede garantizar que ningún artículo en particular esté disponible hasta el momento de la licencia. Revise cuidadosamente las restricciones que acompañan al Material con licencia en el sitio web de Getty Images y comuníquese con su representante de Getty Images si tiene alguna pregunta al respecto. Su cuenta EZA permanecerá en su lugar durante un año. Su representante de Getty Images hablará con usted sobre la renovación.

Al hacer clic en el botón Descargar, acepta la responsabilidad de utilizar contenido no publicado (incluida la obtención de las autorizaciones necesarias para su uso) y acepta cumplir con las restricciones.


Mabel Tuke - Historia

Una publicación del Instituto Arqueológico de América

La carta de Frederick Mitchell-Hedges a su hermano sobre su nueva adquisición indica desde el principio que no estaba por encima de embellecer una historia, incluso una historia que ya era buena. Es imposible saber de dónde sacó Mitchell-Hedges "antes del 1800 a. C." fecha, o su historia de cinco generaciones de pulidores, pero seis años después, afirmaba haber descubierto la calavera de cristal él mismo, y no en una sala de ventas de Londres. El 31 de mayo de 1949, Eco, un periódico local de Bournemouth, informó la existencia de una "Calavera con mal de ojo" en su colección:

Al hilar su hilo, Mitchell-Hedges puede estar confiando aquí en alguna información que ha recopilado de La calavera de cristal, una popular historia de aventuras escrita por Jack McLaren en 1936. Presenta a Lyndon Cromer, un etnólogo que apoya su investigación con el robo, y una calavera de cristal que roba. Un habitante de Nueva Guinea lo ve y exclama: "Es la calavera del aire. ¡La calavera del aire!". Luego le dice a Cromer que, "El que sostiene la calavera de aire para que mire a otro hombre, conoce la vida de ese otro hombre. Él sabe todo acerca de ese otro hombre. Ese es el poder que la calavera de aire le da a quien la sostiene. . " Por su parte, Cromer imagina el "tremendo interés que la llegada de esta calavera de cristal a Londres causaría y mdashof la emoción de los expertos del Museo Británico, de las meticulosas comparaciones entre esta calavera de cristal recién encontrada y la que ya está allí".

Una novela sobre un etnólogo ladrón y una calavera de cristal sobrenatural podría haber inspirado a Frederick Mitchell-Hedges.

Cinco años después de hacer estas asombrosas afirmaciones, Mitchell-Hedges las repitió más o menos en sus fantásticas memorias: Peligro mi aliado, aunque menos la parte de haberlo encontrado en Centroamérica. He writes (1954: p. 240),

Had he forgotten about Sotheby's?

When Mitchell-Hedges died in 1959, the crystal skull became the property of his adopted daughter, Anna. This was despite the fact that he may have had two sons, according to various sources. One was named John (aka Bumble) who is described in 1921 as a "crack shot" with pistol and rifle at age six (Times & Directory, April 23, 1921). The other was James, who was living with Mitchell-Hedges in Cape Hatteras in 1936, according to a newspaper account that described him as fighting off an attacking shark at the age of 13 (New York Times, August 26,1936).

Anna Mitchell-Hedges, née Anne Marie Le Guillon, claimed to have personally discovered the crystal skull, while accompanying her father on an expedition to Lubaantun. But the story of when and how she found the skull varies with the telling, and range from discovering it beneath the stones of a collapsed altar atop a pyramid to being lowered down into a cave, beneath or inside a pyramid, to retrieve it. These events are detailed in various sources as having taken place in 1924, 1926, 1927, and 1928, in contrast to her father's version of discovering it somewhere in Central America sometime in the 1930s.

I recently found a file of letters Anna Mitchell-Hedges wrote to Frederick Dockstader, then director of the Museum of the American Indian in New York City, between 1964 and 1973. This correspondence is housed in the Cultural Resource Center of the Smithsonian Institution's National Museum of the American Indian. Dockstader initially contacted Anna on March 4, 1964, writing,

Continuing, he wrote that he had exhibited some of the artifacts donated by her father, and that "it would be a distinct honor not only to show you what we have done, but also the degree to which we have made use of the Mitchell-Hedges collection." Dockstader may have been courting Anna, whom he assumed to be heir to Mitchell-Hedges's estate, and as her father had donated collections, perhaps he thought the daughter might do the same.

Anna Mitchell-Hedges in 1980, holding the "Skull of Doom" above the British Museum's crystal skull (Courtesy Jane M. Walsh)

Anna responded quickly on March 10, 1964, writing, "I am Sammy of the book, and I together with Jane, father's secretary, used to accompany father when he came to the museum. Were you there then and do you remember us?" This first letter (OC 276, folder #11) is mostly a four-page typed description of a Russian icon called "The Black Virgin of Kazan," which was exhibited at the New York World's Fair. (According to Daniel Loxton, editor of Junior Skeptic, it was a later copy of the original icon.) Anna noted that her father had begun negotiations with San Francisco art dealer Frank Dorland to promote and sell the icon, but "After father passed away Mr. Dorland and I commenced negotiations again and I eventually sent it to the States two years ago." In almost an afterthought, she adds:

The correspondence includes various typescripts of Anna's contracts with Dorland, the "Black Virgin of Kazan" promoter, who wrote Anna in November 1963:

In July 1964, Anna Mitchell-Hedges signed an agreement with Dorland to promote the skull for its eventual sale with an asking price of not less than $50,000.

Three months after the contract was signed, Anna sent Dockstader a typed statement, dated November 1, 1964, which was titled "Mitchell-Hedges Godshead [sic] Skull-Mayan Skull of Divine Mystery." The written description (OC 276, folder #11) avers that the skull is "estimated by the British Museum to be at least 3000 years old," and that it "was found by Anna Mitchell-Hedges in British Honduras in 1928 in the ruins of an abandoned Mayan complex." The document also claims the skull has special powers, including that it wards off "the evil eye and carries protection from heaven, being white crystal and highly polished, it defeats all evils of witchcraft and is a benevolent divine magic dealing with heaven and angelic forces." Apparently Dorland drew up this document as part of his promotional efforts. My research indicates that it is the first time Anna claims to have found the skull herself. The statement appears to have the intention of establishing a provenience (history and find spot) that could be verified solely by Anna Mitchell-Hedges, since all of the people involved in her adopted father's expeditions to Lubaantun were dead by then.

Dorland's estimate of age comes presumably from Frederick's newspaper descriptions, since no source indicates that the British Museum ever estimated the age of the skull. The British Museum's own crystal skull was previously thought to be Aztec, which if it had been true, would date it to around A.D. 1500, so 500 years old not 3,000.

Dorland distanced himself from the book Phrenology in a letter to Anna Mitchell-Hedges during a difficult time in their promoting of the crystal skull. (National Museum of American Indian Archives Collection)

By 1970, Anna Mitchell-Hedges, then 63, and Frank Dorland had a falling out, partly because of publications in which he clearly had a hand that detailed a variety of progressively outlandish claims for the skull and characterized him as its owner and keeper. The exaggerations and mythologies put out by Dorland and his surrogates seem less bothersome to Anna than the reports that the skull belonged to him, and that he still had not found a buyer. At this point Dorland proposed that he and Anna collaborate on a book of their own, to be written by novelist Richard Garvin:

Garvin's book, The Crystal Skull (1973), reports that "The skull, it is claimed, was discovered rather recently--in the Lubaantun Tomb, part of the abandoned ruins of an enormous Mayan citadel, in British Honduras. The year was 1927" (p. 13). As mentioned earlier, in correspondence and in published sources, the array of years given for the skull's discovery includes 1924, 1926, 1927, and 1928. "I am a little hazy about the exact date," Anna wrote in a note to Dockstader, "but we started the expedition in 1926 and left before the rainy season in 1927" (OC 276, folder #11 -9.20.1970).

Frederick Mitchell-Hedges, in the company of Lady Mable Richmond Brown, spent two very brief stays in Lubaantún, the first in 1924 and the second in 1925. They may possibly have had a third visit in 1926, but it is not entirely clear that they ever returned after 1925. In January 1927, Mitchell-Hedges was supposedly attacked and robbed in Bournemouth of a case with papers and five or six shrunken heads. But the much publicized assault was later proven to be a hoax. In 1928, Mr. Mitchell-Hedges was involved in a libel trial, the result of a suit he had brought against the Expreso diario, the newspaper that had exposed the robbery hoax. He lost the suit. A New York Times article (February 15, 1928) noted that

Frederick Mitchell-Hedges was not at Lubaantun in 1928, nor was Anna. The British Museum archaeologist J. Eric S. Thompson was at the site in 1927 and 1928. Thompson wrote about Mitchell-Hedges in Maya Archaeologist (1963), and his characterization was not flattering (p. 73):

Anna eventually settled on the year 1924 for her great find, and specifically on January 1, which was, coincidentally, her 17th birthday. It seems odd that she would initially have such a hazy memory of such a momentous birthday discovery. Her father never mentioned that Anna found the skull, and his 1954 book Danger My Ally was the first account in which he said she even accompanied Lady Richmond Brown and him to British Honduras. According to Mitchell-Hedges's hometown newspaper, the Correo diario had received a cable toward the end of March 1924 from the "explorer" to announce, "that, with Dr. T.W.F. Gann, of Liverpool University, the eminent archaeologist and authority on Honduran antiquities, he [Mitchell-Hedges] had discovered the ruins of a vast Maya city in the heart of British Honduras" (March 31, 1924). The paper quotes Mitchell-Hedges's cable describing the astounding find of a "vast truncated pyramidal mound. The stone structure reared to a height of 300 feet above the valley." A January 24, 1931, letter to the New York Times quotes Mitchell-Hedges as having

According to the article, the British Museum sent T.A. Joyce with the expedition in 1926 and then took over the work.

In response to questions posed by Frank Dorland about the connection of Anna's father to the Museum of the American Indian, Dockstader wrote:

By 1971, Dockstader was thinking about exhibiting the Mitchell-Hedges crystal skull at the Museum of the American Indian, but he was concerned about Phrenology (1970), a book with ties to Dorland, written by Sybil Leek, a British witch. Leek claimed that F.A. Mitchell-Hedges had brought the skull from London para Central America, and that it may originally have belonged to the Knights Templar, whose main temple was in central London. This upset Dockstader, who wrote Anna asking about the skull's origins. I found no response from her.

In March 1972, Dockstader wrote to Anna that the Crystal Skull would be the centerpiece of an exhibition called "The Skull in Indian Art," but he still had questions:

Notes in British Museum files indicate that archaeologists and curators there worried about the director of the Museum of the American Indian exhibiting the skull without knowing its actual history. Although there was a great deal of hesitancy, it would seem, about calling into question the veracity of the Mitchell-Hedges family, the BM's Eric Thompson apparently found a way to get this information to Dockstader.

Anna's "Statement of Fact" (National Museum of American Indian Archives Collection)

Anna responded with a "Statement of Fact" on official-looking typed letterhead, "Anna Mitchell-Hedges F.R.G.S., F.L.S." Se lee:

According to Mitchell-Hedges himself, writing in his 1931 book Land of Wonder and Fear (p. 16), the party who "first discovered" Lubaantun "consisted of Lady Richmond Brown, the late Mr. H.S. Tuke, who came with us in order to depict on canvas the true atmosphere of the tropics, Dr. Thomas Gann, and myself."

Gann, who had actually published notes about the ruins in 1903, presumably led Mitchell-Hedges and his party there in 1924. In his book Mystery Cities Exploration and Adventure in Lubaantun, published the following year, Gann noted (pp. 128-129) that Frederick Mitchell-Hedges and Lady Brown had arrived a few days ahead of him, but

One would suppose that if Gann saw fit to mention Michael, the couple's pet monkey, that he would have noted the presence of Mitchell-Hedges's daughter, Anna, but neither he, nor Mitchell-Hedges, nor Lady Richmond Brown ever mention her in connection with this visit. That is, until Frederick Mitchell-Hedges' 1954 book Danger My Ally in which he wrote or, perhaps more accurately, rewrote the history of his Lubaantun expeditions.

The above statements are fabrications. Numerous newspaper accounts describe Lady Richmond Brown and Mitchell-Hedges on expeditions from the early 1920s until the early 1930s. She bankrolled nearly all of their travels, she purchased their yacht, Cara, and donated their finds to the Heye Foundation's Museum of the American Indian. A June 11, 1930, New York Times article noted that Lady Richmond Brown was sued for divorce by her husband, Sir Melville Richmond Brown, naming Mitchell-Hedges as co-respondent. Despite her companion's marriage to Lillian Agnes (Dolly) Clarke, Mitchell-Hedges and Lady Richmond-Brown traveled together for at least a decade. The final split with Midge, as she called him, seems to have occurred when Mabs discovered he'd bigamously married a dancer named Dorothy Copp in New York in 1938. Ms. Copp quickly "divorced" Midge in New Jersey in April 1938, after a life-threatening jungle honeymoon, luridly reported in the Hearst newspapers in May, and written in the same style as Land of Wonder and Fear y Danger My Ally.

Within two months of the very public "divorce," Lady Richmond Brown wrote George Heye, the founder of the Museum of the American Indian, requesting the return of the Cuna collections from Panama that she had donated to his museum. Heye, on a trip to Alaska, responded politely, saying

George Gustav Heye, founder of the Museum of the American Indian (NMAI)

In December of that year, Heye wrote to Mitchell-Hedges,

Midge responded in a January 16, 1939, letter denouncing his former benefactor,

This may be why Mitchell-Hedges wrote Lady Richmond Brown out of his recollections of their expeditions after 1925 in Danger My Ally but since Mabs died in 1946, his version of events would not be contested.

Mitchell-Hedges not only recast Lady Richmond Brown's role in his memoir, but also sought to create more mystery about his Skull of Doom: "How it came into my possession, I have reason for not revealing" (Danger My Ally, pag. 243). Anna's explanation of this statement to Dockstader was that her father bought the skull at Sotheby's because,

If Joyce introduced Mitchell-Hedges to Burney and if Midge had wanted to join Joyce's British Museum expedition to Lubaantun, then this would have taken place around 1927. If Burney tenía lent him the money, then why didn't Mitchell-Hedges return to Lubaantun? Perhaps this was because of his unsuccessful liable suit? But then, why would he leave the skull for years before reclaiming it by purchasing it at the auction house? Another inconsistency is Anna's statement that Joyce introduced her father to Burney, since the Official Mitchell-Hedges Website (accessed 11/08) quotes Anna as saying that Mr. Burney was an old school chum of her father's. If the story about her father buying back his very own (or Anna's very own) artifact were true, why wouldn't he mention this fact in the proud announcement to his own brother? He reports on the collection that "grows and grows and grows," and tells his brother that the newest acquisition is a crystal skull from the Sydney Burney collection. He mentions the skull's close relative in the British Museum, but says nothing about Lubaantun, nor that he thinks it is Maya.


Fonds TUKE - Tuke Family Collection

The Tuke family owned a tea and coffee business in York, and this is where the main branch of the family remained. However, branches of the family were spread across England and Ireland: Sarah Grubb (née Tuke) moved to Clonmel, Ireland, in 1787 where she died in 1790 and Elizabeth Wheeler (née Tuke) and her family lived at Hitchin, Hertfordshire. William Alexander, Ann Alexander (née Tuke)’s husband, was a trader in corn and flour in Suffolk, but in 1808 the Alexanders moved to York, initially running the Trinity Lane School and in 1812 setting up a printing and bookselling business, which was taken over by the Sessions family in 1826. The Copsie family, the family of Henry Tuke’s wife Mary Maria, hailed from Norfolk: John and Favilla Copsie were farmers in Wacton, but the family also seem to have inherited property in Whitwell from John Copsie’s sister. The Hipsley and Priestman families both lived in Hull, at properties named Bellefield and East Mount respectively. Samuel Tuke’s children lived in a York, Hitchin, Scarborough, Sunderland, Newcastle, Saffron Walden, London, Falmouth and Torquay.

In addition to their business concerns, the family were also members of the Society of Friends (Quakers), active in the York Monthly Meeting and regular attendees of Quarterly and Yearly Meetings. Esther Tuke (née Maud), Sarah Grubb (née Tuke), Henry Tuke, Elizabeth Wheeler (née Tuke), Ann Alexander (née Tuke), Esther Priestman (née Tuke) and Samuel Tuke were all ministers, and William Tuke, Mabel Hipsley (née Tuke) and Maria Tuke acted as elders. Esther Tuke (née Maud), Henry Tuke, Sarah Grubb (née Tuke) and Ann Alexander (née Tuke) were all given certificates by their Monthly Meeting to travel around the UK as itinerant ministers, with Sarah also travelling to continental Europe, Henry to Ireland and Ann to Ireland, America and Europe. Henry and Samuel Tuke were notable religious writers, and Samuel Tuke also acted as editor of the Annual Monitor, taking over from its founder, his aunt Ann Alexander (née Tuke), who had established the Quaker journal in 1808.

The Tukes were involved in a range of philanthropic work, some linked to their Quaker faith but also broader reforming campaigns. William Tuke founded The Retreat asylum for Quakers in York in the 1790s, and the Retreat’s moral and humane treatment of the mentally ill became a template for the wider reform of asylums. The family continued to be involved in the administration of The Retreat into the nineteenth century. William and Samuel Tuke were also involved in the campaign to reform the York County Asylum in 1813-1815, and their work at The Retreat led them to be consulted by other asylum reformers: Samuel Tuke was involved in the design for Wakefield Asylum and published ‘A Description of the Retreat’ in 1813. He also visited a number of asylums in Paris on a visit to the city with his sister Maria in August 1824.

The Tukes were also involved in the foundation and management of several schools in Yorkshire. William Tuke and Esther Tuke (née Maud) were involved in the establishment of Ackworth School, a Quaker school founded in 1779 by John Fothergill, and members of the family served as committee members, visitors and examiners there. Esther Tuke (née Maud) went on to found a school for Quaker girls in York, the Trinity Lane School, in 1785. The staff at Trinity Lane School included three of William and Esther’s daughters, Elizabeth, Ann and Mabel, and members of the family served as superintendents until the school’s closure in 1814. Lindley Murray, an American Quaker who had moved to England in 1784 with his wife Hannah, was a close friend of the Tukes and was asked to compile a grammar for the Trinity Lane School, which was published in 1795 and became widely popular, earning him the title of ‘father of English grammar’.

Sarah Tuke (née Grubb) established the Suir Island Girls’ School near her home in Ireland, and the Tukes were involved in the establishment and/or administration of a number of other schools in York, including the British Girls’ School for non-Quaker girls (1812-1896), Bootham Boys’ School (1829-) and its predecessor run by William Simpson in the Retreat’s Appendage on Lawrence Street (1823-1828), Hope Street Boys’ School (1827-), and the Mount School (1835-).

The Quakers were significant supporters of the anti-slavery campaign, and York Quakers, including William Tuke, Henry Tuke, Lindley Murray and Samuel Tuke, supported William Wilberforce’s candidacy for Yorkshire in the 1807 General Election against Henry Lascelles, son of the 1st Earl of Harewood who had extensive plantation holdings in the Caribbean. The Tukes were also members of the Anti-Slavery Society, with a York branch established in 1823, and were active in the Bible Society movement, with Henry Tuke founding the York Auxiliary branch of the Society in 1813. They shared the wider Quaker and Evangelical concern for prisoners, temperance and vice. Samuel and Maria Tuke both visited Newgate Prison and were active in York’s Penitentiary Committee. And in 1822 Samuel Tuke founded a Vagrancy Office in York.

The Tukes were also active in their local community in York through involvement in local and parish government, philanthropy and the provision of financial services and public utilities. In 1845 James Hack Tuke accompanied the Quaker minister and philanthropist William Forster on a tour of North America, and he travelled to Ireland in December 1846, September 1847 and February 1848 at the height of the Great Famine, publishing observations of what he had witnessed. His elder brother, Henry Tuke Jr., also acted as a companion to William Forster, accompanying him on missionary work in France in 1844. Their brother William Murray Tuke was particularly interested in family history, and many of the family history materials within the collection were accumulated by him: he contributed to Joseph Foster’s Pedigrees series.


Ver el vídeo: Beggin by Maneskin. Allie Sherlock cover Madcon original (Agosto 2022).