Podcasts de historia

Complejo de almacenes Speicherstadt

Complejo de almacenes Speicherstadt


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

los Speicherstadt es el complejo de almacenes más grande del mundo, con una superficie de 260.000 metros cuadrados. Es un sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO y una visita obligada en un viaje a Hamburgo.

Historia del Speicherstadt

En 1871, la Ciudad Hanseática de Hamburgo pasó a formar parte del Imperio Alemán. Aunque pudo mantener sus propias regulaciones tributarias y aduaneras por un tiempo, en 1881 se instaló una nueva unión aduanera. A partir de este momento, solo la zona del puerto franco a lo largo del río Elba estaba exenta de impuestos sobre las ventas de importación y de aduanas, por lo que la ciudad necesitaba crear nuevas capacidades de almacenamiento dentro de la zona económica franca del puerto de Hamburgo.

Construcción del Speicherstadt comenzó en 1883 después de que se derribaran 1.100 casas para abrir paso y se reubicaran 20.000 personas. Fue construido en el río Elba sobre miles de postes de roble y con una hermosa arquitectura neogótica de ladrillo, y el distrito es atravesado por flotas, canales que se inundan según las mareas y que luego también se pueden recorrer en barco.

Interrumpida por la Primera Guerra Mundial, la construcción del Speicherstadt terminó en 1927. Sin embargo, la Operación Gomorrha (el bombardeo aliado de Hamburgo) destruyó la parte occidental de Speicherstadt durante la Segunda Guerra Mundial, pero luego fue reconstruida.

El 1 de enero de 2013, la zona económica libre del Speicherstadt, que cubría casi una quinta parte de toda la zona del puerto de Hamburgo, se disolvió.

Speicherstadt hoy

El sitio fue galardonado con el estatus de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO el 5 de julio de 2015, el puesto 40 en la general de Alemania.

Hoy dia, Speicherstadt es una importante atracción turística y alberga una gran variedad de actividades de ocio que incluyen Miniatur Wunderland (un sistema ferroviario enormemente detallado realmente impresionante), el Museo de Aduanas Alemán y el Museo Marítimo Internacional.

El área también alberga algunos lugares excelentes para relajarse, incluido el antiguo almacén de café, la tostadora de café Speicherstadt (que definitivamente vale la pena visitar y se encuentra a solo 1 minuto de Miniatur Wunderland).

Hay largos canales entre los antiguos edificios de almacenamiento que todavía son utilizados por barcos más pequeños y un puerto de barcos tradicional que alberga barcos históricos.

Algunos edificios todavía se utilizan como almacenes para artículos como alfombras, cacao, café, té, especias, equipos marítimos y electrónicos.

Llegar al Speicherstadt

los Speicherstadt se encuentra en el Freihafen (puerto libre) entre Deichtorhallen y Baumwall, a unos 2 km de la estación principal de Hamburgo, a unos 20 minutos a pie.

Desde la estación principal de Hamburgo, también puede tomar el metro U3 hasta Baumwall (6 minutos) y Speicherstadt se encuentra a 5 minutos a pie. Alternativamente, el autobús de la línea 6 desde la estación hasta la cercana Auf dem Sande tarda 12 minutos. Los recorridos en barco parten de los embarcaderos de St. Pauli.


Aparato de Golgi

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Aparato de Golgi, también llamado complejo de Golgi o Cuerpo de golgi, organelo unido a la membrana de células eucariotas (células con núcleos claramente definidos) que se compone de una serie de bolsas aplanadas y aplanadas llamadas cisternas. El aparato de Golgi es responsable de transportar, modificar y empaquetar proteínas y lípidos en vesículas para su entrega a destinos específicos. Se encuentra en el citoplasma junto al retículo endoplásmico y cerca del núcleo celular. Si bien muchos tipos de células contienen solo uno o varios aparatos de Golgi, las células vegetales pueden contener cientos.

¿Qué es el aparato de Golgi?

El aparato de Golgi, también llamado complejo de Golgi o cuerpo de Golgi, es un orgánulo unido a una membrana que se encuentra en las células eucariotas (células con núcleos claramente definidos) que está formado por una serie de bolsas apiladas aplanadas llamadas cisternas. Se encuentra en el citoplasma junto al retículo endoplásmico y cerca del núcleo celular. Si bien muchos tipos de células contienen solo uno o varios aparatos de Golgi, las células vegetales pueden contener cientos.

El aparato de Golgi es responsable de transportar, modificar y empaquetar proteínas y lípidos en vesículas para su entrega a destinos específicos. A medida que las proteínas secretoras se mueven a través del aparato de Golgi, pueden producirse una serie de modificaciones químicas. Entre ellos, es importante la modificación de los grupos de carbohidratos. También dentro del Golgi o vesículas secretoras hay proteasas que cortan muchas proteínas secretoras en posiciones específicas de aminoácidos.

¿Cómo se descubrió el aparato de Golgi?

El aparato de Golgi fue observado en 1897 por el citólogo italiano Camillo Golgi. En los primeros estudios de Golgi sobre el tejido nervioso, estableció una técnica de tinción a la que se refirió como reazione nera, que significa "reacción negra" hoy en día se conoce como tinción de Golgi. En esta técnica, el tejido nervioso se fija con dicromato de potasio y luego se baña con nitrato de plata. Mientras examinaba las neuronas que tiñó usando su reacción negra, Golgi identificó un "aparato reticular interno". Esta estructura se conoció como el aparato de Golgi, aunque algunos científicos cuestionaron si la estructura era real y atribuyeron el hallazgo a partículas flotantes de la mancha de metal de Golgi. Sin embargo, en la década de 1950, cuando se empezó a utilizar el microscopio electrónico, se confirmó la existencia del aparato de Golgi.

¿Cómo está estructurado el aparato de Golgi?

En general, el aparato de Golgi se compone de aproximadamente cuatro a ocho cisternas, aunque en algunos organismos unicelulares puede constar de hasta 60 cisternas. Las cisternas se mantienen unidas por proteínas de la matriz y todo el aparato de Golgi está sostenido por microtúbulos citoplasmáticos. El aparato tiene tres compartimentos principales, conocidos generalmente como "cis", "medial" y "trans". La red cis Golgi y la red trans Golgi, que están formadas por las cisternas más externas en las caras cis y trans, están estructuralmente polarizadas. La cara cis se encuentra cerca de la región de transición del retículo endoplásmico rugoso, mientras que la cara trans se encuentra cerca de la membrana celular. Estas dos redes son responsables de la tarea esencial de clasificar proteínas y lípidos que son recibidos (en la cara cis) o liberados (en la cara trans) por el orgánulo. Las membranas de la cara cis son generalmente más delgadas que las otras.

En general, el aparato de Golgi se compone de aproximadamente cuatro a ocho cisternas, aunque en algunos organismos unicelulares puede constar de hasta 60 cisternas. Las cisternas se mantienen unidas por proteínas de la matriz y todo el aparato de Golgi está sostenido por microtúbulos citoplasmáticos. El aparato tiene tres compartimentos primarios, conocidos generalmente como "cis" (cisternas más cercanas al retículo endoplásmico), "medial" (capas centrales de cisternas) y "trans" (cisternas más alejadas del retículo endoplásmico). Dos redes, la red cis Golgi y la red trans Golgi, que están formadas por las cisternas más externas en las caras cis y trans, son responsables de la tarea esencial de clasificar las proteínas y los lípidos que se reciben (en la cara cis) o se liberan. (en la cara trans) por el orgánulo.

Las proteínas y lípidos recibidos en la cara cis llegan en grupos de vesículas fusionadas. Estas vesículas fusionadas migran a lo largo de los microtúbulos a través de un compartimento de tráfico especial, llamado grupo vesicular-tubular, que se encuentra entre el retículo endoplásmico y el aparato de Golgi. Cuando un grupo de vesículas se fusiona con la membrana cis, el contenido se entrega al lumen de la cisterna facial cis. A medida que las proteínas y los lípidos progresan desde la cara cis a la cara trans, se modifican en moléculas funcionales y se marcan para su administración a ubicaciones intracelulares o extracelulares específicas. Algunas modificaciones implican la escisión de cadenas laterales de oligosacáridos seguida de la unión de diferentes restos de azúcar en lugar de la cadena lateral. Otras modificaciones pueden implicar la adición de ácidos grasos o grupos fosfato (fosforilación) o la eliminación de monosacáridos. Las diferentes reacciones de modificación impulsadas por enzimas son específicas de los compartimentos del aparato de Golgi. Por ejemplo, la eliminación de restos de manosa ocurre principalmente en las cisternas cis y media, mientras que la adición de galactosa o sulfato ocurre principalmente en las cisternas trans. En la etapa final de transporte a través del aparato de Golgi, las proteínas y lípidos modificados se clasifican en la red de Golgi trans y se empaquetan en vesículas en la cara trans. Estas vesículas luego entregan las moléculas a sus destinos objetivo, como los lisosomas o la membrana celular. Algunas moléculas, incluidas ciertas proteínas solubles y secretoras, se transportan en vesículas a la membrana celular para la exocitosis (liberación al entorno extracelular). La exocitosis de proteínas secretoras puede estar regulada, por lo que un ligando debe unirse a un receptor para desencadenar la fusión de vesículas y la secreción de proteínas.

La forma en que las proteínas y los lípidos se mueven de la cara cis a la cara trans es un tema de debate, y hoy existen múltiples modelos, con percepciones bastante diferentes del aparato de Golgi, que compiten por explicar este movimiento. El modelo de transporte vesicular, por ejemplo, proviene de estudios iniciales que identificaron vesículas en asociación con el aparato de Golgi. Este modelo se basa en la idea de que las vesículas brotan y se fusionan con las membranas de las cisternas, por lo que el movimiento de moléculas de una cisterna a la siguiente vesículas en gemación también se puede utilizar para transportar moléculas de regreso al retículo endoplásmico. Un elemento vital de este modelo es que las propias cisternas son estacionarias. En contraste, el modelo de maduración cisternal describe el aparato de Golgi como un orgánulo mucho más dinámico que el modelo de transporte vesicular. El modelo de maduración cisternal indica que cis cisternas avanzan y maduran en trans cisternas, con la formación de nuevas cis cisternas a partir de la fusión de vesículas en la cara cis. En este modelo, las vesículas se forman pero se usan solo para transportar moléculas de regreso al retículo endoplásmico. Otros ejemplos de modelos para explicar el movimiento de proteínas y lípidos a través del aparato de Golgi incluyen el modelo de partición rápida, en el que el aparato de Golgi se considera dividido en compartimentos que funcionan por separado (p. Ej., Regiones de procesamiento versus regiones exportadoras), y los compartimentos estables como progenitores cisternal modelo, en el que los compartimentos dentro del aparato de Golgi se consideran definidos por proteínas Rab.

El aparato de Golgi fue observado en 1897 por el citólogo italiano Camillo Golgi. En los primeros estudios de Golgi sobre el tejido nervioso, había establecido una técnica de tinción a la que se refirió como reazione nera, que significa "reacción negra" hoy en día se conoce como tinción de Golgi. En esta técnica, el tejido nervioso se fija con dicromato de potasio y luego se baña con nitrato de plata. Mientras examinaba las neuronas que Golgi tiñó con su reacción negra, identificó un "aparato reticular interno". Esta estructura se conoció como el aparato de Golgi, aunque algunos científicos cuestionaron si la estructura era real y atribuyeron el hallazgo a partículas flotantes de la mancha de metal de Golgi. Sin embargo, en la década de 1950, cuando se empezó a utilizar el microscopio electrónico, se confirmó la existencia del aparato de Golgi.


Una breve historia de Lean

Aunque hay casos de pensamiento riguroso en el proceso de fabricación desde el Arsenal en Venecia en la década de 1450, la primera persona en integrar verdaderamente un proceso de producción completo fue Henry Ford. En Highland Park, MI, en 1913 casó piezas consistentemente intercambiables con trabajo estándar y transporte móvil para crear lo que llamó producción de flujo. El público captó esto en la forma dramática de la línea de montaje en movimiento, pero desde el punto de vista del ingeniero de fabricación, los avances en realidad fueron mucho más allá.

Ford alineó los pasos de fabricación en la secuencia del proceso siempre que fue posible utilizando máquinas para propósitos especiales y medidores de pasa / no pasa para fabricar y ensamblar los componentes que ingresan al vehículo en unos pocos minutos, y entregar los componentes perfectamente ajustados directamente al lado de la línea. Esta fue una ruptura verdaderamente revolucionaria con las prácticas de taller del Sistema Americano que consistía en máquinas de uso general agrupadas por proceso, que fabricaban piezas que eventualmente se abrían camino en productos terminados después de un buen retoque (ajuste) en el subensamblaje y el ensamblaje final. .

El problema con el sistema # 8217 de Ford no fue el flujo: pudo cambiar los inventarios de toda la empresa cada pocos días. Más bien fue su incapacidad para ofrecer variedad. El Model T no se limitó a un solo color. También estaba limitado a una especificación para que todos los chasis del Modelo T fueran esencialmente idénticos hasta el final de la producción en 1926. (El cliente tenía la opción de elegir entre cuatro o cinco estilos de carrocería, una característica de proveedores externos agregada en el al final de la línea de producción). De hecho, parece que prácticamente todas las máquinas de Ford Motor Company trabajaron con un solo número de pieza y, en esencia, no hubo cambios.

Cuando el mundo quería variedad, incluidos los ciclos de modelos más cortos que los 19 años del Modelo T, Ford pareció perder el rumbo. Otros fabricantes de automóviles respondieron a la necesidad de muchos modelos, cada uno con muchas opciones, pero con sistemas de producción cuyos pasos de diseño y fabricación retrocedieron hacia áreas de proceso con tiempos de producción mucho más largos. Con el tiempo, poblaron sus talleres de fabricación con máquinas cada vez más grandes que funcionaban cada vez más rápido, aparentemente reduciendo los costos por paso del proceso, pero aumentando continuamente los tiempos de producción y los inventarios, excepto en el raro caso & # 8212 como líneas de mecanizado de motores & # 8212 donde todos los pasos del proceso podrían estar vinculado y automatizado. Peor aún, los retrasos entre los pasos del proceso y el enrutamiento de piezas complejas requirieron sistemas de administración de información cada vez más sofisticados que culminaron en sistemas computarizados de planificación de requisitos de materiales (MRP).

Cuando Kiichiro Toyoda, Taiichi Ohno y otros en Toyota observaron esta situación en la década de 1930, y más intensamente justo después de la Segunda Guerra Mundial, se les ocurrió que una serie de innovaciones simples podrían hacer más posible proporcionar continuidad en el flujo del proceso. y una amplia variedad de ofertas de productos. Por lo tanto, revisaron el pensamiento original de Ford e inventaron el sistema de producción de Toyota.

En esencia, este sistema cambió el enfoque del ingeniero de fabricación de las máquinas individuales y su utilización, al flujo del producto a través del proceso total. Toyota llegó a la conclusión de que al dimensionar correctamente las máquinas para el volumen real necesario, introducir máquinas de autocontrol para garantizar la calidad, alinear las máquinas en la secuencia del proceso, ser pionera en configuraciones rápidas para que cada máquina pueda producir pequeños volúmenes de muchos números de pieza y tener cada proceso Si notifica al paso anterior de sus necesidades actuales de materiales, sería posible obtener bajos costos, alta variedad, alta calidad y tiempos de producción muy rápidos para responder a los deseos cambiantes de los clientes. Además, la gestión de la información podría ser mucho más sencilla y precisa.

El proceso de pensamiento de lean se describió a fondo en el libro La máquina que cambió el mundo (1990) de James P. Womack, Daniel Roos y Daniel T. Jones. En un volumen posterior, Pensamiento Lean (1996), James P. Womack y Daniel T. Jones destilaron estos principios lean incluso más allá de cinco:

  • Especifique el valor deseado por el cliente
  • Identificar el flujo de valor para cada producto que proporciona ese valor y desafiar todos los pasos desperdiciados (generalmente nueve de cada diez) actualmente necesarios para proporcionarlo.
  • Haga que el producto fluya continuamente a través de los pasos restantes de valor agregado.
  • Introducir tirón entre todos los pasos donde es posible el flujo continuo
  • Gestionar hacia la perfección para que la cantidad de pasos y la cantidad de tiempo e información necesarios para atender al cliente disminuyan continuamente.

Mientras se escriben estas palabras, Toyota, el modelo de lean líder en el mundo, está listo para convertirse en el mayor fabricante de automóviles del mundo en términos de ventas generales. Su éxito dominante en todo, desde el aumento de las ventas y las cuotas de mercado en todos los mercados globales, sin mencionar un claro liderazgo en la tecnología híbrida, se erige como la prueba más sólida del poder de la empresa ajustada.

Este éxito continuo ha creado durante las últimas dos décadas una enorme demanda de mayor conocimiento sobre el pensamiento lean. Hay literalmente cientos de libros y artículos, sin mencionar los miles de artículos en los medios que exploran el tema y muchos otros recursos disponibles para esta creciente audiencia.

A medida que el pensamiento lean continúa extendiéndose a todos los países del mundo, los líderes también están adaptando las herramientas y los principios más allá de la fabricación, a la logística y distribución, los servicios, el comercio minorista, la atención médica, la construcción, el mantenimiento e incluso el gobierno. De hecho, la conciencia y los métodos lean apenas están comenzando a arraigarse entre los altos directivos y los líderes de todos los sectores en la actualidad.


STREETSCAPES: Pioneer Warehouses en Brooklyn, un complejo de repositorios de renacimiento románico

El complejo de almacenes Pioneer, en Flatbush Avenue al pie de Livingston Street en Brooklyn, ha sido un espectáculo familiar durante más de 75 años.

Si bien la ciudad planea demolerlo para dar paso a su proyecto de reurbanización de la Terminal del Atlántico y el Centro de Brooklyn de $ 530 millones, el curso errático de los proyectos públicos en general podría significar muchos años más de vida.

Establecida en 1896, Pioneer Warehouse Company fue una consecuencia de un negocio familiar de subastas iniciado en Fulton Street 16 años antes por Samuel Firuski. Al elegir el nombre Pioneer para reflejar lo que él percibía como su posición en la industria, Firuski adquirió una parcela para su almacén en un bloque triangular delimitado por Flatbush Avenue, Rockwell Place y Fulton Street.

Era un lugar estratégico. El elevado corría por Flatbush Avenue y Long Island Rail Road se estaba moviendo para construir una nueva terminal un bloque al sur en Flatbush y Fourth Avenue.

El almacén de ladrillos rojos de siete pisos de Firuski & # x27, con frente a Rockwell Place, abrió sus puertas en 1897. La estructura del Renacimiento románico albergaba los ascensores más grandes producidos hasta ahora por Otis Elevator Company, capaces de levantar camionetas enteras en movimiento, ahorrando así el doble manejo de descarga a ascensores más pequeños.

Pioneer prosperó, y en 1915 había agregado varias adiciones a su primer almacén, todo frente a Flatbush Avenue. Las cuatro secciones, diseñadas por el arquitecto original, J. Graham Glover, se levantaron una a una después de 1902.

El complejo de almacenes de 10 pisos podría haber sido un edificio de apartamentos neoclásico convencional, excepto que dos tercios de las ventanas eran ciegas y estaban rellenas de ladrillo. La fachada de Flatbush Avenue es de piedra caliza y ladrillo de color crema y terracota con leones y cabezas # x27, detalles griegos y, en la parte superior, barcos y proas # x27.

El edificio de 1.500 habitaciones habría sido un almacén de almacenamiento bastante común, excepto por el emprendedor Louis Firuski, quien asumió el control después de la muerte de su padre en 1898.

Algo parecido a un showman, el joven Firuski instaló una gran sala de seguridad en 1911 con una puerta de 38 toneladas, que hizo desfilar por las calles de Brooklyn y # x27 en beneficio de los fotógrafos de noticias. Mucho se hizo con las 14 pulgadas de acero y las cerraduras cuádruples de la puerta de la bóveda, que aparentemente se dejó abierta tanto como fue posible para lucirla.

Las identidades de los clientes se verificaron rigurosamente, pero una vez dentro de una sala de espera con puertas de bronce con decoración de mármol y cobre, se les ofreció, según un folleto de 1913, un teléfono en cada cabina privada, servicio de limpieza y taquígrafo y mecanógrafo. # x27 & # x27 entre otros alicientes.

En la década de 1920 & # x27, Pioneer se estaba diversificando desde el almacenamiento doméstico a los registros comerciales con publicidad que podría ser de la década de 1980 & # x27, recordando a las empresas de Wall Street que el almacenamiento de registros estaba disponible & # x27 & # x27 a solo siete minutos de Wall Street & # x27 & # x27 a un tercio de las tarifas de Manhattan.

Empresas como Equitable Trust Company instalaron oficinas de registros completas en Pioneer con conexiones telefónicas a sus oficinas centrales en Manhattan.

Pioneer todavía es propiedad de miembros de la familia Firuski y el nieto de Louis & # x27s, Robert Seligmann, maneja la operación. Los registros comerciales son ahora el pilar y la puerta de la bóveda, con placas de vidrio que revelan sus cerraduras y engranajes para ver, ahora protege los envíos diarios de cintas de computadora.

Aunque el Williamsburgh Savings Bank construyó su emblemático rascacielos de 512 pies de altura a dos cuadras de distancia en 1927, el área en general ha experimentado un declive lento pero constante desde que se construyeron los Pioneer Warehouses.

Ahora, la ciudad ha propuesto un plan de remodelación de dos etapas para el área con un nuevo edificio de oficinas, Brooklyn Center, para ocupar toda la cuadra en la que se encuentran los almacenes Pioneer.

Pero la Comisión de Preservación de Monumentos Históricos ha determinado que el complejo Pioneer es de importancia histórica. Por lo tanto, aunque la ciudad está exenta de la regulación histórica, se requiere explorar formas alternativas de construir el proyecto, como renovar los Pioneer Warehouses, en lugar de demoler sumariamente el complejo.

Pero Seligmann no está tan preocupado por el futuro. & # x27 & # x27 & # x27Hemos estado escuchando esto durante más de 10 años y nunca ha salido nada de eso. Se están renovando otros edificios de la cuadra y acabamos de limpiar nuestra fachada y restaurar la mampostería. Pioneer estará aquí durante muchos años. & # X27 & # x27


Descubriendo el distrito de almacenes Speicherstadt en Hamburgo

Speicherstadt se encuentra en la zona del puerto franco de Hamburgo y es el distrito de almacenes más grande del mundo. Aquí, los edificios antiguos son de ladrillo rojo oscuro, con intrincadas ventanas y puertas de hierro forjado, torres extravagantes y muchos cristales de ventanas brillantes que reflejan la luz maravillosamente en los canales que corren a lo largo de cada bloque.

Es un área bastante tranquila, o fue en febrero, y disfruté paseando por ellos hasta la oficina temprano cada mañana.

El distrito se remonta a los años 1800 & # 8217. pero no fue & # 8217t hasta principios de 1990 & # 8217 que se le otorgó el estado de patrimonio protegido por la UNESCO. Los canales que fluyen silenciosamente por la zona se conocen como flotas, y los niveles de agua de los mismos se controlan en función de las mareas. Frecuentemente se navegan en barcazas, pero si la marea está bien, también pueden pasar barcos y barcos más grandes.

Los turistas pueden realizar un recorrido en barcaza por el distrito de almacenes, que proporciona una historia mucho más profunda de la zona. Zarparon desde plataformas de aterrizaje en el área de St Pauli. No hice esto yo mismo, pero si fuera a hacerlo, definitivamente lo haría por la noche.

El área brilla reflejándose en sí misma cuando el sol se pone y todas las luces se encienden, bailando sobre el agua. La gente deambula entre los edificios y los puentes en silencio, disfrutando de las vistas de los atardeceres.

Hamburgo tiene más puentes que cualquier otra ciudad del mundo. Incluso tiene más que Ámsterdam y Venecia juntas. Los puentes del área de Speicherstadt cruzan los canales que conectan los bloques del almacén entre sí, lo que reduce el tiempo de viaje de muchos lugareños.

Uno de los puentes más concurridos al anochecer es el Poggenmuhlen-Brucke, desde el que obtendrá la vista más famosa y reconocible de Hamburgo.

Wasserschloss, traducido como castillo de agua, se encuentra al final de Hollandischer Brook. En el momento de su construcción a principios de 1900 y # 8217, era el único edificio en todo el distrito de almacenes que era residencial.

Esto se debió en gran parte al hecho de que los almacenes están construidos sobre postes de roble y, en el momento de su construcción en medio del río Elba, no estaban completamente protegidos de las inundaciones. Eso y con todo el comercio comercial entrando y saliendo de los almacenes, se pensó que incluir casas residenciales aumentaría el riesgo de contrabando y comercio no contabilizado.

Caminé a casa desde la oficina una noche para tratar de encontrarlo, y no fue difícil. El puente estaba lleno de gente y fotógrafos que intentaban atraparlo al atardecer, cuando se encienden todas las luces.

Hice esto la mayoría de las noches, como en una ciudad que realmente no me resultaba muy atractiva, especialmente visitando solo, Speicherstadt era mi lugar favorito. Hoy en día, este pequeño y encantador castillo de agua es un restaurante, abierto todos los días y con su propio salón de té privado.

Además de pasear y ver todos los viejos bloques de almacén desde el exterior, muchos de ellos también se han convertido en espacios públicos y actividades. Al ser un lugar popular para los visitantes de Hamburgo, no es sorprendente que varios museos y atracciones encuentren su hogar dentro de los almacenes.

En uno de ellos se encuentra Miniatur Wunderland, el modelo de ferrocarril más grande del mundo, al igual que el calabozo de Hamburgo. Otros museos incluyen el Museo Marítimo Internacional, que se nota por la hélice gigante en el exterior, y el Prototipo Automuseum, que muestra la historia de los automóviles de los últimos 70 años.

Si necesita un descanso para tomar café, el Kaffeerösterei debería ser su lugar ideal. Anteriormente, un almacén de café, incluso puede participar en una degustación de café con granos recién hechos de todo el mundo.

O como alternativa, el muy bonito Café Fleetschlösschen ubicado en la zona también es bueno para tomar un café. Era un antiguo puesto de aduanas, lo que explica su pequeño tamaño y su popularidad entre los fotógrafos.

Aceptando que no vi mucho de Hamburgo, y que indudablemente hay mucho más que lo que experimenté, el área de Speicherstadt era una de las partes más atractivas de la ciudad.

Insinuaba que se remontaba a un tiempo pasado, en lugar de un puerto construido de hormigón de la posguerra. Debería ser una de las primeras zonas de la ciudad a las que vaya a ver si alguna vez ha estado en Hamburgo.


Blog / Entra en la fábrica de Spratt de Londres

ODesde que la fábrica de alimentos para mascotas más grande del mundo, el Spratt's Complex en Poplar, East London, se transformó como unidades de trabajo en vivo entre 1985 y 1989. Seis importantes almacenes de ladrillo rojo, distribuidos alrededor de una serie de patios, se alzan imponentemente junto al Limehouse Corte el canal y aún tenga la señalización original. Y mucho después del cierre de la fábrica, el complejo aún vibra con vida y productividad. Echamos un vistazo por el ojo de la cerradura.

Spratt's Works fue una de las primeras conversiones de almacenes residenciales en Londres. Cada unidad se vendió como una carcasa básica, para ser completada por su propietario. Y las características originales de la fábrica, incluidas las amplias ventanas del almacén y los espectaculares espacios de doble altura, así como el potencial para una vida de planta abierta, han hecho que el complejo sea extremadamente popular entre los artistas. Hoy en día, la comunidad creativa de Spratt's está prosperando, con músicos, pintores y diseñadores atraídos e inspirados en los impresionantes entornos industriales. Una fotógrafa documentalista residente a largo plazo, Debbie Bragg, se ha embarcado en un nuevo proyecto para catalogar las diversas profesiones de sus vecinos y sus distintivos hogares.

Al capturar a los residentes en sus apartamentos y estudios a lo largo de las Obras, Debbie demuestra que esta enorme antigua fábrica sigue siendo un hervidero de actividad. Aquí, entramos en cuatro casas en Spratt's, incluida la de Debbie. Siga el proyecto y vea más entre bastidores en este desarrollo único aquí.

(Abajo) La casa del autor y comerciante moderno de mediados de siglo Andrew Weaving es un escaparate de los diseños de muebles reconocibles de los íconos Herman Miller y Eames.

Andrew ha vivido en Spratt's Works desde 2007 y comparte este sofisticado estudio con su socio Ian, su hijo Nathan y los perros Dana y Timothy. Andrew también pasa tiempo en su telar manual original, tejiendo textiles y fundas de cojines.

Los ladrillos a la vista encalados y las ventanas de fábrica preparan el escenario para una simplicidad sobria y garantizan que los clásicos modernos seleccionados individualmente hablen.

(Abajo) El notable arte de color índigo de Ian Berry se crea minuciosamente a partir de muchas piezas pequeñas de mezclilla, seleccionadas individualmente por tono, luego cortadas, cosidas y pegadas en múltiples capas. Desde escenas urbanas hasta retratos de la vida, incluso a una distancia de contacto, las intrincadas obras dan la apariencia de fotografías en tonos azules o pinturas al óleo. El apartamento de planta abierta de Ian en Spratt's está dedicado casi por completo a su oficio, con mezclilla recuperada cuidadosamente catalogada y colgada por colores. Gran parte del piso de la casa de Ian está cubierto de restos. Incluso duerme entre sus materiales en un tipi de mezclilla.

(Derecha e inferior) "Cuando compramos nuestro apartamento en 2007, había permanecido intacto desde que se convirtió originalmente en la década de 1980", dice la residente Debbie Bragg, "la propiedad había pertenecido anteriormente a Roger Law, uno de los creadores de Spitting Image , el famoso espectáculo de marionetas satírico británico y cuando nos mudamos, ¡encontramos una Margaret Thatcher de tamaño natural en un armario! "

“La fábrica de Spratt tiene una sólida herencia industrial y un carácter que inspira creatividad. Cada casa de almacén dentro del complejo es tan individual como su propietario. Disfruto mucho aprendiendo sobre las variadas profesiones de mis vecinos y sus artesanías y estoy realmente emocionado de crear un cuerpo de trabajo para celebrar este desarrollo único y sus residentes ".

Balcones, terrazas privadas y un gran jardín comunitario en la azotea ofrecen una escapada idílica, con vistas espectaculares de Canary Wharf para los residentes de la fábrica de Spratt. Para más oasis urbanos, eche un vistazo al libro Warehouse Home.

(Abajo) La ceramista y maquilladora Carol Morley ha vivido en Spratt's durante casi 10 años. Ella elabora sus delicados jarrones y vasijas de cerámica completamente a mano en su apartamento amplio y luminoso, que cuenta con una gran cantidad de luz natural.


Rouge de Henry Ford

El objetivo final de Henry Ford era lograr la autosuficiencia total al poseer, operar y coordinar todos los recursos necesarios para producir automóviles completos. Su Ford Motor Company una vez poseyó 700.000 acres de bosques, minas de hierro y canteras de piedra caliza en el norte de Michigan, Minnesota y Wisconsin. Las minas de Ford cubrieron miles de acres de tierras ricas en carbón en Kentucky, Virginia Occidental y Pensilvania. Ford incluso compró y operó una plantación de caucho en Brasil. Para llevar todos estos materiales al Rouge, Ford operaba una flota de cargueros de mineral y una compañía ferroviaria regional completa. La ambición de Ford nunca se realizó por completo, pero nadie se ha acercado tanto a una escala tan grande. En ningún momento, por ejemplo, Ford tuvo menos de 6.000 proveedores al servicio del Rouge.

El Rouge se enciende

Ford comenzó a comprar la propiedad que se convertiría en el Rouge en 1915. En total, adquirió un tramo de tierra de 2,000 acres a lo largo del río Rouge. La propiedad de Rouge River todavía no estaba destinada a ningún uso en particular. Ford incluso había considerado convertir la tierra en un gran santuario de aves. Eso cambió cerca del final de la Primera Guerra Mundial, cuando el Subsecretario de Marina Franklin D. Roosevelt contrató a Henry Ford para construir barcos.

En 1917, se erigió una estructura de tres pisos, el Edificio B, en el sitio de Rouge para construir Eagle Boats, buques de guerra destinados a cazar submarinos alemanes. El edificio B fue el primer edificio importante de Rouge y hoy forma parte de la planta de ensamblaje de Dearborn. Although the war ended before the Ford Eagle Boats ever went into action, the effort did allow Ford to widen the Rouge River substantially, presenting the possibility of bringing ore boats up the river.

The Rouge soon became the destination of massive Ford lake freighters filled with iron ore, coal, and limestone. The first coke oven battery went into operation in October of 1919, while blast furnaces were added in 1920 and 1922. Iron from the furnaces was transported directly to the foundry where it was poured into molds to make engine blocks, cylinder heads, intake and exhaust manifolds, and other automotive parts. The foundry covered 30 acres and was, at its inception, the largest on Earth. In 1926 steelmaking furnaces and rolling mills were added. Eventually, the Rouge produced virtually every Model T component, but assembly of the Model T remained at Highland Park.

The First Vehicle Assembly

The first land vehicles actually assembled in the Rouge were not cars but farm tractors. No sooner had Henry Ford achieved low-cost transportation with the Model T than he set his sights on doing the same for the world’s farmers. In 1921 production of the world's first mass-produced tractor, the Fordson, was transferred from the original Dearborn plant to the Rouge.

Ford put a mammoth power plant into operation in 1920 that furnished all the Rouge's electricity and one-third of the Highland Park Plant's needs as well. At times, surplus Rouge power was even sold to Detroit Edison Company. An innovative glass plant began operation in 1923. Utilizing a continuous process that Ford had helped develop, it produced higher quality glass at lower cost. In 1928 the Model A became the first low-priced car to use laminated safety glass. By 1930 the Ford was making its own safety glass at the Rouge.

The Rouge achieved the distinction of automotive "ore to assembly" in 1927 with the long-awaited introduction of the Model A. Building B would be the home of assembly operations from that time forth.

Albert Kahn Design

Most of these buildings, and several hundred more in the Ford empire, were designed by Albert Kahn, one the most renowned architects of his day. Although the buildings were designed pragmatically for their manufacturing function, Kahn managed to add a sense of light and air. When the Rouge glass plant was erected with heavily glassed upper walls and ceiling, it was called "the single factory that carries industrial architecture forward more than any other."

Unionization & United Auto Workers

By 1928, the complex was complete, yet it was never settled. The Rouge continued to operate throughout the Great Depression, yet Ford’s obsession with ever-increasing cost reductions through methodical efficiency studies made life difficult for workers. On May 26, 1937, when a group of union organizers led by Walter Reuther attempted to distribute union literature at the Rouge, Ford security and a gang of hired thugs beat them severely. It would be known as the Battle of the Overpass and became a pivotal event for the United Auto Workers and other unions.

The Rouge settled with UAW representation before World War II broke out. During the war the giant complex produced jeeps, amphibious vehicles, parts for tanks and tank engines, and aircraft engines used in fighter planes and medium bombers.

The Rouge after Henry Ford

In 1947, at the pinnacle of the Rouge’s success, Henry Ford died. The roar of the Rouge began to fade as Ford Motor Company embarked on a new era that stressed decentralization and a more global approach.

Henry Ford II and his new team of "Whiz Kid" managers continued to fully employ the Rouge through the late 1960s, operating in a distinctly different world from Henry Ford. For one, there was a growing awareness of the environment. In the early days of American industrialization, smoke rising from a stack was a positive sign of full employment. As industry matured, government and manufacturers alike became aware that black smoke had other implications.

Air and water quality standards were developed by government agencies. More manufacturing facilities located within a community, accumulatively adding to emissions, meant more stringent controls. This, in part, led to closure of some older facilities. The Rouge, the largest single industrial complex in the world, probably would be the last of its kind.

Decentralization

The company grew to rely more and more on an ever-increasing cadre of suppliers and to methodically extract itself from other fields such as mining, lumbering and glass making. In 1981, steel-making operations at the Rouge became part of a new independent company. When these operations were sold to Rouge Steel in 1989, Ford gave up ownership of all Rouge River frontage and boat docks, as well as about 45 percent of the original 2,000 acres. Over time, the number of operations and jobs at the Rouge dropped. Economic pressures mounted to retire old brownfield manufacturing facilities and to replace them with state-of-the-art greenfield plants.

The Rouge, however, had evolved into a community with a strong sense of its own identity. Families worked from generation to generation in the Rouge, and few were willing to walk away from their hard-earned heritage. That fact became clear in 1992 when the only car still built at the Rouge, the Ford Mustang, was about to be eliminated and assembly operations in Dearborn Assembly terminated.

UAW Local 600, in cooperation with Alex Trotman, then president of Ford’s North American Operations, set out to keep the Mustang in production and to keep production in the Rouge. "Save the Mustang" became synonymous with "Save the Rouge." Working together, the company and the UAW established a modern operating agreement and fostered numerous innovations to increase efficiency and quality. The company, for its part, would redesign and reintroduce the Mustang, and invest in modern equipment.

The Rouge Enters the New Millennium

In 1997, the Rouge was making a comeback. UAW Local 600 membership and the company approved the Rouge Viability Agreement, and the Ford Board of Directors agreed to modernize the company’s oldest and largest manufacturing complex. The first efforts focused on extensive renovations to the Dearborn Engine and Fuel Tank Plant and other plants at the Rouge. Dearborn Assembly Plant would get an environmentally advanced paint operation, and plans called for CMS Energy to develop an entirely new power plant by 2000.

Ground was already being cleared for the new high-efficiency power plant when tragedy struck. The Number Six boiler at the Rouge Power Plant exploded and six employees were killed. A dozen more were seriously injured.

Within two hours of the explosion, Ford Chairman and CEO Bill Ford arrived at the scene, offering whatever support he could. "Our employees are like extended members of our family," Ford said, "My heart sank. It’s about the worst feeling you could ever have."

The Rouge entered the new millennium humbled by disaster and downsizing, yet still an industrial giant. About 6,000 Ford employees work at the Rouge. Now called the Ford Rouge Center, the 600-acre site remains Ford Motor Company’s largest single industrial complex. And a massive revitalization effort is under way to restore this icon’s glory.


EISENHOWER’S FAREWELL ADDRESS

Eisenhower didn’t coin the phrase “military-industrial complex,” but he did make it famous. On January 17, 1961, three days before John F. Kennedy was inaugurated as his successor, Eisenhower delivered a farewell address in a TV broadcast from the Oval Office.

“In the councils of government, we must guard against the acquisition of unwarranted influence, whether sought or unsought, by the military-industrial complex,” the 34th president warned. “The potential for the disastrous rise of misplaced power exists and will persist.”

According to Eisenhower, the 𠇌onjunction of an immense military establishment and a large arms industry is new in the American experience,” and he feared it would lead to policies that would not benefit Americans as a whole—like the escalation of the nuclear arms race𠅊t great cost to the nation’s well-being.

In addition to the Department of Defense and private military contractors, Eisenhower and his advisers also implicitly included members of Congress from districts that depended on military industries in the military-industrial complex.

Though dangerous, Eisenhower considered the military-industrial complex necessary to deter Soviet Union from aggression against the United States and its allies. But he urged his successors in government to balance defense and diplomacy in their relations with the Soviet Union, saying: “We must learn how to compose differences not with arms, but with intellect and decent purpose.”


For over 30 years, Bert's Marketplace has served food and preserved black history in Detroit

Bert's Entertainment Complex Owner Bert Dearing Jr.

When you enter from Russell Street, Bert's Marketplace in Eastern Market looks like a standard restaurant with an adjacent bar. But as you go deeper into the 24,000 square foot complex, you come across a huge venue and stage. Another bar. Murals, plaques, memorabilia. A museum.

Also known as Bert's Entertainment Complex , the place is more like an amusement park dedicated to Detroit's history than a restaurant and bar.

That's because Bert's Marketplace is a reflection of its owner. Bert Dearing Jr. opened the Marketplace in 1987, but the building's roots go back to when Dearing was much younger. He comes from a family of entrepreneurs&mdashhis grandfather owned grocery stores on Detroit's east side where Dearing would work as a youth.

After graduating high school, Dearing enlisted in the U.S. Army. The values he took with him from his family and service were simple. "Stay out of trouble," says Dearing. "Treat people like you want to be treated. Be a leader, not a follower. Dream and dream big, but you have to work at it."

In 1968, Dearing opened his first business, Bert's Black Horse Saloon, a jazz club on Gratiot Avenue. Following that, he opened Bert's Place, All That Jazz, and Jazz on the River. He eventually closed all these businesses to focus on one.

That's because Dearing really wanted to open up a business in Eastern Market, close to where he was raised. The restaurant, which has a barbecue-style menu, was the first component. But between his love of rhythm, energy, and sound, Dearing knew that music had to be incorporated into the business.

Dearing made sure to maintain the values he inherited in his youth in his business by running it with other members of his family. There are his two sons, Jai-Lee and Bert III. Miller London, Bert's cousin, is in charge of bookings and organization. And Dearing hopes the Marketplace will be around long enough for his four grandchildren to run the business someday.
Dearing in front of the Marketplace's mural dedicated to black history in Detroit
Perhaps because Dearing is so committed to family, Bert's has a family-like feel. It's become the main hangout for people of all ages in the area.

For example, every Wednesday, a group of older men meet at Bert's to catch up. One of those men, Mitchell Aclise, is a long-time customer who believes that the best thing about the Marketplace is the camaraderie. Aclise started coming to Bert's when he worked at Ford&mdashhim and his friends would meet there between shifts. To this day, he never misses a Wednesday meetup.

But Bert's is a busy place with something happening every day. On weeknights, there are ballroom dances lead by different instructors. Throughout the week there are live jazz and blues shows&mdashsome have been playing every week for years.

The entertainment complex is made up of the Jazz Room, the Food Court, Warehouse Theatre, and the Hastings Street Room. All of these separate venues hold various events, but Dearing's favorite is the Jazz Room because it's like coming to the kitchen table where "everybody is a family."

One of his longest clients, R.G.B. Trio Open Mic, has been playing at Bert's for 18 years. John Douglass Jazz Quartet for about nine. Blues Lady Champagne has consistently returned every week for 10 years. When some of the regular bands weren't on tour, he'd employ them. "I kept all the Funk Brothers working," he says of the famous Motown backing band.

One of Dearing's main principles is inclusivity. "Entertainment doesn't have a color," he says.

This is perhaps best exemplified at karaoke Saturdays, which has been a staple of Eastern Market for 15 years. People of all ages come to sing all day long, their voices broadcast on Russell Street along with the smell of ribs cooking on the grill. "It's like you're sitting at your kitchen table and you never know what is going to pop off at the table," says Dearing. "We have some people here every Saturday&mdashthis is their outing."

While the Marketplace is welcoming to everyone, Dearing has immense pride for African American contributions to the city. One of the Marketplace's main attractions are two vibrant, hallway-length murals painted by Curtis Lewis that cover black history in Detroit, from the black bottom neighborhood where Dearing grew up to important figures in entertainment, sports, and civil rights. All the images on the murals were drawn from his memories and experiences, and include attractions from his childhood like tamale vendors, streetcars, and the old Vernor building at Woodward and Jefferson avenues.

Two years ago, he also started a museum, mostly with items from his personal collection, in honor of black history in Detroit. There are sections on black police officers, Joe Louis, Mayor Coleman Young, Sugar Ray Robinson, the Detroit Pistons, and even historic maps of Detroit.

"I want to keep and showcase black Detroit history," Dearing says. "Kids don't know about Hastings Street and Paradise Valley. And it's important they do."

Dearing also uses his Marketplace as a vehicle to improve the community by hosting dinners for people in need during the summer and on holidays. He partners with organizations in the city to do health screenings as well.


Complex Numbers

Overview: This article examines how complex numbers of the form $a + bi$ are used to describe the motion of an oscillating spring with damping.

Oscillating Springs

[Real World Complex Number Example]

When a mass is attached to the end of a spring and then the spring is stretched down and released, we expect the mass and spring to bob up and down. The bobbing eventually dies down and the spring-mass system comes to a rest (see figure below Figure 1 ).

Figura 1

If we extract just the path indicated above, and plot it on coordinate axes we have the graph of a function (see Figure 2 below).

What's a Damped Oscillator?

This type of function is called a damped oscillator .

Oscillate means to move back and forth or up and down repeatedly.

Damp means that the oscillations will decrease due to some kind of friction, ie the spring will bounce up and down less and less until it eventually stops--this "slowing down" is damping.

And damped oscillators show up in lots of interesting and important areas of science and engineering. Some examples include electrical circuits, vibrations of charged particles (like electrons and protons), pendulums, Bungee jumping, mechanical vibrations, and shock absorbers on vehicles, to name just a few.

The Math behind Damped Oscillations

A damped oscillator function is constructed by multiplying exponential decay functions with sine and cosine functions (see figures below).

So, a basic function that describes a damped oscillator looks like this:

In the function, you will notice four parameters: $a$, $b$, $c$, and $d$. These are just numbers that control or describe different parts of the damped oscillator. The values of $c$ and $d$ are determined by the beginning height and speed of the oscillator. We won't be playing with those in this article.

Where Complex Numbers are needed

$ y = e^< ed a t>cdotBig[ccdotsin( ed b t)+dcdotcos( ed b t)Big] $

The other two parameters however, are where complex numbers come into our discussion. The parameter a determines how quickly the oscillations damp out and b determines how fast the oscillations bounce up and down.

To find the values of a and b for a spring-mass system we have to solve a quadratic equation that looks like this:

where $m$ represents the mass (in kilograms), $k$ represents the stiffness of the spring, and $r$ is a measurement of the things that cause the damping like air resistance and friction and such.

Complex Numbers are part of this real world solution

Let's do a quick example with actual numbers so you can see how this works. Suppose a 4-kilogram mass is attached to a spring with a stiffness measured at $ k= 53 $ and a damping of $r = 8 $. The quadratic equation we need to solve is

The answers to this equation are complex numbers in the form $a + bi$ . In this case, ($ a=lue < -1>$) and ($ b = ed <3.5>$) These are exactamente the values we need for our damped oscillator function:

Remember, to get the values for $c$ and $d$, we need information about position and speed. We also need calculus, so that part will have to be a discussion for a later time.

Here's a graph of the function we found above where the initial position was $ y = -3$ and the initial speed is 10 m/s.

Damped oscillators are only one area where complex numbers are used in science and engineering. Many of the real-world applications involve very advanced mathematics, but without complex numbers the computations would be nearly impossible. Even in this discussion I've had to skip all the math that explains why the complex numbers to the quadratic equation give us the necessary values of $a$ and $b$. These are things you will learn when you study calculus, differential equations, linear algebra and a little more physics. Nevertheless, complex numbers play a crucial role in our ability to study and understand the world around us.


Ver el vídeo: archivační komplex Klíčany (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Tedmund

    Ahora todo me ha quedado claro, aprecio la ayuda en este asunto.

  2. Bakasa

    Ciertamente. Así sucede. Podemos comunicarnos sobre este tema.

  3. Sayad

    sonrió ... '

  4. Mazuktilar

    Me uno. Sucede. Podemos comunicarnos sobre este tema. Aquí o al PM.

  5. Gustavo

    Directamente sobre el objetivo

  6. Faugrel

    Entiendo esta pregunta. Invito a la discusión.



Escribe un mensaje